Cómo hablar de forma más concisa (con 6 pasos que puedes seguir)

Ser capaz de comunicarse eficazmente es crucial en determinados campos, sobre todo en los que requieren mucha comunicación. Por ejemplo, mantener tus conversaciones centradas y productivas puede aumentar la probabilidad de que tu audiencia retenga la información que le proporcionas. Puede que le convenga ser más conciso si se da cuenta de que pasa mucho tiempo hablando, o si quiere condensar la información.

En este artículo, consideramos por qué puede ser importante hablar de forma concisa y exploramos una lista de pasos para ayudarle a ser un orador más conciso.

Relacionado: Cómo adquirir confianza al hablar

¿Por qué es importante hablar de forma concisa?

Tener la capacidad de expresarse de forma concisa puede ser importante en un entorno profesional por varias razones. Las personas que pueden expresarse de forma concisa también tienden a expresarse con claridad, ya que son capaces de centrarse en los detalles específicos que quieren comunicar sin incluir información que pueda confundir o distraer. Hablar de forma concisa también puede ayudarle a comunicarse con palabras relevantes y fáciles de pronunciar, lo que puede ayudarle a mantener un nivel de credibilidad y a que su audiencia retenga la información que le está proporcionando.

Otra razón por la que hablar de forma concisa puede ser importante es que puede promover un tono profesional que puede mostrar respeto por tus compañeros de trabajo y su tiempo. Por ejemplo, alguien que habla de forma concisa puede ser capaz de compartir información rápidamente, mientras que alguien a quien le cuesta hablar de forma concisa puede tardar más tiempo en transmitir sus ideas.

Relacionado: Cómo Mejorar la Articulación en 9 Pasos

Cómo hablar de forma más concisa

Estos son algunos pasos que puedes seguir para convertirte en un orador más conciso:

1. 2. Planifica lo que quieres decir

Una de las mejores maneras de asegurarse de que habla de forma concisa es planificar lo que quiere decir antes de empezar a hablar. Esto puede ayudarte a determinar qué ideas podrían ser las más importantes para compartir, ya que te permite considerar todo lo que podrías incluir al hablar. Planificar con antelación también puede ayudarte a identificar temas que podrían no ser relevantes para todos tus oyentes, lo que puede mostrarte qué piezas de información puedes dejar fuera de tu discurso o conversación.

Para planificar lo que quieres decir, puedes hacer una lluvia de ideas y crear un breve esquema de lo que puedes hablar que sólo incluya temas que sean directamente relevantes para las ideas que quieres transmitir. Por ejemplo, si quieres compartir una actualización del horario con tus compañeros de trabajo, puedes incluir información como cuál era el horario anterior y cuál es el nuevo. Sin embargo, puedes omitir información hipotética como si el horario podría volver a cambiar en el futuro o a quiénes afectará el cambio en el lugar de trabajo para ser más conciso.

Relacionado: Atención al detalle: Definición y ejemplos

2. Ten cuidado de no sobreexplicar

Explicar en exceso puede referirse al acto de dar demasiada información sobre un determinado tema. Aunque es crucial explicar tus ideas, puedes ser un orador más conciso asegurándote de que sólo das explicaciones cuando sean completamente necesarias para que tu audiencia te entienda. De lo contrario, es posible que las explicaciones sean excesivas y que la conversación se alargue más de lo necesario.

Por ejemplo, si vas a hacer una presentación sobre un proyecto que has completado, puedes referirte brevemente a cada uno de los pasos que has dado para completarlo, ya que dar explicaciones detalladas de cada paso del proyecto podría llevar demasiado tiempo. Sin embargo, puedes incluir explicaciones sobre terminología o conceptos específicos con los que los miembros de la audiencia podrían no estar familiarizados. En estos casos, puede ser útil utilizar las definiciones más básicas posibles para seguir siendo conciso y ofrecer definiciones claras a las que los miembros de la audiencia puedan acceder incluso sin conocimientos previos del tema.

3. Intente abstenerse de utilizar palabras de relleno

Las palabras de relleno son interjecciones y frases que los oradores añaden a veces en los momentos en los que están pensando en el siguiente detalle a compartir. Esto puede incluir palabras como «um,» «así» y «como» cuando se intercalan a lo largo de un discurso. Tratar de evitar el uso de palabras de relleno puede ser una forma eficaz de hablar de forma más concisa, ya que esto puede reducir el tiempo que hablas y el número de palabras que utilizas. Tener en cuenta dónde puedes utilizar palabras de relleno también puede darte la oportunidad de llenar esos momentos con detalles relevantes o transiciones a tus siguientes ideas.

Por ejemplo, una forma de dejar de utilizar palabras de relleno es sustituir cada palabra de relleno que quieras decir por una pausa y una frase como, «Ahora vamos a hablar del siguiente tema»

Relacionado: Palabras de relleno: Definición, ejemplos y cómo evitarlas

4. Utilice un ejemplo concreto

Otra buena forma de hablar de forma concisa es utilizar un ejemplo concreto cuando quieras explicar una idea o concepto. Esto se debe a que tratar de explicar algo sin usar un ejemplo a veces puede dar lugar a frecuentes pausas, a usar palabras de relleno o a hablar de temas que no se relacionan con su idea general. Sin embargo, pensar en un ejemplo concreto al que referirse antes de empezar a hablar puede ofrecerte un plan claro de cómo puedes explicar algo y reducir el tiempo que necesitas para explicarlo.

A la hora de elegir un ejemplo, es conveniente asegurarse de que sea breve y accesible para todos los miembros de la audiencia.

5. Considera a tu público

Pensar en quiénes son tus interlocutores puede ayudarte a hablar de forma más concisa, ya que te permite identificar qué información pueden apreciar más. Esto puede ayudarle a centrarse en los detalles que se aplican a su audiencia y evitar incluir información que podría no necesitar. Puede tener en cuenta a su público identificando las características que lo cualifican, como sus títulos de trabajo, antecedentes y áreas de interés, y hablando de la información que se relaciona con esos detalles. Por ejemplo, si te diriges al equipo de marketing, si dejas de lado la información que sólo pertenece al equipo de ventas puedes mantener la conversación concisa.

6. Grábese hablando

Una de las formas más eficaces de mejorar su capacidad de expresión oral es practicar por su cuenta antes de dirigirse a un público. Puede practicar hablando por su cuenta grabándose a sí mismo mientras habla en voz alta de lo que espera. Después, puedes escuchar la grabación y prestar atención a detalles como el tiempo que tardas en hablar y si te explicas demasiado o utilizas palabras de relleno. Una vez que te escuches a ti mismo, puedes tomar nota de los cambios que puedes aplicar para que tu discurso sea más conciso.