Cómo lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada con 8 sencillos consejos

A la hora de elegir una profesión, debes tener en cuenta el horario, la ubicación y el salario que deseas, así como los campos que pueden adaptarse a tus preferencias. Una mezcla equilibrada entre tus ambiciones personales y tus prioridades vitales te ayudará a sentirte más satisfecho, realizado y menos estresado.

En este artículo, analizamos qué es un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada, por qué es importante y cómo lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada.

¿Qué es un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada?

Tener una vida personal satisfactoria, llena de familia, amigos, aficiones y tiempo libre, sin dejar de alcanzar los objetivos profesionales, es una definición de equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal. Lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida puede, a su vez, conducir a un menor estrés y a un mayor nivel de productividad.

Relacionado: La guía definitiva para la conciliación de la vida laboral y familiar

¿Por qué es importante un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada?

Tener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal le da una sensación de control sobre el cumplimiento de los objetivos del trabajo y de la vida, lo que puede ayudarle a sentirse más feliz, más sano y más satisfecho en su carrera. También puede ayudarle a ser más productivo y a tener relaciones de mayor calidad, tanto en el trabajo como en casa.

Relacionado: 9 consejos para ser positivo en el trabajo

Ocho consejos para lograr un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal

He aquí ocho pasos para crear un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada:

1. Limite el perfeccionismo

Es importante entender la diferencia entre trabajar duro y la perfección. Es mucho más probable que puedas alcanzar la excelencia en tu trabajo y al mismo tiempo equilibrar las necesidades de tu hogar y tu familia que alcanzar la perfección. Intentar alcanzar objetivos poco realistas en el trabajo puede ser contraproducente y dificultar el cumplimiento de los plazos.

Relacionado: 12 consejos para superar el perfeccionismo

2. Dejar las tareas y proyectos en el trabajo

Con los avances tecnológicos y las empresas que ofrecen más opciones de trabajo a distancia, puede resultar más difícil desconectar del trabajo durante el tiempo personal. Por este motivo, es importante establecer y seguir unos límites claros para el trabajo y el tiempo personal. Por ejemplo, no revise su correo electrónico después de que haya terminado su horario de trabajo.

Relacionado: Habilidades de autogestión: Definición y ejemplos

3. Calcule su salud

Cuando estás física y emocionalmente sano en tu vida personal, es probable que te sientas igual en tu vida profesional. Si adopta medidas sencillas para promover su bienestar—como llevar una dieta sana, hacer ejercicio con regularidad, dormir la cantidad adecuada de horas y meditar—es probable que se sienta física y mentalmente sano, lo que suele traducirse en una mayor motivación y productividad.

4. Participar en las aficiones personales

Muchas personas definen quiénes son por lo que hacen en el trabajo, pero también es igual de importante tener intereses y aficiones personales. Piensa en cómo definías quién eras antes de tener este puesto en el trabajo y haz un hueco en tu agenda para las actividades que te gustan.

Por ejemplo, si le gusta leer, programe momentos específicos para sus libros favoritos. Si siempre le ha gustado pescar, vaya a pescar a una hora concreta cada semana.

Relacionado: 27 buenos trabajos para conciliar la vida laboral y personal

5. Pasar tiempo con los seres queridos

Una de las mejores maneras de garantizar un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal es dedicar tiempo a las personas importantes de tu vida. Ya sea la familia, los amigos o una combinación de ambos, es importante pasar tiempo con las personas que le animan, le apoyan, le quieren y se preocupan por su bienestar general. Intente que sea una prioridad programar un tiempo específico para pasar con estas personas, y luego, asegúrese de que ese tiempo esté libre de distracciones laborales.

6. 1. Evaluar sus necesidades personales

Un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal es algo que depende de tus necesidades y deseos personales. Cuando intente conseguir un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal, haga un inventario personal de lo que es más importante para usted y de lo que le hace sentirse feliz y realizado.

7. Establezca su propio equilibrio

Intenta conseguir un equilibrio que te haga sentir feliz y saludable, en lugar de uno que divida tu tiempo por igual entre el trabajo y el hogar. Algunas personas se sienten más realizadas si trabajan más horas, mientras que otras encuentran mayor felicidad si pasan más tiempo en casa. Es importante encontrar el equilibrio adecuado para ti, teniendo en cuenta la calidad del tiempo, el salario y los objetivos personales y profesionales.

8. Ama tu carrera

Cuando te apasiona el trabajo que haces, es más probable que seas feliz en el trabajo. Tener una carrera que te guste también puede ayudarte a sentirte más motivado y a hacer las cosas con más eficacia. Evalúa si te gusta tu campo y tu puesto, y si no, qué podrías hacer en su lugar. Considere sus aficiones personales y sus habilidades y experiencia transferibles actuales y cómo podría hacer una transición a una carrera que le guste.

Relacionado: Encontrar una carrera que te guste: Con consejos