Cómo presentarse a su nuevo jefe

La primera impresión es importante: la forma en que te presentas a un supervisor que es nuevo en tu equipo o en tu organización puede influir en vuestra relación de trabajo. Tomarse el tiempo de pensar en sus palabras, modales y presentación puede marcar la diferencia entre una buena presentación y una gran presentación. Con sólo mantener una conversación positiva y profesional, puedes establecer el tono de cómo te perciben tu nuevo jefe y el resto del equipo. En este artículo te explicamos cómo presentarte a tu nuevo jefe.

La importancia de presentarse a su nuevo jefe

Conocer a su nuevo jefe es una experiencia profesional importante porque ayuda a la transición de un nuevo supervisor a su organización. En esta situación, tanto usted como su nuevo supervisor intentan hacerse una idea de las características de la otra persona, como la fiabilidad, la profesionalidad y la amabilidad. Cuando un nuevo jefe le entiende a usted y a sus colegas como individuos, también le ayuda a comprender mejor el equipo y la cultura de la empresa.

Además, una buena presentación entre usted y su nuevo supervisor puede establecer una confianza mutua. Esta confianza acaba fortaleciendo su relación comercial, lo que puede acabar repercutiendo positivamente en sus futuras oportunidades profesionales.

Cómo presentarse a su nuevo supervisor

Aquí hay varios pasos a tener en cuenta cuando te presentas por primera vez a tu nuevo jefe de equipo:

1. Haga su investigación

Antes incluso de conocer a su nuevo supervisor, es una buena idea averiguar lo que pueda sobre él. Puedes buscarlos en Internet o preguntar directamente a los colegas que ya los conocen, ya que puedes descubrir una afinidad compartida por una determinada causa, una amistad mutua o una conexión de un trabajo anterior. El objetivo es descubrir intereses o creencias comunes que puedan ayudarte a conocer mejor a tu nuevo jefe de equipo.

2. Ser proactivo

En lugar de esperar a que tu jefe se presente, actúa y procura presentarte tú primero. Puedes hacerlo con una breve conversación antes de una reunión de equipo o con un breve correo electrónico en el que expreses tu entusiasmo por formar parte del equipo. Presentarse primero puede demostrar un sentido de puntualidad, preparación e incluso liderazgo por su parte.

3. 1. Presentarse profesionalmente

Las impresiones también tienen que ver con la presentación visual, como la forma de vestirse y arreglarse. Cuando te reúnes con tu jefe por primera vez, suele ser una buena idea arreglarte un poco más de lo normal. Como no sabrá las preferencias de su nuevo supervisor en cuanto a la vestimenta hasta que lo conozca, llevar ropa profesional a su primera reunión puede ayudarle a causar una buena impresión.

Relacionadas: Cómo presentarse profesionalmente

4. Sea memorable

Su supervisor está intentando aprender nuevos procesos, una nueva cultura y un equipo de nuevos nombres, por lo que puede ser útil aclarar sus funciones y responsabilidades. Considere la posibilidad de presentarse demostrando el valor que aporta al equipo. Por ejemplo, puede presentarse como la persona del equipo que sirve de enlace con el cliente o que dirige a los becarios en su programa.

Relacionado: [ Consejos y trucos para la autopresentación (con ejemplos)(https://www.indeed.com/career-advice/career-development/self-introduction-tips)

5. Fijar las expectativas y sobrepasarlas

Una forma de establecer el tono de una relación profesional es comunicarse directamente y compartir lo que puede y hará en su función. De este modo, el nuevo jefe de equipo se hace una idea más clara de lo que puede esperar de usted y de cómo puede contar con su ayuda. Para aumentar esta confianza y respeto aún más, considere la posibilidad de sobrepasar una promesa.

Por ejemplo, es posible que el jefe de tu equipo te pida que envíes un informe el miércoles por la mañana. Considere la posibilidad de responder rápidamente y confirmar la fecha límite del miércoles, pero entregue el informe el martes en su lugar, siempre y cuando no sacrifique la calidad al entregarlo en exceso. El jefe de tu equipo puede apreciar tu respeto por la fecha límite, así como el esfuerzo que has hecho para entregarlo antes, lo que les da la idea de que eres un profesional fiable y trabajador con el que pueden contar.

6. Gánate su respeto

Puedes ganarte el respeto de tu nuevo supervisor por varios medios: mostrando amabilidad y gratitud en cada interacción, demostrando tu resolución en situaciones difíciles o prestando atención a los pequeños detalles. Ganarse el respeto lleva tiempo, así que considera la posibilidad de construir tu reputación demostrando tu utilidad cada día. Esto se aplica tanto a sus colegas como a su supervisor, así que considere la posibilidad de pasar tiempo con su equipo para entender qué acciones le ayudan a ganarse su respeto.

**Relacionado: Cómo presentarse a los nuevos compañeros de trabajo**

7. Escuchar antes de hablar

Aunque puede parecer una buena idea presumir de su experiencia recitando hechos o compartiendo anécdotas, durante las primeras reuniones con un nuevo supervisor, es útil escuchar primero. Escuchar le permite hacerse una mejor idea de los temas que su supervisor considera más importantes. También indica que está abierto a escuchar nuevas ideas y perspectivas antes de dar su opinión. Demostrar tu capacidad de escucha puede resaltar tus cualidades de liderazgo, ya que los buenos líderes son capaces de recabar información y comentarios de todos antes de tomar su propia decisión.

8. Aprenda el estilo de comunicación de su jefe de equipo.

Algunos gestores prefieren una supervisión más directa a través de actualizaciones semanales o incluso diarias, mientras que otros le permiten ser autónomo y sólo quieren enterarse de los asuntos más importantes. Una vez que conozca el estilo preferido de su jefe, respetarlo puede ayudar a mantener su relación.

Además, puede tener en cuenta el canal de comunicación preferido por su supervisor. Por ejemplo, es posible que prefieran recibir actualizaciones rápidas por mensaje de texto o correo electrónico y que pidan hablar en persona para asuntos más urgentes. A menudo, la mejor manera de averiguarlo es simplemente preguntar directamente a su jefe de equipo sobre sus preferencias de comunicación.

Relacionado: [ 4 Estilos de comunicación(https://www.indeed.com/career-advice/career-development/communication-styles)

9. Ofrecer ayuda

Es probable que su nuevo supervisor esté pasando por un periodo de transición en el que debe aprender múltiples aspectos del negocio. Es posible que necesite recordatorios o intentos repetidos antes de que algunos aspectos del proceso de su empresa se conviertan en un hábito habitual. Por ejemplo, es posible que su supervisor no sepa utilizar la herramienta de gestión de proyectos de la empresa. Ofrézcase a darles un paseo o a responder a cualquier pregunta que puedan tener. Cuanto más cómodo se sienta su supervisor al pedir ayuda, más cómodo se sentirá en su relación con usted.

10. Proporcionar información

Si su nuevo supervisor le pide sus opiniones o ideas sobre la organización, compartir ideas de crecimiento y mejora puede ayudar a demostrar su valor. Por ejemplo, al principio de las reuniones con su jefe de equipo, puede considerar la posibilidad de compartir una idea para mejorar un proceso específico o destacar a un compañero de equipo por el trabajo que el jefe de equipo podría no haber notado. Estas acciones le hacen quedar como una persona que puede aportar ideas interesantes o nuevos procesos.

Te recomendamos

Cómo realizar un análisis exploratorio de datos en 6 pasos

Guía sobre el flujo de caja de los activos (con ejemplos)

Establecimiento de objetivos para emprendedores: Definición y pasos

Socio vs. Director: ¿Cuál es la diferencia?

Todo lo que necesita saber sobre el cálculo de la duración del ciclo

15 palabras para vender tus productos