15 Consejos para trabajar a distancia

Tanto si lleva tiempo trabajando desde casa como si es la primera vez, debe modificar su estilo de trabajo para seguir siendo productivo. Adaptar tu trabajo para tener éxito puede ayudarte a aprovechar al máximo las ventajas de trabajar desde casa y a la vez ofrecer un trabajo de alta calidad a tu empresa.

En este artículo, describimos las ventajas de trabajar desde casa y ofrecemos 15 consejos para ayudarle a adaptarse a este estilo de trabajo cada vez más popular.

Preguntas y respuestas: ¿Qué es el trabajo a distancia?

Ventajas de trabajar a distancia

Trabajar desde casa tiene varias ventajas que no puede experimentar trabajando in situ. Ten en cuenta las siguientes ventajas del teletrabajo si estás pensando en trabajar a distancia:

  • Flexibilidad y equilibrio entre vida y trabajo: Trabajar desde casa significa que puede empezar y terminar su jornada laboral cuando quiera, siempre que termine su trabajo del día. Tener un horario flexible significa que puede coordinar mejor sus compromisos y citas personales con los profesionales. Por ejemplo, puedes dejar a tus hijos en el colegio antes de entrar en el trabajo, en lugar de tener que buscarles transporte para no llegar tarde a la oficina.
  • No viajar al trabajo: No tener que estar sentado en el tráfico de camino al trabajo puede ayudar a reducir el estrés y a trabajar más rápido. No tener que desplazarse al trabajo también elimina los costes de transporte, incluyendo la gasolina o las tarifas del transporte público, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y le ahorra un tiempo valioso. Este tiempo puede permitirte dormir hasta tarde y darte tiempo para preparar un desayuno más saludable, hacer ejercicio o empezar a trabajar antes.
  • Menores costes: Además de ahorrar en gastos de transporte, trabajar desde casa también puede ahorrarle dinero en varias cosas, como la ropa de trabajo, la guardería y los almuerzos. Este dinero se puede reasignar a otras partes de su presupuesto.
  • Oficina personalizada: Trabajar desde casa significa que puede crear un espacio de trabajo a su gusto. Por ejemplo, en lugar de tener que utilizar las sillas de la empresa o la disposición particular de su lugar de trabajo, puede crear el espacio de trabajo que más favorezca su productividad y que refleje su estilo personal.
  • Ubicación de la oficina: Trabajar a distancia también significa que puedes tener un entorno de oficina a tu elección. Por ejemplo, en lugar de trabajar en un entorno de oficina, puede optar por trabajar en casa en su sofá, en la cafetería de su barrio o en algún lugar de la naturaleza.

Relacionado: Las ventajas de trabajar desde casa

Consejos para trabajar a distancia

Aunque trabajar desde casa tiene varias ventajas, es importante saber cómo adaptarse a su nueva libertad. Cuanto mejor sepas hacerlo, más fácil será aprovechar al máximo tu jornada laboral y proporcionar a tu empleador un trabajo valioso. Aquí tienes 15 consejos para trabajar a distancia:

1. Tener un espacio de trabajo designado

Separar sus espacios de trabajo y de vida puede ayudar a eliminar las distracciones y aumentar su productividad. Por ejemplo, si trabaja en el sofá del salón, puede acabar viendo la televisión en lugar de trabajar. Un espacio de trabajo designado le permite saber que el tiempo que pasa allí es sólo para trabajar.

Considera la posibilidad de instalar una oficina en una habitación libre o en otra zona de tu casa. Disponer de un escritorio o una mesa te permite distribuir tus materiales de trabajo y puede ayudar a tu capacidad de organización en general.

Relacionadas: Todo lo que debe saber sobre el trabajo desde casa

2. Cumplir una rutina

Seguir una rutina puede estructurar tu día y asegurarte de que te mantienes al día. Crea un horario por horas junto con una lista priorizada de tus responsabilidades para el día. Por ejemplo, puedes crear un horario que indique los días y las horas en las que hay que realizar ciertas tareas. También puede ser útil compartir este horario con otros miembros de tu equipo para que sepan cuándo estás disponible para reuniones virtuales o telefónicas.

Un horario fijo también puede ayudar a que tu cuerpo se acostumbre a una determinada hora de despertarse y facilitarte las cosas a largo plazo. Por ejemplo, si un día decides levantarte tarde y terminas tu turno mucho más tarde de lo habitual, puede ser más difícil para ti despertarte temprano al día siguiente. Un horario coherente da a tu cuerpo tiempo para descansar y garantiza que esté preparado para los días venideros.

Relacionado: Cómo hacer un programa de trabajo diario

3. Determina tus horas punta de trabajo

También es importante tener en cuenta el momento del día en que eres más productivo y centrar tu horario en torno a él. Por ejemplo, su pico de productividad puede ser por la mañana, por la tarde o por la noche. Si realiza su mejor trabajo por la mañana, empiece el día temprano y priorice sus principales responsabilidades para ese momento. De este modo, te aseguras de aprovechar al máximo tu jornada laboral, dando lo mejor de ti a tus tareas más prioritarias.

4. Hacer descansos con regularidad

Es importante ser consciente de tu tiempo y encontrar un equilibrio entre cuándo trabajar y cuándo descansar. Cuando crees un horario, incluye tiempos para las pausas y el almuerzo para ayudarte a mantener la energía y la motivación. También es importante salir de casa y tomar aire fresco y luz natural para ayudar a despejar la mente. Considera la posibilidad de dar un paseo o pasar tiempo en tu jardín.

5. Decide cuándo termina tu jornada laboral

Determinar el final de tu turno puede ayudarte a establecer límites. Acostúmbrate a cerrar la sesión a una hora determinada para informar a tus compañeros de que no estás disponible todas las horas del día. Determinar cuándo termina tu jornada laboral puede animarte a alejarte del trabajo y a resistir el impulso de revisar tu correo electrónico laboral cuando deberías estar relajándote lejos de tus obligaciones laborales.

6. Crear un equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Además de determinar el final de tu turno, es importante crear un equilibrio entre el trabajo y la vida privada para evitar el agotamiento. Utiliza tu horario flexible para practicar el autocuidado y dedicar tiempo a tus responsabilidades fuera del trabajo. Por ejemplo, aunque es importante tener un horario de trabajo fijo, también es importante tener en cuenta las citas con el médico, las actividades extraescolares de los niños y otras cosas que pueden dar tiempo a la mente y al cuerpo para descansar.

Relacionado: Guía definitiva para la conciliación de la vida laboral y familiar

7. Determina tu estilo de trabajo

Para aprovechar al máximo tu jornada laboral, averigua qué entorno es el más propicio para tu productividad. Por ejemplo, puede que prefieras trabajar en una bulliciosa cafetería o en silencio. Una vez que sepas qué estilo favorece más tu eficiencia, crea un entorno de trabajo que se adapte a tus necesidades.

8. Comunicarse con los compañeros de trabajo

Utiliza la tecnología para mantenerte conectado con tus compañeros cuando trabajes desde casa. Revisa tu correo electrónico o la plataforma de mensajería de tu empresa cuando el tiempo te lo permita, y utiliza estas herramientas para mantenerte informado mientras fomentas un entorno virtual de colaboración desde la distancia. Hablar con ellos con regularidad también puede fomentar el trabajo en equipo a pesar de estar en un lugar diferente al de tus compañeros de trabajo. Asegúrate de tener en cuenta las diferentes zonas horarias y planifica la comunicación en consecuencia.

9. Eliminar las distracciones

Para fomentar la productividad durante toda la jornada laboral, reduzca las distracciones, como la televisión o las redes sociales. Además de un espacio de trabajo designado, considera la posibilidad de cerrar la puerta si trabajas en una habitación, trabajar lejos de la televisión de tu casa o utilizar auriculares con cancelación de ruido. Esto puede ayudarte a mantenerte concentrado y a aumentar la calidad y la velocidad de tu trabajo.

10. Vístete

Ponerte algo que no te hayas puesto para ir a la cama puede ayudarte a tener la mentalidad adecuada para el trabajo. Por ejemplo, si te quedas en pijama todo el día, es más probable que te quedes dormido durante la jornada laboral. Psicológicamente, es más probable que te mantengas concentrado si estás vestido cuando te llama un cliente o un compañero de trabajo. Vestirse también le asegura estar presentable si surge de repente una videollamada.

11. Estirar los músculos

Si estás sentado en un escritorio con regularidad, es importante que estires tus músculos y extremidades con regularidad para evitar calambres o dolores innecesarios. También puedes considerar un entrenamiento matutino o una pequeña caminata antes de tu turno para aumentar tu nivel de energía y ayudar a tu mente y cuerpo a despertarse antes de que comience tu jornada laboral.

12. Beber agua

Mantenerse hidratado puede ayudarle a mantenerse concentrado y motivado. Tenga un vaso de agua en su escritorio o cerca de su espacio de trabajo para ayudar a mejorar su estado de ánimo y su productividad general durante su turno. También puede ser útil tener cerca bocadillos saludables para mantenerte con energía.

13. Disponer de tecnología fiable

Es importante contar con tecnología fiable y una buena conexión a Internet para poder realizar bien su trabajo. Por ejemplo, si necesitas un portátil u ordenador, asegúrate de que tiene la capacidad de memoria y la velocidad que necesitas para completar tus tareas. Una buena conexión a Internet garantiza que su progreso no se vea interrumpido, y un par de auriculares puede ayudar a reducir el ruido de fondo.

14. Establezca reglas básicas

Si compartes un espacio con otras personas mientras trabajas, como tus hijos o tu cónyuge, hazles saber qué pueden y qué no pueden hacer mientras tú trabajas. Esto también se aplica a los demás miembros de la familia. Por ejemplo, si tienes familiares que saben que trabajas desde casa, es posible que quieran visitarte. Cuando lo hacen, esto puede restarle tiempo a su turno porque usted está obligado a mantenerlos entretenidos mientras visitan su casa.

15. Pedir lo que se necesita

Algunas empresas le proporcionan un ordenador portátil u otro equipo de oficina en casa para trabajar a distancia. Asegúrate de pedir estas cosas lo antes posible para asegurarte de que tienes las herramientas necesarias para empezar tu turno. Algunas cosas que puedes necesitar son un ordenador, un teclado, una silla o un software concreto.