Cómo hacer la transición del trabajo a distancia al trabajo in situ

Después de trabajar desde casa durante un tiempo, volver a una carrera presencial puede parecer intimidante. No tiene por qué ser difícil, sobre todo si te preparas antes de tu primer día. Además, emplear algunas estrategias para hacer la transición de vuelta a la oficina puede hacer que la adaptación sea más fácil y suave para ti.

En este artículo, analizamos cómo hacer la transición del trabajo a distancia al trabajo in situ con los pasos que puedes seguir para facilitar tu papel en la oficina y adaptarte rápidamente a tu nuevo entorno.

¿Qué debo hacer antes de mi primer día de vuelta al trabajo in situ?

Antes de su primer día de vuelta al trabajo, debe prepararse para la transformación. Antes de su primer día, puede prepararse de varias maneras. De antemano, debe establecer una estrategia para mantenerse en contacto con sus familiares. Por ejemplo, puede dejar su número de trabajo a su cónyuge en caso de emergencia, como recoger a un niño enfermo en el colegio. Disponer de una estrategia para comunicarse con su familia puede ayudarle a sentirse seguro al pasar a una semana laboral más larga fuera de casa.

Si ha estado acostumbrado a levantarse un poco más tarde cada mañana sin tener que desplazarse, practique una nueva rutina poniendo el despertador con tiempo suficiente para prepararse para el trabajo y seguir disfrutando de la mañana. Por ejemplo, si estás acostumbrado a levantarte a las 8 de la mañana y empezar a trabajar a las 9, prueba a levantarte una hora antes y hacer lo que harías para prepararte para el trabajo. Recorra su trayecto durante las horas en que lo necesitará para su trabajo, de modo que pueda hacerse una idea de cómo es el tráfico y cuánto tarda en llegar al trabajo.

Aunque tu empresa te proporcione el material de oficina básico, puedes preparar algunas cosas necesarias para tu primer día, como un bloc de notas o un cuaderno y varios bolígrafos y lápices. Si los tiene, lleve algunas carpetas de manila o de bolsillo por si tiene que llevarse a casa documentos de trabajo para rellenar, como formularios de seguros e impuestos.

Relacionado: 12 consejos para un buen primer día de trabajo

Cómo realizar con éxito la transición de vuelta a la oficina

Cuando vuelvas a la oficina, utiliza estos pasos como guía para ayudarte a adaptarte más fácilmente a tu nuevo entorno de trabajo:

  1. Adapte y estructure su rutina.
  2. Establezca objetivos y límites claros.
  3. Haz que tu espacio sea cómodo.
  4. Mantenga una comunicación clara.
  5. Céntrese en las ventajas.
  6. Mantener una mentalidad positiva.

1. Adapte y estructure su rutina de trabajo

El primer paso es mantener tu rutina de trabajo lo más cerca posible de tu horario de trabajo a distancia. Por ejemplo, si estás acostumbrado a revisar el correo electrónico del trabajo, elaborar tus listas de tareas y organizar tu carga de trabajo por las mañanas, sigue haciéndolo al llegar al trabajo cada día. Si te gusta adelantar las tareas que requieren más tiempo a primera hora del día, mantén la misma rutina en tu nueva oficina.

Además, estar de vuelta en la oficina puede significar un cambio de ritmo en la interacción con sus compañeros de trabajo, por lo que es importante mantener su rutina y guardar tiempo por separado para las conversaciones de oficina.

Relacionado: 20 consejos de gestión del tiempo para profesionales

2. Establezca objetivos y límites claros

Cuando vuelvas al trabajo in situ, establece unos objetivos claros para tu jornada laboral, de modo que puedas perfilar cada una de las tareas que piensas realizar durante el día. Establece límites para ti mismo, al igual que lo harías para trabajar a distancia. Por ejemplo, trabaja en proyectos según la urgencia y separa el trabajo de la socialización.

Dado que trabajar desde casa no ofrece las mismas oportunidades de socializar en persona con los compañeros, es importante interactuar y establecer relaciones con tus compañeros de trabajo. Establece límites comunicando cuándo puedes pasar tiempo charlando y cuándo te centras en tu trabajo. Cuando vuelvas a la rutina del trabajo en la oficina, te resultará más fácil adaptar tus momentos productivos con tu socialización.

3. Haz que tu espacio sea cómodo

Cree un entorno acogedor para usted. Tanto si tienes un despacho para ti solo como si tu mesa está en un espacio compartido, lleva una o dos fotos de casa, una pequeña planta u otro objeto que te recuerde las comodidades de tu oficina en casa. Por ejemplo, en lugar de una caja de escritorio de la empresa para el material de oficina, trae tu propia taza para guardar bolígrafos y lápices o un organizador de archivos único para documentos y carpetas. Añadir objetos de tu oficina en casa puede ayudarte a acostumbrarte a tu nuevo espacio y a sentirte cómodo en tu entorno de trabajo.

Si su empleador lo permite, lleve un par de auriculares con cancelación de ruido para esos momentos en los que necesita concentrarse sin la distracción de la actividad de la oficina.

4. Mantenga una comunicación clara

Trabajar a distancia requiere una comunicación, un feedback y una interacción claros y continuos para garantizar que todo el mundo cumple los objetivos, y lo mismo ocurre en la oficina. Mantén tus métodos de comunicación clara y comprueba regularmente con tus compañeros de equipo para que todos sepan en qué estás trabajando y qué necesitas terminar.

Del mismo modo, pida a su jefe o al director de su equipo que le informe periódicamente para asegurarse de que está cumpliendo sus objetivos diarios y de que su rendimiento y productividad están bien encaminados. Puedes programar colaboraciones semanales con el equipo para repasar los nuevos proyectos, las prioridades urgentes y las ideas para cumplir los objetivos de la empresa.

Relacionado: Tipos de comunicación no verbal

5. Centrarse en las ventajas

Concéntrese en los beneficios que conlleva la vuelta a la oficina. Por ejemplo, tienes más interacción en persona con tus compañeros de trabajo y los jefes de equipo, y puedes aprovechar esto en lo que respecta a la comunicación. Con el trabajo a distancia, puede ser difícil utilizar todos los aspectos de la comunicación efectiva, especialmente las habilidades de comunicación no verbal como la lectura del lenguaje corporal y el tono de voz. En la oficina, puedes utilizar toda tu gama de habilidades de comunicación.

Además, es posible que reciba más oportunidades de participar en seminarios in situ, talleres de desarrollo profesional y cursos de formación que pueden ayudarle a avanzar en su carrera. Por ejemplo, puede haber programas regulares de formación tecnológica o de desarrollo de habilidades que su empresa ofrece y que sólo están disponibles in situ. En casos como éste, puede ser una ventaja estar en la oficina en lugar de en casa.

6. Mantén una mentalidad positiva

Por último, es importante mantener una mentalidad positiva respecto a la vuelta a un puesto de trabajo in situ. Independientemente de las razones por las que lo hagas, mantener una mentalidad positiva utilizando estrategias que te ayuden a mantenerte motivado, productivo y comprometido con tu trabajo puede ayudarte a acostumbrarte a estar de nuevo en la oficina.

Por ejemplo, equípate con algunas técnicas para calmarte, como la respiración profunda o contar lentamente hasta 10 para los momentos difíciles en el trabajo. Encuentra formas de hacer pausas en el trabajo para refrescarte y volver a concentrarte. Con estas pocas estrategias, puedes mantener una mentalidad positiva sobre el cambio de trabajo remoto a trabajo presencial.