Cómo tomar una decisión difícil en el trabajo

Tomar decisiones en el lugar de trabajo puede ser a veces un reto, pero desarrollar la capacidad de tomar buenas decisiones en cualquier situación puede ayudarte en tu carrera. Cuanto mayor sea el impacto de tus decisiones, más difícil será tomarlas. Es importante aprender a tomar decisiones, tener confianza en ellas y mantenerlas. Cuando lo hagas, podrás demostrar más fácilmente tu capacidad de liderazgo a los demás miembros de tu equipo. En este artículo, exploramos las estrategias proactivas que le ayudarán a tomar decisiones difíciles con confianza y eficacia.

Cómo tomar una decisión difícil en el trabajo

Hay un montón de decisiones que tendrás que tomar en el trabajo cada día, pero por suerte también hay muchos métodos diferentes para tomar esas decisiones. He aquí algunas formas de tomar decisiones difíciles con más facilidad y de ser más feliz con los resultados:

  1. Piensa en tus opciones sin darle demasiadas vueltas.
  2. Reserve tiempo para tomar decisiones.
  3. Considera los resultados futuros.
  4. Tome una decisión informada.
  5. Colabora con tus compañeros de trabajo.
  6. Practica ser decisivo.

Relacionado: Métodos de toma de decisiones para el trabajo

1. Piensa en tus opciones sin darle demasiadas vueltas

Cuando tenga que tomar una decisión difícil, puede acabar yendo y viniendo entre sus opciones sin saber cuál es la mejor. Independientemente de cuáles sean esas opciones, es probable que haya pros y contras para cada una de ellas.

Por ejemplo, si tienes un problema con un compañero en tu lugar de trabajo, puede que estés indeciso sobre si hablar o no con un supervisor o acudir a él directamente. Si hablas con tu supervisor, puede que te solucione el problema, pero podría llegar a tu compañero de trabajo. Sin embargo, es posible que el problema no se resuelva del todo si no acudes a la alta dirección;

Es importante que pienses bien tus opciones, pero esto no significa que tengas que pensar demasiado tu decisión. Ir de un lado a otro de las opciones sin una respuesta clara puede provocar un estrés innecesario. Para sentirte más feliz y seguro de tu decisión, intenta escribir tus opciones en un papel. Escribe los pros y los contras para que puedas visualizar cuáles superan a los demás.

Si al anotar las opciones no se consolida la elección, pruebe a pedir consejo a un amigo o familiar. A veces, escuchar la opinión de otra persona le ayuda a darse cuenta de qué opción le parece correcta. Por ejemplo, si estás tratando de decidir si pedir o no un aumento de sueldo, escuchar a un amigo que te diga que lo hagas puede hacer que te des cuenta de que siempre quisiste pedirlo.

2. Reservar tiempo para tomar decisiones

En el trabajo, probablemente te pongas como objetivo mantenerte ocupado y seguir con tus tareas, pero es fácil distraerse cuando tienes muchas cosas en las que pensar. Por ejemplo, piensa que tienes que mantener una conversación importante con tu jefe por la que estás nervioso, pero no sabes cuándo debes hacerlo ni cómo empezarla;

En lugar de dejar que estas distracciones afecten a tu jornada laboral, intenta reservar un tiempo específico para tomar tus decisiones difíciles pero necesarias. Puede ser tu pausa para comer o un descanso de quince minutos que te tomes para levantarte de tu mesa y pasear. Deja a un lado tu trabajo y date un tiempo determinado para tomar una o dos decisiones, en lugar de dejar que te distraigan todo el día.

Incluso puedes considerar la posibilidad de programar un temporizador en tu teléfono. Si tienes que tomar tres decisiones importantes en tu pausa de treinta minutos para comer, pon el temporizador para diez minutos cada vez y empieza con la primera decisión antes de pasar a las demás.

Puede ahorrarse mucho tiempo si toma sus decisiones de forma más rápida y eficaz, sin dejar que afecten a la productividad de toda la jornada laboral. Haga su elección y luego vuelva a trabajar. A menudo puede resultar abrumador tener que tomar una decisión difícil, por lo que acabar con ella en lugar de pensar en ella todo el día puede reducir tu ansiedad y hacer que te sientas más relajado después.

3. Considera los resultados futuros

Aunque es importante no pensar demasiado en una decisión, también es necesario pensar en los efectos a largo plazo que podrían repercutir en tu futuro para elecciones más importantes. Por ejemplo, puede que lleves diez años trabajando en una empresa y sientas que podrías ser más feliz en otro sitio, así que estás pensando en dejarlo. Hay muchos factores que hay que tener en cuenta porque tu trabajo y tu sueldo de ese trabajo afectan a la mayoría de los demás aspectos de tu vida. Una decisión como esta puede parecer muy abrumadora, pero es importante pensar en el impacto que tendrá tu elección en tu futuro.

En lugar de pensar sólo en los próximos minutos u horas, el objetivo es orientarse hacia el futuro.

Si dejas tu trabajo hoy, puede que mañana estés más feliz y menos estresado, pero cuando tengas que pagar tus facturas, puede que te encuentres en una situación difícil. Así que, antes de tomar esa importante decisión demasiado rápido, considera cómo te afectarán tus opciones el año que viene o incluso dentro de cinco o diez años. ¿Es posible que tu jefe te dé el ascenso que tanto deseas si te quedas un tiempo más? O tal vez _deberías _dejar el trabajo, pero no hasta que hayas conseguido otra oferta de trabajo en otro lugar.

No piense sólo en lo que está sucediendo ahora. Piensa en a continuación, . Esto hace que tu cerebro pase del modo reacción al modo estrategia, y esto te ayudará a sentir que has tomado la decisión correcta en lugar de una apresurada de la que podrías acabar arrepintiéndote algún día.

4. Tomar una decisión informada

Algunas elecciones no pueden hacerse simplemente pensando en las opciones. A veces es necesario investigar un poco para estar más seguro de que entiendes la decisión que estás tratando de tomar. Tanto si te sientas ante un ordenador para buscar información como si pides consejo en la oficina, el objetivo es tomar una decisión informada.

Una forma de obtener la información que necesita es analizar los datos alrededor de su lugar de trabajo. Supongamos que está tratando de decidir si comprar nuevos ordenadores para su empresa, y no está seguro de si los beneficios de una mejor tecnología compensarían el coste. Para tomar decisiones empresariales con conocimiento de causa como ésta, tienes que reunir datos de tu entorno, ya sea hablando con todos tus empleados para conocer su opinión sobre los ordenadores actuales o investigando en Internet ordenadores de calidad a buen precio.

Si aprende a recopilar y analizar datos en su lugar de trabajo, podrá tomar decisiones informadas con mayor facilidad y eficacia.

Digamos que la decisión es sobre cómo aumentar la satisfacción del cliente en su empresa. Investigar un poco y recopilar estadísticas sobre cómo se sienten sus clientes suele conducir a una decisión más segura.

Relacionado: Cómo el análisis de datos puede mejorar su toma de decisiones

5. Colabora con tus compañeros de trabajo

No todas las decisiones en el trabajo tienen que tomarse en solitario. A veces se ahorra tiempo y energía trabajando en colaboración para llegar a la mejor opción, especialmente cuando el resultado afectará a todo un equipo de personas.

La toma de decisiones colaborativa funciona bien cuando se cuenta con una gran variedad de empleados que pueden dar muchas perspectivas diferentes sobre la decisión que hay que tomar. Es posible que descubra que han considerado factores e ideas en los que usted no había pensado. Por ejemplo, supongamos que le han encomendado la tarea de encontrar una forma de aumentar la actividad en el sitio web de su empresa. Por tu cuenta, podrías pensar en publicar en las redes sociales o en actualizar el sitio web para que tenga un aspecto más limpio y moderno.

Llevar la decisión a un equipo de compañeros de trabajo podría ampliar las posibilidades y aportar nuevas ideas. Incluso podrías dejarles pensar en ello durante la noche y volver al día siguiente con una sala llena de estrategias de marketing. Tal vez alguien sugiera hacer un vídeo divertido o hacer una recaudación de fondos para una buena causa para atraer más atención al sitio web. Las posibilidades son infinitas cuando se colabora con otros.

Relacionado: Habilidades de colaboración: Definición y ejemplos

6. Practica ser decisivo

Para algunas personas, la indecisión es algo que se ha arraigado en sus vidas, pero no tiene por qué seguir siendo así.

En el lugar de trabajo, es posible que tenga que enfrentarse a muchas decisiones importantes, pero también es probable que tenga que tomar constantemente decisiones más pequeñas, como qué ropa ponerse o qué comer para el almuerzo. Para las personas indecisas, estas pequeñas decisiones pueden suponer grandes retos, así que la solución es empezar por aquí. Empieza con algo pequeño para empezar a desarrollar tus habilidades de toma de decisiones. Utiliza algunas de las sugerencias anteriores, como medir el tiempo o escribir una lista de pros y contras, y oblígate a tomar pequeñas decisiones más rápidamente para practicar tu capacidad de decisión.

Pronto podrás trabajar hasta las opciones más grandes que te han rondado por la cabeza. Conseguirás ser más rápido en la toma de decisiones y te sentirás más seguro en las soluciones, ya sea en casa o en el trabajo.

Lo importante es recordar que es mejor hacer algo que no hacer nada, y empezar con algo pequeño es una forma de hacerlo, ayudándote a crecer y a ser menos indeciso con el tiempo.

Tomar decisiones difíciles en el lugar de trabajo puede ser un reto, pero eso no significa que tenga que ser estresante o abrumador. Si haces cosas como sopesar los pros y los contras, pedir consejo, colaborar con tus compañeros de trabajo y reservar tiempo, puedes empezar a tomar decisiones de forma más rápida y eficiente y estar contento y seguro de los resultados.

Te recomendamos

Propuesta de valor inmobiliario: Definición y ejemplos

27 Ejemplos de estrategia de ventas

11 Consejos para organizar tu escritorio como un profesional

Preguntas importantes que hay que hacerse en los negocios

22 Consejos para alquilar un espacio para su negocio

3 Razones por las que la documentación es importante