Guía para el control del inventario de la tienda: Beneficios, métodos y consejos

La gestión del control del inventario de la tienda es un proceso esencial para los negocios minoristas. El control del inventario de la tienda permite optimizar los niveles de existencias de una tienda, lo que ayuda a reducir los costes de almacenamiento y minimiza la exposición a la pérdida de ventas cuando se agota un producto. Aprender más sobre este concepto puede permitirle identificar formas de mejorar los procesos de almacenamiento y crear resultados positivos para el negocio.

En este artículo, hablaremos del control del inventario de la tienda, de sus beneficios, de los métodos habituales para llevar a cabo el control del inventario y de los consejos para mejorar este proceso.

¿Qué es el control del inventario de la tienda?

El control del inventario de la tienda es el proceso de gestión de los niveles de existencias en los establecimientos minoristas físicos y en línea. Las existencias representan bienes o mercancías disponibles para que los clientes las compren. Este proceso implica el seguimiento de las existencias a medida que entran y salen de la tienda y la cantidad de existencias que la organización ha almacenado en almacenes u otras instalaciones.

El control de inventarios ayuda a las empresas a conocer el inventario que tienen, lo que permite a los dirigentes tomar decisiones que favorezcan la eficiencia. Por ejemplo, estos conocimientos ayudan a los responsables a evaluar cuándo deben reponer sus existencias o si deben seguir almacenando un producto en función de su rendimiento de ventas. Evitar tener demasiado stock de bajo rendimiento puede ayudar a reducir los costes y aumentar el almacenamiento disponible para los productos de mayor venta.

Relacionado: ¿Qué es la gestión de inventarios?

Beneficios del control de inventario en las tiendas

Implementar el control de inventario en una tienda proporciona muchos beneficios para mejorar las funciones y la rentabilidad de la tienda. Algunas de las principales razones para invertir recursos en la mejora del control del inventario de la tienda son:

  • Contar con exactitud: Un control eficaz del inventario le permite mantener un recuento preciso de todos los productos almacenados en una tienda. Esta precisión le ayuda a saber cuándo hacer pedidos, y también le muestra lo bien que se venden los productos, lo que le permite tomar decisiones informadas sobre los artículos que debe almacenar.

  • Almacenamiento con capacidad de respuesta: Controlando de cerca sus niveles de existencias, puede poner en marcha protocolos que le garanticen que siempre tendrá acceso a los productos que buscan sus clientes. Esta táctica le permite utilizar el espacio de su inventario de forma más eficiente para maximizar el beneficio que le proporciona tanto el stock de la trastienda como el de la fachada.

  • Toma de decisiones informada: Cuando los productos ocupan un espacio excesivo en las existencias, puede ser señal de que el nivel de ventas actual no está en un punto de precio que permita una distribución eficaz a los clientes. Al ofrecer una venta de productos con exceso de existencias, puede reducir sus niveles de exceso de existencias para que la gestión del inventario de la tienda sea más eficaz.

  • Mejora de la gestión de la cadena de suministro: Conocer la capacidad de suministro de los fabricantes o proveedores y el rendimiento de las ventas de sus productos permite a las empresas elaborar planes de inventario en tienda que tengan en cuenta las posibles desigualdades entre la oferta y la demanda. Por ejemplo, pueden sobreabastecerse de un producto cuando un próximo retraso en el suministro dificultaría la reposición.

Relacionado: Cómo hacer un seguimiento del inventario

Métodos para gestionar el inventario de la tienda

Hay muchos enfoques para gestionar el control del inventario de su tienda. Las necesidades de su empresa y los recursos de que dispone pueden hacer que algunas opciones sean preferibles a otras. Algunos ejemplos de las formas más populares de control del inventario de la tienda son:

Análisis ABC

En el método de análisis ABC, se clasifican los productos almacenados en una tienda en una de tres categorías. La categoría A representa los productos más valiosos, que generan los mayores beneficios pero que suelen venderse a un ritmo más lento. La categoría C representa los productos menos valiosos, con menores márgenes de beneficio, aunque se venden con regularidad y generan un beneficio constante. La categoría B contiene el resto de productos, que tienen un valor medio. Esta categoría suele representar el mayor porcentaje de existencias y grupos de clientes.

Este método de organización del inventario de la tienda facilita la agrupación de productos de rendimiento similar. Por ejemplo, una tienda de electrónica que aplique el método de análisis ABC puede colocar los artículos de primera calidad en la categoría A, como los teatros en casa o los sistemas domésticos inteligentes. Mientras tanto, la categoría C contiene artículos más pequeños, como baterías y auriculares baratos, que tienen márgenes pequeños pero se venden con frecuencia.

Relacionado: Análisis ABC: Qué es y cómo utilizarlo

Hacer pedidos a granel

Los pedidos a granel representan un método rentable de gestionar el inventario para las empresas con una alta rotación. Con un pedido a granel, la empresa compra un gran número de productos a los fabricantes a un precio rebajado. Aunque esto puede suponer mayores costes de inventario, el alto índice de rotación de la tienda significa que vende los artículos rápidamente. El poco tiempo que pasan en el almacén ayuda a mitigar esos gastos, lo que permite a la empresa recibir todo el beneficio del mayor margen de beneficio. Los grandes minoristas suelen utilizar este método porque ven niveles de tráfico elevados todos los días, por lo que confían en su capacidad para vender todo el inventario rápidamente.

Relacionado con lo anterior: ¿Qué es la rotación de inventario?

El primero en entrar, el primero en salir

El método FIFO (first in, first out) consiste en vender primero los productos que llevan más tiempo almacenados. Con esta táctica, las empresas pueden evitar mantener artículos en su inventario durante un tiempo excesivo. Este método es especialmente eficaz para los productos con una viabilidad limitada, por lo que es una opción popular para los minoristas relacionados con la alimentación.

Por ejemplo, una tienda que vende productos alimenticios que caducan rápidamente, como frutas o verduras, se beneficia de hacer más visibles los primeros artículos adquiridos para asegurarse de que se venden antes de estropearse. A medida que esos artículos se agotan, la tienda los sustituye por los siguientes artículos adquiridos más recientemente.

Relacionado: ¿Qué es «primero en entrar, primero en salir»?

Justo a tiempo

El método «justo a tiempo» (JIT) busca minimizar los costes de almacenamiento como máxima prioridad. Con un sistema justo a tiempo, el objetivo es recibir los nuevos envíos de inventario lo más cerca posible del momento en que se venden los productos a los clientes. El beneficio de este método es una reducción potencialmente sustancial de los costes de almacenamiento. Sin embargo, este método puede dar lugar a que se agoten los productos más populares antes de que lleguen las existencias de reposición, lo que puede afectar a las ventas.

Como ejemplo, un gimnasio local puede optar por este enfoque a la hora de almacenar el inventario. Dado que el gimnasio dispone de un espacio mínimo para la gestión del inventario, resulta beneficioso reducir la cantidad de existencias que tiene en un momento dado. Con el sistema JIT, los propietarios del gimnasio establecen una serie de entregas frecuentes de lotes pequeños por parte de sus proveedores para mantener el stock suficiente para pasar cada semana.

Relacionado: Inventario justo a tiempo (con ejemplos)

Cantidad mínima de pedido

Las empresas que utilizan el método de la calidad mínima de los pedidos (MOQ) intentan comprar a los proveedores las menores cantidades posibles. Este método puede resultar eficaz cuando se consideran productos de un nuevo proveedor o productos no probados de la línea de un proveedor existente. Permite a su empresa probar el producto en la tienda y evaluar su rendimiento sin comprometer un espacio de inventario significativo.

Por ejemplo, una tienda de juegos de mesa puede recibir una consulta de un nuevo editor con un juego recién lanzado. Como el editor no está probado, la tienda puede dudar en comprometer una inversión significativa en su primer lanzamiento. En su lugar, solicita la compra de la cantidad mínima de pedido permitida. El método MOC permite a la tienda almacenar una copia del juego en sus estanterías y un pequeño inventario de repuestos en el almacén de la trastienda. De este modo, la tienda reduce el espacio dedicado a este juego en la trastienda y en el mostrador, a la vez que comprueba la demanda de los clientes.

Identificación por radiofrecuencia

Los chips de identificación por radiofrecuencia (RFID) permiten a las empresas hacer un seguimiento de los productos a lo largo del proceso de envío y durante su colocación en los puntos de venta. Los empleados pueden escanear los chips RFID con un lector RFID, generando una cadena de ubicaciones conocidas para los artículos. El uso de chips RFID en las existencias esenciales puede proporcionar cantidades exactas y actualizaciones, haciendo que la gestión del inventario de estos productos sea más precisa.

Por ejemplo, un minorista de ropa que recibe envíos puede utilizar el seguimiento RFID para cada producto y su entrega. Al escanear una etiqueta asociada a un producto en la entrada de la tienda, un empleado puede acceder rápidamente a su ubicación en el almacén de la trastienda. Cuando un cliente necesita una talla que no está en las estanterías, el escaneo de RFID facilita que los asociados de ventas encuentren el artículo rápidamente y se lo entreguen, lo que ayuda a aumentar los índices de satisfacción y el número de clientes que pueden atender.

Consejos para mejorar el control del inventario de la tienda

Si usted es responsable de la supervisión del control de inventario, puede utilizar los siguientes consejos para que este proceso sea más eficaz:

  • Haga un seguimiento de sus métricas: Disponer de más datos de inventario puede ayudarte a tomar decisiones más precisas o eficaces para la tienda. El seguimiento de métricas importantes, como los niveles de inventario y los registros de ventas, puede ayudar a guiar tu toma de decisiones a la hora de crear protocolos de control de inventario de la tienda.

  • Establecer niveles automatizados: La creación de activadores automáticos para las existencias puede hacer que el almacenamiento de su tienda sea más eficiente. Al activar las renovaciones de los productos cuando caen por debajo de un determinado umbral de inventario, puede mantener los niveles necesarios para evitar que se agoten las existencias y, al mismo tiempo, reducir el exceso de existencias realizando pedidos más pequeños.

  • Organizar la trastienda Una trastienda organizada puede dar a los empleados una idea más clara de la ubicación de los artículos en el almacén. Esta estrategia ayuda a reducir el tiempo que se tarda en recuperar y entregar un producto al frente de la tienda para los clientes o para reponer los artículos agotados.

  • Concéntrese en las estanterías: Mientras que algunos clientes pueden comprobar si un artículo no está disponible o si tiene más existencias en el almacén, otros pueden asumir que se ha agotado cuando la estantería está vacía. Mantener el inventario en los estantes de la tienda puede ayudar a maximizar las ventas, así que trate de mantener al menos uno de cada artículo en stock en exhibición para evitar problemas.

  • Generar procedimientos de almacenamiento claros: Proporcionar al personal instrucciones claras puede ayudarles a realizar esta tarea con mayor eficacia. Contar con procedimientos uniformes de almacenamiento también garantiza que todos entiendan las expectativas de la tienda y puedan encontrar fácilmente los artículos que necesitan gracias a las normas establecidas en cuanto a su colocación o almacenamiento.