Lo que hay que saber sobre los empleos de contrato a fijo

Ofrecer puestos de trabajo de contrato a permanente se está convirtiendo en una forma cada vez más común para que las empresas encuentren nuevas contrataciones. Los puestos de contrato a permanente ofrecen a los empleadores la oportunidad de contratar a personas a modo de prueba y de que los trabajadores temporales se conviertan en empleados a tiempo completo. Si está interesado en buscar un puesto de trabajo de contrato a permanente, debe saber qué implica este tipo de trabajo y cómo afrontar la transición de empleado contratado a permanente.

En este artículo, definiremos el término de contrato a permanente, ofreceremos consejos para la transición de un puesto de trabajo con contrato a uno permanente y discutiremos las ventajas y desventajas de aceptar un puesto de trabajo con contrato a permanente.

Relacionado: ¿Cómo funcionan las agencias de trabajo temporal?

¿Qué es la conversión de contrato a permanente?

Un puesto de contrato a permanente es cuando un empleado es contratado temporalmente con la posibilidad de que se le ofrezca un puesto permanente en un futuro próximo. Los empleados de contrato a permanente suelen trabajar de tres a seis meses como trabajadores temporales o contratados. Una vez finalizado el periodo de prueba o de formación, si su rendimiento es aceptable, pueden optar a un puesto permanente a tiempo completo. Si el rendimiento del empleado no ha sido suficiente, el empresario tiene la opción de despedirlo.

Durante el periodo de prueba, el empleador supervisa al empleado para determinar si es adecuado para la empresa. El empleado también puede recibir una formación específica que le prepare para su futuro puesto. El periodo temporal también permite a los empleados familiarizarse con un entorno de trabajo concreto y les ayuda a decidir si quieren comprometerse a trabajar allí a tiempo completo.

Relacionado: 15 Empleos de nivel inicial bien remunerados

Consejos para la transición de un puesto de trabajo con contrato a un puesto permanente

El objetivo final de los empleados contratados es recibir una oferta de trabajo a tiempo completo al final del periodo de prueba. Estos son nuestros consejos para realizar esta transición con éxito:

  • Centrarse en su rendimiento.
  • Conocer a sus compañeros de trabajo.
  • Establecer sus propios objetivos.
  • Tomar la iniciativa.
  • Estar dispuesto a negociar.

Centrarse en el rendimiento

Uno de los factores más importantes en la transición de contrato a permanente es su rendimiento laboral. Si te concentras en rendir bien durante el periodo de prueba, aumentas tus posibilidades de que te ofrezcan un puesto a tiempo completo. Si eres suficiente y tienes una fuerte ética de trabajo, también te resultará más fácil la transición a un horario a tiempo completo o un aumento de tus responsabilidades. Si haces bien tu trabajo, tu empleador también debería mostrarse más agradable a la hora de negociar las condiciones de tu empleo permanente.

Conozca a sus compañeros de trabajo

Una de tus prioridades como empleado temporal debe ser conocer tu entorno de trabajo y a las personas con las que trabajas. Establecer relaciones con tus supervisores y compañeros hará que tu trabajo sea más agradable y puede ayudar a que la transición a un puesto permanente sea menos estresante. Conocer a tus supervisores puede influir positivamente en su decisión a la hora de determinar si te ofrecen o no un puesto a tiempo completo. Además, si te llevas bien con tus compañeros de trabajo, es posible que te ofrezcan consejos o asistencia que te ayuden a tener éxito en tu nuevo puesto.

Establezca sus propios objetivos

Un puesto de trabajo temporal puede ser su puerta de entrada a un sector o campo concreto, pero también debe asegurarse de que beneficiará a sus objetivos profesionales a largo plazo. Cuando aceptes un puesto temporal, es importante que tengas en cuenta los objetivos que quieres conseguir con el trabajo. Puedes establecer objetivos que impliquen ganar experiencia en el sector, encontrar un puesto de trabajo de nivel inicial en el campo que deseas, ganar un mayor salario u obtener nuevas habilidades profesionales. Cuando evalúe un lugar de trabajo y tome la decisión de aceptar un puesto permanente, asegúrese de considerar si su nuevo papel le ayudaría a alcanzar sus objetivos.

Tomar la iniciativa

En algunas situaciones de trabajo, puede ser su responsabilidad discutir la transición a una contratación a tiempo completo. Esto requerirá que tomes la iniciativa y te pongas en contacto con tu supervisor o empleador. Esto debe hacerse por carta o en persona, dependiendo de la formalidad del entorno y de su relación con el empleador. En la carta o la conversación, debe expresar su deseo de trabajar de forma permanente y ofrecer un breve resumen de su experiencia y cualificaciones pertinentes. Si su empleador cree que puede encajar bien en la empresa, le ofrecerá un puesto o programará una hora para una entrevista más a fondo.

Estar dispuesto a negociar

Parte de la transición de un puesto con contrato a un empleado permanente es la negociación de las condiciones de su nuevo empleo. Es posible que detalles importantes, como el importe de su nuevo salario, las prestaciones y el horario de trabajo, se hayan esbozado en su acuerdo original, pero debe estar preparado para reevaluarlos al final de su periodo de prueba. Si su rendimiento como contratado temporal ha superado las expectativas, es posible que pueda negociar amablemente una mejora de las prestaciones o un salario más elevado. Incluso si su empleador no puede negociar, es posible que pueda optar a un aumento o a un ascenso en un futuro próximo.

Relacionado: Cómo negociar el salario (con consejos y ejemplos)

Ventajas de los puestos de trabajo de contrato a permanente

Hay varias ventajas claras de aceptar un trabajo por contrato a permanente. En primer lugar, permite probar un nuevo puesto o sector sin comprometerse a largo plazo. Los empleados con contrato temporal tienen tiempo para evaluar su entorno de trabajo, su empleador y sus responsabilidades diarias antes de decidir si firman o no un contrato a largo plazo.

Además, los puestos de trabajo de contrato a permanente pueden dar a los empleados acceso a puestos de trabajo para los que de otro modo no podrían optar. Es más probable que un empleador ofrezca un puesto a un empleado temporal exitoso y prometedor que a un solicitante desconocido, debido a la familiaridad del empleado contratado con la empresa.

Desventajas de los puestos contratados a permanentes

También hay algunas desventajas de trabajar como empleado contratado. En primer lugar, no tiene ninguna garantía de que su empleador le ofrezca un puesto permanente. Si tu rendimiento no cumple las expectativas o si un profesional más cualificado se presenta para el puesto, tu empleador puede optar por despedirte en lugar de contratarte a tiempo completo. Además, los puestos de trabajo de contrato a permanente no suelen ofrecer prestaciones de calidad. Es posible que se le pida que dedique una cantidad importante de tiempo y esfuerzo a un puesto de trabajo de contrato a permanente sin que se le ofrezcan las prestaciones típicas, como tiempo libre remunerado, seguros o planes de jubilación.

Te recomendamos

¿Qué es la fórmula de los gastos de explotación? (¡Y cómo calcularla!)

Introversión vs. Extroversión: Qué son y 7 diferencias clave

Cómo superar el miedo al fracaso: 5 estrategias sencillas

16 Ejemplos de material de marketing (con consejos)

Habilidades matemáticas: Definición, ejemplos y cómo desarrollarlas

Cómo aplicar la fórmula del inventario de productos terminados