Cómo no estar nervioso para una presentación: 19 Consejos Para Calmar Los Nervios

Hacer presentaciones suele ser un reto para muchos profesionales. Mientras que conversar de tú a tú en el entorno laboral es una tarea habitual, dar un discurso o una presentación puede ser un escenario que genere ansiedad para muchos. Por suerte, hay varias técnicas que se pueden utilizar para calmar los nervios antes de una presentación o un discurso en público para asegurarse de que se hace y se siente lo mejor posible. A continuación analizamos por qué la gente se pone nerviosa antes de hacer una presentación y 19 consejos para mantener la calma mientras se presenta la información a los demás.

¿Por qué la gente se pone nerviosa antes de una presentación?

Según el Centro Nacional de Ansiedad Social, el miedo a hablar en público es la fobia más común. Esta fobia es incluso más frecuente que el miedo a las alturas, a la muerte y a las arañas. Así que, si se siente especialmente nervioso antes de hacer una presentación, puede ser reconfortante saber que no está solo. De hecho, el Instituto Nacional de Salud Mental ha calculado que alrededor del 73% de las personas tienen cierto miedo a hablar en público.

El principal factor que contribuye a esta fobia es el miedo a la evaluación negativa o al juicio de los demás. Muchas personas se ponen delante de un grupo de personas y se paralizan, o se olvidan de lo que iban a hablar. Esto da lugar a un mayor nivel de estrés que puede llegar a desactivar el lóbulo frontal del cerebro, que es en parte responsable de la recuperación de la memoria.

El nerviosismo provocado por dar una presentación o hablar en público, en general, no sólo es muy común, sino que está influenciado psicológica y biológicamente.

Relacionado: 18 Habilidades de presentación para los negocios y cómo mejorarlas

19 consejos para calmar los nervios antes de una presentación

Aunque dar una presentación o un discurso en el trabajo puede parecer un reto, hay varias cosas que puedes hacer para calmar los nervios y prepararte para el éxito. Aquí tienes 19 formas de reducir los nervios y asegurarte de mantener la calma durante toda la presentación:

1. Descatalogar los bloqueos cerebrales

Olvidar lo que ibas a decir mientras das un discurso es completamente normal y probablemente le haya pasado a la mayoría de las personas que han dado un discurso antes. Aunque puede parecer catastrófico en el momento, el público a menudo ni siquiera se da cuenta, y si lo hace, lo olvida rápidamente. Entender que este pequeño fallo en tu presentación es sólo eso y no una catástrofe te ayudará a superar rápidamente el lapsus de memoria y a continuar con tu presentación de forma profesional.

Relacionado: 10 consejos para hacer una buena presentación

2. Establecer expectativas razonables

Es fácil esperar de nosotros mismos el perfeccionismo, sobre todo ante un gran acontecimiento como dar un discurso o hacer una presentación. Sin embargo, es importante establecer unas expectativas razonables para que no te sientas molesto si cometes un error durante una presentación. Tenga en cuenta que todo el mundo comete errores y que nadie va a pensar mal de usted si no da un discurso perfecto.

3. Practique

Practicar su presentación es esencial para aumentar su confianza y asegurarse de que está preparado. Considere la posibilidad de practicar con un amigo o un familiar y pida su opinión. Sigue practicando hasta que sientas que eres capaz de hacer la presentación con confianza.

4. Utilizar notas

A menos que alguien te haya dicho específicamente que no lo hagas, no dudes en utilizar notas para guiar tu presentación y no perder el rumbo. Utiliza tus notas como pista visual para poder recuperarte fácilmente si te atascas cuando te sientas ansioso.

5. Respirar

Practicar la respiración profunda es una forma estupenda de reducir el estrés y la ansiedad. La respiración profunda ayuda a regular la adrenalina, una sustancia química que se activa cuando se tiene miedo. Respirar profundamente también ayuda a que circule el oxígeno por el cerebro y te permitirá pensar con más claridad.

6. Habla despacio

Hablar despacio te ayudará a calmar los nervios y a garantizar que el público te escuche. Es conveniente que practiques cómo hablar despacio antes de la presentación, ya que es fácil empezar a hablar rápido cuando estás especialmente nervioso o ansioso.

7. Conozca a su público

Saber a quién va a hacer su presentación le da la oportunidad de familiarizarse con lo que puede esperar en términos de audiencia. Cuanto más familiarizado esté con su público, más seguro se sentirá durante su presentación.

8. Cree una estructura para su presentación

Crear una estructura para tu presentación te ofrece una guía que puedes seguir incluso cuando te sientas muy nervioso. Crea un esquema de tu presentación en el orden en que quieres presentar cada tema. Si pierdes el rumbo de tu discurso y te sientes ansioso, simplemente echa un vistazo a tu esquema y continúa donde lo dejaste.

Relacionado: Relacionado: 6 tipos de presentaciones que debes utilizar en el trabajo

9. Bebe agua

La ansiedad suele provocar sequedad de boca, lo que distrae especialmente cuando se hace una presentación en público. Manténgase hidratado antes de su presentación y tenga una botella de agua cerca de usted cuando esté presentando para evitar la sequedad de boca.

10. Sonríe

Sonreír es una gran herramienta que se puede utilizar cuando uno se siente nervioso o ansioso. Este gesto facial libera endorfinas y te ayudará a sentirte más seguro. También transmite confianza y entusiasmo a los demás, lo que, a su vez, ayudará a que su mensaje sea bien recibido por el público.

11. Establezca un contacto visual

Mirar fijamente las notas o el suelo mientras se hace una presentación suele ser una reacción inconsciente de sentirse nervioso e inseguro de sí mismo. En lugar de mirar fijamente al espacio mientras habla, elija algunas caras amigas con las que establecer contacto visual. Esto ayuda a captar la atención del público y le da la oportunidad de mostrar su interés por lo que usted está diciendo.

12. Evite los estimulantes antes de la presentación

Tomar café aumentará tu ritmo cardíaco y la sudoración, e incluso puede hacer que te tiemblen las manos. Esto suele dar a la audiencia la idea de que estás nervioso, aunque no lo estés. Evite la cafeína antes de su presentación para asegurarse de que se siente lo más tranquilo y relajado posible.

13. Tomar notas durante otras presentaciones

Una buena forma de aumentar tu confianza a la hora de hacer presentaciones es asistir a otras presentaciones y tomar notas. Fíjate en lo que hace el orador con las manos, el tiempo que habla y las pausas que hace durante su discurso. Tomar notas de estos detalles te dará ideas sobre qué hacer durante tu propia presentación.

14. Convierta su energía nerviosa en entusiasmo

El nerviosismo y la excitación suelen sentirse igual en el cuerpo. Así que, si te sientes especialmente nervioso antes de una presentación, conviértelo en entusiasmo utilizando ese nerviosismo para animarte. Concéntrate en el entusiasmo por hacer la presentación y dite a ti mismo que la ansiedad que sientes es en realidad una energía positiva en previsión de compartir tus conocimientos con los demás.

15. Llegar pronto

Llegar con antelación al lugar donde harás tu presentación te da la oportunidad de hacerte una idea del entorno en el que la harás. Llega con 15 ó 20 minutos de antelación y colócate en el lugar donde estarás cuando hagas la presentación. Visualiza a la gente en las sillas y cómo te las arreglarás para hablar ante una sala llena.

16. Hable con la gente antes de la presentación

Hacer un encuentro con el público antes de que empiece la presentación te da la oportunidad de establecer conexiones con tu audiencia para que no te sientas como si estuvieras presentando a un grupo de extraños. Esto también le dará a tu audiencia la oportunidad de conocerte un poco y fomentar un mayor apoyo de ellos durante tu presentación.

17. Haz ejercicio antes de la presentación

Hacer ejercicio antes de hacer la presentación es una forma estupenda de aliviar la tensión nerviosa y hacer fluir la sangre. El ejercicio te permitirá trabajar con el estrés y la ansiedad para que llegues a tu presentación más fresco y tranquilo.

18. Practica un lenguaje corporal seguro

El lenguaje corporal es una de las principales formas en que su público interpretará tanto a usted como a su presentación. Practica la postura erguida con los hombros hacia atrás. Relaje los músculos faciales y sonría todo lo posible. Cuanto más seguro de sí mismo parezca, más seguro se sentirá.

19. Acepte su miedo

En lugar de intentar luchar contra el miedo que tienes a hacer una presentación, intenta aceptar ese miedo como una parte normal de la vida. Mientras que negar o luchar contra el miedo a menudo solo lo empeorará, aceptarlo y elegir actuar a pesar del miedo ayuda a construir la confianza.

Te recomendamos

Cómo manejar el comportamiento pasivo-agresivo en el lugar de trabajo

Tipos de plantillas presupuestarias para el éxito financiero

30 estrategias para hablar mejor en público

5 Consejos para conciliar eficazmente trabajo y familia

8 Principales certificaciones contables para mejorar tu carrera

20 formas de beneficiarse de la gestión del tiempo