Cómo ser accesible en el trabajo

Ser accesible puede mejorar sus relaciones e interacciones tanto sociales como profesionales. Puede ayudarle a comunicarse, colaborar y establecer una red de contactos más eficaz en el trabajo y en los actos sociales. Puedes desarrollar esta habilidad si eres consciente de cómo tus palabras, acciones y lenguaje corporal afectan a otras personas.

En este artículo, te explicamos cómo ser accesible en el trabajo para que tu carrera tenga éxito.

¿Qué significa ser accesible?

Las personas accesibles son acogedoras, amables y fáciles de hablar. Hacen que la gente se sienta a gusto a su alrededor y se ganan la confianza con facilidad. Sus amigos y colegas los encuentran interesantes y atractivos para hablar en general. Como suelen ser tranquilas y seguras de sí mismas, las personas accesibles suelen tener conversaciones productivas, grandes redes profesionales y buenas relaciones de equipo.

Cómo ser accesible

Puedes mejorar tu accesibilidad a través de tu actitud, comportamiento, lenguaje corporal y palabras. Aquí tienes los pasos que puedes dar para ser más accesible en entornos profesionales:

1. Sonríe

Una expresión facial amable puede resultar atractiva para la gente. Mantenga una sonrisa cálida pero natural cuando camine por la oficina o en un evento de trabajo. Cuando hagas contacto visual con alguien, agradécelo con una sonrisa más grande. Otros momentos para sonreír son

  • Cuando conoces a alguien por primera vez
  • Si la persona a la que miras o con la que hablas sonríe
  • Cuando alguien dice algo divertido
  • Al despedirse o abandonar un grupo o una conversación

Practica la sonrisa de forma natural pensando en las cosas que te hacen feliz.

2. Establecer contacto visual

También puedes animar a la gente a acercarse a ti mediante el contacto visual. Mantén el contacto visual cuando saludes a alguien y durante las conversaciones. Si estás en una conferencia o un evento, mantén el contacto visual y sonríe a los desconocidos si miran en tu dirección. Si sientes que estás mirando fijamente cuando estableces el contacto visual, parpadea de vez en cuando o céntrate en la zona entre los ojos de la persona.

3. Inclinarse hacia la gente

Cuando hables con alguien, orienta tu cuerpo hacia él para mostrar tu interés en la conversación. Concéntrate en girar los pies y las piernas hacia la persona, y tu cuerpo te seguirá. Hazlo tanto si estás sentado como de pie. Si estás sentado, también puedes inclinarte ligeramente para mostrar que estás escuchando y participando.

4. Mirar hacia arriba

Mantén la cabeza y la vista alta cuando camines por la oficina o los eventos. Cuando miras hacia arriba y hacia delante, es más fácil establecer contacto visual y saludar a la gente. Además, muchas personas leen tu cara para determinar tu accesibilidad. Si miras al suelo o a tus pies, no pueden evaluar tu interés.

5. Evite estar inquieto

Los hábitos nerviosos pueden hacerte parecer ansioso. Evite juguetear con cosas como el bolígrafo, las llaves o el pelo, o hacer algo de lo que no sea consciente, como crujir los nudillos o tocarse la cara. Cuando interactúes con la gente, céntrate en mantener las manos a los lados o en el regazo o en usarlas para gesticular en lugar de moverte durante las conversaciones.

6. Reflejar a las personas

Reflejar o imitar el lenguaje corporal de otra persona puede hacer que tanto usted como ese individuo se sientan más cómodos. También es una estrategia útil si no estás seguro de cómo pararte o comportarte. Asegúrate de que tus acciones de imitación sean sutiles. Puedes asentir, sonreír o cambiar ligeramente de posición cuando tu interlocutor haga lo mismo.

7. Asiente con la cabeza

Asiente con la cabeza durante las conversaciones para demostrar que estás escuchando, prestando atención e interesado en lo que dice la otra persona. Asentir con la cabeza demuestra que quieres hablar con esa persona. Sin embargo, asiente con suavidad y moderación, para que esta señal no verbal parezca natural. Practique asentir cuando la otra persona diga algo con lo que esté de acuerdo.

Relacionado: Habilidades de comunicación no verbal: Definición y ejemplos

8. 1. Sé positivo

La positividad atrae a la gente, tanto si lo demuestras con tus palabras como con tu lenguaje corporal y tu energía. Cuando te cruces con alguien en el trabajo, haz un comentario positivo o haz un cumplido para hacerle saber que eres amable y estás abierto a la interacción. Saluda a tus compañeros de trabajo de una manera acogedora y genuina que demuestre que te gustan. Concéntrese en tener una energía cálida y positiva que invite a la gente a conectar con usted.

9. Ignora tu teléfono

Es importante estar presente y accesible en entornos profesionales, lo que a menudo significa dejar de lado el teléfono. Si estás mirando el teléfono, la gente puede pensar que estás ocupado. Puede que no interactúen con usted porque no quieren interrumpirle. El teléfono también puede distraerle de establecer contacto visual, conexiones y conversaciones con las personas que le rodean, sobre todo en conferencias y grandes eventos en los que el networking es esencial.

Relacionado: Guía de la etiqueta en los negocios

10. Tener una postura abierta

Una postura abierta demuestra confianza y puede hacer que la gente se sienta cómoda al acercarse a ti. Practique una postura abierta mediante:

  • Sentarse erguido con los hombros hacia atrás
  • Inclinarse ligeramente hacia los interlocutores durante las conversaciones
  • Colocar las manos a los lados en lugar de en los bolsillos o sobre el pecho
  • Mantener la mirada hacia arriba y hacia adelante

Practica una postura abierta durante las reuniones, en situaciones sociales y cuando alguien entra en tu oficina. Este lenguaje corporal es atrayente y muestra que estás interesado en la otra persona.

Relacionado: Cómo entender y utilizar el lenguaje corporal en el trabajo

11. Mostrar interés

Interésese por lo que dicen los demás o por las cosas que les gusta hacer. Pregunte por sus aficiones o por lo que han hecho durante el fin de semana para animarles a abrirse a usted. Demuestre su interés escuchando atentamente lo que dicen los demás y haciendo preguntas de seguimiento. Si la gente cree que te preocupas por sus intereses, opiniones o problemas, es más probable que se acerquen a ti.

12. Iniciar conversaciones

Puede que tenga que iniciar conversaciones e interacciones para mostrar a la gente que es accesible. En lugar de esperar a que alguien inicie una conversación contigo en el trabajo o en una conferencia, da el primer paso. Establezca contacto visual para entablar conversación con la gente y extienda la mano para estrecharla. Prepárate con algunas preguntas que puedas hacer para iniciar la conversación.

13. Mantener la cara y el cuerpo visibles

La gente se siente cómoda cuando puede ver sus ojos y su expresión facial. Evite llevar objetos que le tapen la cara en entornos profesionales, como gafas de sol, sombreros o bufandas grandes. Asimismo, evite cubrirse la cara con objetos como el teléfono o la tableta, periódicos o revistas e incluso las manos.

14. Viste de forma profesional

Tu aspecto puede causar una primera impresión positiva en los demás. Practica una buena higiene y vístete adecuadamente (de forma profesional, pero sin excederte en la vestimenta para la situación) para que la gente quiera estar cerca de ti. Cuando te sientes bien con tu aspecto, también te sientes más seguro de ti mismo, que es un rasgo que tienen las personas accesibles. Considera la posibilidad de llevar un accesorio, una camisa, una corbata o un bolso únicos que puedan inspirar a la gente a comentar y entablar una conversación.

Relacionado: Su guía de vestimenta profesional para los negocios (con ejemplos)

15. Hazle un hueco a la gente

Si está hablando con un grupo, deje espacio para que otros se unan. Mantenga el círculo abierto y acogedor poniendo espacio entre usted y sus compañeros o colegas. Mantén una postura abierta en lugar de inclinarte hacia la conversación. Esta estrategia te hace parecer más acogedor y amistoso.

16. Prueba cosas nuevas

Para ser más abierto y accesible, puede ser beneficioso probar cosas y experiencias nuevas que le hagan conocer diferentes opiniones, culturas y estilos de comunicación. Por ejemplo, podrías

  • Viajar a otro estado o país
  • Prueba una nueva actividad cada mes
  • Sea un turista en su propia ciudad
  • Lea o vea documentales sobre diferentes culturas o puntos de vista

Probar cosas nuevas también te proporciona más temas de conversación y puntos de discusión con las personas que conoces en entornos profesionales.