Cómo pensar críticamente: 7 maneras de mejorar sus habilidades

Muchos responsables de la contratación buscan habilidades de pensamiento crítico en los solicitantes de empleo, y es un excelente complemento para tu currículum. Puedes mejorar tu capacidad de pensamiento crítico practicando y perfeccionando los métodos que utilizas para analizar los problemas.

En este artículo, describimos cómo pensar de forma crítica para que puedas aplicar esta habilidad a tu vida profesional.

¿Por qué es importante saber pensar de forma crítica?

Puedes abordar cuidadosamente cualquier pregunta, cuestión o tema utilizando el pensamiento crítico para tomar buenas decisiones. Puedes utilizar la observación, la comunicación, la experiencia y el razonamiento para analizar y evaluar una situación y luego utilizar esa información para guiar tus acciones. Utilizando el pensamiento crítico, puedes lograr lo siguiente:

  • Reunir información y evaluarla con precisión
  • Resolver problemas complicados
  • Reconocer errores
  • Comprender la conexión entre las ideas
  • Eliminar los prejuicios de sus elecciones
  • Haga preguntas claras y adecuadas
  • Apoya tus decisiones y argumentos con hechos y pruebas
  • Determine si la información es precisa e importante
  • Comunicar con claridad y eficacia
  • Resuelve los conflictos rápidamente
  • Sea consciente de las cosas que podría no entender

Puedes utilizar el pensamiento crítico para abordar cualquier problema o tarea de forma coherente y sistemática. También puede utilizarlo para establecer relaciones más sólidas con sus compañeros de trabajo y resolver problemas en equipo de forma rápida y eficaz.

Relacionado: ¿Cuál es la importancia del pensamiento crítico en el trabajo?

7 maneras de mejorar su pensamiento crítico

El pensamiento crítico es una habilidad blanda que puedes mejorar con la práctica y el desarrollo personal. Considere estos ejercicios para fortalecer sus habilidades de pensamiento crítico en el lugar de trabajo:

Hacer preguntas

Al tratar de resolver un problema, haga preguntas básicas como:

  • ¿Qué sé ya sobre este tema?
  • ¿Cómo puedo saberlo?
  • ¿Qué estoy tratando de determinar o probar?
  • ¿Qué me falta?

Plantearse preguntas claras y fundamentales a la hora de resolver un problema puede ayudarle a encontrar soluciones sencillas. Anote las respuestas a estas preguntas para poder consultarlas mientras razona el problema. Utiliza esta estrategia hasta que se convierta en un hábito y ya no tengas que anotar tus respuestas.

Practique la escucha activa

Para pensar de forma crítica, escucha las ideas y los argumentos de la gente sin juzgarlos, para poder procesar la información que te dan. Concéntrese en lo que dicen las personas en lugar de limitarse a oírlas hablar. La escucha activa te permite comprender mejor lo que alguien está tratando de decirte. Así podrás utilizar sus perspectivas, opiniones y conocimientos para analizar la situación en su totalidad. Para mejorar sus habilidades de escucha activa:

  • Hacer preguntas a las que alguien no puede responder con un «sí» o «no»
  • Haz preguntas concretas para obtener detalles.
  • Demuestra empatía — que entiendes lo que siente esa persona—a través de afirmaciones como —Siento que estés experimentando este problema—;
  • Utilice afirmaciones verbales, como «Lo entiendo», durante las conversaciones.
  • Utilice señales no verbales como asentir, sonreír y mantener el contacto visual.

Estos pasos pueden ayudarle a reunir más información útil de sus conversaciones e interacciones.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

Identifique su objetivo

A la hora de tomar una decisión o resolver un problema, pregúntese qué quiere conseguir. Estos pasos pueden ayudar:

  1. Decida qué quiere lograr.
  2. Anótelo.
  3. Comparte este objetivo con los compañeros de trabajo con los que colaboras.
  4. Identifique los pasos para lograrlo.

Concéntrese en su objetivo y recuérdelo a medida que cambie la situación, para que no le distraigan los obstáculos inesperados o las opiniones y prejuicios de otras personas.

Sea consciente de sus prejuicios

Piensa y reconoce tus opiniones personales, prejuicios y suposiciones. Su tendencia a favorecer una cosa sobre otra puede impedirle tomar decisiones justas, precisas y objetivas. Cuando es consciente de sus prejuicios, es menos probable que permita que influyan en una solución o decisión. Pregúntese:

  • ¿Estoy suponiendo algo?
  • ¿Por qué asumo o creo esto?
  • ¿Estoy emocionalmente apegado a esta idea?
  • Si es así, ¿por qué?

Este autoconocimiento puede ayudarte a entender por qué enfocas las situaciones de una determinada manera y a evitar esa actitud. Al hacerlo, puede descubrir nuevas perspectivas o factores que antes había pasado por alto. También puedes considerar la posibilidad de exponerte intencionadamente a diferentes perspectivas. Intenta leer libros, revistas o noticias sobre otras culturas. Busca nuevas experiencias que probar y lugares a los que ir. Inicie conversaciones con desconocidos.

5. Analizar la información existente

Evalúa toda la información y las pruebas que tienes para asegurarte de que son precisas y pertinentes. Hazte preguntas como las siguientes:

  • ¿Quién ha facilitado esta información?
  • ¿Cómo han conseguido esta información?
  • ¿Por qué es importante?
  • ¿Esto me ayuda a alcanzar mi objetivo?

Si hace referencia a un estudio, por ejemplo, busque conflictos de intereses que puedan haber influido en sus resultados. Si está recopilando datos, identifique lo que es realmente relevante para la situación.

Relacionado: 10 formas de mejorar tu capacidad de análisis

6. Desarrollar la previsión

La previsión es la capacidad de predecir el impacto de una decisión o acción. Con cada decisión que tomes, determina cómo puede afectar a tus compañeros, a otros proyectos, a los beneficios de la empresa o a los flujos de trabajo. Cuando creas que has llegado a una conclusión o has encontrado una solución a un problema, detente y considera su impacto en los demás.

Por ejemplo, puede decidir que quiere trasladar el contenido de la web de su empresa a un nuevo sistema de gestión de contenidos que tenga funciones más prácticas. Puede preguntarse si esto ahorraría dinero a la empresa, cuánto tiempo llevaría transferir el contenido al nuevo sistema o si habría que formar a los empleados para que utilicen el nuevo sistema. En última instancia, puede determinar que la pérdida de productividad que supone el cambio de CMS no merece el pequeño ahorro de tiempo que supone tener una plataforma actualizada.

Para desarrollar su previsión y predecir mejor los resultados, considere la posibilidad de hacer una lista de todos los beneficios y consecuencias de una acción o decisión. Este ejercicio puede ayudarte a determinar qué decisión es la más adecuada para la situación.

7. Invierta su pensamiento

Pensar al revés es una actividad que puede ayudarte a resolver problemas difíciles o a ver las situaciones desde nuevas perspectivas. En lugar de suponer que A es la causa de B, pregúntese si B puede ser la causa de A. Por ejemplo, puede pensar que las múltiples revisiones del trabajo del departamento creativo están haciendo que el equipo no cumpla los plazos. Sin embargo, los plazos ajustados pueden haber obligado al departamento creativo a apresurarse para completar las tareas y, por tanto, a cometer errores evitables. Sea cual sea la respuesta, este ejercicio puede ayudarle a encontrar soluciones que de otro modo no habría considerado.