Habilidades de comunicación verbal: Ejemplos y consejos para mejorar la suya

La comunicación verbal se produce siempre que se utilizan palabras habladas para transmitir información a otra persona. El desarrollo de habilidades de comunicación adecuadas puede garantizar que te dirijas a los demás con claridad y que utilices la etiqueta adecuada en el lugar de trabajo. Las habilidades de comunicación verbal también pueden aumentar la confianza en la realización de tareas como las conversaciones con los clientes, la oratoria y las presentaciones. En este artículo definimos las habilidades de comunicación verbal, compartimos algunos ejemplos de situaciones y exploramos cómo utilizarlas en el lugar de trabajo.

¿Qué son las habilidades de comunicación verbal?

Las habilidades de comunicación verbal se refieren a la forma de transmitir un mensaje al hablar. Esto puede incluir hablar con frases completas o emitir sonidos como suspiros o jadeos. El objetivo principal de las habilidades de comunicación verbal efectivas es utilizar el lenguaje para transmitir información claramente a los demás. Las habilidades de comunicación verbal suelen surgir en dos situaciones: la comunicación interpersonal y la oratoria. La comunicación interpersonal consiste en que las personas se comunican directamente entre sí, mientras que hablar en público implica que una persona presente información a un gran grupo de personas.

Relacionado: 8 tipos de comunicación verbal positiva para las entrevistas

Ejemplos de comunicación verbal en el trabajo

Seguir las mejores prácticas de comunicación verbal en entornos profesionales es crucial para el intercambio de ideas e información. La comunicación verbal eficaz también es beneficiosa para crear una cultura empresarial sólida. He aquí algunas situaciones comunes en las que se utiliza la comunicación verbal eficaz en el lugar de trabajo:

  • Saludando: Puede utilizar la comunicación verbal para saludar a todos en la oficina, como a sus compañeros de trabajo o a su supervisor.
  • Pedir tiempo libre: Puede utilizar la comunicación verbal para pedir a su jefe tiempo libre en el trabajo fijando una reunión y hablando con él directamente.
  • Formación de un nuevo empleado: Puede utilizar la comunicación verbal cuando forme a un nuevo empleado para darle la bienvenida a la oficina, presentarle a todo el mundo y enseñarle el protocolo y las operaciones de la oficina.
  • Presentación de una idea: Puede utilizar la comunicación verbal para presentar nuevas ideas a sus compañeros de trabajo o clientes en reuniones individuales o en presentaciones más públicas.
  • Pedir ayuda: Puedes utilizar la comunicación verbal para pedir ayuda en un proyecto o tarea hablando con compañeros de trabajo que creas que pueden ayudarte o con un supervisor que creas que puede delegar la ayuda por ti.
  • Comprobación de los clientes: Puede utilizar la comunicación verbal para hablar con sus clientes o consumidores y asegurarse de que satisface eficazmente sus necesidades.

Relacionado: Habilidades verbales más demandadas: Definiciones y ejemplos

Cómo mejorar tus habilidades de comunicación verbal

He aquí algunos consejos para mejorar sus habilidades de comunicación verbal:

1. Considere su mensaje

Decida qué quiere transmitir en su próxima conversación o presentación. Esto puede implicar una lluvia de ideas o escribir una lista de tus ideas de antemano para ver toda la información que tienes y elegir qué aspectos quieres compartir con los demás. Al revisar la información que quieres dar a otra persona antes de hablar, puedes asegurarte de que te mantienes centrado en el tema que quieres tratar y de que identificas cualquier parte del mensaje que pueda requerir más explicaciones.

Por ejemplo, si quieres pedir una semana libre para asistir a la boda de tu primo, puedes considerar la posibilidad de enfatizar el motivo de tu ausencia en lugar de temas como la rapidez con la que puedes volver o recuperar el trabajo perdido. Esto puede resaltar el mensaje de que la boda de tu primo es importante para ti en lugar de centrarse en tu ausencia del trabajo.

2. Reconozca a su público

Identifique a quién se dirige y tenga en cuenta su perspectiva. Puede hacerlo investigando a los miembros de la audiencia que no haya conocido antes si está preparando una presentación o repasando mentalmente las conversaciones pasadas con la persona a la que quiere hablar si está planeando hablar con alguien de forma individual. Tener en cuenta a su público puede ayudarle a decidir el tono, los gestos y otros aspectos de la comunicación verbal que pueden mejorar la conversación o la presentación.

Por ejemplo, puede ser apropiado utilizar un tono cálido y familiar con un compañero de trabajo al que se conoce desde hace tiempo, pero un nuevo cliente o un ejecutivo puede esperar una actitud más formal.

3. Planificar qué decir

Haz un plan de lo que quieres decir. Esto puede implicar la redacción de un esquema o un guión suelto para su presentación o conversación y la inclusión de los principales temas de conversación que considere importantes para transmitir su mensaje. El plan también puede tener en cuenta cualquier información sobre tu audiencia, ya que es probable que utilices un tono y un vocabulario diferentes con los distintos miembros de la oficina o con los clientes, incluso cuando se trata del mismo tema. Preparar exactamente lo que va a decir de antemano puede aumentar la probabilidad de que recuerde todo lo que quiere mencionar y se mantenga en el tema.

4. Cuida tu comunicación no verbal

Mientras habla, siempre debe prestar atención a las señales no verbales que pueda estar transmitiendo. Esto incluye acciones como el contacto visual, la postura y las expresiones faciales. Estar atento a su comunicación no verbal garantiza que el mensaje que transmite a través de sus acciones o su lenguaje corporal coincide con el mensaje que transmite a través de sus palabras.

Por ejemplo, si va a dar una presentación sobre un tema alegre, puede pensar conscientemente en los momentos apropiados para sonreír, lo que puede ayudar a transmitir felicidad y asociarla con su mensaje.

5. Hablar con claridad

Piensa en cómo quieres hablar antes de empezar. Regula tu respiración para que permanezca estable mientras hablas, y considera la rapidez o lentitud con la que debes hablar. Hablar con claridad puede mejorar la comprensión de los demás y garantizar que las palabras que digas lleguen y permanezcan en tu audiencia. Uno de los aspectos más importantes de hablar con claridad es adaptarse a la audiencia, el entorno y el mensaje, de modo que el tono coincida con la información que se quiere compartir.

Por ejemplo, si uno presenta un tema complejo ante una sala llena de gente, puede hablar más despacio y en voz alta que en una reunión individual.

6. Prepárese para escuchar activamente con el fin de responder adecuadamente

Sepa cuándo debe dejar de hablar cuando es "el emisor" y prepárese para escuchar cuando se convierte en "el receptor" cuando la otra parte le habla. La escucha activa garantizará que el emisor y el receptor intercambien mensajes y opiniones por igual.

Por ejemplo, decida cuál es el mejor momento de su presentación en el que puede hacer una pausa en su discurso e invitar al público a responder o hacer preguntas. A medida que se convierta en el, puede practicar también las habilidades de escucha activa para poder responder a las preguntas o a los comentarios con calma y eficacia.

Te recomendamos

Cómo analizar los estudios de mercado en 6 pasos

Muestreo probabilístico vs. Muestreo no probabilístico: ¿Cuál es la diferencia?

Guía para escribir una tarjeta de agradecimiento

Los 17 tipos de jefes que encontrarás y cómo trabajar con ellos

¿Qué es un viaje de servicio militar?

Cómo medir el compromiso de los empleados