Consejos para ser asertivo en el trabajo

Saber cuándo y cómo ser asertivo sin ser agresivo puede ayudarle a avanzar en su carrera y alcanzar el éxito profesional que desea. El lugar de trabajo es un entorno en el que la asertividad puede ser beneficiosa. Negociar un salario más alto, conseguir un ascenso y establecer mejores conexiones con tus compañeros son sólo algunas de las ventajas de utilizar una asertividad adecuada.

En este artículo, analizamos los beneficios de la asertividad en el trabajo, en qué se diferencia de la agresividad y cómo desarrollar las habilidades de asertividad necesarias para ayudarle a tener éxito en su carrera.

¿Qué es la asertividad en el trabajo?

La asertividad es una táctica de comunicación esencial en el lugar de trabajo que le permite expresarse de forma respetuosa y adecuada. Ser asertivo te permite expresar tus habilidades, capacidades y objetivos sin ser prepotente. Puedes expresar tus ideas e intereses de forma eficaz. Cuando eres asertivo, te defiendes a ti mismo y a tus problemas. También puedes expresar tu desacuerdo de la forma y en el momento adecuados. No buscas un trato superior, simplemente quieres el respeto que te corresponde. Cuándo y cómo rechazar una petición es algo que también saben las personas asertivas.

Relacionado: Habilidades de comunicación: Definiciones y ejemplos

¿En qué se diferencia ser asertivo de ser agresivo?

A veces la gente puede malinterpretar el significado de la asertividad y su diferencia con la agresividad. Sin embargo, entender esta diferencia es muy importante para su éxito profesional. A diferencia de la agresividad—que se caracteriza por una energía e iniciativa intrusivas—ser asertivo significa ser capaz de comunicar eficazmente tus necesidades y emociones y conseguir los resultados que deseas, al tiempo que eres empático con las necesidades y deseos de los demás. Alguien que es asertivo sigue siendo capaz de crear y mantener relaciones de trabajo positivas.

Relacionado: Cómo crear confianza en uno mismo: 5 consejos clave

Ventajas de ser asertivo en el trabajo

Ser asertivo de forma adecuada en el trabajo puede tener muchas ventajas para usted, su equipo y su empresa en general. Los beneficios de una asertividad adecuada en el trabajo incluyen:

La autoestima y la confianza en uno mismo mejoran

A medida que vayas conociendo el valor que tienes que ofrecer y quién eres, también te sentirás mejor contigo mismo y con tu rendimiento en el trabajo.

Mayor contribución al rendimiento del equipo

Cuando cada miembro de un equipo confía en que sus compañeros se comunicarán con comentarios positivos cuando el proyecto va bien y con comentarios constructivos cuando se necesitan mejoras, el resultado es un mejor rendimiento del equipo. La asertividad le ayuda a asegurarse de que hay líneas de comunicación positivas en su equipo y de que cada miembro, incluido usted, está contribuyendo al éxito general.

Las habilidades de gestión del estrés mejoran

Cuando eres asertivo, te sientes seguro de expresar tus preocupaciones y de contribuir a resolver problemas o cuestiones. También te sientes capacitado para afrontar con respeto y calma los problemas interpersonales que vayan surgiendo. Todo ello contribuye a minimizar el estrés y a crear un entorno de trabajo más saludable y positivo para todos.

Relacionado: Cómo superar el miedo al fracaso

Cómo desarrollar habilidades de asertividad

Si eres alguien que es naturalmente más pasivo y te gustaría perfeccionar tus habilidades de asertividad, hay varias cosas que puedes hacer para mejorar en esta área y defenderte con confianza. Sigue estos pasos para desarrollar tu capacidad de asertividad en el trabajo:

  1. Mejore su confianza en sí mismo.
  2. Comunica tus necesidades con seguridad.
  3. Entienda que sólo puede controlar su comportamiento.
  4. Practique la asertividad;

1. 2. Mejorar la confianza en sí mismo

Desarrollar la confianza en uno mismo es fundamental para aprender a ser asertivo. La confianza en uno mismo te ayuda a sentirte cómodo defendiendo tus intereses en lugar de dejarte guiar por los puntos de vista y las opiniones de los demás. Una forma de mejorar esta habilidad es aprender más sobre uno mismo. Dedicar tiempo a pensar realmente en cuáles son tus objetivos y por qué mereces alcanzarlos puede ayudarte a sentirte más seguro de tus habilidades y capacidades. Cuando te das cuenta de que mereces ser tan feliz como cualquier otra persona, puede ayudarte a ganar la confianza que necesitas para defenderte.

También puedes intentar comprender mejor tus sentimientos y tomar medidas para hacer las cosas que te hacen sentir bien contigo mismo y te animan a dar lo mejor de ti. Reconocer que tus sentimientos, necesidades, derechos y contribuciones son tan importantes como los de los demás’te ayuda a tener más confianza y a ser más asertivo.

2. Comunica tus necesidades con confianza

Abogar por uno mismo no es sólo tener una mejor experiencia o sentirse mejor. También le permite rendir al máximo y es una contribución tanto para usted como para toda la empresa. Saber que ser asertivo ayuda tanto a ti como a tu empresa a tener éxito puede hacerte sentir más cómodo y permitirte hablar con confianza de tus necesidades. Si reconoces que te falta algo que necesitas para rendir al máximo y tener éxito, habla por ti mismo en lugar de esperar que otra persona—como un supervisor—lo reconozca.

Puedes practicar esto comunicando a tus compañeros y a los directivos los recursos y las cosas que necesitas para completar un proyecto o alcanzar un objetivo. Una vez que hayas dejado claras tus necesidades, haz un seguimiento para asegurarte de que se satisfacen adecuadamente. Si hay algo que crees que te sería útil pero no es una opción que se pueda proporcionar en este momento, pregunta amablemente si la decisión se puede revisar en el futuro.

3. Entiende que sólo puedes controlar tu comportamiento

Es importante saber que no puedes controlar las acciones de los demás. Si alguien en el lugar de trabajo ha malinterpretado tu asertividad, sólo puedes controlar cómo te defiendes. Mientras sigas siendo respetuoso y empático con el tiempo y las necesidades de los demás, no hay nada malo en defender tus propios derechos y necesidades en el trabajo.

4. Practica la asertividad

Al igual que cualquier otra habilidad que quieras desarrollar, la mejor manera de conseguir ser más asertivo en el trabajo es practicar en situaciones laborales comunes antes de que ocurran en el trabajo. Por ejemplo, puedes hacer un juego de roles con un amigo o familiar para asegurarte de que estás preparado para las diferentes respuestas que puedes recibir y para asegurarte de que te estás defendiendo de una manera que provocará una respuesta positiva. 

Mientras practica, concéntrese en escuchar activamente las necesidades y los sentimientos de los demás mientras crea un diálogo abierto sobre sus propias necesidades. Practicar la asertividad en situaciones típicas de trabajo debería ayudarte a sentirte más cómodo y a mantener la calma y la cortesía cuando abordes las mismas situaciones en tu lugar de trabajo.