Cómo hacer un plan de vida en 6 pasos

Crear un plan de vida puede ayudarte a sentirte más en control de tu vida y proporcionarte un camino claro hacia las cosas que quieres. El proceso de elaboración de un plan de vida comienza con la creación de un documento para registrar tus pensamientos e ideas, ya sea con lápiz y papel o electrónicamente. Independientemente de la forma en que elijas documentar tu plan de vida, asegúrate de que es fácilmente accesible y de que te acordarás de revisarlo a menudo. Utiliza esta guía para ayudarte a elaborar un plan de vida.

¿Qué es un plan de vida?

Un plan de vida es una hoja de ruta para tu vida que te ayuda a priorizar lo que es importante para ti, a tomar decisiones basadas en tus prioridades y a avanzar hacia la vida que quieres. Debe proporcionar un camino claro para tu vida, pero también debe ser flexible. A medida que tu vida cambia, tus valores y prioridades también pueden cambiar. Un plan de vida es un documento vivo que requiere una atención periódica para asegurarse de que refleja tu vida con exactitud. Es tu propia guía personal sobre cómo quieres vivir, lo que es importante para ti y lo que necesitas hacer para lograr la vida que deseas.

¿Por qué es importante un plan de vida?

Un plan de vida es importante para ayudarte a tomar el control de tu vida y tu futuro. Al crear un plan de vida, identificas tus valores, lo que es importante para ti y lo que quieres en tu vida. Luego, cuando te enfrentas a las decisiones, mides tus opciones en función de tus valores y eliges la opción que mejor se alinea con tus prioridades o que te hace avanzar en el camino elegido.

Tanto si se trata de una simple decisión, como la de gastar dinero en algo que realmente no necesitas o ahorrarlo para cumplir el sueño de montar tu propio negocio, como si se trata de una decisión importante, como un cambio de carrera, un plan de vida te ayuda a decidir claramente qué es lo que te conviene.

Cómo hacer un plan de vida

Crear un plan de vida es una de las mejores cosas que puedes hacer para identificar las cosas que más quieres en tu vida y desarrollar la estrategia para hacerlas realidad. Aquí tienes los pasos que te ayudarán a crear un plan de vida:

  1. Cree una visión.
  2. Realice una autoevaluación.
  3. Prioriza tu vida
  4. Identifica tus valores.
  5. Establezca objetivos.
  6. Esboza un plan de acción.

1. Crear una visión

Permítete soñar a lo grande. Imagina cómo es un día normal en tu vida ideal. Imagina dónde trabajas, qué tipo de trabajo haces y los ingresos que obtienes. Imagina tus relaciones con los amigos y la familia. Tal vez tu vida ideal signifique adquirir nuevas habilidades para encontrar un trabajo más satisfactorio. Tal vez sea perfeccionar tus habilidades para aumentar tu capacidad de comercialización y encontrar un trabajo mejor pagado. Tal vez sea trabajar desde casa para pasar más tiempo con tu familia.

Imagina el tipo de persona que quieres ser y cómo quieres que te perciban los demás. Por ejemplo, es posible que desee que sus colegas sepan que usted es confiable en la entrega de su trabajo. Quizá quiera que su jefe le respete como alguien puntual en el cumplimiento de los plazos y responsable de la calidad de su trabajo.

Piensa en las cosas que quieres mejorar en tu vida. Esto puede incluir diferentes áreas de la vida, como las finanzas, la carrera o la salud. Puede implicar algunos puntos débiles que quieras superar. Piensa en cómo vas a medir tu mejora y definir el éxito. Defina claramente lo que significa el éxito para usted.

2. Realiza una autoevaluación

Para realizar una evaluación exhaustiva de la vida, tienes que ser sincero contigo mismo y con lo que quieres. Una evaluación de la vida incluye la consideración de factores como los roles que tienes en la vida, tu satisfacción con las distintas áreas de tu vida y tus distintos puntos fuertes y débiles. Revisar tu vida desde diferentes perspectivas te permite desarrollar una evaluación holística. Practica la autorreflexión para aclarar tus funciones y tu satisfacción en las distintas áreas de la vida. Si te cuesta evaluar tus puntos fuertes y débiles, pregunta a varias personas cercanas que te den una opinión objetiva.

Todo el mundo desempeña diferentes papeles en la vida. Haz una lluvia de ideas con una lista de los diferentes roles que desempeñas. Algunos ejemplos de roles son: estudiante, compañero de trabajo, empleado, gerente, empresario, voluntario, cónyuge, padre y hermano. En el siguiente paso, priorizarás estos roles e identificarás los valores que quieres aportar a cada uno de ellos.

Considere diferentes áreas de su vida como la carrera, las finanzas, el desarrollo personal, la comunidad, la salud, las relaciones y la fe. Observe cada área de su vida y clasifique su satisfacción en esa área en una escala del 1 al 10, siendo 1 ‘necesita mucho trabajo’ y 10 ‘lo mejor’.

Identifica tus puntos fuertes y débiles. Pueden ser habilidades técnicas o habilidades blandas. Comprender tus puntos fuertes y débiles te permite decidir en qué centrar tu energía— qué puntos débiles mejorar o qué puntos fuertes destacar.

3. Prioriza tu vida

Ahora que has identificado los papeles que desempeñas en la vida, las áreas que quieres mejorar y tus puntos fuertes y débiles, puedes priorizarlos para descubrir qué es lo más importante para ti.

Revisa tu lista de funciones y reordénalas según lo que sea más importante en tu vida. Por ejemplo, su papel como padre o gerente puede ser más importante para usted que su papel como empleado o estudiante.

Además, prioriza las áreas de tu vida para identificar lo que es más importante para ti. Por ejemplo, su salud y su familia pueden ser más importantes que su trabajo o sus aficiones. Al priorizar las áreas de la vida, también es importante tener en cuenta cómo se relacionan las distintas áreas. Por ejemplo, puede dar prioridad a la familia sobre las finanzas, pero algunos objetivos financieros son necesarios para atender a su familia. Establecer que una es más importante para ti no disminuye el valor de otra; simplemente indica las áreas a las que quieres prestar más atención.

Priorizar tus funciones y las áreas en las que quieres centrarte te ayudará a identificar tus valores y lo que no es negociable en lo que respecta a tu carrera. Por ejemplo, si tu familia está entre tus principales prioridades, puede que prefieras una carrera con un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada que requiera pocos o ningún viaje para una organización que esté cerca de casa y respete las horas no laborables de los empleados&#x2019.

4. Identifique sus valores

Comparar cómo es tu vida ahora y cómo quieres que sea tu vida te ayudará a identificar tus valores. Permitirte sentir y analizar la diferencia aclara tus valores fundamentales. La persona que imaginas ser—con la vida que imaginas—vive según estos valores. Representan lo que eres como persona, aunque todavía estés trabajando para realizarlos.

Cuando identificas tus valores y lo que es importante en tu vida, se convierten en una herramienta de medición para cada decisión. Las decisiones se vuelven mucho más fáciles porque puedes ver claramente lo que se alinea con tus valores y lo que no. Por ejemplo, es posible que valores el trabajo que es gratificante y sirve a tu propósito más que el tamaño de tu sueldo. Entender esto te ayuda a limitar tu búsqueda de empleo a las oportunidades que son más gratificantes en lugar de cualquier puesto con un salario más alto.

Relacionado: Valores fundamentales: Visión general y ejemplos

5. Establecer objetivos

Ahora que tienes una idea sobre la vida que quieres y lo que es importante en tu vida, establece objetivos de alto nivel para la persona que quieres ser. Estos objetivos son las cosas que quieres conseguir a lo largo de varios meses o años. Pueden incluir cosas como conseguir un puesto de dirección a nivel ejecutivo o ganar un salario anual específico en un plazo determinado. También pueden incluir la obtención de un empleo con ingresos y la libertad de ir de vacaciones con su familia dos veces al año.

Para cada función y área de tu vida, ten en cuenta los grandes objetivos que quieres lograr, pero también hazlos realistas. Querrá asegurarse de que son específicos, medibles, alcanzables, relevantes y oportunos.

Relacionado: Objetivos SMART: Definición y ejemplos

6. Esbozar un plan de acción

Tus objetivos de alto nivel son la persona que quieres ser y las cosas que quieres conseguir en la vida. Ahora tienes que hacer ingeniería inversa de esos objetivos para identificar los pasos de acción que se alinean con tus valores y te hacen avanzar. Estos pasos de acción son los objetivos de base para las acciones que se llevan a cabo para alcanzar los objetivos de alto nivel. Por ejemplo, si un objetivo de alto nivel es cambiar de carrera, un objetivo de base puede ser obtener formación y practicar habilidades para la nueva carrera o iniciar aficiones que le ayuden a desarrollar nuevas habilidades. Tu plan de acción son los pasos que tienes que dar para trabajar hacia la vida que quieres.

Te recomendamos

¿Qué es la gestión del tiempo? (y consejos útiles sobre la gestión del tiempo)

Margen Bruto vs. Beneficio Neto: Definiciones y Diferencias

Cómo medir su progreso de forma eficaz en 5 pasos

Cómo Mejorar la Articulación en 9 Pasos

Contratista vs. Subcontratista: ¿Cuál es la diferencia?

Remisiones de empleados: Beneficios y consejos