Cómo desarrollar una cultura de competencia sana en el trabajo

A muchas personas les motiva la competencia. La competencia en el trabajo puede ayudarles a usted y a su equipo a producir su mejor trabajo y a alcanzar sus objetivos, motivándoles. Puedes mejorar tus habilidades de liderazgo y contribuir a la cultura de tu lugar de trabajo si entiendes cómo crear competencia.

En este artículo, explicamos la importancia de cultivar la competencia en el trabajo y exploramos las estrategias para desarrollar una cultura positiva de competitividad en su equipo.

¿Qué es la competencia en el trabajo?

Cuando las personas se comparan con sus compañeros de trabajo, se sienten motivadas a trabajar más. Los empleados pueden compararse con sus compañeros de trabajo, con otros departamentos o con empresas competidoras del mismo ámbito, por ejemplo. Algunas empresas clasifican a sus empleados de forma pública o privada, publican métricas de rendimiento o recompensan a los más destacados para fomentar un entorno competitivo. Otras fomentan una cultura competitiva informal mediante concursos e incentivos ocasionales.

¿Cómo es beneficiosa la competencia en el trabajo?

La competencia sana en el trabajo puede tener muchos beneficios cuando se utiliza correctamente. Algunas de las ventajas de tener una cultura de competencia en el trabajo son:

  • Fomentar el crecimiento: La competencia da a la gente un punto de referencia hacia el que esforzarse, lo que puede inspirar a la gente a desarrollarse profesionalmente y mejorar sus habilidades. Dar a las personas un objetivo competitivo al que puedan aspirar puede acelerar su crecimiento y darles una razón para aprender más.
  • Proporcionar motivación externa: Tener la motivación interna para tener éxito es importante, pero la motivación externa también puede ayudarle a prosperar. La competencia proporciona a su equipo recompensas y beneficios específicos por su éxito en el trabajo, además de su propia satisfacción.
  • Impulsar la productividad: Saber que existe una competición puede animar a la gente a ser más productiva y mantener un ritmo constante en el lugar de trabajo. Instituir competiciones temporales también puede proporcionar un breve aumento de la productividad para ayudar a su equipo a cumplir los plazos importantes.

Relacionado: Rivalidad competitiva: ¿Qué es y por qué es importante?

Cómo crear una competencia sana en el trabajo

He aquí 10 pasos que puede aplicar en su lugar de trabajo para cultivar un entorno que apoye la competencia positiva:

1. Hacer que la competencia sea opcional

Dé a los miembros de su equipo la posibilidad de elegir si quieren participar en un concurso. Aunque la competición es muy motivadora para muchas personas, algunas prefieren un entorno más relajado para completar su trabajo. Al ofrecer a la gente la opción de participar en un concurso o desafío, puede ayudarles a sentirse más cómodos en un entorno competitivo y reducir los sentimientos de fracaso o decepción. Su equipo puede ver los concursos opcionales como una oportunidad de diversión en lugar de una tarea obligatoria adicional.

2. Establezca objetivos claros

Establezca objetivos de rendimiento claros para que su equipo los alcance, y establezca parámetros claros para las competiciones oficiales. Dar a la gente objetivos específicos que alcanzar puede animarles a participar en la competición y ayudarles a sentir que pueden alcanzar el éxito de forma realista. Una vez que todos tienen un objetivo en el que centrarse, pueden entusiasmarse con la competición y empezar a hacer planes factibles para convertirse en un competidor de primera línea dentro de la organización. Al definir los objetivos de las competiciones de equipo, se da a todos una oportunidad justa de motivarse y competir.

Relacionado: 8 Ideas para atraer a la competencia en el lugar de trabajo

3. Tener una razón para competir

Las competiciones tienen más éxito cuando todos tienen un propósito para participar. Alcanzar los objetivos de rendimiento, desarrollar una cultura empresarial ambiciosa y servir mejor a los clientes son razones directas para incorporar la competición en el lugar de trabajo. Explique la razón por la que fomenta la competición en el equipo para generar apoyo a cualquier expectativa aumentada. Explicar las razones para introducir la competencia en el lugar de trabajo también abre un debate entre su equipo y les da la oportunidad de hacer preguntas y abordar cualquier preocupación que tengan.

4. Añadir un elemento de diversión

Hacer que las competiciones sean divertidas puede aumentar la participación y reforzar la actitud competitiva, incluso fuera de los eventos oficiales basados en el rendimiento. Promover los aspectos desenfadados de la competición puede ayudar a que todos se sientan cómodos y confiados en su propio ritmo mientras se esfuerzan por conseguir lo mejor de sí mismos. Puede añadir diversión a las competiciones utilizando gráficos interactivos para hacer un seguimiento de los progresos, incorporando juegos a la formación de la empresa y concediendo premios a los mejores competidores en diversas categorías.

Relacionado: 20 ideas de concursos de ventas para motivar a los miembros de su equipo

5. Ofrecer incentivos en lugar de castigos

Estructure su competencia con recompensas e incentivos para las personas que lo hacen bien. Considere la posibilidad de ofrecer varios niveles de recompensas para que varias personas de su equipo puedan recibir el beneficio de tener éxito en la competición. Evite castigar o quitar privilegios a los que tengan un rendimiento más bajo porque esto puede desanimarles a participar en futuras competiciones. En su lugar, proporcione comentarios constructivos sobre cómo pueden aumentar sus posibilidades de obtener una recompensa en el futuro.

6. Ofrecer una variedad de oportunidades

Cuando incorpore competiciones en el lugar de trabajo, ofrezca oportunidades que pongan de relieve los diferentes talentos y niveles de habilidad. Esto permite que todo el mundo tenga la oportunidad de ganar una competición y repartir el aumento de la moral en lugar de que una o dos personas ganen sistemáticamente todas las competiciones. Por ejemplo, puede organizar un concurso de ventas una semana y un concurso de atención al cliente la siguiente. También puede considerar la posibilidad de organizar concursos separados específicamente para el personal subalterno y el superior para tener en cuenta el mayor rendimiento de los empleados más avanzados.

7. Dar a todos las herramientas para tener éxito

Ofrezca formación y comparta recursos para ayudar a su equipo a alcanzar sus objetivos competitivos. Comparta técnicas para mejorar los procesos del lugar de trabajo y anime a su personal a ser mentores unos de otros para impulsar el crecimiento mutuo. Dedique tiempo adicional a reunirse con las personas que tienen una puntuación más baja en su rendimiento y busque planes personalizados para ayudarles a aumentar su producción. Coloque los recursos profesionales en un área compartida que sea accesible a todos para fomentar una competencia justa y equitativa para todos.

8. Competir en grupo

Una buena manera de promover una competencia sana es competir como grupo hacia un objetivo compartido. Puede hacerlo dividiendo su empresa en equipos, compitiendo como departamentos o esforzándose por superar a otra empresa. Considere la posibilidad de establecer un objetivo ambicioso para alcanzar como grupo, de modo que todos puedan contribuir, cooperar y ver cómo sus esfuerzos individuales repercuten en el grupo. Esto permite construir el trabajo en equipo, compartir habilidades y desarrollar una red de apoyo sin dejar de disfrutar de los beneficios de la rivalidad.

Relacionado: Cómo gestionar la competencia en los negocios (con pasos)

9. Valorar la privacidad del equipo

Aunque algunas competiciones implican la clasificación de los mejores resultados, tenga en cuenta la protección de la privacidad de su equipo. Evite publicar información sobre los miembros de su equipo con menor rendimiento. Respetar que algunos miembros del equipo tienen problemas en ciertas áreas y ser consciente de cómo se habla de su rendimiento con los demás es una parte importante de mantener las competiciones apropiadas para el lugar de trabajo.

Por ejemplo, si hay una competición por las mayores ventas de un equipo, puede tener un cuadro de indicadores que muestre las cifras de ventas de los tres mejores en un momento dado, pero mantener las cifras restantes en privado. De este modo, todos tienen un objetivo al que aspirar sin desanimar a las personas con números de ventas bajos. También puede mantener todos los números en privado y simplemente anunciar el número más alto al final de cada semana.

10. Seguimiento de la satisfacción del equipo con la cultura de la competencia

Comunique a su equipo cómo influyen la rivalidad y la competencia en su satisfacción en el trabajo. Pregunte a sus compañeros si les gusta estar en un entorno competitivo y qué tipos de competiciones les motivan más. La recopilación de opiniones le permite hacer ajustes y alejarse de la mentalidad competitiva cuando sea necesario.