Cómo llevar a cabo una sesión de brainstorming eficaz

Los equipos pueden generar buenas ideas y soluciones mediante una lluvia de ideas. Las sesiones de brainstorming pueden producir un gran número de ideas y basarse en los conceptos de los demás. Para tener éxito, una sesión de brainstorming debe proporcionar cierta dirección y servir de punto de referencia para el equipo.

En este artículo, hablamos de la importancia de la lluvia de ideas, de sus diferentes tipos, de cómo llevar a cabo una sesión de brainstorming y de consejos para que tu próxima sesión sea más productiva.

¿Qué es una sesión de brainstorming?

Durante una sesión de brainstorming, las personas cooperan y se basan en las aportaciones de los demás para generar nuevas ideas y soluciones imaginativas. Las personas deben sentirse libres de expresar sus pensamientos e ideas durante esta reunión. El objetivo de esta reunión es obtener nuevas perspectivas y ayudarse mutuamente a perfeccionar sus ideas para convertirlas en soluciones prácticas.

¿Por qué es importante la lluvia de ideas?

Muchos equipos pueden beneficiarse de una sesión de brainstorming. La lluvia de ideas es importante por las siguientes razones:

  • Nuevas perspectivas: Una sesión de brainstorming ayuda a un equipo a ver una tarea o un problema desde múltiples perspectivas. Esto puede ayudar a un equipo a asegurarse de que está considerando todos los factores de un proyecto y no está pasando nada por alto.
  • Más ideas: Las sesiones de brainstorming animan a todos a compartir sus ideas, aunque necesiten un poco de trabajo. Una mayor cantidad de ideas da a los equipos más opciones para elegir y desarrollar posteriormente.
  • La unión del equipo: Los empleados pueden tener la oportunidad de conocer mejor a los demás y sus procesos de pensamiento. El aspecto social de una sesión de brainstorming puede ayudar a que todos se sientan más comprometidos con el proyecto y el éxito de su equipo.

Relacionado: Relacionado: 6 consejos para un trabajo en equipo eficaz

Tipos de brainstorming

Hay muchos tipos de técnicas de brainstorming. He aquí algunas de las más comunes que su equipo puede probar:

  • Escribir con el cerebro: Tras conocer el propósito de la sesión, cada miembro del equipo escribe por separado sus ideas. Esto da a la gente la oportunidad de pensar en sus propias ideas originales.
  • Lluvia de ideas en línea: Este tipo de lluvia de ideas es útil para los equipos que trabajan a distancia. Los equipos eligen una ubicación central en línea como Slack, Google Docs o una videollamada para realizar su lluvia de ideas.
  • Rolestorming: Este es un tipo de lluvia de ideas más creativo, ya que el equipo elige una figura y piensa en cómo manejaría la situación. Por ejemplo, tu equipo podría elegir a tu jefe como figura y pensar en ideas a través de su perspectiva.
  • Lluvia de ideas: Tu equipo forma un círculo y luego cada persona tiene la oportunidad de compartir sus ideas mientras todos los demás escuchan. Esto da a todos una oportunidad justa de hablar y contribuir a la sesión.
  • Estallido: En lugar de compartir ideas, todo el mundo propone el mayor número posible de preguntas sobre el tema de la sesión. De este modo se garantiza que el grupo aborde todas las partes del proyecto antes de dedicar tiempo a la puesta en común de ideas.
  • Técnica de la escalera: Con esta técnica, los participantes se sienten animados a compartir sus ideas sin la influencia de los demás. Después de compartir un tema, todos abandonan la sala. A continuación, vuelve a incorporar a cada miembro a la sala, uno por uno. Cuando el nuevo miembro regresa, comparte sus ideas con las personas de la sala primero.
  • Ideación rápida: Esto ocurre cuando se limitan las sesiones de brainstorming a un corto espacio de tiempo. Después de conocer el tema, los miembros del equipo anotan el mayor número de ideas posible.

Cómo llevar a cabo una sesión de brainstorming

Siga estos pasos para llevar a cabo una sesión de brainstorming eficaz:

  1. Decida a quién va a invitar.
  2. Instruya a todos para que se preparen.
  3. Cree un espacio de reunión cómodo.
  4. Establezca algunas reglas básicas.
  5. Guíe la discusión.
  6. Anote todo.

1. Decide a quién invitar

A la hora de elegir a quién incluir en una sesión de brainstorming, determine quiénes son parte integrante del proyecto o del problema que está discutiendo. Sólo quieres a unas pocas personas para que todos tengan la oportunidad de compartir sus ideas. Elige a personas que tengan un conjunto de habilidades y procesos de pensamiento diferentes.

2. Indique a todos que se preparen

Antes de la sesión de brainstorming, comunica a todos los participantes cuál es el objetivo de la reunión. Puede ser resolver un problema o pensar en ideas para un nuevo proyecto. Asegúrate de que los objetivos de la sesión de brainstorming son lo más claros posible.

Indique a su equipo que realice una sesión individual de brainstorming antes de la reunión. De este modo, todos estarán preparados con algunas ideas iniciales que pueden ayudar a que la sesión sea más productiva. Haz saber a los participantes que no es necesario que todas sus ideas estén completamente formadas y que sólo es importante que dediquen un poco de tiempo a pensar en el objetivo de la reunión.

3. Crea un espacio de reunión cómodo

Asegúrate de que la sala de reuniones cuenta con todos los recursos, herramientas y tecnología necesarios para que la sesión de brainstorming sea un éxito. Ayuda a los miembros de tu equipo a mantenerse alerta asegurándote de que la sala está bien iluminada. También puedes tener botellas de agua y refrescos ligeros para ayudar a tu equipo a mantenerse concentrado.

4. Establezca algunas reglas básicas

Algunas personas se sienten cómodas en las sesiones de brainstorming, mientras que otras pueden necesitar más estímulos para compartir sus ideas. Establece algunas reglas iniciales para crear un entorno en el que todos se sientan libres para hablar. Estas son algunas de las reglas de la lluvia de ideas que hay que seguir:

  • Mantén la reunión libre de juicios.
  • Da a los demás la oportunidad de hablar.
  • Piensa en todas las ideas posibles.
  • Todas las ideas tienen potencial.
  • Acepta y aprovecha las ideas del otro'.
  • Redirija las ideas que no beneficien al equipo.

5. Guiar el debate

A lo largo de la sesión, es posible que tenga que redirigir a su equipo hacia el objetivo de la reunión. Deja que se apoyen unos en otros y que aporten ideas creativas, pero asegúrate de que la lluvia de ideas se haga teniendo en cuenta los objetivos. Si observas que una persona podría hacer más aportaciones, pregúntale si tiene alguna idea. Los miembros más tranquilos del equipo pueden simplemente necesitar más estímulo para hablar.

6. Anote todo

10. Es útil tener cerca un ordenador portátil, un cuaderno o una pizarra durante las sesiones de brainstorming. Anote cada pensamiento e idea que compartan los miembros del equipo. Es posible que una idea inicial evolucione completamente hacia otra, por lo que debes asegurarte de que recuerdas cómo empezaste la discusión. Al final de la reunión, puedes examinar todas las ideas y reducir las que son útiles y realistas.

Relacionado: Guía para desarrollar equipos de alto rendimiento

Consejos para una mejor sesión de brainstorming

Sigue estos consejos para mejorar tus sesiones de brainstorming:

  • Invite a personas de diferentes orígenes. Un grupo diverso de personas puede tener diferentes habilidades y experiencias. Esto es útil para obtener nuevas perspectivas y puntos de vista. Es bueno mirar un problema desde diferentes ángulos para encontrar ideas más originales e innovadoras.
  • Cambie su enfoque durante la reunión. Aunque es importante tener en cuenta todas las ideas, también es crucial dedicar tiempo a discutir otras ideas. De este modo, tu equipo puede explorar más opciones y sacar más provecho de la reunión.
  • Identifique sus limitaciones. La mayoría de los proyectos tienen presupuestos y recursos limitados. Prepare a todos para la reunión informándoles de estas limitaciones. De este modo, todos podrán centrarse en las ideas que son realmente factibles.
  • Recuerda que el silencio puede ser útil. A lo largo de la sesión puede haber momentos en los que todo el mundo se quede callado. Esto suele significar que están pensando en otras ideas o resolviendo un problema. En estos casos, dé a todos la oportunidad de pensar en silencio.
  • Permita que haya ideas anónimas. Antes y después de la reunión, dé a los participantes la oportunidad de enviar sus ideas de forma anónima. Esto anima a participar a las personas a las que les resulta difícil compartir ciertas ideas delante del grupo. Algunas personas simplemente prefieren escribir sus ideas en lugar de compartirlas en persona.