Cómo tomarse un año sabático en el trabajo

Después de años de trabajo, las largas horas y los horarios repletos pueden abrumarle. Si te sientes desmotivado o tu carrera se ha estancado, puede ser el momento de replantearte tus prioridades y encontrar nuevas energías. Con un año sabático, puedes dar un paso atrás en tus obligaciones profesionales y reevaluar tus prioridades, objetivos profesionales y estilo de vida.

En este artículo, analizamos ocho pasos para tomarse un año sabático en el trabajo.

¿Qué significa tomarse un año sabático en el trabajo?

Normalmente, un año sabático dura desde varias semanas hasta un año o más. Un año sabático es un periodo de tiempo en el que una persona se ausenta del trabajo, ya sea remunerado o no. Algunas personas se toman un año sabático para relajarse, mientras que otras pueden alcanzar el sueño de toda una vida, como recorrer el Sendero de los Apalaches o viajar de mochilero por Europa.

Pasos para tomarse un año sabático en el trabajo

He aquí ocho pasos que le ayudarán a prepararse para un permiso sabático en el trabajo:

Relacionado: 10 grandes ideas para un año sabático

1. Decide por qué quieres tomarte un descanso

Las razones para tomarse un tiempo libre pueden variar considerablemente de una persona a otra. Puede que te sientas quemado en tu trabajo actual y quieras tiempo para redescubrir tu pasión por tu profesión. Otros pueden querer tiempo para evaluar si están en el trabajo correcto o incluso en el campo correcto. Una pausa prolongada puede proporcionarle el tiempo que necesita para decidir cuáles son sus objetivos profesionales y personales y el mejor camino para alcanzarlos.

Saber por qué necesitas un tiempo de ausencia puede ayudarte a orientar cómo vas a pasar ese tiempo. Por ejemplo, si te sientes constantemente estresado y con exceso de trabajo, un tiempo en un lugar relajante y tropical puede ser beneficioso. Si se siente insatisfecho con los logros de su carrera, considere la posibilidad de hacer una pausa para alcanzar un logro personal, como competir en un triatlón.

Relacionado: Cómo evitar el agotamiento

2. Determina los detalles

Una vez que sepas por qué quieres tomarte un año sabático, empieza a planificar los detalles, por ejemplo:

  • A dónde quieres llegar
  • Cuando quieras dejarlo
  • Cuánto tiempo vas a estar fuera

A la hora de determinar estos detalles, ten en cuenta tu situación económica, tus preferencias personales, las responsabilidades que tienes en casa y cómo sería para ti el descanso ideal. También debes tener en cuenta cómo afecta a los demás el tiempo que pasas fuera. Por ejemplo, si tiene hijos, es posible que su año sabático deba tener lugar durante el verano, cuando ellos están fuera de la escuela y pueden acompañarle.

3. Empieza a guardar

La financiación de un año sabático requiere tiempo. Es posible que tenga que planificar de seis meses a un año de ahorro antes de que comience su descanso. Considere las siguientes formas de apartar dinero:

  • Guarda un porcentaje de cada nómina. Puedes determinar exactamente el tiempo que te llevará ahorrar la cantidad que te has propuesto, lo que facilita la planificación.
  • Forma un presupuesto. Cree un presupuesto estricto para determinar qué gastos puede eliminar o reducir en los próximos meses.
  • Vende los objetos que no utilices. Considere la posibilidad de vender artículos de alto precio, como su coche, y aparatos electrónicos adicionales, como televisores y ordenadores.

4. Habla con tu jefe

Puede resultar intimidante dirigirse a su jefe para pedirle un permiso sabático, pero la comunicación abierta es crucial para el éxito del mismo, sobre todo si quiere volver a su puesto. Muchas empresas están empezando a reconocer cómo un descanso prolongado puede ayudar a sus empleados, lo que, a su vez, beneficia a su negocio.

Haz una lista de los beneficios que tu año sabático puede aportar a la empresa, por ejemplo:

  • Ahorrar dinero no pagando el sueldo
  • Desarrollar habilidades adicionales durante tu año sabático
  • Conseguir un empleado con más energía, más motivado y más productivo

Habla con tu jefe sobre los beneficios de la empresa que puedan existir, como permisos pagados durante un número determinado de semanas. También debes tener en cuenta si estás dispuesto a tomarte un tiempo libre no remunerado. Si tiene previsto volver al trabajo después de su año sabático, coméntelo con su jefe. Ayude a crear un plan sobre quién asumirá sus responsabilidades y ofrézcase a formar a los nuevos empleados. Su jefe también puede ayudar a determinar la cantidad de tiempo que la empresa le permitirá tomarse libre mientras ellos mantienen su trabajo.

Durante tu año sabático, asegúrate de ponerte en contacto con tu jefe y tus compañeros de trabajo con regularidad para asegurarte de que sigues en su mente. Puedes mencionar cómo tus experiencias pueden traducirse en tu futuro rendimiento laboral. Por ejemplo, el hecho de viajar solo puede aumentar tu confianza y llevarte a buscar más funciones de liderazgo en el trabajo.

5. Actualiza tu currículum para incluir tu trabajo actual

Antes de tomarte unas semanas, dedica un tiempo a actualizar tu currículum con tus responsabilidades laborales actuales y cualquier logro importante. Querrás asegurarte de que esta información está incluida en tu currículum si decides buscar un nuevo puesto después de tu año sabático. Documentar estos datos mientras están frescos en tu mente puede asegurarte que no dejas de lado información importante.

Relacionado: Cómo actualizar tu viejo currículum en 4 pasos

6. Delegar responsabilidades en casa

Piensa en cómo vas a gestionar tus responsabilidades personales mientras estás fuera. Es posible que tenga que iniciar los siguientes servicios:

  • La casa de campo: Puede pedir a un vecino o amigo que le cuide la casa, o bien puede optar por contratar un servicio de cuidado de la casa.
  • Cuidar de las mascotas: Es posible que tenga que dejar a su mascota con un amigo o familiar o contratar un servicio de custodia de mascotas. Si decide llevar a su mascota, asegúrese de que su alojamiento admite mascotas.
  • 1. Pago de facturas: Considera la posibilidad de contratar servicios de pago automático de facturas a través de tu banco o de las empresas que te facturan. Investiga qué servicios pueden pausarse mientras estás fuera, como el cable, internet y el servicio telefónico.
  • Transferencia de dinero: Puedes decidir designar a alguien en casa para que transfiera dinero a tu cuenta, si lo necesitas, durante tu año sabático. Esta persona necesitará tus datos bancarios, y puedes considerar la posibilidad de notificar a tu banco que concedes acceso a una nueva persona durante un tiempo determinado.

7. Conectar con personas que han estado en una situación similar

No necesariamente encontrará muchas personas que se hayan tomado un año sabático oficial. Sin embargo, puedes buscar personas que hayan emprendido viajes similares. Busque grupos en línea específicos para sus intereses, por ejemplo:

  • Senderismo por un sendero concreto
  • Viajando mucho por un país extranjero
  • Escalada de montaña en el este de Estados Unidos
  • En bicicleta por Francia
  • Tomar tiempo libre entre trabajos

8. Mantener las habilidades

Tomarse un año sabático en el trabajo significa desconectar de los factores de estrés diarios en el lugar de trabajo. Sin embargo, puede considerar la posibilidad de mantenerse al día en los elementos clave de su campo. Por ejemplo, mantener las licencias o certificaciones al día puede facilitar la transición de vuelta al trabajo. Seguir las principales noticias y tendencias de su sector puede evitar que se sienta rezagado a su regreso.

También puedes considerar la posibilidad de utilizar tus habilidades de forma diferente durante tu año sabático a través del voluntariado o la enseñanza. Por ejemplo, si trabajas en informática, puedes ofrecerte como voluntario para enseñar a los adolescentes a codificar. Si viajas al extranjero, puedes investigar a los lugareños interesados en aprender inglés a través de sitios web de aprendizaje de idiomas. Los encuentros casuales pueden mejorar su inglés y ayudarte a practicar una lengua extranjera. Puede que estas actividades no se lleven a cabo en un entorno profesional, pero demuestran servicio, iniciativa y compromiso con cualquier futuro empleador.