Preguntas y respuestas: ¿Cómo manejar las críticas en el trabajo?

Puede ser difícil manejar las críticas en el trabajo, pero si las manejas bien, pueden convertirse en una herramienta valiosa para mejorar tu rendimiento.

En este artículo, definimos la crítica constructiva y sus fuentes, y analizamos las formas en que puedes hacer frente a las críticas sobre tu trabajo.

4 maneras en que la retroalimentación mejora el rendimiento en el trabajo

¿Qué es una crítica constructiva?

La crítica constructiva es un comentario reflexivo y razonado que te ayuda a mejorar en el trabajo. No se trata de un ataque personal, de culpar a alguien por cosas que están fuera de su control, ni de una crítica negativa destinada a avergonzarle o a dañar su reputación.

Relacionado: Acoso laboral: Definición y ejemplos

¿Quién proporciona una crítica constructiva en el lugar de trabajo?

Puede recibir críticas constructivas de su jefe o gerente, de sus compañeros, de los representantes de recursos humanos o de otros compañeros de trabajo.

¿Cómo se hace la crítica constructiva?

Es posible que recibas una crítica constructiva durante una revisión del rendimiento, en una reunión, en una conversación casual o en un correo electrónico. La crítica constructiva puede formar parte de su formación o de las sesiones de desarrollo programadas regularmente. Las personas también pueden hacerle una crítica constructiva durante el transcurso de su jornada laboral habitual, a medida que surgen los problemas.

¿Cómo puede manejar las críticas constructivas en el lugar de trabajo?

Hay muchas medidas que puede tomar para aprovechar al máximo las críticas constructivas de su jefe o colegas. La próxima vez que reciba una crítica constructiva en el trabajo, inténtelo:

Reconocer la buena intención que hay detrás

Lo primero que hay que hacer al recibir una crítica constructiva es reconocer su intención. Asume siempre las mejores intenciones de las personas que hacen la crítica. La intención de sus críticas constructivas es ayudarle, no avergonzarle o molestarle. Puede ser útil pensar en las críticas como en un suplemento vitamínico de sabor desagradable, que puede causar una incomodidad momentánea, pero que está diseñado para ser bueno para usted.

Liberarse de las respuestas emocionales, la actitud defensiva y las excusas

Es natural tener una reacción emocional inicial al escuchar una crítica. Está bien querer defender tus decisiones y explicar tus acciones. Sin embargo, cuando recibas una crítica profesional, deja de lado esos impulsos. La crítica constructiva tiene por objeto ayudarte a mejorar tu trabajo futuro, así que no es necesario que intentes justificar tus decisiones o acciones pasadas. Una vez que sepas que la crítica es bien intencionada y que no necesitas defender ni explicar nada, estarás preparado para escuchar la crítica ofrecida y aplicarla.

Relacionado: La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

Escucha activamente para que realmente escuches la crítica constructiva

Asumiendo la buena intención y reconociendo que no necesita estar a la defensiva, está preparado para escuchar — y realmente escuchar — las críticas. Concéntrese en lo que se dice y en cómo se relaciona con su trabajo. Escuche activamente, repitiendo lo que oye para confirmarlo. Puede decir, por ejemplo: «Le oigo pedirme que dedique más tiempo a los informes diarios y menos a responder a los correos electrónicos de los clientes. ¿Es eso correcto?»; Esto le ayuda a asimilar la crítica y a procesarla intelectualmente.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

Mantener la objetividad y no tomárselo como algo personal

Otra forma de gestionar profesionalmente las críticas es recordar que no son personales. Las críticas en el lugar de trabajo no van dirigidas a ti como individuo. Las personas que las ofrecen no están negando su valor como persona. Imagina que los papeles se invierten y que eres tú quien ofrece una crítica constructiva. Sentir empatía por la persona que hace la crítica ayuda a reforzar que la discusión es sobre el trabajo, no sobre las personalidades involucradas.

Apreciar la oferta de ayuda para el éxito

Tu actitud ante la recepción de comentarios es vital. Por ejemplo, si ves las críticas como una molestia innecesaria, es probable que las ignores. Elija ver las críticas como una oferta de ayuda. Agradece que te apoyen para hacer bien tu trabajo y que te motiven para mejorar. Cuando veas las críticas constructivas como una ayuda, se convertirán en algo que esperar.

Ser amable con uno mismo

Aunque sepa que la crítica constructiva no es personal, a veces puede ser demasiado crítico consigo mismo al respecto. Recuerde que nadie es perfecto. Independientemente de lo que sepas, siempre hay algo más que aprender. Felicítese por los éxitos que ha conseguido y prevea los futuros basándose en lo que ha aprendido de los comentarios. Si te das cuenta de que eres demasiado autocrítico después de recibir un comentario, vuelve a ser empático e imagina que cambias de lugar con tu crítico. Esto puede ayudarle a adoptar la misma actitud comprensiva que ofrecería a otra persona.

Obtener aclaraciones sobre puntos que no entiendas o con los que no estés de acuerdo inicialmente

Si no estás seguro de algo que has oído en la crítica, pide una aclaración lo antes posible. Puedes hacer preguntas aclaratorias mientras recibes la crítica, o puedes hacer un seguimiento más tarde, cuando hayas tenido tiempo de pensar en ella. Asegúrate de que entiendes lo que se te pide para que cualquier acción correctiva que tomes sea apropiada.

Relacionado: Cómo pedir opiniones

Planificar una sesión de seguimiento para marcar su progreso

Una parte esencial para aprovechar al máximo las críticas que recibas es planificar un momento para volver a comprobar y revisar tus progresos. Fija un recordatorio en el calendario para programar un tiempo juntos. Prepárate para compartir ejemplos de cómo has puesto en práctica los comentarios. Por ejemplo, si le han aconsejado que aumente las publicaciones de su departamento en las redes sociales de tres a cinco veces por semana, lleve pruebas del nuevo calendario de publicaciones cuando se reúnan para hacer un seguimiento de la crítica.

Agradecer a la persona que ha proporcionado los comentarios

Agradece a la persona que te hace la crítica, reconociendo la reflexión y el tiempo que le ha dedicado. Hazle saber que aprecias la oferta de ayuda. Mostrar tu gratitud es una señal de respeto por sus esfuerzos y le hace saber que valoras tu relación laboral. Por ejemplo, puede decir: «Gracias por pensar en esto y compartir sus ideas conmigo. Aprecio cómo esto puede ayudarme a mejorar mi rendimiento. Estoy deseando informarle de cómo aplico sus útiles sugerencias»