Cómo ser un buen gerente y líder (con consejos)

Los gestores y líderes supervisan proyectos, departamentos o individuos específicos. Los buenos gestores y líderes van más allá de la simple dirección de los empleados y de la asistencia a los flujos de trabajo. Proporcionan orientación, fomentan el desarrollo profesional, crean un entorno acogedor y promueven el éxito de todos.

En este artículo, analizamos cómo ser un buen gestor y líder y por qué es importante.

¿Cómo es un buen gestor y líder?

Una actitud positiva es uno de los rasgos de un buen director o líder. Son fiables y dedicados, y trabajan duro para garantizar el éxito de su equipo. Se preocupan por el bienestar de los miembros de su equipo y les animan a prosperar.

Relacionado: Cómo ser un buen gestor

La importancia de ser un buen líder y gestor

Los líderes y los directivos marcan la pauta en el lugar de trabajo. Establecen las expectativas, desarrollan los procesos y crean la base de la comunicación entre los empleados. Los líderes y los directivos pueden transformar el lugar de trabajo en un entorno acogedor en el que a la gente le guste venir a trabajar cada día.

Los líderes también ayudan a los empleados a crecer. El liderazgo eficaz implica utilizar las habilidades interpersonales, el pensamiento creativo y la capacidad de resolución de problemas para conocer mejor a sus empleados y ayudarles a desarrollarse. Los buenos líderes llegan a conocer mejor a los miembros de su equipo, identifican sus puntos fuertes y les dan las herramientas que necesitan para crecer como profesionales.

Relacionado: 10 estilos de liderazgo habituales (+cómo encontrar el suyo propio)

Cómo ser un buen gestor y líder

He aquí algunas formas de convertirse en un gran gestor y líder:

1. Comunícate con eficacia

Mantenga una comunicación clara y coherente con su equipo. Proporcione información importante con instrucciones claras y fomente el diálogo para asegurarse de que todo el mundo tiene una comprensión compartida. Aceptar preguntas y comentarios puede ayudar a fomentar un entorno más colaborativo que mantenga a los empleados comprometidos.

Como líder, también es importante que los empleados de todos los niveles sientan que pueden acercarse a usted con ideas y preocupaciones. Anime a los empleados a discutir sus ideas y experiencias con usted para asegurarse de que están contentos y cómodos en el trabajo. Cualquier líder con un rango superior al suyo debería poder hablar con usted sobre cualquier cosa, como su rendimiento laboral o los cambios en la empresa.

Relacionado: 7 consejos para mejorar las habilidades de comunicación

2. Establezca objetivos y expectativas claros

Proporcione a su equipo un enfoque claro y un objetivo que alcanzar. Comparta sus expectativas y normas con ellos para que entiendan cómo contribuyen a los objetivos. Proporcionar un objetivo compartido bien entendido ayuda a crear camaradería.

3. Establecer objetivos realistas

Prepare a su equipo para el éxito creando objetivos realistas. Aunque es bueno tener un nivel de exigencia elevado, establecer objetivos alcanzables ayuda a fomentar la moral y el sentimiento de satisfacción de los empleados. Utilice el método SMART para establecer objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y con un plazo determinado.

Por ejemplo, usted es gerente de una tienda minorista. Hay una promoción que permite a los clientes comprar una bolsa de edición limitada llena de productos cuando gastan una determinada cantidad de dinero. Si quiere animar a los empleados a vender más bolsas, su objetivo SMART podría ser el siguiente:

Nuestra tienda tuvo esta promoción el año pasado, y vendimos una media de 40 tote bags cada día. A nuestra tienda le quedan 100 tote bags por vender, y queremos vender al menos la mitad de las bolsas hoy. Si cada uno de los diez empleados que trabajan hoy puede vender cinco bolsas durante su turno de hoy, podremos alcanzar nuestro objetivo al final del día»

Relacionado: 12 consejos para crear objetivos SMART

4. Confía y da poder a tus empleados

Demuestra a tus empleados lo mucho que crees en sus capacidades delegando tareas en ellos. Dales la oportunidad de mostrar su responsabilidad y haz que se sientan dueños de su agenda diaria, sus tareas, sus plazos y sus resultados. Confía en su capacidad para hacer su trabajo de forma eficaz sin que tú intervengas con frecuencia.

Relacionado: Tu guía para delegar y gestionar equipos con éxito

5. Conozca a cada uno de sus empleados

Aprende más sobre cada uno de tus empleados. Como líder y gestor, es importante que conozcas cosas como sus puntos fuertes, sus debilidades y sus objetivos. Esto ayuda a crear una buena relación y confianza entre usted y el empleado, pero también le ayuda a entender mejor el trabajo en el que más destaca.

A medida que construya relaciones con los empleados, puede actuar como un entrenador para ellos. Proporcióneles una crítica constructiva, elogie un trabajo bien hecho y anímelos cuando lo necesiten. Conviértase en un socio en su búsqueda del éxito dentro de su carrera.

6. Cree un entorno acogedor e inclusivo

Asegúrese de que todos se sientan respetados. Fomente un sentido de comunidad y un entorno de colaboración en el que todos tengan las mismas oportunidades de expresar sus ideas. Fomente un diálogo abierto que permita a todos compartir con seguridad su punto de vista. Al acoger a todos, puede mejorar la moral y aumentar el compromiso de los empleados.

Relacionado: Cómo ser un líder inclusivo: 6 pasos que puedes seguir

7. Haz que tus empleados se sientan valorados

Recompense y reconozca a los empleados por sus éxitos. Felicítelos por un trabajo bien hecho, pero ofrézcales también algún tipo de beneficio tangible. Desarrolle programas eficaces de incentivos o reconocimiento que hagan que los empleados se sientan vistos, valorados y apreciados.

Intente que los empleados se sientan valorados cada día. Demuestre que se preocupa de verdad por ellos y por su bienestar. Construye relaciones sólidas con cada empleado aprendiendo más sobre su vida fuera del trabajo, como sus aficiones o intereses.

8. Aprenda de los demás a todos los niveles

Ser un buen gestor y líder requiere que te retes a ti mismo para desarrollar nuevas habilidades y aprender cosas nuevas. Intenta aprender algo nuevo cada día y ver cómo puedes aplicarlo en el trabajo. Utiliza las habilidades de escucha activa para absorber lo que los empleados están tratando de decirte. Considere y procese cuidadosamente toda la información y los comentarios que reciba.

9. Mantén la mente abierta

Ser un buen gestor y líder implica probar diferentes enfoques hasta determinar qué es lo que mejor funciona para su equipo específico. Evite dar por sentado que todo el mundo comparte su misma opinión en cuanto a la mejor opción para su equipo. Anime a los empleados y a sus directivos a que le den su opinión sobre sus métodos y su rendimiento. Utilice sus respuestas para ajustar su enfoque según sea necesario.

10. Sea proactivo

En lugar de esperar a las revisiones trimestrales, proporcione a su equipo información de retorno en la medida de lo posible. Compruebe con ellos cómo se sienten en el trabajo y cree un entorno que parezca menos formal que una revisión del rendimiento. Proporcione una crítica constructiva sobre su rendimiento y proporcióneles las herramientas que necesitan para mejorar. Ayúdeles a alcanzar el éxito en cualquier momento del año en que necesiten ayuda.

Relacionado: 4 maneras en que el feedback mejora el rendimiento en el trabajo

11. Aprende del pasado

Los buenos líderes y gerentes evalúan los fracasos y éxitos pasados de la empresa para crear mejores planes para el futuro. Si usted' está empezando en una nueva empresa en un puesto de dirección, hable con los empleados sobre la persona que ocupó el puesto anteriormente. Averigüe qué hizo que fuera útil para crear un ambiente de trabajo exitoso.

Relacionado: Cómo triunfar en tu nuevo trabajo: La primera semana, el primer mes y los primeros 90 días

12. Incluya a todos en sus soluciones

Utiliza la experiencia de tu equipo para desarrollar las mejores soluciones. Invítelos a compartir sus ideas y opiniones, y fomente la colaboración creativa. Incluir a todo su equipo en el proceso de toma de decisiones ayuda a cada empleado a desarrollar nuevas habilidades y puede aumentar el compromiso y la moral de los empleados.

13. Mantenga un enfoque orientado a los resultados

Los buenos gestores y líderes tienen la motivación y la disciplina para producir un trabajo sólido de forma constante. Aunque un aspecto importante del liderazgo y la gestión es delegar tareas, quienes tienen funciones de liderazgo deben contribuir a los proyectos. Dé un buen ejemplo a los empleados dedicándose a cada tarea y esforzándose por obtener resultados excelentes.

14. Fomentar el crecimiento

Anime a los empleados de su equipo a progresar en su carrera. Esto puede consistir en impartir talleres de desarrollo, ayudarles a aprender nuevas habilidades o asignarles nuevas tareas que les supongan un reto. Asegúrese de que todos los empleados sepan que les apoya y que cree en sus capacidades. Esto podría darles la confianza que necesitan para dar el siguiente paso en su carrera.

Relacionado: Guía para la formación y el desarrollo de los empleados: Cómo hacerlo eficazmente

15. Haz más de lo que la gente espera

Si puede hacerlo sin sobrepasarse, asuma tareas que quizá no correspondan a las responsabilidades de un directivo. Por ejemplo, si la empresa se retrasa en tareas importantes de introducción de datos, ayude al equipo responsable a ponerse al día. Aunque esta sea una tarea que suele asignarse a los empleados de nivel básico, les demuestra tu voluntad de ayudar.

Relacionado: Relacionado: 9 formas de evitar el agotamiento

16. Inspirar a los demás

Como líder y gestor, es importante que muestres una actitud positiva y pasión por tu trabajo. Tu ética de trabajo, tu mentalidad y tu impulso deben inspirar a los que te rodean a rendir bien. Animar e inspirar a los que te rodean crea un lugar de trabajo más fuerte y exitoso.