18 Consejos de venta puerta a puerta

Disponer de una estrategia de ventas bien elaborada es crucial para los vendedores a domicilio, sobre todo porque deben centrarse en satisfacer las necesidades de sus clientes. Puedes potenciar tu rendimiento afinando tu estrategia y tus técnicas.

En este artículo, explicamos el acto de la venta a domicilio y le proporcionamos varios consejos de venta a domicilio para ayudarle en esta profesión.

Relacionado: Guía completa de técnicas de venta eficaces

¿Qué es la venta a domicilio?

Un vendedor a domicilio va de puerta en puerta para vender el producto o servicio de una empresa, o hacer publicidad de ellos. Recopilar información sobre la percepción que tiene el público de la empresa y sus productos y servicios es una de las formas en que los vendedores a domicilio pueden identificar a los clientes adecuados.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un representante de ventas

18 consejos para la venta a domicilio

Cuando uno es vendedor de puerta en puerta, es importante tener en cuenta su presentación y su discurso de venta. Contar con una estrategia eficaz mejora sus posibilidades de realizar una venta. Utilice estos consejos para ayudarle en sus ventas puerta a puerta y en su estrategia general de ventas:

Utilice su conocimiento del producto

Como vendedor a domicilio, tienes que creer en los productos que vendes para convencer a los demás de que los compren. Por lo tanto, tiene que tener amplios conocimientos sobre el producto y sobre cómo puede ayudar al público en general. Tómese el tiempo necesario para adquirir conocimientos sobre el producto mediante la investigación y las demostraciones prácticas. También es importante estar al día de los últimos avances en su sector y campo.

Sé directo

Aunque no debes presionar a tu posible cliente para que compre tu producto o servicio, es importante que seas directo. Utiliza tu asertividad para presentar lo que vendes de forma que les muestre cómo puede ayudarles a resolver un problema o una necesidad en su vida. Aunque quiera que compren lo que vende, recuerde que no tiene por qué venderles algo de inmediato. También puedes beneficiarte si deciden comprarte algo en el futuro.

Conectar con los posibles clientes a nivel personal

Aunque quiera cumplir su cuota, es importante tratar a sus clientes como seres humanos. Conozca de antemano su nombre y cualquier información relevante. Si notan que te has tomado la molestia de conocerlos, se sentirán más cómodos y abiertos contigo.

Preste atención a su lenguaje corporal y a si están o no receptivos a escuchar más sobre el producto o servicio. Esencialmente, hable con ellos como si fuera un amigo con consejos útiles, en lugar de un extraño que le presiona para hacer una venta.

Compruebe el tiempo

Antes de salir a la calle, tenga en cuenta el tiempo y la previsión que se avecina al planificar sus rutas de venta para la semana. Dado que algunos clientes potenciales pueden no invitarte a entrar de inmediato, es importante que tengas en cuenta si vas a ser capaz de soportar cualquier condición meteorológica, como la lluvia o la nieve, en el ínterin.

Utiliza el rechazo a tu favor

Aunque como vendedor de puerta a puerta te vas a enfrentar al rechazo, no te lo tomes como algo personal. Puede que algunas personas no tengan dinero para gastar en su producto o servicio, o que otras no necesiten lo que usted vende en ese momento. Utiliza cada rechazo para motivarte a perfeccionar tu técnica de venta. Piensa en lo que ha funcionado en tus anteriores lanzamientos y en lo que no. Aprenda de cada encuentro y siga creciendo en su profesión.

Estar presentable

Cuando llegue a la puerta de un cliente potencial, debe mantener una buena personalidad y un buen nivel de profesionalidad. Lleva ropa limpia y planchada. También debe tener el pelo en su sitio y no tener olor corporal. Además, es importante sonreír y tener una personalidad agradable cuando recibas a los clientes. Presentarse con una sonrisa genuina y un atuendo limpio puede marcar la diferencia con respecto a sus ventas.

Trabaja en tu discurso de ventas

Como vendedor puerta a puerta, es importante desarrollar un discurso de ventas eficaz para presentarlo a los clientes potenciales. Trabaje para perfeccionar este discurso y considere la posibilidad de practicarlo con un amigo o familiar.

Asegúrese de que su discurso no presiona a los clientes para que compren su producto o servicio. Recuerde que debe fomentar su confianza, mostrar su credibilidad y ayudarles a conectar con el producto que intenta vender. En lugar de empezar su discurso con los detalles del producto, tómese el tiempo necesario para presentarse a sí mismo, a la empresa a la que pertenece y al producto que quiere mostrarles. También debes disculparte por haberles molestado.

Además, utilice estrategias y técnicas de venta eficaces a lo largo de su discurso. Por ejemplo, puedes empezar tu discurso de ventas informando de una venta que has hecho en su barrio con el nombre del cliente y cómo le ha ayudado el producto.

Esta técnica concreta sirve de garantía para su posible cliente y le permite hablar con el vecino sobre su experiencia si lo conoce.

Usa tus habilidades de gestión del tiempo

Cuando vendas de puerta en puerta, es importante que gestiones tu tiempo de forma eficaz para evitar la procrastinación y ayudarte a realizar más ventas. Utiliza tus habilidades de gestión del tiempo en tu beneficio.

Tenga en cuenta el tiempo que tarda en realizar un lanzamiento y sea consciente de circunstancias inevitables como el tráfico. También puede llevar un planificador que le ayude a programar las citas y a hacer un uso más eficiente de su tiempo.

Ver videos para mejorar sus habilidades

Para ayudar a mejorar sus habilidades, como su capacidad de convicción, vea vídeos de discursos famosos. Toma nota del lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales del orador. Utiliza estos vídeos para mejorar tu propio discurso, tu presentación y tus habilidades en el futuro.

Fíjese en sus sutiles señales

Como vendedor a domicilio, tienes que entender los sentimientos y las motivaciones de tu posible cliente. Comprenderlos puede ayudarle a identificar sus necesidades y deseos. Tenga en cuenta las distintas personalidades con las que se va a encontrar y modifique su discurso y estrategia de venta para captarlos a un nivel más personal.

Además, para determinar si un posible cliente se toma en serio la compra, aprenda las sutiles señales que puede dar. En lugar de centrarte en tu discurso y en lo que vas a decir a continuación, estudia sus expresiones faciales y su lenguaje corporal.

Tenga en cuenta si le están mirando y si parecen estar cómodos. Si buscan la oportunidad de cerrarle la puerta o si asienten con la cabeza pero no prestan atención, es posible que no tengan interés en realizar una compra.

Conozca a su posible cliente

En lugar de convencer a un posible cliente para que compre su producto o servicio, conózcalo y compréndalo primero. Considere sus circunstancias actuales, sus necesidades y sus ambiciones. Asegúrate de poner esto en primer lugar y tu producto o servicio en segundo lugar.

Utilizar una prospección eficaz

En lugar de deambular por los barrios, llamando a las puertas sin rumbo y dejándolo todo en manos del azar, concéntrese en los clientes potenciales más prometedores y con más probabilidades de beneficiarse del producto o servicio que vende. Determine su grupo de edad, sus objetivos, sus retos y cómo prefieren comunicarse.

Considere la posibilidad de realizar llamadas para hacerse una idea de las probabilidades de que un vecindario se interese por el producto que usted vende. Puede identificar las oportunidades de venta a través de la tecnología de ventas de su empresa.

También hay que tener en cuenta si el posible cliente trabaja en un sector que pueda utilizar su producto. También puede pedir a los clientes que le recomienden sus productos para poder conectar con otros clientes potenciales que puedan tener interés en comprarle a usted también.

Comprender los puntos débiles del cliente

Como vendedor puerta a puerta, no sólo debe conocer los problemas que tienen sus posibles clientes, sino también cómo solucionarlos. Utilice su guión de ventas para identificar los problemas a los que se enfrentan y que quieren o necesitan solucionar. Hágales conocer su producto y cómo puede mejorar sus circunstancias actuales.

Para ello, entienda la función que cumple el producto y lo que le falta a su cliente cuando no lo posee. Por ejemplo, su producto o servicio puede añadir seguridad, ahorrarles dinero o ahorrarles un tiempo valioso. Para identificar y comprender sus puntos de dolor, considere la posibilidad de hacerles las siguientes preguntas a lo largo de su discurso de ventas:

  • ¿Desde cuándo es un problema?
  • ¿Cuánto crees que te ha costado?
  • ¿Ha renunciado a solucionar el problema?

Saber cómo manejar una objeción

Es normal que la gente tenga preguntas o dudas sobre lo que vendes. Como vendedor a domicilio, asegúrese de saber cómo superar y manejar las objeciones que pueda tener un posible cliente. Hacerlo de forma eficaz puede ayudar a mejorar sus posibilidades de venta.

Utilizando su conocimiento del producto, preséntales una respuesta a cualquier pregunta o inquietud que puedan tener. Cuando tengan una objeción, escúchelos. Luego, hágales saber que entiende de dónde vienen, pregúnteles por qué se sienten así y déles una respuesta empática que explique cómo puede ayudar su producto o servicio.

Relacionado: La escucha empática: Definición, ejemplos y consejos

Seguimiento de los clientes

Si no ha hecho una venta de inmediato, eso no significa que no vaya a hacer una venta de ellos más adelante. además, siempre puede hacer otra venta de un cliente existente. Asegúrese de hacer un seguimiento de sus clientes y construya su relación con ellos a lo largo del tiempo.

Si ya te han comprado un producto, el seguimiento te da la oportunidad de asegurarte de que están satisfechos con su compra. También le permite responder a las preguntas que puedan haber surgido desde la última vez que hablaron con usted. Programe un seguimiento con sus clientes y asegúrese de que saben que es para hablar de su compra anterior.

Esto les permite considerar cualquier pregunta que quieran hacerle y le da la oportunidad de abrir la conversación sin parecer prepotente. Además, le permite idear formas de contrarrestar sus objeciones con antelación.

Ten en cuenta el espacio personal

Una vez que llame a la puerta de alguien, dé unos pasos atrás. Si vives en una ciudad, puedes dar un paso más allá del felpudo. Si vive en un suburbio, sitúese al borde del porche de su posible cliente. Si está en una zona rural, sitúese fuera del porche. Mantener un espacio personal suficiente garantiza que no se sientan amenazados o intimidados por su presencia una vez que abran la puerta.

Ten en cuenta la hora del día

Considere si sus posibles clientes estarán o no en casa cuando usted piense llegar a su puerta. Si, por ejemplo, trabajan de 9 a 5, es mejor llamar a su puerta de 5 a 9 de la tarde que a mitad de su jornada laboral, cuando no están en casa. Si piensa vender a personas mayores o jubiladas, visítelas durante el día.

Trabaja en torno a sus horarios para aumentar las posibilidades de que estén en casa y de que puedas hacer tu propuesta de venta. Si no están en casa, asegúrate de dejarles un folleto o un colgante en la puerta para que piensen en tu negocio aunque no hayas tenido la oportunidad de hablar con ellos.

Tenga un cierre poderoso

Aunque es importante tener un argumento de venta sólido, también hay que tener una frase de cierre impactante que mejore las posibilidades de hacer una venta. Tienes muchas opciones a la hora de hacer un cierre efectivo.

Por ejemplo, puedes ser directa si ya has conseguido que te digan que sí varias veces. En este caso, puedes pedírselo, «¿Quieres que me pase de nuevo el próximo lunes o martes?» o «¿Quiere este producto en amarillo o azul?» También puede hacerles una pregunta más abierta que implique que quieren hacer una compra. Por ejemplo, puede decir Si le regalamos una camiseta, ¿podemos conseguir que haga una compra hoy? También puedes adoptar un enfoque más empático compartiendo algo sobre ti mismo para ayudarles a saber que entiendes cómo se sienten.