9 Consejos para mejorar la dicción en el trabajo

Tanto si se trata de una presentación importante en el trabajo, como de un discurso ante un público o de una entrevista de trabajo con el director de recursos humanos, una buena dicción puede mejorar la capacidad de conectar con el público. Es útil aprender a hablar con claridad y con una buena dicción para causar una impresión positiva en el trabajo. Aprender ejercicios y técnicas de dicción puede ayudarte a mejorar tu discurso y aumentar tu confianza. En este artículo definimos la dicción, explicamos los beneficios de mejorarla y ofrecemos consejos para mejorar la calidad de tu discurso.

15 consejos y trucos para hablar en público en su próxima presentación

¿Qué es la dicción?

La dicción es la forma en que un orador articula sus palabras cuando habla. Una buena dicción garantiza que las palabras habladas sean claras utilizando la pronunciación, el tono y la enunciación correctos. Al mejorar tu dicción, puedes aumentar la calidad de tu discurso, lo que facilita que los demás entiendan y se comprometan con tu mensaje.

Relacionado: Relacionado: 7 consejos para hablar en público que pueden ampliar tus habilidades

3 beneficios de mejorar la dicción

Una buena dicción es importante por muchas razones. Aquí tienes tres beneficios de mejorar tu dicción:

1. Cómo mejorar la confianza en sí mismo

Cuando uno se siente bien con su voz al hablar, puede sentirse más seguro a la hora de expresar ideas, conocer gente nueva y comunicarse con los demás. También puede motivarle a asumir riesgos o a enfrentarse a retos, al tiempo que mejora su satisfacción con el trabajo y las relaciones.

2. Conexión con los demás

Sentirse seguro de su voz al hablar puede motivarle a comunicarse con los demás más a menudo. Una buena dicción le ayuda a explicar sus ideas, preocupaciones y expectativas de forma clara y eficaz a su audiencia. La claridad de la comunicación es beneficiosa tanto si te diriges a un público durante un acto de oratoria, como si te reúnes con un cliente para desarrollar un proyecto o te entrevistas para un nuevo puesto de trabajo.

3. Causar una primera impresión positiva

Hablar con una buena dicción puede ayudarte a causar una buena primera impresión ante clientes, compañeros de trabajo, directivos y público. Si habla con claridad y con el tono adecuado, puede ayudar a que los demás le perciban como una persona segura, con conocimientos y digna de confianza. Utilizar una buena dicción puede ayudarle a expresar sus ideas de forma clara, eficiente y eficaz para su público.

Cómo mejorar su dicción

Mejorar su dicción puede llevar tiempo y práctica. Aquí tienes nueve consejos para mejorar tu dicción con ejercicios que te ayudarán a aumentar la calidad de tu discurso:

1. Practicar trabalenguas

Un trabalenguas es una serie de palabras que utilizan patrones de sonidos similares que requieren diferentes colocaciones de la lengua para producirlos. Decir trabalenguas puede ayudarle a aprender a articular sonidos complicados al exigirle que se concentre en cada sonido mientras habla. Como ejercicio diario, puedes crear el hábito de practicar con trabalenguas. Cuando practiques, tómate tu tiempo y fíjate en la posición de la lengua en la boca mientras produces cada sonido. Aquí tienes algunos trabalenguas comunes para que los pruebes:

  • Piel roja, piel amarilla (repetir cinco veces)
  • Vende conchas marinas a la orilla del mar
  • Conoce Nueva York, necesita Nueva York, sabe que necesita una Nueva York única

2. Leer en voz alta

Cuando lea un libro o un artículo, diga las palabras en voz alta para sí mismo y concéntrese en cómo suena, qué palabras son fáciles de pronunciar y cualquier palabra o frase que le suponga un reto. Esta puede ser una buena forma de practicar la expresión oral sin público. Leer en voz alta puede ser una estrategia útil porque puede ser más fácil concentrarse en cómo dices las cosas cuando no estás pensando en lo que tienes que decir.

3. Gestione su ritmo

Cuando hable, tenga en cuenta su ritmo. Algunas personas pueden hablar más rápido cuando se sienten nerviosas, lo que puede hacer que su discurso sea más difícil de entender para los demás. Preste atención a la velocidad de su discurso y reduzca la velocidad para completar cada palabra antes de decir la siguiente. Al reducir la velocidad, ayudas a tu audiencia a escuchar y comprender completamente cada palabra.

Relacionado: 18 Habilidades de presentación para los negocios y cómo mejorarlas

4. Exagerar los movimientos de la boca

Para ayudarte a comprender cómo los movimientos de la lengua, los labios y la mandíbula afectan a tu discurso, practica la repetición de una oración, frase o palabra mientras mueves la boca de diferentes maneras. Puede resultarle útil hacer este ejercicio frente a un espejo. Escoge una oración o frase y repítela varias veces. Intenta decirla con movimientos exagerados de la boca o sin apenas moverla. Presta atención a cómo cambian los sonidos dependiendo de cómo muevas la boca.

5. Utilice ejercicios para fortalecer sus músculos faciales

A veces, la debilidad de los músculos faciales puede interferir en su dicción. Puede ser útil practicar ejercicios que trabajen los músculos de la boca y la mandíbula para fortalecerlos. El uso de estos ejercicios también puede ayudar si tienes que hacer una presentación larga. Al igual que cualquier otro músculo, los músculos que se utilizan para hablar pueden cansarse cuando los usas, lo que puede disminuir la claridad de tu discurso durante una charla prolongada. Para asegurarse de que su discurso sigue siendo claro durante un largo discurso o presentación, es posible que tenga que fortalecer sus músculos faciales a través del ejercicio.

6. Controle su respiración

Un buen control de la respiración es importante para hablar con claridad. Muchos intérpretes profesionales, como los cantantes y los actores, practican técnicas de respiración para mejorar el control de la misma en el escenario. Un método para asegurarse de que se respira completamente es colocar una mano en el pecho y la otra en el estómago. Al inspirar, la mano del estómago se mueve mientras la otra permanece en su sitio. Esto demuestra que estás respirando profundamente, lo que puede ayudarte a hablar con voz plena.

7. Imita a los buenos oradores

Otra estrategia para mejorar la oratoria es observar cómo hablan los demás. Algunos excelentes oradores públicos pueden ser políticos, celebridades o conferenciantes. Elige un orador que sea eficaz en sus presentaciones y estudia su forma de hablar. Presta atención a su respiración, su tono, su ritmo y sus gestos. Puedes elegir un fragmento o pasaje de un discurso suyo y practicar su imitación. Intenta copiar su tono y sus técnicas y reflexiona sobre las cualidades que hacen de él un orador eficaz. Al identificar las características que hacen que otros oradores sean eficaces, puedes practicar la inclusión de esas habilidades en tus propios compromisos.

8. Prepárese con antelación

Cuando te sientes seguro y preparado para una presentación, un discurso o una entrevista, puedes utilizar una mejor dicción. Sentirse cómodo con el contenido de su material puede permitirle concentrarse más en su entrega. Antes de una presentación, prepárate escribiendo notas para tu discurso y ensayando por tu cuenta o delante de tu familia, amigos y compañeros. Puedes prepararte para una entrevista investigando sobre la empresa en la que esperas trabajar y practicando tus respuestas a las preguntas habituales de las entrevistas.

Relacionado: Cómo prepararse para hablar en público y en diferentes tipos de eventos

9. Grábate a ti mismo

Cuando practique para una presentación, puede resultarle útil grabarse dando su discurso. Observe la grabación para identificar los puntos fuertes de su discurso y las áreas de mejora. Esta estrategia puede ayudarte a encontrar patrones y hábitos en tu discurso personal que puedes abordar mediante la práctica y los ejercicios.

Te recomendamos

Decidir si los negocios son una buena carrera: Una guía definitiva

Cómo convertirse en agente de aduanas

6 Desafíos a los que se enfrentan la mayoría de las empresas

Gestión del valor ganado: Conceptos básicos y beneficios

Una guía completa sobre la remuneración competitiva

Cómo trabajar en 3 empleos (con consejos para la conciliación de la vida laboral y familiar)