9 Consejos para dimitir de forma correcta

Rara vez es sencillo dejar un trabajo. Todo el proceso, así como las circunstancias que rodean la salida, suelen ser difíciles. Sin embargo, hay una manera adecuada de abordarlos.

En este artículo, analizamos cómo saber cuándo hay que dejar el puesto y ofrecemos una lista de consejos para hacerlo.

Relacionado: Cuándo pedir una baja laboral

Señales de que ha llegado el momento de dejar el trabajo

Puede ser difícil decidir si dejar un trabajo. Hay muchos factores que pueden influir en tu pensamiento, pero a menudo hay señales que sugieren que es el momento de irse. He aquí una lista de situaciones en las que dejar el trabajo es mejor que quedarse:

No hay oportunidades de ascenso

Aunque te sientas muy cómodo en tu puesto actual, si no hay espacio para avanzar, puedes sentirte estancado. Tus habilidades, cualificaciones y pasión por el puesto sólo te llevan hasta cierto punto dentro de una empresa. El crecimiento general de una organización y la estructura de los departamentos son algunos de los factores que determinan hasta dónde se puede avanzar. Si quieres más, pero la organización se estanca en tu nivel, es hora de seguir adelante.

Alto nivel de estrés

Algunas funciones conllevan altos niveles de estrés. Sin embargo, dependiendo de la estructura de una organización, algunos puestos son más estresantes de lo que tienen que ser. Esto se debe a una gran variedad de factores, pero si el trabajo afecta a tu salud, deberías dejarlo, porque ninguna cantidad de dinero vale un riesgo grave para la salud.

Poco equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Al igual que ocurre con los puestos de trabajo muy estresantes, algunos empleos son conocidos por su escaso equilibrio entre trabajo y vida privada, lo que significa que tienes que asumir más responsabilidades de lo normal hasta el punto de interferir en tu vida personal. Si te das cuenta de que eres incapaz de soportar un mal equilibrio entre el trabajo y la vida privada, deberías dejarlo. Perder tiempo personal con la familia o simplemente para uno mismo no siempre vale el sueldo que se gana por el puesto.

Relacionado: Cómo explicar los motivos para dejar un trabajo (con ejemplos)

Consejos para dejar el trabajo

Dejar un puesto de trabajo tiene ventajas e inconvenientes. Sin embargo, si piensa dejar el puesto, hay una forma correcta de hacerlo. He aquí algunos consejos útiles para dejar el trabajo correctamente:

Reúnete con tu supervisor en persona

Algunos departamentos de recursos humanos exigen cartas de dimisión formales. Sin embargo, es más beneficioso para todas las partes que se reúna con su supervisor en persona. No sólo es profesional, sino que muchos empleadores también utilizan este valioso tiempo como una oportunidad para mejorar. Si algo ha ido mal en tu situación personal, explícaselo con profesionalidad. Aconséjeles cómo podría mejorar la situación.

Haz que tu carta de dimisión sea sencilla y breve

Cuando escriba su carta de dimisión, evite largas explicaciones de los acontecimientos que le han llevado a tomar su decisión. Los únicos componentes necesarios de la carta son tu nombre, el cargo que ocupas, una declaración de dimisión y la fecha exacta de tu último día. Sirve como punto de partida para el proceso. Reúnete con tu supervisor en persona para discutir los detalles.

Relacionado: Cómo escribir una carta de dimisión (con ejemplos y consejos)

Céntrese en los aspectos positivos de la función

Aunque no es necesario dar una razón para marcharse, algunos prefieren explicarlo. Incluso si te vas en malos términos, mantén la profesionalidad y comparte tu problema. Este es el momento en el que podrías ofrecer un consejo constructivo sobre cómo se podría mejorar el puesto. Por lo demás, céntrate en los aspectos positivos del puesto, como lo que te gustaba o lo que funcionaba bien.

Evite los mensajes personales

Cuando escriba su carta de dimisión, no incluya mensajes personales a sus compañeros de equipo. En su lugar, debes escribir mensajes individualizados, dirigidos únicamente a los compañeros de trabajo con los que has desarrollado una relación estrecha, por separado de la carta de dimisión. Esto garantiza que tu carta siga siendo profesional y mantiene el foco en el hecho de que te vas.

5. Anuncie en el momento adecuado

Puede que no haya un momento perfecto para anunciar su salida. En algunos casos, el mal momento puede ser inevitable. La mayoría de las empresas piden un preaviso de dos semanas como mínimo. Sin embargo, hay algunas situaciones que afectan negativamente a la empresa y a tus compañeros de trabajo. Por ejemplo, si se acerca la fecha de entrega de un gran proyecto y el equipo necesita toda la ayuda posible, marcharse sería una decisión poco acertada, por no decir grosera. En la mayoría de los casos, puedes marcharte cuando quieras, pero ten en cuenta tu marcha y cómo puede afectar a la empresa en su conjunto.

7. Ofrecer ayuda durante la transición

Para irse en buenos términos es necesario que ofrezcas ayuda antes de tu partida. Por ejemplo, puede ser necesaria la formación de un nuevo empleado que le sustituya. En este caso, podrías ofrecer formación, permaneciendo a bordo una semana más. También podría trabajar hasta una fecha determinada garantizando que los proyectos actuales concluyan con éxito.

7. Informa a tu supervisor antes que a los demás

Algunos miembros del equipo establecen vínculos durante un período de tiempo. Se crea una sensación de cercanía al trabajar juntos, incluso compartiendo sus vidas personales con los demás. Sin embargo, cuando se trate de salidas, notifique siempre primero a su supervisor. Deja que la dirección se encargue de todos los anuncios formales relativos a tu baja. Esto también incluye la publicación en las redes sociales. Espera hasta que te hayas reunido formalmente con la dirección antes de abordar el asunto con cualquier otra persona.

8. Establezca una red interna durante su última semana

Cuando te despidas de tus compañeros de trabajo, aprovecha la oportunidad para hacer contactos. Hazles saber lo que más te ha gustado de trabajar con ellos y deséales buena suerte en sus carreras. Incluso aquellos con los que nunca has trabajado estrechamente podrían conectar contigo en las redes sociales o profesionales. Conectar con la gente ahora podría abrir las puertas a futuras posibilidades.

Quédese todo el último día

A menos que su supervisor le pida que se vaya antes, quédese todo el turno en su último día. Incluso si te quedas sin trabajo, sigue siendo productivo y ayuda a los demás cuando y donde sea necesario. Hacia el final del día, reserva tiempo para completar tu salida. Por ejemplo, añade un mensaje de voz en tu teléfono o un mensaje de ausencia en tu correo electrónico para informar a los clientes y a los demás de que ya no trabajas allí. También puedes aprovechar este tiempo para entregar los uniformes o las insignias de seguridad.