Cuándo hablar en el trabajo

Cuando se tiene una gran idea en el trabajo, a veces puede ser un reto ponerla en palabras o encontrar la conversación adecuada para ella. Hablar con tus compañeros puede ser un reto, pero no es imposible. Simplemente requiere unas cuantas habilidades y tácticas clave para asegurarte de que hablas en el momento adecuado y dices las cosas correctas. En este artículo, hablaremos de cuándo hablar en el trabajo y de por qué tus ideas también son importantes.

Habilidades lingüísticas eficaces en el lugar de trabajo

¿Por qué es importante hablar claro en el trabajo?

Dejar que se escuchen tus pensamientos en el trabajo puede ser un reto si no estás acostumbrado a hablar en público. Si estás en un nuevo lugar de trabajo, puede que aún no te sientas cómodo y eso está bien. Sin embargo, hablar en público en el trabajo puede aportar nuevas ideas a las sesiones de brainstorming y ayudar a los demás a ver las cosas desde tu perspectiva. He aquí algunas razones importantes para hablar en voz alta en el trabajo:

Mejorar la comunicación puede impulsar la productividad y la cohesión del equipo

Una buena comunicación es la clave de una relación positiva y fiable. Esto se aplica también a las relaciones laborales. Si trabajas con una persona nueva o eres nuevo en el trabajo, la comunicación puede ayudar a que todos se sientan más cómodos. Las personas que aún no te conocen no pueden leer tu lenguaje corporal, así que una buena comunicación les ayuda a entender tus necesidades y emociones. Aquí tienes algunos consejos para una buena comunicación:

  • Honestidad e integridad La honestidad significa que usted dice la verdad sobre sus sentimientos y expectativas mientras se comunica. Esto puede ayudar a las dos partes a evitar posibles conflictos derivados de la falta de comunicación o el engaño. La integridad significa que se mantiene la honestidad incluso cuando nadie está mirando. Esto es comunicar que eres una persona digna de confianza.

  • Aprender a escuchar. Es importante aprender a escuchar mejor para poder entender a la persona que habla y lo que espera. Escuchar significa esperar tu turno para hablar y enfocar la conversación desde una perspectiva de «escuchar para oír», en lugar de una mentalidad de «escuchar para responder». Cuando escuchas para oír, te centras en las palabras de la persona en lugar de en tu siguiente declaración.

  • Comunicación concisa. La comunicación concisa puede ser mucho más fácil de descodificar. Relea sus correos electrónicos y piense en sus declaraciones verbales. Si puedes reducir las cosas, es una buena idea intentarlo.

Encontrar tu voz

Las empresas están formadas por diferentes tipos de personas. Cada persona aporta su propia voz a la organización y encontrar esa voz puede ayudar a consolidar su posición. Una voz fuerte y segura puede fomentar la innovación y la producción, incluso si no ocupa un puesto directivo.

Relacionado: 20 maneras de mejorar tu entorno laboral

Mantener la coherencia del lenguaje corporal y la comunicación verbal

Una gran parte de nuestra comunicación es el lenguaje corporal, pero a menudo, el lenguaje corporal necesita ser apoyado por la comunicación verbal para que tenga sentido y transmita el mensaje correcto. A veces, la comunicación verbal y la no verbal no coinciden, sobre todo si aún no has encontrado tu voz. El lenguaje corporal puede mostrar entusiasmo por un proyecto, comodidad con un miembro del equipo o confianza en lo que se hace.

Respete

Hablar en el lugar de trabajo ayuda a establecer el respeto al fijar los límites. Los límites saludables y la buena comunicación son los dos pilares del respeto, por lo que reforzar esos pilares puede ser una tarea diaria. Puedes establecer límites saludables simplemente expresando esos límites a las personas que te rodean. Por ejemplo, puedes hacer saber al equipo que no respondes a los correos electrónicos después de las 8 de la tarde porque tienes un hijo y esa es la hora de dormir.

Relacionado: Cómo leer el lenguaje corporal

Cuándo hablar en el trabajo

Saber cuándo hay que hablar en el trabajo, especialmente en un nuevo entorno laboral, puede resultar confuso. Aquí tienes algunas oportunidades para hablar claro que puedes aprovechar:

  • Cuando veas un problema en el proceso. El proceso que utiliza tu equipo para alcanzar sus objetivos puede ser imperfecto, pero si ves un problema, es buena idea hablar de él para que no se agrave. Puedes sugerir cambios que creas que pueden funcionar o pedir sugerencias a tus compañeros de trabajo. Un supervisor puede apreciar el esfuerzo extra que haces, y demuestra tu dedicación al trabajo.

  • Cuando usted' apoya un lugar de trabajo inclusivo. Si eres testigo de una injusticia en el lugar de trabajo, muchas empresas tienen políticas específicas para denunciar estos incidentes. Puedes seguir la política para permanecer en el anonimato sin dejar de defender un lugar de trabajo positivo e inclusivo;

  • Cuando tienes algo positivo que ofrecer a un proyecto Si tiene un elogio o un sentimiento positivo que añadir a una discusión o proyecto, puede expresar su opinión cuando haya una excelente oportunidad para hablar. Esto ayuda a levantar el estado de ánimo general del proyecto y a dar un impulso de confianza a todos los implicados.

  • Cuando usted' está en una reunión. Las reuniones pueden ser mucho más eficaces cuando todos participan. Incluso si tienes algo menor que añadir a la conversación, puedes hacer oír tu voz.

Relacionado: Cómo comunicarse eficazmente con un equipo difícil

Cuándo no hay que hablar en el trabajo

Expresar tu opinión en el trabajo puede tener consecuencias negativas si lo haces de forma irrespetuosa o negativa. He aquí cuándo no se debe hablar en el trabajo:

  • Cuando alguien habla Esperar a que alguien termine lo que está diciendo le ayuda a entender mejor lo que está diciendo y demuestra respeto.

  • Cuando te equivocas delante de todos y el supervisor te dice algo. Puede ser fácil sentirse herido en el momento en que un supervisor le señala sus errores, pero no siempre es un buen momento para hablar. Si crees que tu supervisor ha actuado de forma incorrecta o se ha equivocado, puedes dirigirte a él más tarde, en privado, cuando la reacción emocional se haya calmado.

  • Cuando otro consigue el ascenso o el aumento de sueldo Felicitar a su compañero de trabajo y asegurarse de que entiende por qué ha sido elegido para un ascenso. Si crees que has perdido la oportunidad de conseguir ese mismo ascenso, habla con tu supervisor en privado sobre por qué no fuiste elegido y cómo puedes mejorar para la próxima vez.

Te recomendamos

Cómo establecer objetivos de desarrollo en el trabajo

Desviación presupuestaria flexible: Definición y ejemplo

13 Importantes Responsabilidades de Enfermería

¿Qué es el Quick Ratio? Definiciones, cálculos y ejemplos

Cómo conseguir clientes como asesor financiero

7 Expectativas de los directivos (con consejos para cumplirlas)