Cómo ser un buen mentor en 12 pasos

Ser un mentor en el lugar de trabajo le permite desarrollar sus habilidades de liderazgo y proporcionar el máximo servicio a sus alumnos. Al asumir un papel de mentor, puedes desarrollar tus habilidades de liderazgo y prestar el máximo servicio a tus alumnos.

En este artículo, hablaremos de lo que es un mentor y de los 12 pasos que puedes dar para ser un mentor eficaz en el trabajo.

¿Qué es un mentor?

La relación entre un mentor y un alumno es profesional y no profesional, pero el objetivo principal es ayudar a los alumnos a alcanzar sus sueños y objetivos. Un mentor es un consejero de confianza que proporciona información y ayuda cuando se le requiere. La relación puede ser informal o formal, pero siempre se considera profesional. A medida que ambas personas se desarrollan y evolucionan, las normas pueden variar con el tiempo.

Un mentor puede aportar valor a un alumno:

  • Compartir conocimientos y experiencias vitales
  • Ofrecer ánimo e inspiración
  • Escuchar cuando sea necesario y proporcionar orientación o consejo cuando se le pida
  • Ayudar al alumno a fijar objetivos y explorar diferentes trayectorias profesionales
  • Revisar el currículum del alumno y ayudarle a prepararse para las entrevistas
  • Ayudar al alumno a desarrollar sus propias habilidades de liderazgo
  • Sugerir nuevas oportunidades para que el alumno asuma el progreso de sus habilidades

Las relaciones con los mentores pueden durar desde una sesión única hasta toda la vida de la carrera. Algunos mentores ayudan a las personas en el lugar de trabajo con una serie de cuestiones como la búsqueda de ascensos, la asunción de nuevas responsabilidades y el desarrollo de relaciones interpersonales.

Relacionado: 10 rasgos de los líderes altamente efectivos (y cómo desarrollarlos)

Cómo ser un gran mentor en su lugar de trabajo

Sigue estos pasos para convertirte en un mentor fuerte y valioso dentro de tu lugar de trabajo:

1. 2. Inscríbase en un programa formal de tutoría si su empresa tiene uno

Algunas empresas se esfuerzan por asegurarse de que haya mentores disponibles en el lugar de trabajo. Pueden tener un proceso estructurado para formar a los nuevos mentores y emparejarlos con los alumnos interesados. Si su empresa ofrece un programa de mentores, considere la posibilidad de participar como una forma de apoyar los esfuerzos de su empresa y prepararse para ser un mentor activo en su trabajo.

2. Invierte tiempo en conocer a tu alumno

Como en cualquier relación, la relación mentor-mentor funciona mejor cuando se invierte tiempo. Conozca a su alumno tanto a nivel personal como profesional y aprenda sobre sus objetivos a largo plazo, su educación y sus deseos/necesidades dentro de su carrera actual. Cuanto más sólida sea la relación con su alumno, más se beneficiarán ambos.

3. Decide la estructura de tu tutoría

Ser un buen mentor requiere una estructura bien definida. Algunos factores a tener en cuenta son:

  • ¿Con qué frecuencia quieres reunirte? ¿Debe ser sólo cuando sea necesario, o debe haber momentos específicos?
  • ¿Cómo va a guiar a su alumno? ¿Establecerá tareas y objetivos o se reunirá para tomar un café y discutir su enfoque?
  • ¿Cómo determinará si el proceso es exitoso? ¿Tendrá una revisión formal o será un chequeo casual para ver cómo le va a su aprendiz y si la relación sigue satisfaciendo las necesidades y expectativas de ambos?

Cuanto más específicos sean los objetivos que se planteen juntos, más probabilidades habrá de que ambos experimenten los beneficios de un programa de tutoría.

4. Deje que su alumno tome sus propias decisiones

Aunque usted tenga más experiencia que su alumno, es importante guiarle y dejarle tomar sus propias decisiones. Puedes dar consejos y dejar que sean ellos los que tomen las decisiones. Esto forma parte del proceso de evolución y permite a su alumno aprender por ensayo y error. También permite que tu pupilo siga creciendo y adquiera confianza en sus decisiones independientemente de ti.

5. Mantener la objetividad

Mantener la objetividad sobre su alumno, su elección de carrera y sus objetivos es una parte importante para ser un mentor eficaz. Su función no es juzgar la situación personal o profesional de su alumno, sino apoyarlo en su desarrollo profesional. Cuanto más objetivo sea su mentor, más lo respetará a usted y a su orientación, y mejor será la relación en general.

6. Mantener una relación profesional

Mantener la relación con su alumno lo más profesional posible puede garantizar que sus necesidades de tutoría relacionadas con el trabajo se satisfagan de la forma más adecuada y eficaz. Por ejemplo, pedir a su alumno que se ponga en contacto con usted sólo durante las horas de trabajo puede ayudar a establecer límites claros.

7. Ofrezca una retroalimentación honesta y genuina

Hacer una crítica constructiva es un requisito de la relación mentor-aprendiz, así que no tengas miedo de parecer un crítico duro, siempre que tu enfoque sea pertinente, honesto y compasivo. Ofrecerles un feedback regular desde el principio puede ayudarles a desarrollarse como profesionales, asegurándose de que se fijan altas expectativas para sí mismos.

8. Establezca el respeto por los demás

El respeto mutuo conlleva la aceptación, y eso puede ayudar a ambas partes a sentir que la tutoría funciona en un entorno seguro. Es más probable que ambas partes se comuniquen abiertamente y asuman mayores riesgos, ya que no hay miedo a ser ridiculizados o juzgados. Además, un buen mentor está dispuesto a compartir su experiencia, sus habilidades y sus conocimientos con los demás y, sobre todo, quiere que su mentor tenga éxito.

9. Sé un buen oyente y un comunicador compasivo

Aunque pueda ayudar a su alumno a encontrar una solución a sus problemas, no puede arreglar el problema por él. Un mentor de éxito entiende que escuchar es tan importante como ofrecer consejo u orientación. Hacer saber a su alumno que está disponible y dispuesto a escuchar y aportar ideas cuando lo necesite fomentará una comunicación abierta y una relación más productiva.

10. Sea abierto sobre sus propios errores

Ser honesto sobre tus dificultades puede generar confianza con tu alumno y animarle a que se abra a sus errores y fracasos. También puede ayudar a resolver problemas. Los demás necesitan ver cómo has abordado una situación y qué ha funcionado y qué no.

11. Celebre los logros de su alumno

Puede parecer que muchas de sus conversaciones giran en torno a temas negativos si su comunicación principal con su alumno es sobre cómo resolver problemas en el lugar de trabajo. Un buen mentor entiende que las mejores tutorías implican algo más que el trabajo y la resolución de problemas, así que asegúrese de reservar tiempo para celebrar los logros de su alumno para mantener un ambiente positivo. Anime a sus alumnos a compartir sus premios y logros. La forma de celebrar sus logros es subjetiva y sólo usted puede decidir qué es lo mejor para su tutoría. Para ser un buen mentor, querrá interesarse personalmente en la relación y tratarla como una parte importante de su vida. Un mentor de éxito se siente implicado en los éxitos de su alumno.

12. Ser un modelo de conducta

Su alumno le admirará si usted desempeña un papel de liderazgo o tiene más experiencia que él. Sea consciente de su comportamiento en el lugar de trabajo y de la forma en que se presenta verbalmente y no verbalmente. Un buen mentor mostrará entusiasmo por su trabajo y por la empresa, por lo que incluso la forma en que escriba y responda a los correos electrónicos es una forma en que su alumno tomará una señal sobre cómo actuar en el lugar de trabajo. Además, si un mentor no está entusiasmado con su alumno, se notará, y es probable que la tutoría no funcione. O, si no están contentos con su carrera o con la empresa, se notará la falta de entusiasmo, lo que también puede dañar la relación.

Rasgos de los mentores de éxito

Hay ciertos rasgos que demuestran los mentores de éxito. Las siguientes son características y rasgos comunes de los mentores eficaces:

  • Cumplen con sus propios objetivos profesionales y personales en curso.
  • Son respetados por los empleados y los colegas en múltiples niveles dentro de la empresa. Un buen mentor ha desarrollado relaciones positivas con una variedad de otros colegas, y son respetados tanto por los empleados por encima como por debajo de ellos.
  • Valoran la formación continua y el aprendizaje permanente. Avanzan en su propio conocimiento de su campo manteniéndose al tanto de las últimas noticias y tendencias. Asisten a conferencias profesionales, participan en talleres e incluso pueden asistir o impartir clases para ayudar a desarrollar su propia base de conocimientos y su conjunto de habilidades.