8 Cualidades de un buen profesor (y consejos para desarrollarlas)

El desarrollo y el éxito académico de los estudiantes dependen de la eficacia de los profesores. Para ser un buen profesor, debes demostrar una gran capacidad de comunicación, trabajo en equipo, gestión del tiempo, resolución de problemas y organización.

En este artículo, debes poner estas habilidades al servicio de la educación de tus alumnos.

Los buenos profesores suelen tener estas cualidades y características:

  1. Fijación eficaz de objetivos
  2. Comunicación clara
  3. Actuar como modelo de conducta
  4. Adaptabilidad y flexibilidad
  5. Preparación
  6. Autorreflexión
  7. Aprendizaje permanente
  8. Fomentar el amor por el aprendizaje

Este artículo explora lo que suponen estas características y ofrece consejos sobre cómo puede desarrollarlas para convertirse en un buen profesor.

¿Cómo puedo ser un buen profesor?

Los buenos profesores son aprendices permanentes dedicados al desarrollo académico de los alumnos. Suelen continuar su propia formación para mejorar sus métodos y habilidades. Para ser un buen profesor, debes esforzarte por desarrollar y perfeccionar las siguientes características:

1. 2. Fijación efectiva de objetivos

Los profesores más eficaces saben establecer objetivos claros para cada alumno, para cada lección, para toda la clase y para ellos mismos. La elaboración de objetivos puede ayudar a calibrar el rendimiento académico y dar a los alumnos directrices claras sobre cómo mejorar. Los objetivos son también una parte importante para establecer y medir los retos, tanto para los alumnos como para el profesor. Puedes establecer objetivos claros con los siguientes pasos:

Comprobar la comprensión

En lugar de esperar a comprobar los conocimientos de los alumnos en un examen, compruebe la comprensión durante cada lección. Este proceso le permite responder a las preguntas de los alumnos y proporcionarles una comprensión más profunda del tema.

Ofrece feedback

La retroalimentación permite a los alumnos saber cómo se ajusta su rendimiento a sus expectativas. Un feedback oportuno, detallado y constructivo puede ayudar a los estudiantes a comprender las expectativas académicas.

Relacionado: Utilizar los indicadores clave de rendimiento (KPI) para alcanzar los objetivos

2. Comunicación clara

Los profesores utilizan habilidades de comunicación verbal y no verbal para identificar las necesidades de los alumnos y saber cuándo escuchar y cuándo hablar. Los profesores también utilizan las habilidades de comunicación escrita desarrolladas para informar a los padres y a otros profesionales de la escuela. Puedes desarrollar estas habilidades con los siguientes consejos:

Utilice la capacidad de escucha activa

En lugar de preparar cómo responder, utilice la capacidad de escucha activa cuando se comunique y escuche para comprender las necesidades de la otra persona. Date unos segundos después de la pregunta para decidir cómo responder, de modo que puedas centrarte realmente en lo que dice el alumno, los padres o el compañero.

Pida aclaraciones cuando sea necesario

Si no entiendes del todo lo que necesita la otra persona, pídele que reformule su pregunta o petición. También puedes repetir lo que has entendido con tus propias palabras para evaluar qué parte de su petición necesita más aclaración.

Relacionado: Habilidades de comunicación no verbal: Definición y Ejemplos

3. Actuar como modelo de conducta

Establecer normas y fomentar determinados comportamientos es un buen paso para el desarrollo de los alumnos. Los profesores que modelan los mismos comportamientos que piden a sus alumnos tienen más probabilidades de ayudar a los estudiantes a cultivar hábitos y comportamientos deseables. Usted puede ser un modelo para sus alumnos con los siguientes consejos:

Sé consciente de tu comportamiento

Los alumnos observan y aprenden cómo hablar, actuar, tratar a los demás y otros comportamientos de desarrollo. Modelar comportamientos de paciencia, comprensión, empatía y comunicación puede animar a los estudiantes a desarrollar estas mismas habilidades.

Crear un ambiente de honestidad

Anime a sus alumnos a ser sinceros entre ellos mediando en conversaciones abiertas. Puede modelar un comportamiento honesto compartiendo sus intenciones detrás de las decisiones de la clase para ayudar a los estudiantes a empatizar mejor con usted y su posición. Este paso puede traducirse en que los estudiantes evalúen sus propias intenciones y cómo afectan a los demás, aumentando la empatía y la honestidad;

Relacionado: Integridad: Definición y ejemplos

4. Adaptabilidad y flexibilidad

Cada alumno procede de un entorno único con personalidades, necesidades educativas e hitos de desarrollo individuales. Los profesores se dan cuenta de que mientras un plan de clases o un método de enseñanza funciona bien con un tipo de estudiante, no lo hace con otro. Los buenos profesores aprenden a adaptarse para satisfacer las necesidades individuales de cada alumno. Puedes aprender a adaptarte siguiendo los siguientes pasos:

Celebrar la individualidad de los estudiantes

Cree un entorno de aceptación fomentando la creatividad, la libertad de pensamiento y las preguntas en el aula. Acepte a los estudiantes en su nivel de desarrollo y académico. Cuando los estudiantes se sienten cómodos y aceptados, también se sienten más cómodos haciendo preguntas y aprendiendo.

Identificar los diferentes estilos de aprendizaje

Los buenos profesores son capaces de identificar las necesidades individuales de aprendizaje de sus alumnos y, al mismo tiempo, crear planes de clase que se adapten a su estilo académico. Por ejemplo, algunos estudiantes pueden aprender mejor en una clase magistral, mientras que otros pueden captar mejor la información con oportunidades de aprendizaje práctico. Considere la posibilidad de combinar métodos en las lecciones para atraer a más estudiantes a la vez.

Relacionado: Inteligencia emocional: Definición y ejemplos

5. Preparación

Además de aprender a ajustarse a las necesidades individuales de los alumnos, los profesores eficaces también aprenden a prepararse para cualquier escenario posible. La preparación puede fomentar la confianza y la comodidad en el aula, y permite a los profesores crear planes de lecciones que se adaptan a las necesidades individuales de cada estudiante. Utilice los siguientes consejos para estar más preparado:

Crear planes de lecciones intencionales

Los profesores más eficaces crean planes de lección con intención, considerando las formas en que el plan de lección podría cambiar, así como las posibles emociones, pensamientos y preocupaciones que cada plan de lección podría suscitar en cada estudiante. Los profesores también pueden definir el propósito de cada lección para asegurarse de que los estudiantes entienden por qué están aprendiendo ese tema específico.

Comprender los puntos fuertes y débiles

También puede ser útil crear planes de clase basados en los puntos fuertes y débiles de cada compañero. Conocer estas áreas de mejora desde el principio puede ayudarle a crear planes de clase que se adapten a las necesidades individuales de sus alumnos.

6. Autorreflexión

La autorreflexión es la capacidad de una persona para reflexionar sobre sus propias necesidades, deseos e intereses, que puede conducir a la autoaceptación y al éxito académico. Los profesores que reflexionan sobre sus propios puntos fuertes y débiles y sobre sus características como docentes, y que tienen la intención de mejorar, son más capaces de fomentar el mismo nivel de autorreflexión en sus alumnos. Usted puede fomentar esto en su aula con los siguientes consejos:

Designar el tiempo

Designe un momento cada día para centrarse en actividades de autorreflexión. Anime a los estudiantes a evaluar su propio progreso del día y a idear formas de mejorar mañana. Promueva la autoevaluación con el objetivo de mejorar teniendo un tiempo de autorreflexión después de un examen importante o cerca del final de la clase del semestre.

Ofrezca privacidad

Algunos estudiantes pueden ser reacios a la autorreflexión, por lo que los buenos profesores animan a los estudiantes a compartir cuando se sienten cómodos y les permiten permanecer en privado cuando no lo están. Los diarios pueden ser una buena manera de fomentar la autorreflexión sin exigir a los alumnos que compartan sus ideas con toda la clase.

7. Aprendizaje permanente

A menudo se exige a los profesores que realicen cursos de formación continua y se les anima a buscar oportunidades de desarrollo profesional para servir mejor a sus alumnos. Los profesores pueden emplear su formación continua de las siguientes maneras:

Prepárese para el cambio de clase

Los cursos de psicología infantil permiten a los profesores mantenerse al día a medida que cambian las estrategias de desarrollo emocional. Los cursos de tecnología ayudan a los profesores a sacar el máximo partido de las nuevas herramientas en el aula.

Fomente el desarrollo personal y profesional en el aula

Las clases de formación continua te permiten desarrollar tus habilidades de enseñanza, lo que puede demostrar a tus alumnos que valoras la superación personal. También puede utilizar las mismas técnicas de estudio que enseña a sus alumnos para demostrar lo impactantes que pueden ser.

8. Fomentar el amor por el aprendizaje

Los buenos profesores también hacen que el aprendizaje sea agradable al educar a los estudiantes de una manera que sea atractiva y atraiga sus intereses. Cuando los estudiantes disfrutan aprendiendo, es más probable que participen en el aula, tengan un mejor rendimiento académico y valoren la educación continua. Puede infundir sentimientos positivos en sus alumnos de las siguientes maneras:

Utilizar métodos alternativos de enseñanza

Los mejores profesores se proponen probar algo nuevo para hacer más entretenido cualquier tema. Convierta una lección en un juego, una actuación o una música. Este paso puede ayudar a los alumnos a querer aprender e incluso a fomentar la creatividad, el pensamiento crítico y las habilidades de colaboración que pueden aplicar también fuera del aula.

Pida opiniones

Los buenos profesores piden a sus alumnos que les den su opinión para identificar si los estudiantes tienen dificultades con un plan de lección específico y los elementos que les gustan y no les gustan de una lección o tema. Puede aplicar la retroalimentación para crear un plan de lección que funcione para ellos e incluso idear nuevas áreas para explorar que los involucren mejor en el aula.

Trabajos similares a los de un profesor

Si ayudar a otros a aprender es algo que te gusta, hay muchas carreras que puedes seguir. Aquí tienes 10 trabajos similares al de profesor:

1. Profesor de primaria

2. Profesor de secundaria

3. Profesor de secundaria

4. Tutor

5. Profesor

6. Formador corporativo

7. Profesor de alfabetización de adultos

8. Instructor de formación

9. Cuidador de niños

10. Bibliotecario