Cómo pedir a tu jefe una evaluación del rendimiento

Puede ayudarle a entender mejor su estilo de trabajo y a sobresalir en su función si recibe comentarios constructivos sobre su rendimiento laboral. Sin embargo, algunos empresarios no ofrecen revisiones rutinarias del rendimiento como práctica habitual. Si tu empresa no ofrece revisiones rutinarias, puedes solicitar sus comentarios para ser proactivo y mejorar tu rendimiento laboral.

En este artículo, analizamos cómo pedir a tu jefe una revisión del rendimiento en cinco sencillos pasos.

¿Por qué es importante pedir una evaluación del rendimiento?

Tener revisiones de rendimiento puede ayudarte a buscar comentarios cruciales que te ayuden a mejorar en tu trabajo. Tu jefe puede darte una visión directa de sus expectativas y su opinión sobre tu trabajo. A partir de ahí, saber qué estás haciendo bien y qué áreas puedes mejorar puede ayudarte a avanzar en tu rendimiento laboral.

Además, pedir una revisión del rendimiento puede ayudarle a parecer proactivo en su papel y comprometido con la misión de su organización. Si necesita mejorar en su función, pedir una revisión del rendimiento puede demostrar a su empleador su capacidad de autoconciencia y responsabilidad. Pedir feedback y solicitar orientación puede indicar que entiendes la necesidad de crecimiento profesional.

Además, si estás haciendo un trabajo excelente, una revisión del rendimiento es una gran oportunidad para que tu jefe te ofrezca elogios. A veces, un trabajo excelente pasa desapercibido para los empresarios, que pueden tener otros asuntos urgentes en los que centrarse. Pedir a tu jefe que se siente a hablar de tu rendimiento puede ayudarles a reflexionar sobre tu valor y los beneficios que aportas a la organización a diario.

Y, aunque las revisiones de rendimiento no suelen ser el escenario para pedir un aumento de sueldo o un ascenso, recibir comentarios puede muy bien conducir a un avance en tu carrera. Registrar los éxitos y el trabajo de alta calidad puede ayudar a tu jefe a comprender el alcance completo de tus logros profesionales cuando se te considere para un ascenso.

Relacionado: Cómo prepararse para una evaluación del rendimiento

Cómo pedir una evaluación del rendimiento

Si su empresa no le ofrece oportunidades periódicas de recibir comentarios, puede solicitar una evaluación. Que tu trabajo sea evaluado formalmente puede ayudarte a avanzar para hacer el mejor trabajo del que eres capaz. Si bien la gestión de esta solicitud puede ser un reto, la recompensa de que tu trabajo sea revisado merecerá la pena con el tiempo. Aquí tienes cinco pasos que debes seguir para pedir a tu jefe una revisión del rendimiento:

1. Elegir el momento adecuado

Cuando pidas a tu jefe que te dé su opinión, querrás hacerlo en el momento adecuado. Asegúrate de que tu jefe no esté ocupado con otras tareas importantes o participando en actividades informales, como almorzar o celebrar una fiesta. Si está preocupado, es probable que su jefe no tenga tiempo suficiente para darle una opinión constructiva.

También hay que ser respetuoso con el tiempo de su jefe al solicitar una revisión del rendimiento. La mejor manera de solicitar la opinión de tu jefe es concertar una reunión y encontrar el momento que mejor se adapte a su horario. Puedes pedirle unos minutos de su tiempo enviándole un correo electrónico con una consulta.

2. 3. Sea formal en su solicitud

Una vez que encuentres el momento adecuado para pedirle a tu jefe una revisión del rendimiento, asegúrate de elaborar el lenguaje adecuado para hacer tu petición de feedback. Utiliza un lenguaje formal para que tu jefe se tome esta oportunidad de feedback con la mayor seriedad posible. También debes demostrar que pides feedback para poder seguir desarrollando tus habilidades. Para ello, utiliza un lenguaje profesional y explica los motivos de tu solicitud. Aquí tienes un ejemplo de correo electrónico para pedir una revisión del rendimiento de manera formal:

Estimada Sra. Rodríguez,

Espero que estés teniendo un maravilloso lunes. Quería ponerme en contacto con usted para ver si podemos encontrar un momento para reunirnos para una revisión del rendimiento. Llevo un año en la empresa y me gustaría conocer su opinión sobre mi trabajo hasta ahora. Me tomo muy en serio tu opinión sobre mi trabajo y espero poner en práctica cualquier sugerencia que me des sobre cómo mejorar mi rendimiento.

Sólo debería ser una reunión breve, y puedo preparar la documentación necesaria con antelación. ¿Podría decirme a qué hora le vendría mejor la semana que viene? Espero poder hablar con usted pronto.
Saludos cordiales,
Thomas Bennett

3. Enfatizar los beneficios de la retroalimentación

Ayuda a enfatizar los beneficios de recibir opiniones regularmente cuando pides a tu jefe una revisión del rendimiento. Cuando solicitas comentarios, tanto tú como tu empleador os beneficiáis del intercambio—las evaluaciones pueden motivar a los empleados a trabajar de forma más eficiente hacia los objetivos de la organización. Lograr esos resultados de forma eficaz puede suponer un enorme beneficio para su empleador.

Por lo tanto, cuando pida a su empleador una revisión del rendimiento, intente subrayar la forma en que la retroalimentación puede ayudarle a avanzar en los objetivos de la organización a largo plazo. Si su empleador entiende cómo las oportunidades de retroalimentación pueden ayudarles a acercarse a los objetivos futuros, puede estar más dispuesto a participar en el proceso.

Relacionado: 20 preguntas de revisión del desempeño que debe hacer a su gerente

4. Establezca sus objetivos con antelación

Cuando pida opiniones, cree una agenda antes de la reunión. Si sabe en qué áreas le gustaría mejorar, puede utilizarlas como temas de conversación para estructurar la discusión sobre los comentarios. Incluso si no estás seguro de en qué tienes que mejorar, piensa en algunos temas posibles para que tú y tu jefe los tratéis. Intenta limitar cada sesión de evaluación del rendimiento a tres o cuatro áreas de retroalimentación para mantener la discusión en el buen camino.

Puedes enviar la agenda y cualquier otra documentación a tu jefe con antelación para que sepa qué esperar de vuestra conversación. Establecer los objetivos con antelación puede ayudar a que la conversación entre tú y tu jefe sea productiva, clara y directa. Estructurar las conversaciones de forma decidida puede ayudar a tu jefe a entender cómo darte feedback de forma efectiva. Esto le ayudará a abordar sus necesidades particulares de rendimiento y a comprender más fácilmente la retroalimentación que se le da.

Relacionado: 10 consejos para dar lo mejor de ti en las evaluaciones de rendimiento

5. Establezca un protocolo de retroalimentación

Las revisiones del rendimiento deben ser un proceso continuo. Cuando recibes comentarios con regularidad, es más probable que entiendas la trayectoria de tu progreso. Esto puede ayudarle a mejorar sus esfuerzos y a actuar con responsabilidad y atención en su función. Además, tener muchas oportunidades para dar y recibir feedback es una forma probada de crear una fuerte cultura de responsabilidad personal dentro de las organizaciones.

Muchas empresas tienen un protocolo de revisión del rendimiento semestral, pero si tu organización no tiene un proceso de revisión formal establecido, pregunta a tu jefe si estaría dispuesto a establecer un protocolo de feedback rutinario. Dependiendo de sus necesidades y de los objetivos de su organización, puede sugerir un proceso informal o establecer diferentes intervalos de retroalimentación, como revisiones de dos o tres meses. Hacer de las oportunidades de feedback un proceso normalizado puede ayudarte a moldear constructivamente tu rendimiento a lo largo de tu carrera.