Cómo Tomar Decisiones Más Rápidas en 6 Pasos (Más Beneficios y Consejos)

Los profesionales suelen tener que tomar muchas decisiones, tanto pequeñas como grandes, de forma habitual. Aprender a tomar decisiones más rápidas puede ayudar a minimizar la posibilidad de experimentar fatiga en la toma de decisiones, mejorar sus habilidades de gestión del tiempo e incluso optimizar su capacidad para elegir la mejor opción. Para tomar decisiones más rápidas, es crucial comprender los pasos y métodos que puede utilizar durante el proceso de toma de decisiones. En este artículo, analizamos por qué es importante tomar decisiones con rapidez, explicamos cómo tomar decisiones más rápidas y ofrecemos consejos para mejorar la velocidad de su proceso de toma de decisiones.

¿Qué es una decisión empresarial? Definición y tipos

¿Por qué es importante tomar decisiones más rápidas?

Tomar decisiones más rápidas puede beneficiarle a usted como individuo y a su empresa. He aquí algunas razones por las que tomar decisiones más rápidas es importante:

  • 2. Optimizar la rentabilidad: Las empresas que dedican demasiado tiempo a la toma de decisiones pueden comprobar que sus costes operativos son más elevados, ya que dedican más tiempo a realizar menos tareas. Si aprende a tomar decisiones más rápidamente, su empresa puede ahorrar dinero y aprovechar mejor sus horas de funcionamiento.
  • Reducción de la posibilidad de fatiga en la toma de decisiones: La fatiga de decisión se refiere al agotamiento por gastar demasiada energía mental o emocional tratando de tomar decisiones. Cuando se sabe cómo decidir con mayor eficiencia, se disminuye la probabilidad de experimentar la fatiga de decisión.
  • Decisiones mejoradas: Aunque pueda parecer que pasar mucho tiempo decidiendo le permite tomar mejores decisiones, pasar demasiado tiempo tomando decisiones puede disminuir su capacidad de analizar sus opciones de forma eficaz. Tomar decisiones más rápidamente puede ayudarle a evaluar sus opciones y los factores que influyen en ellas con mayor claridad.

Relacionado: Cómo hacer un esquema de decisión en 7 pasos

Cómo tomar decisiones más rápidas

Este es un proceso para tomar decisiones más rápidas en seis pasos:

1. Determine lo que está en juego

Calcula lo que está en juego o la importancia de tu decisión. En el caso de las decisiones de bajo riesgo, dedica menos tiempo a la elección, de modo que puedas tener más energía para las decisiones de mayor importancia. Una decisión puede ser de bajo riesgo si se cumplen uno o varios de los siguientes aspectos:

  • El entorno es uno con el que está familiarizado. Si entiende las circunstancias de la decisión, puede ser una elección menos arriesgada. Por ejemplo, si ya ha tomado decisiones sobre las nóminas, ya conoce muchos de los factores que intervienen en la toma de decisiones relacionadas con las nóminas y podría gastar menos energía en futuras decisiones sobre las nóminas.
  • Puedes cambiar la decisión más tarde. Si una decisión puede revertirse o modificarse fácilmente, es posible que no tenga que dedicar tanto tiempo a la elección.
  • Las consecuencias son mínimas. El impacto potencial de una decisión es crucial a la hora de evaluar si una decisión es de bajo o alto riesgo. Por ejemplo, la elección de un lugar para una comida de negocios se considera generalmente de bajo riesgo porque los efectos de esa decisión probablemente no importarán en unas pocas horas o días.

2. Conozca su objetivo

Determine su objetivo final al tomar la decisión. Tener presente su objetivo durante todo el proceso de toma de decisiones puede ayudarle a centrarse en los factores y posibilidades más relevantes para su objetivo. Por ejemplo, si está tratando de decidir una nueva estrategia de marketing, su objetivo podría ser impulsar el compromiso de los clientes.

Relacionado: Metodologías para la toma de decisiones (con definiciones y ejemplos)

3. 2. Diseñar los criterios

Crea un conjunto de criterios que te ayuden a evaluar las distintas opciones. Seleccione criterios que estén relacionados con su objetivo final. También es importante que sus criterios sean lo más objetivos posible. Por ejemplo, si está determinando un nuevo producto a desarrollar, sus criterios pueden incluir la necesidad del mercado y la rentabilidad.

4. Reunir pruebas

Reúne hechos, datos e información relevantes. Disponer de estas pruebas objetivas puede ayudarle a comprender la situación a fondo y a avanzar con confianza en su elección final. Si, por ejemplo, estás gestionando un proyecto gigantesco en el trabajo, puedes recopilar estadísticas relacionadas con tus proyectos anteriores o hablar con anteriores directores de proyecto.

5. Minimizar las emociones

Intente minimizar sus sentimientos personales sobre la decisión. A veces, puede pasar más tiempo tomando una decisión porque podría afectarle a usted, a sus colegas o a otras personas de su red. Sin embargo, en general, es mejor centrarse en los hechos objetivos y no en las emociones cuando se toman decisiones relacionadas con el negocio. Considera la posibilidad de probar una o varias de las siguientes estrategias para ayudarte a tomar tu decisión basándote principalmente en hechos y objetivos:

  • Colaborar con los demás. Habla con otras personas afectadas por la decisión para ver qué criterios u objetivos les importan más. También puedes hablar con una parte neutral para obtener una visión más objetiva de la situación.

  • Escriba sus opciones. Haz una lista de todas tus opciones, junto con los pros y los contras de cada una. Anotar tus opciones puede ayudarte a centrarte en la información más esencial.

  • Fija un temporizador o ponte una fecha límite. Cree un plazo autoimpuesto para cuando deba tomar la decisión. También puedes poner un temporizador que te anime a decidir en unos minutos u horas.

  • Consulte con un experto. Busque a alguien con conocimientos relacionados con su decisión. Por ejemplo, si está analizando las opciones de carrera para usted, vea si puede hablar con personas que ya tienen esas carreras.

6. Comprométase con su decisión

Una vez que haya seleccionado la mejor opción, comprométase con esa decisión. Algunas personas tardan en decidirse porque reevalúan continuamente sus opciones. Si se adhiere a su decisión, reducirá las probabilidades de experimentar fatiga en la toma de decisiones y mejorará su capacidad de progresar mentalmente hacia la siguiente tarea.

Relacionado: La importancia de tomar decisiones con seguridad

2. Consejos para tomar decisiones más rápidas

Estos son algunos consejos que le ayudarán a tomar decisiones eficaces con mayor rapidez:

Delegar responsabilidades

Si es posible, delega la decisión en otra persona. Los directivos y otros líderes de la empresa pueden dar ciertas responsabilidades de toma de decisiones a sus supervisados. Si decide delegar una de sus decisiones pendientes, asegúrese de que el empleado dispone de toda la información necesaria relacionada con la decisión o de las herramientas que pueden ayudarle a obtenerla.

Relacionado: Cómo delegar trabajo a los empleados: Preguntas y consejos frecuentes

Limite su investigación

Márquese unos límites en cuanto al tiempo que dedica a la investigación. Con tantos datos disponibles, puede ser fácil pasar mucho tiempo recopilando información y datos. Sin embargo, puede llegar a un punto en el que la recopilación de datos le lleve a analizar en exceso todas las opciones y a fatigarse. He aquí algunas formas de poner límites a la fase de investigación de tu proceso de toma de decisiones:

  • Utiliza sólo fuentes acreditadas. Cuando investigue en línea o a través de publicaciones, consulte sólo las fuentes más reputadas o expertas. Esto puede incluir sitios web gestionados por gobiernos o publicaciones creadas por instituciones académicas.
  • Crea resúmenes de tus datos. Si hay muchos datos disponibles relacionados con su decisión, utilice técnicas de procesamiento de datos para fusionar los conjuntos de datos. Reducir los datos estratégicamente puede facilitar su evaluación y comprensión al valorar sus opciones.
  • Establece una fecha límite o un número máximo de fuentes. Decida con antelación cuántas horas o días piensa dedicar a la fase de investigación. Como alternativa, o además, podrías determinar de antemano cuántas fuentes piensas revisar.

Confía en tu intuición

En general, los profesionales toman las decisiones empresariales más eficaces utilizando la lógica, los datos objetivos y las metas a largo plazo. Sin embargo, a veces pueden acabar con varias opciones que tienen sentido desde una perspectiva lógica. En este caso, escuche y confíe en su intuición, o en su sentido interno de que una opción puede ser la mejor.

Relacionado: 9 Sesgos en la toma de decisiones que hay que reconocer y abordar

No dudes en cometer errores

A algunas personas les cuesta decidirse rápidamente porque les preocupa tomar la decisión equivocada. Intente aceptar el hecho de que a veces pueden producirse errores durante su proceso de toma de decisiones y que eso es perfectamente normal. Si te equivocas, reconoce tu error y evalúa lo ocurrido. Con esta actitud y enfoque, ese error puede convertirse en una experiencia de aprendizaje que te ayude a modificar el error o a mejorar tus decisiones futuras.

Te recomendamos

14 Formas de asumir la responsabilidad en el trabajo

Recompensas Intrínsecas: Qué son y por qué son importantes

¿Qué es el SaaS (Software-as-a-Service)?

¿Qué son los activos corrientes netos? (Con fórmula NCAVPS y consejos)

Comportamiento del consumidor: Definición, tipos y estrategias

Beneficios de la gestión de flujos de trabajo y 13 mejores software de gestión de flujos de trabajo