Aprenda a ser un facturador médico

Infórmate sobre los requisitos y expectativas del trabajo de facturador medico, incluyendo el salario, la formación y la experiencia.

¿Qué hace un facturador médico?

Los facturadores médicos son técnicos de información sanitaria que gestionan los pagos de los saldos de los pacientes y supervisan las reclamaciones de los seguros para un proveedor de atención sanitaria. Estos profesionales pueden trabajar para una gran variedad de consultorios sanitarios, incluidos centros de atención primaria, clínicas, hospitales y especialistas. Algunas responsabilidades comunes son:

  • Crear facturas basadas en los códigos de presentación asignados a los procedimientos médicos

  • Enviar las reclamaciones a las compañías de seguros por vía electrónica y por correo

  • Enviar facturas a los pacientes por los saldos restantes después de los pagos del seguro

  • Comunicarse con los representantes de las compañías de seguros para hacer un seguimiento de los pagos y confirmar la información sobre la cobertura del paciente

  • Investigar las reclamaciones denegadas y las facturas pendientes de los pacientes para garantizar que el proveedor reciba el pago

  • Gestionar los pagos de los pacientes y actualizar la información por teléfono y en persona

  • Equilibrar las reclamaciones enviadas y los pagos recibidos para registrar con exactitud los ingresos mensuales del proveedor Los sueldos de los facturadores médicos dependen del nivel de formación y de la experiencia del empleado, así como del lugar en el que trabaje. Para obtener la información salarial más actualizada de Indeed, haga clic en el enlace de salarios.

    • Salario común en Estados Unidos: 16,55 dólares por hora
    • Algunos salarios oscilan entre 7,25 y 29,50 dólares por hora.

    Requisitos de los facturadores médicos

    Estos profesionales de la información sanitaria suelen necesitar requisitos específicos para obtener un empleo y buscar oportunidades de ascenso:

    Educación

    Muchos empleadores exigen a los candidatos a facturador médico algún tipo de educación postsecundaria, como cursos completos o certificación en facturación médica. Los cursos de facturación médica se ofrecen a menudo a través de colegios comunitarios o escuelas de formación profesional. Algunos empleadores pueden preferir un título de asociado en tecnología de la información sanitaria, administración sanitaria o un campo relacionado. Los facturadores médicos también pueden optar por cursar una licenciatura en administración sanitaria, negocios u otro campo relacionado para obtener una formación más completa y, posiblemente, aumentar su potencial de ingresos y sus oportunidades de ascenso.

    Formación

    Los programas postsecundarios y los títulos de asociado en tecnología de la información sanitaria y otros campos relacionados proporcionan a estos profesionales los conocimientos necesarios sobre códigos médicos, terminología, pólizas de seguros, reglamentos de información sanitaria y otros conceptos fundamentales. Algunos programas pueden ofrecer formación en el uso de software de facturación médica, en la creación de documentación y facturas, en la organización y el análisis de datos con software de hojas de cálculo y en otras tareas informáticas relacionadas con la función.

    Esta formación puede aplicarse a menudo en el lugar de trabajo, donde se imparte más formación, a menudo bajo la supervisión de un facturador médico actual o de un director de oficina. Los facturadores médicos recién contratados pueden aprender a utilizar el software de facturación médica que prefiere su empleador y los procesos de facturación específicos que utiliza la consulta. Durante su formación inicial, también pueden familiarizarse con las necesidades comunes de los pacientes de su empleador y comprender mejor el estado actual de las reclamaciones y facturas pendientes.

    Certificaciones

    Algunos empleadores pueden exigir una certificación para demostrar las habilidades y los conocimientos necesarios para convertirse en un facturador médico profesional, y los candidatos pueden optar por obtener certificaciones para ampliar su formación y documentar su experiencia. Las siguientes certificaciones pueden ayudarle a conseguir un empleo, avanzar en su carrera y, posiblemente, aumentar su potencial de ingresos:

    Técnico en Información Sanitaria Registrado (RHIT)

    Avalada por la Asociación Americana de Gestión de la Información Sanitaria, esta certificación evalúa la capacidad de un profesional para documentar con precisión las reclamaciones de los pacientes y contribuir de forma productiva a la organización financiera de una consulta. Esta certificación requiere que los candidatos tengan un título de asociado en gestión de la información sanitaria y completen un examen de 3,5 horas de elección múltiple que abarca temas como el análisis de datos de pacientes, el mantenimiento de registros sanitarios y el cumplimiento de la normativa.

    Certified Professional Biller (CPB)

    Esta certificación, otorgada por la Academia Americana de Codificadores Profesionales, demuestra la competencia de un facturador para presentar reclamaciones dentro de las normativas nacionales de atención sanitaria y un conocimiento profundo de una variedad de planes de seguros, incluidos los programas financiados por el gobierno y los privados. El CPB también pone a prueba la familiaridad de un facturador con los códigos numéricos reconocidos a nivel nacional asignados a la variedad de procedimientos médicos. La certificación requiere la superación de un examen de 200 preguntas de opción múltiple que abarca la codificación, las políticas de facturación y el cumplimiento de las normas.

    Habilidades

    A continuación se exponen algunas habilidades y cualidades comunes que ayudan a estos profesionales en su trabajo:

    Servicio al cliente

    Los facturadores médicos utilizan unas habilidades excepcionales de servicio al cliente para hablar de las cuentas y los pagos de los pacientes, abordando a menudo situaciones difíciles o delicadas. Practican la empatía y la escucha activa para comprender plenamente las necesidades de los pacientes y responder a las preguntas relativas a las reclamaciones.

    Organización

    Estos profesionales deben ser capaces de documentar de forma precisa y exhaustiva los procedimientos de los pacientes en forma de reclamaciones y facturas, lo que requiere atención al detalle y capacidad de organización. Los documentos pueden enviarse electrónicamente y por correo, por lo que la capacidad de recibir, clasificar y archivar adecuadamente la información es necesaria para garantizar la eficiencia.

    Los conocimientos informáticos

    Los facturadores médicos suelen utilizar varios programas de software para crear y enviar las reclamaciones, así como para organizar los datos de los pacientes. Deben sentirse cómodos realizando tareas en un ordenador y aprendiendo nuevos programas y procesos de documentación electrónica que son cada vez más comunes en el sector sanitario.

    Análisis de datos

    Estos profesionales a menudo tienen que navegar por datos complejos y utilizar el pensamiento crítico y las habilidades de resolución de problemas para encontrar posibles errores, entender las reclamaciones y revisar los historiales financieros de los pacientes.

    Habilidades matemáticas

    Los facturadores médicos pueden necesitar realizar cálculos básicos a la hora de cuadrar la cuenta de un paciente. Las habilidades matemáticas pueden ayudar a estos profesionales a proporcionar rápidamente actualizaciones financieras a pacientes y proveedores.

    Discreción

    Debido a la sensibilidad de la información con la que trabajan, los facturadores médicos necesitan un alto nivel de discreción y deben cumplir con los protocolos de seguridad de la información sanitaria exigidos por el gobierno federal, tal y como designa la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros Médicos (HIPAA). Estos profesionales deben mantener la seguridad de los datos cuando discuten la información con los pacientes, los proveedores de servicios sanitarios, los colegas de facturación y los representantes de las aseguradoras.

    Entorno de trabajo del facturador médico

    Estos profesionales suelen trabajar en un entorno de oficina, a menudo en un departamento de una consulta, una clínica u otro centro sanitario. Algunos facturadores médicos pueden trabajar para empresas de gestión de la información sanitaria que proporcionan contratistas para gestionar las cuentas de sus clientes . Dependiendo de las necesidades de la consulta o de su empleador, algunos facturadores médicos pueden trabajar en lugares distintos o a distancia desde su casa.

    Estos entornos suelen incluir las siguientes características:

    • Estar sentado durante periodos prolongados
    • Utilizar ordenadores, impresoras y otros equipos de oficina
    • Comunicarse por teléfono y en persona con los pacientes, los profesionales y los compañeros de facturación

    Cómo convertirse en facturador médico

    A continuación se indican los pasos más comunes para seguir esta trayectoria profesional:

    1. Seguir la educación necesaria.

    Estos profesionales pueden obtener un diploma de bachillerato o un GED (Diploma de Educación General) y completar los cursos de facturación médica en un colegio comunitario o escuela de formación profesional, lo que a menudo da lugar a una certificación postsecundaria. Otros profesionales optan por obtener un título de asociado en tecnología de la información sanitaria o en un campo relacionado, o por obtener una licenciatura en. Tenga en cuenta sus objetivos profesionales y el tipo de empleador para el que desea trabajar a la hora de seleccionar qué tipo de formación seguir.

    2. Considere las certificaciones.

    Algunos empleadores pueden preferir certificaciones como la RHIT o la CPB para demostrar su experiencia y conocimiento de las normativas de la HIPAA, los procesos de facturación médica aceptados y otras habilidades necesarias.

    3. Adquiera experiencia a nivel de entrada.

    Mientras persigue su educación o certificación, considere la posibilidad de buscar un puesto de entrada en un consultorio médico, como un papel de recepcionista, para construir su red profesional y practicar sus habilidades de servicio al cliente al interactuar con los pacientes. Después de seguir la formación y obtener la certificación, solicite puestos de facturador médico de nivel básico para empezar a ganar experiencia en el trabajo.

    4. Considere la posibilidad de ampliar su formación.

    Los facturadores médicos con certificación o un título de asociado pueden seguir una licenciatura para ampliar su formación y posiblemente avanzar hasta un facturador médico senior u otro puesto de liderazgo dentro del departamento. Algunos facturadores médicos también optan por completar cursos y certificarse en codificación médica para abrir su carrera a nuevas responsabilidades.

    5. Actualice su currículum vitae.

    Incluya en su currículum vitae su nivel más alto de estudios, su experiencia laboral relevante, sus habilidades y sus logros. Busque puestos vacantes de facturador médico en su zona y presente su solicitud con una carta de presentación adaptada a cada puesto utilizando las palabras clave de la descripción del mismo.

    Ejemplo de descripción de puesto de facturador médico

    La Clínica Comunitaria de Hartford está buscando un facturador médico excepcional para incorporarse al departamento de facturación y contabilidad. El candidato debe tener un título de Técnico en Informática de la Salud o un título en un campo relacionado, además de la certificación de facturación médica. El candidato cualificado debe tener tres años de experiencia en el manejo de cuentas de pacientes y debe sentirse cómodo interactuando con los pacientes a diario, comunicándose con las compañías de seguros para hacer un seguimiento de las reclamaciones impagadas y ser capaz de manejar discretamente los datos de los pacientes según los requisitos de la HIPAA.

    Carreras relacionadas

    • Asistente de oficina médica
    • Empleado de registros médicos
    • Recepcionista médico
    • Codificador médico