Cómo gestionar las expectativas en el trabajo (y por qué es importante)

Establecer expectativas en el lugar de trabajo puede ayudar a alinear tus objetivos profesionales con tus habilidades y a crear relaciones profesionales de mayor confianza con tus compañeros de trabajo o supervisores. A través de las expectativas, puedes ayudar a establecer límites, fijar objetivos y conocer mejor a las personas con las que te relacionas. Gestionar las expectativas en el trabajo también puede ser importante para ayudar a crear un entorno laboral positivo y saludable en el que pueda prosperar y aumentar sus habilidades.

En este artículo, le mostramos la importancia de gestionar las expectativas en el trabajo, cómo gestionar esas expectativas y destacamos algunos consejos importantes para mantener y gestionar las expectativas laborales.

¿Qué es la gestión de las expectativas en el trabajo?

La gestión de las expectativas en el trabajo se refiere a los métodos que utilizas para establecer los límites y los objetivos en relación con el trabajo con los demás. La creación de estas directrices puede ayudarte a definir tus deberes personales, las habilidades específicas que esperas obtener, la forma de interactuar con tus compañeros y jefes y tu trayectoria profesional. Por ejemplo, si quieres un aumento de sueldo en el próximo trimestre, puedes pedir a tu jefe que te asigne proyectos adicionales antes de tu próxima revisión para aumentar tus habilidades y conocimientos.

Como gerente, puede crear, implementar y gestionar las expectativas y técnicas del equipo para establecer un lugar de trabajo positivo y colaborativo. Esto puede incluir la modificación de la cultura, las políticas y los procesos de la empresa para hacer hincapié en la comunicación y la colaboración. Los directivos también gestionan sus propias expectativas en el trabajo estableciendo objetivos similares a los que asignan al personal.

¿Por qué es importante gestionar las expectativas en el trabajo?

Gestionar las expectativas en el trabajo puede ser importante para crear un equilibrio estructurado entre el trabajo y la vida privada. Algunas de las ventajas de gestionar esas expectativas son:

  • Establecer relaciones sanas: Las relaciones laborales saludables pueden ayudarle a crecer en su campo y a establecer nuevas conexiones con otras personas que persiguen objetivos similares. Comprender tus habilidades y las de los demás también puede ayudar a establecer una relación laboral saludable.

  • Mantener la salud mental: La salud mental positiva también es importante en el lugar de trabajo porque puede influir en la calidad y la satisfacción de su trabajo. Comprender las expectativas de los compañeros, los directivos y el sector en el que trabajas puede ayudarte a mantener una buena salud mental al reducir el estrés.

  • Proporcionando información: Las expectativas pueden ayudar a ofrecer una mayor comprensión de los proyectos y las tareas específicas, lo que puede ayudar a reducir la confusión con respecto a los deberes o los objetivos del trabajo.

  • Empoderarse con la estructura: Fijar las expectativas también puede ayudarle a empoderarse y a aumentar su confianza en sus habilidades y su posición en la empresa.

  • Mejorar la comunicación: Establecer y gestionar las expectativas también puede ayudarle a mejorar sus habilidades de comunicación colaborando con los miembros del equipo y proporcionando y recibiendo comentarios.

  • Crear responsabilidad: Al establecer expectativas específicas en el trabajo, puedes crear normas de responsabilidad para ti y para los miembros de tu equipo. Esto puede incluir la definición de las obligaciones y los plazos de sus tareas y la puesta en común con los miembros del equipo que trabajan en el mismo proyecto para mejorar la cohesión del equipo.

  • Establecer objetivos realistas: Las expectativas pueden ayudar a establecer objetivos realistas para ti o para el equipo. Si crea expectativas que se ajusten a sus habilidades, podrá identificar hitos del proyecto que sean alcanzables.

Relacionado: Pregunta de la entrevista: "¿Cuáles son sus expectativas laborales?"

Cómo gestionar las expectativas en el trabajo

Estas son algunas formas de gestionar las expectativas en el trabajo:

1. Comunicar las expectativas con antelación

La parte más importante de establecer expectativas y respetar las de los demás es comunicar esta información al principio de la relación. Si presentas tus expectativas en las primeras fases de una relación profesional, puedes ayudar a establecer unas pautas coherentes.

Por ejemplo, si contrata a un nuevo empleado, puede informarle de que la empresa no permite teléfonos en los espacios de trabajo personales. Esto les ayuda a entender desde el principio lo que usted espera y establece una comunicación sobre esa expectativa lo antes posible.

Relacionado: Relacionado: 8 pasos a seguir cuando tu trabajo no es lo que esperabas

2. Reforzar las expectativas con recordatorios

Es posible que tengas que reforzar las expectativas de vez en cuando para asegurarte de que los límites permanecen intactos. Es posible que los compañeros de trabajo o los supervisores no recuerden los detalles de tus expectativas, como el ajuste de las horas de trabajo en determinados días, por lo que recordárselo de antemano también puede ser útil si hay que cumplir con los plazos de los proyectos o las fases de incorporación.

Por ejemplo, si un compañero de trabajo te pide que le ayudes con una nueva parte del proyecto y es tu día para salir del trabajo antes de tiempo, recuérdale amablemente que tienes un horario diferente ese día y ofrécete a ayudar con el proyecto en tu próximo día disponible.

3. Alinear las expectativas con las capacidades o habilidades

Alinear las expectativas con las habilidades y capacidades garantiza que los miembros del equipo puedan cumplir las expectativas asociadas a su conjunto de habilidades. Si usted' está estableciendo expectativas personales, es igualmente importante mantenerlas realistas para que pueda alcanzar los objetivos que' persigue.

Por ejemplo, si se ha fijado la expectativa de llegar temprano al trabajo todos los días hasta el final de su proyecto actual, pregúntese si puede fichar antes. Asimismo, considere la posibilidad de preguntarse si puede soportar algunas horas extra de trabajo a la semana. Esto puede ayudarte a crear una estrategia realista que puedas seguir.

Relacionado: 7 Expectativas de los directivos (con consejos para cumplirlas)

4. Hazte responsable a ti mismo y a los demás

La rendición de cuentas es un factor clave para el éxito de las expectativas y los límites. Responsabilizarse a sí mismo y a los demás puede ayudar a crear un sistema que fomente positivamente la retroalimentación sobre cómo mejorar el trabajo. Considere la posibilidad de hacer preguntas y discutir soluciones sobre cómo cumplir las expectativas individuales y de grupo en el futuro. Asimismo, determine qué factores influyeron en cualquier contratiempo y cree objetivos para garantizar que todos puedan alcanzarlos.

Relacionado: Ambiente de trabajo positivo: Definición y características

5. Comunicarse con los supervisores

Su supervisor puede ser un gran aliado a la hora de proporcionar comentarios constructivos para establecer y mantener las expectativas y los límites. Comunicar tus necesidades y las del equipo al supervisor le ayuda a establecer sus propias expectativas, que luego puedes alinear con las tuyas.

Por ejemplo, si un supervisor espera que su equipo termine un proyecto en una semana, pero usted tiene tiempo libre pagado próximamente, puede trabajar con él para determinar cómo completar el proyecto y cumplir con su solicitud de tiempo libre.

Te recomendamos

Personalidad de marca vs. Imagen de marca: Una guía completa

¿Qué es la suscripción? Definición y tipos

Cómo escribir una sección «Acerca de mí» para diseñadores gráficos (con varios ejemplos)

¿Qué son los sistemas de seguimiento de candidatos? (Con definición y consejos)

Cómo escribir una nota de negocios (con plantilla y ejemplos)

Cómo escribir una carta de presentación sin experiencia: Tu carta de presentación para el nivel de entrada