12 consejos para mantenerse sano en el trabajo

Poner en práctica hábitos saludables durante su jornada laboral puede ayudar a mejorar su salud física y mental, mejorando así su estado de ánimo y su rendimiento laboral. Los pequeños cambios que mejoran su salud física y mental durante la jornada laboral pueden darle más energía y facilitarle la concentración. Fuera del trabajo, la adopción de hábitos saludables también puede ayudar a mejorar su salud, su productividad y su calidad de vida.

En este artículo, analizamos una lista de formas de ser más saludable en el trabajo.

¿Por qué es importante la salud en el trabajo?

Cuando la mayoría de la gente piensa en la salud, sólo piensa en la salud de su vida personal y en cómo se relaciona con su vida fuera del trabajo. Sin embargo, muchas personas pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo. Si se realizan cambios positivos en el lugar de trabajo, se puede mejorar mucho la vida en general. Además, mantenerse sano en el trabajo es una de las mejores maneras de ser más productivo, creativo, comprometido y positivo. Trabajar en un entorno saludable también puede mejorar su productividad, aumentar su moral y reducir su estrés. Sus compañeros de trabajo podrían incluso seguir su ejemplo si usted lo hace.

12 formas de mantenerse sano en el trabajo

Independientemente del lugar en el que trabaje, realizar algunos pequeños cambios puede tener un gran impacto en su salud. Aquí tienes 12 consejos que te ayudarán a mejorar tu salud en el trabajo:

1. Manténgase hidratado

Una de las medidas más fáciles de tomar para mantenerse sano en el trabajo es beber suficiente agua. La cantidad de agua que necesitas depende de tu entorno, peso y dieta. Comer mucha fruta y verdura también ayuda a mejorar la ingesta de agua. Si tu lugar de trabajo es seco o caluroso, puede que necesites más agua para mantenerte hidratado.

2. Limite su consumo de cafeína

Un exceso de cafeína puede provocar insomnio, ansiedad, presión arterial alta y agotamiento una vez que los efectos de la cafeína desaparecen, lo que suele ocurrir por la tarde. Si usted es sensible a la cafeína, puede limitarse a una o dos tazas de café por la mañana para asegurarse de que puede mantener la concentración durante todo el día. El consumo adecuado de cafeína también puede ayudarle a mejorar su sueño por la noche.

La cantidad diaria recomendada de cafeína depende de su peso y de su reacción a la cafeína. Algunas señales de que estás tomando demasiada cafeína son los problemas para dormir, la aceleración del ritmo cardíaco, los pensamientos acelerados, la irritabilidad y los dolores de cabeza. Tu médico o una investigación adecuada en Internet pueden aconsejarte sobre la cantidad de cafeína adecuada para ti.

3. Mantener una postura adecuada

Preste atención a cómo se sienta durante el día, sobre todo si trabaja delante de un ordenador. Es importante asegurarse de que la espalda está recta y los hombros relajados. Si notas que tu postura cambia a lo largo del día, considera la posibilidad de probar algunos ejercicios para fortalecer los músculos que te ayudan a mantener la postura. Incluso puedes hacer algunos de estos ejercicios en tu escritorio. También puedes revisar la configuración de tu escritorio para asegurarte de que el ordenador está a la altura adecuada para tu complexión.

Relacionado: Cómo sentarse correctamente en un escritorio

4. Haz descansos

Si es posible, haga pequeños descansos fuera de su mesa durante la jornada laboral. Considere la posibilidad de pasear por su edificio o de utilizar parte de su pausa para comer para salir al exterior. Tomarse un tiempo para estar de pie y caminar puede darle un impulso de energía y mantenerlo activo.

5. Mantenga limpio su espacio de trabajo

Cuando su escritorio está ordenado y organizado, puede encontrar fácilmente cualquier cosa que necesite, lo que ayuda a reducir el estrés. También puede optar por añadir algunas fotos familiares u otros recuerdos personales para mejorar su estado de ánimo. Un espacio de trabajo limpio es beneficioso para tu salud mental y te ayuda a mantener la concentración durante la jornada laboral.

Relacionado: Cómo montar una oficina en casa

6. Lleva tu propia comida

Si empaca alimentos desde su casa, puede asegurarse de tener una comida bien equilibrada con los nutrientes que necesita para mantenerse con energía durante todo el día. No sólo puedes ahorrar más de tu sueldo, sino que también puedes comer más frutas y verduras, que mejoran tu salud y tu concentración. También puedes invitar a otros compañeros de trabajo a que traigan comida y crear un pequeño grupo dispuesto a intercambiar comidas o recetas para disfrutar de más variedad.

7. No mires a la pantalla

Si pasas la mayor parte del día frente a un ordenador, considera la posibilidad de seguir la regla de la visión 20/20/20 para mantener tus ojos sanos. Mira algo a una distancia mínima de 6 metros durante 20 segundos por cada 20 minutos que pases mirando una pantalla. De este modo, permitirás que tus ojos se reenfoquen y descansen.

8. Añade algo de vegetación

Considere la posibilidad de añadir algunas plantas a su zona de oficina. Muchas plantas son fáciles de cuidar y mantienen el aire de su oficina limpio. El simple hecho de estar rodeado de vegetación también puede mejorar su salud mental. Incluso si no tienes una ventana cerca de tu escritorio, algunas plantas se adaptan bien a niveles bajos de luz, así que investiga un poco para encontrar la mejor planta para tu espacio de trabajo. Si tu empresa admite sugerencias, tal vez puedas buscar hierbas para cultivar en la cocina que puedas utilizar para aromatizar la comida que traigas de casa.

9. Realice las conexiones

Si usted pasa mucho tiempo en el trabajo, considere la posibilidad de construir relaciones positivas con sus compañeros de trabajo. Construir y mantener amistades significativas con las personas con las que estás durante tu jornada laboral puede ayudarte a disfrutar más del trabajo y a tener ganas de venir a trabajar cada día.

Relacionado: 8 formas de construir relaciones en el lugar de trabajo

10. Duerme lo suficiente

Dormirse a la misma hora todas las noches y despertarse aproximadamente a la misma hora todas las mañanas, incluso los fines de semana o durante las vacaciones, ayuda al cuerpo a mantener un horario de sueño saludable. Procure dormir entre siete y ocho horas por noche, aunque algunas personas pueden necesitar más o menos en función de la edad, la salud y otros factores.

Si tiene problemas para conciliar el sueño, considere la posibilidad de establecer una rutina nocturna que avise a su cuerpo de que es hora de acostarse. Algunos consejos que puedes probar son

  • Apartar los dispositivos electrónicos unos 30 minutos antes de que se vaya a dormir
  • Leer un libro, beber un té de hierbas, estirarse o meditar antes de acostarse
  • Tomar un baño caliente
  • Escribir un diario sobre su día y reflexionar sobre lo que ha ido bien o lo que agradece
  • Escuchar música tranquila
  • Encender una vela o difundir un aceite esencial con un aroma calmante, como la lavanda

Si quieres consejos más personalizados para mejorar tus hábitos de sueño, incluyendo si podrías necesitar medicación, consulta a tu médico.

11. Pasar tiempo al sol

El sol mejora el estado de ánimo y proporciona una fuente natural de vitamina D. La vitamina D fortalece los músculos y los huesos, mejora el sistema inmunitario, ayuda a reducir la hipertensión y disminuye el riesgo de cáncer. Algo tan sencillo como un paseo al aire libre durante la pausa del almuerzo es suficiente para dar a tu cuerpo su dosis diaria de vitamina D, y te ayuda a terminar tu jornada laboral sintiéndote alerta y con energía.

12. Manténgase seguro durante la temporada de gripe

Tome precauciones adicionales cuando un compañero de trabajo esté enfermo. Intente mantener cierta distancia entre usted y cualquier persona que muestre síntomas, especialmente si una enfermedad ha afectado a varios compañeros. Si se siente enfermo, quédese en casa para proteger a sus compañeros de trabajo y darse tiempo para recuperarse. Durante la temporada de gripe, desinfecte regularmente las superficies y tenga cerca un desinfectante de manos. También puedes mejorar tu sistema inmunitario manteniendo constantemente otros hábitos saludables.