Cómo realizar un análisis causal en 5 pasos (con consejos)

El análisis causal es un proceso para identificar y abordar las causas y los efectos de un reto o problema. En lugar de abordar los síntomas de un problema, el análisis causal ayuda a identificar las causas fundamentales para que esos síntomas tengan menos impacto. Realizar un análisis causal puede ayudarle a crear mejores hábitos y a experimentar un mayor éxito en sus objetivos personales y profesionales. En este artículo, hablamos de los tipos de análisis causal, explicamos cómo realizar un análisis y esbozamos algunos consejos para realizar un análisis eficaz.

¿Cuáles son los tipos de análisis causal?

Hay muchos tipos de análisis causal que le ayudan a identificar partes específicas de un problema o a abordar las causas. He aquí algunos ejemplos típicos de análisis causal:

Los cinco porqués

El método de los cinco porqués del análisis causal le ayuda a conocer el porqué del problema mediante una cadena de indagación que parte de la primera pregunta. Cuando se realiza un análisis causal, se busca el "por qué" del problema, o su causa.

Por ejemplo, si estás analizando por qué no puedes concentrarte en el trabajo, podrías construir un análisis de cinco porqués como éste:

  • No puedo concentrarme en el trabajo. ¿Por qué? Esta es la pregunta central a partir de la cual puedes construir las demás preguntas de seguimiento.

  • Ya no me siento en mi escritorio. ¿Por qué? La siguiente pregunta se basa en la primera, identificando una causa clave del desafío de la primera pregunta.

  • Trabajar en mi escritorio me distrae. ¿Por qué? Esta pregunta ayuda a explorar una de las causas fundamentales del reto, que es sentirse distraído.

  • Mi escritorio tiene demasiados objetos. ¿Por qué? Entiende que el escritorio es una fuente de distracción. La pregunta del porqué ayuda a explorar por qué el escritorio distrae.

  • Últimamente estoy estresado y no he limpiado. ¿Por qué? La última pregunta sobre el «por qué» proporciona la causa principal de cada uno de los retos que has abordado en las preguntas anteriores. En este ejemplo, una respuesta podría ser, "Puedo centrarme en reforzar mi autoestima para ganar más confianza, aumentando mi motivación y mi concentración"

Relacionado: El análisis de los cinco porqués: Qué es y cómo utilizarlo (con ejemplos)

Análisis del árbol de fallos

Un análisis del árbol de fallos es una forma estupenda de visualizar las causas fundamentales de un resultado no deseado. Escriba el reto fundamental al que se enfrenta en una sola casilla. Esto sirve como la parte superior de su árbol de fallos, desde donde puede conectar todas las causas subyacentes del resultado no deseado. Por ejemplo, si has perdido la oportunidad de un ascenso en el trabajo, puedes utilizarlo como resultado no deseado.

Cree cuadros de conexión con líneas que detallen las causas de cada nuevo reto. Si te perdiste la promoción en el trabajo porque no anotaste la hora de la reunión en tu calendario, puedes usar eso como tu siguiente casilla. Conecta otra casilla que explore la razón por la que olvidaste escribir la fecha en el calendario para la reunión. Puedes conectar tantas casillas como necesites para llegar a la causa raíz del resultado no deseado.

Árbol de la realidad actual

Si tienes varios retos a los que te enfrentas, un árbol de realidad actual puede ser una mejor herramienta para explorar las relaciones entre esos retos. El árbol de realidad actual utiliza un enfoque ascendente, lo que significa que se enumeran los retos en la parte inferior del árbol en lugar de la parte superior, como en el análisis del árbol de fallos. Crea varias casillas que detallen tus retos clave y empieza a crear más casillas que conecten con cada problema y esbocen sus causas.

A medida que escriba las causas de cada resultado no deseado, es posible que observe una correlación entre los distintos retos. Dibuje una flecha que conecte estas dos causas similares, destacando las causas principales de cada reto. Puede que descubras que para varios retos, sólo tienes una o dos causas principales.

Análisis de resolución rápida de problemas

Un análisis de resolución rápida de problemas se centra en un rápido análisis y resolución de cada reto. Recoges datos sobre cada reto, incluyendo las causas hipotéticas y los efectos observados de cada reto, y los escribes. A continuación, planifica una respuesta a cada efecto o causa. Una vez que tenga una respuesta a cada desafío, ponga en práctica sus soluciones y revise su eficacia.

Puede rediseñar su análisis a medida que aprenda más sobre las causas y los efectos de los principales retos y sobre qué soluciones producen resultados.

Diagrama de causa y efecto

Un diagrama de causa y efecto es una sencilla herramienta visual que te ayuda a identificar la causa y el efecto de determinados retos. Si estás experimentando un reto en el que parece que no puedes alcanzar tu objetivo, puedes escribir las causas y los efectos de ese reto. Dibuja el recuadro principal que resume el reto clave. A partir de ahí, conecta una única línea en negrita con varias ramas que se conecten a ella o a las causas.

En cada rama, puedes detallar los síntomas de esa causa. El diagrama te ayuda a visualizar la causa, los efectos y los síntomas de cada causa en relación con el reto clave. A continuación, puedes hacer una lluvia de ideas sobre una solución para cada causa.

Relacionado: Análisis de causa y efecto: Definición, beneficios y cómo hacerlo

Análisis del modo de fallo y los efectos

El análisis del modo de fallo y los efectos puede ayudarle a llegar a la raíz de un problema o desafío y, al mismo tiempo, a planificar los desafíos inesperados con cualquier solución que pruebe. Por lo general, el análisis del modo de fallo y efecto requiere cinco pasos:

  • Determina el problema o el reto. Explora el problema o el reto que existe ahora o que prevés que puede existir. Por ejemplo, si decide aumentar su producción de trabajo, un reto clave podría ser disponer de más tiempo para el trabajo extra o conseguir recursos adicionales.

  • Determinar los factores que han contribuido a que no se alcance el objetivo. A continuación, puedes analizar las causas que pueden haber retrasado tu éxito.

  • Determina la frecuencia de los contratiempos. El siguiente paso es determinar la frecuencia con la que experimentas estos contratiempos. Cuanto más frecuente sea un contratiempo, más urgente será abordarlo.

  • Enumera las posibles acciones que puedes llevar a cabo para evitar más retrasos. Ahora que entiendes cuáles son los contratiempos y la frecuencia con la que se producen, puedes enumerar las posibles soluciones a esos contratiempos.

  • Analiza y reevalúa tu posición. Después de poner en práctica tus soluciones, puedes volver a analizar el reto para ver si has abordado los contratiempos y has alcanzado tus objetivos o si necesitas una lluvia de ideas sobre nuevos métodos.

2. Análisis de Pareto

El análisis de Pareto se basa en la regla del 80/20, que afirma que el 20% de tus acciones determina el 80% de los resultados. Este análisis utiliza sólo unas pocas causas, o "los pocos vitales" que contribuyen al resultado mayor. El análisis le ayuda a comprender los retos y las causas para determinar qué causas son las pocas vitales en lugar de centrarse en cada síntoma. El análisis de Pareto es un enfoque más centrado y puede dar mejores resultados.

Relacionado: Relacionado: Análisis de Pareto: cómo y cuándo utilizarlo

Cómo realizar un análisis causal

Aunque hay muchos tipos de análisis causal, realizar un análisis causal básico es una buena manera de empezar a abordar las causas de los retos o resultados no deseados. A continuación se explica cómo realizar un análisis causal básico para cualquier reto:

1. Definir el reto o contratiempo clave

El primer paso es definir o identificar el reto o contratiempo clave al que se enfrenta. Por ejemplo, si le cuesta llegar al trabajo a tiempo, ése podría ser su reto clave. A partir del reto clave, puedes construir bloques de información que identifiquen las causas y los resultados.

2. Determine las causas y los efectos del desafío clave

Una vez que determines el reto principal al que te enfrentas, puedes explorar las causas de ese reto o contratiempo. Si te cuesta llegar al trabajo a tiempo, haz una lista de cinco cosas que haces cada mañana y que pueden contribuir a que llegues tarde. Esto puede ayudarte a entender qué es lo que provoca tu retraso en lugar de centrarte en llegar tarde.

3. Utilice un diagrama o gráfico para organizar la información

Utilizando cualquiera de los métodos mencionados anteriormente, puedes organizar tu información para crear una ayuda visual. Las ayudas visuales pueden ayudarte a conectar ideas y organizar mejor la información. Un análisis causal busca relaciones entre las causas y los efectos, por lo que hay que examinar detenidamente cada causa e identificar las relaciones entre ellas. Es posible que notes una tendencia entre tus principales retos o causas.

4. Formule una respuesta a las causas principales de su reto

Una vez que determine las causas subyacentes de sus retos y establezca líneas de tendencia entre causas similares, podrá identificar las causas principales, o las pocas vitales, de su reto. Utilizando esta información, puede formular una respuesta a esas causas para abordar la raíz del desafío en lugar de sus síntomas.

5. Revise su proceso y aborde las nuevas causas y efectos

Después de planificar y promulgar una respuesta a cada causa principal, puedes volver atrás y revisar tu proceso para detectar cualquier nuevo reto que pueda surgir o para crear nuevas soluciones más eficaces. A veces, las soluciones tienen contratiempos propios, por lo que es posible que tenga que analizarlas de nuevo y reimplementarlas con mejores parámetros. Esto también le ayuda a establecer una línea de base sobre los métodos que le funcionan a la hora de resolver problemas.

Relacionado: ¿Qué es el análisis de la causa raíz? (Definición y beneficios)

Consejos para realizar un análisis causal

Realizar un análisis causal eficaz puede ayudarle a abordar los principales retos de su vida personal o profesional, pero hay que tener en cuenta algunas cosas durante el proceso. Aquí hay algunos consejos para realizar un análisis causal:

  • Sé sincero contigo mismo. A menudo, un análisis causal requiere que se analicen los comportamientos o acciones personales. Sé sincero contigo mismo sobre tus acciones y hábitos para formular el plan de respuesta más eficaz para superar los retos y alcanzar tus objetivos.
  • Utilice un diagrama visual. El uso de un diagrama visual, como un gráfico de causa y efecto, puede ayudarte a conectar ideas de forma efectiva y a identificar las relaciones entre las causas, los efectos o los retos clave.
  • Recoger datos con frecuencia. Realizar análisis frecuentes con nuevos datos puede ayudar a establecer una línea de base de comportamiento y acción y ayudarle a identificar hábitos positivos que le ayuden en sus objetivos. Puede reforzar estos hábitos para evitar nuevos retos en el futuro.

Te recomendamos

¿Qué es un producto básico? (Más 4 tipos de productos básicos)

Cómo ser técnico de aerogeneradores: Requisitos, salario y perspectivas

Cómo prepararse para la escuela de enfermería (con consejos)

107 Preguntas para los representantes de ventas

Resolución de problemas complejos: Definición y pasos

¿Qué es el reclutamiento de ciclo completo? Y 6 pasos para hacerlo con éxito