P&R: Controlador vs. Contable

Tanto los controladores como los contables son profesionales que trabajan en finanzas. Sin embargo, estas dos funciones tienen varias diferencias claras. Si está interesado en una carrera en finanzas, considere varios aspectos de una carrera como controlador frente a la de contable. En este artículo, exploraremos las diferencias entre un controlador y un contable respondiendo a varias preguntas frecuentes sobre ambas carreras.

¿Qué es un grupo de control?

Un controller es un profesional de las finanzas que se encarga de supervisar las operaciones contables de su empresa. Gestionan las funciones de los departamentos de contabilidad y supervisan al personal contable. Aunque muchos controladores comienzan su carrera como contables, hay varias diferencias entre las funciones de los controladores y las de los contables.

Relacionado: ¿Qué es el desarrollo de software? Su guía para la descripción del trabajo de un controlador's

¿Qué es un contable?

Un contable ayuda a una empresa u organización a gestionar sus procesos financieros, incluida la organización y conciliación de los documentos financieros de la empresa. Los contables pueden especializarse en diversos campos financieros, como la contabilidad fiscal, la auditoría, la contabilidad empresarial y la planificación de la jubilación. Dependiendo de la organización, un contable puede asumir muchas de las mismas responsabilidades que un contable; sin embargo, en las organizaciones más grandes, muchos contables supervisan a otro personal de contabilidad. Con una formación contable, puede completar su formación y certificación para convertirse en contable público certificado (CPA).

Relacionado: Aprender a ser contable

¿Cuál es la diferencia entre un controlador y un contable?

Existen varias diferencias entre los interventores y los contables, aunque puede haber cierto solapamiento en las funciones que ambos desempeñan. A continuación se exponen varios aspectos que difieren entre los contables y los controladores:

Educación y certificación

La mayoría de los contables tienen titulaciones de cuatro años en contabilidad, finanzas o estadística, pero la mayoría de los empleadores suelen exigir a los contables un profundo conocimiento de los principios contables generalmente aceptados (GAAP). Además, muchos contables que ascienden a puestos contables de alto nivel tienen que obtener su credencial de CPA. Otras certificaciones avanzadas para los contables que desean ascender a puestos contables de mayor nivel son la de contable de gestión certificado (CMA) y la de analista financiero colegiado (CFA).

Los controladores, por el contrario, no siempre se especializan en contabilidad o finanzas en sus carreras de cuatro años; sin embargo, muchos controladores tienen un Máster en Administración de Empresas (MBA) u otro título de posgrado en finanzas. Asimismo, los controladores no tienen que tener una amplia experiencia contable directa, ya que los controladores suelen centrarse en una gama de procesos más amplia que las prácticas contables. Otra diferencia clave entre los controladores y los contables es que las certificaciones que puede obtener un contable no son un requisito para trabajar como controlador.

Tareas del trabajo

La función de un controlador frente a la de un contable difiere porque las responsabilidades de un contable se centran específicamente en las prácticas y procedimientos contables, mientras que el trabajo de un controlador se centra más en la supervisión de las actividades contables. Por ejemplo, en las grandes empresas, las responsabilidades de los controladores incluyen la dirección de los procesos contables, la supervisión del personal contable, la delegación de tareas, la comunicación de las expectativas y la garantía de que las prácticas contables cumplen con las políticas y reglamentos financieros.

Un contable puede especializarse en diferentes campos de las finanzas, como la preparación de impuestos y la contabilidad empresarial. Esto significa que sus funciones laborales incluyen tareas como la aplicación de los principios contables para conciliar los balances, la revisión de las cifras mensuales de la contabilidad para garantizar la exactitud de los documentos financieros y la asistencia a su empresa en la preparación de documentos para su presentación. El controller es el profesional responsable de gestionar estos procesos y de garantizar que el personal de contabilidad realice tareas como éstas en el momento oportuno.

Especialización

Los contables están más especializados en sus campos que los controladores. Por ejemplo, un contable de jubilaciones se especializa en ayudar a las personas mayores y a los empleados a punto de jubilarse con la planificación financiera y de jubilación. Un contable fiscal se centra en ayudar a los clientes a preparar y presentar las declaraciones de impuestos anuales. Es habitual que los contables tengan la certificación de CPA para impuestos, auditoría y otras funciones contables de nivel superior, lo que significa sus conocimientos y cualificaciones contables.

Los controladores, sin embargo, tienen funciones más generalizadas, en las que supervisan toda la contabilidad, especialmente en las grandes empresas. Además, no es necesario que los controladores financieros se especialicen en un campo financiero, ya que su trabajo se centra en procesos más amplios dentro del departamento financiero de una empresa.

Salario

El potencial salarial entre ambas trayectorias profesionales también difiere. Según Indeed, el salario medio nacional de un contable es de 54.506 dólares al año, mientras que el salario medio nacional de un controlador es de 96.312 dólares al año. Los contables, sin embargo, pueden disfrutar de oportunidades de promoción profesional, que a menudo proporcionan un mayor potencial de ingresos. Por ejemplo, un contable de nivel inicial puede ascender a un puesto contable de nivel superior, donde su salario puede aumentar significativamente.

Relacionado con lo anterior: Su guía para las carreras de finanzas

¿Cómo se convierte un contable en controlador?

Los contables pueden convertirse en controladores, aunque muchos optan por desempeñar funciones contables de nivel superior a medida que adquieren más experiencia. Los pasos que se indican a continuación ofrecen una guía sencilla para convertirse en controlador con formación contable:

1. Adquirir la experiencia financiera adecuada

Cuando los contables comienzan su carrera en puestos de nivel inicial, suelen acumular experiencia laboral en funciones financieras antes de buscar un puesto de controlador. Sin embargo, con un CPA o CMA, muchos contables pueden aspirar a un puesto de controlador. Por ejemplo, un CMA de una gran empresa puede ascender a un puesto de controller gracias a sus cualificaciones y experiencia.

2. Trabajar como asistente de control

A medida que adquiera más experiencia en contabilidad y obtenga la certificación de CPA o CMA, podrá optar a puestos de controlador adjunto. La ventaja de empezar en un puesto de controlador de nivel inicial es que puedes aprender más sobre las responsabilidades del trabajo y sobre cómo los controladores dirigen y gestionan los equipos de contabilidad.

3. Avanzar hacia un puesto de controlador

Dependiendo de la organización, es posible que tenga que adquirir varios años de experiencia trabajando en un puesto de ayudante de controlador antes de ascender a controlador. Por ejemplo, en las grandes empresas, un ayudante de interventor puede necesitar trabajar uno o dos años en el puesto antes de ascender al de interventor. A medida que avanza en su carrera, aproveche la formación en el puesto de trabajo, la educación adicional y manténgase al día sobre las políticas y reglamentos financieros actuales.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser interventor

¿Qué habilidades necesitan los controladores y los contables?

Aunque ambas trayectorias profesionales tienen diferencias, las habilidades que necesitan los controladores y los contables en el trabajo son similares. Considera la posibilidad de desarrollar las siguientes habilidades para tener éxito en cualquiera de las dos carreras:

4. Capacidades analíticas

Tanto los contables como los controladores se basan en el pensamiento analítico y la atención al detalle para garantizar que los documentos financieros (como las cuentas de resultados y los balances) sean precisos y estén completos en los plazos establecidos. Las habilidades analíticas son necesarias para calcular fórmulas financieras, evaluar la información financiera de la empresa y dirigir y gestionar los procesos contables en toda la organización.

Conocimiento financiero

Es necesario que los contables de cualquier nivel profesional conozcan a fondo los principios contables generalmente aceptados (GAAP). Aunque los controladores no se centran tanto en este aspecto de las prácticas financieras de una empresa, estos profesionales también tienen que entender los principios contables para asegurarse de que sus equipos cumplen con las políticas de la empresa. Además, es necesario un profundo conocimiento de las operaciones financieras, como la presentación de informes y la declaración de impuestos, para que ambas funciones tengan éxito.

Habilidades técnicas

Muchos contables y controladores dependen de la tecnología en el trabajo. Por ejemplo, el software de contabilidad suele ser una necesidad para muchas organizaciones, y tanto los contables como los interventores pueden necesitar saber cómo utilizar la tecnología en sus funciones. Los conocimientos informáticos básicos también son un requisito común para estos profesionales de las finanzas, incluyendo la realización de tareas de introducción de datos, la creación de hojas de cálculo y la comunicación a través de canales en línea.

Razonamiento lógico

Las matemáticas y la comprensión de las fórmulas financieras son habilidades comunes que tanto los controladores como los contables necesitan en su trabajo. Estas habilidades de razonamiento lógico son esenciales para evaluar el rendimiento del personal, garantizar la exactitud de la contabilidad y comunicar la información a los miembros del equipo.

Relacionado: Relacionado: 4 formas de utilizar y mejorar sus habilidades de razonamiento lógico

Habilidades interpersonales

Los controladores y los contables trabajan con diversos colegas, supervisores y clientes. Por lo tanto, las habilidades interpersonales son necesarias para que estos profesionales establezcan relaciones, colaboren con los demás, compartan ideas y mantengan una actitud abierta en sus interacciones. Además, la capacidad de proporcionar y recibir información sobre los sentimientos y emociones de los demás es también un aspecto importante de las habilidades interpersonales que estos profesionales demuestran en el trabajo.

Habilidades para resolver problemas

La capacidad de crear soluciones para superar los retos en el trabajo es importante en ambas funciones. La resolución de problemas y el pensamiento creativo son dos habilidades blandas que deben poseer tanto los contables como los controladores, ya que estos profesionales a veces se encuentran con desafíos en el lugar de trabajo. Por ejemplo, si un contable se da cuenta de que los cálculos de la cuenta de resultados de su empresa son inexactos, debe aplicar sus habilidades de resolución de problemas para identificar formas de solucionar el error.

Habilidades de comunicación

Tanto los contables como los controladores comunican con frecuencia datos financieros a sus equipos y superiores en el lugar de trabajo. Las habilidades de comunicación escrita son necesarias para que estos profesionales difundan información financiera y matemática y la transmitan por escrito y de otras formas que ayuden a sus colegas a entender los datos.

Te recomendamos

Superar el miedo a cometer un error en el trabajo

9 Consejos para mejorar la dicción en el trabajo

Cómo escribir un comunicado de prensa

Cómo decidir si los certificados profesionales merecen la pena para tu carrera

¿Qué es la publicidad de pago por clic (PPC) y cómo funciona?

Cita de la entrevista APA: Ejemplos y consejos