Cultura empresarial inclusiva: Por qué es importante y cómo contribuir

La cultura de una organización puede ser un factor importante a la hora de atraer a los solicitantes de empleo y mantener a los empleados satisfechos. En la plantilla hay empleados de diversos orígenes, como la edad, la etnia, la raza y el estatus socioeconómico. Sin embargo, para apoyar la diversidad, las organizaciones deben crear y celebrar una cultura inclusiva que haga hincapié en el individualismo, el respeto y el aprecio entre todos los empleados.

En este artículo, describimos lo que es una cultura laboral inclusiva, explicamos por qué es importante y ofrecemos algunas ideas sobre cómo puede contribuir a la inclusión en el trabajo.

Relacionado: Relacionado: 5 tipos de entornos de trabajo (y cómo identificar cuál es el adecuado para usted)

¿Qué es una cultura inclusiva?

Todos los empleados, independientemente de su procedencia, características diversas o cualquier otro factor, son valorados, apreciados y acogidos en una cultura de inclusión en el lugar de trabajo. Al desarrollar una cultura inclusiva en el lugar de trabajo, las empresas están creando un lugar de trabajo en el que los empleados son respetados por sus diferencias. Esta estrategia también anima a todos los empleados a adherirse a las mismas normas.

Relacionado: Guía de búsqueda de empleo: Cómo encontrar empresas que valoren la diversidad y la inclusión

Cinco razones por las que la cultura empresarial inclusiva es importante

Una cultura empresarial inclusiva puede beneficiar tanto a los empresarios como a los empleados. He aquí algunas de las cosas que puede hacer este tipo de entorno laboral para una organización y sus trabajadores:

Fomente la fidelidad de los empleados

Los empleados que sienten que trabajan para una empresa inclusiva pueden no buscar empleo en otro lugar porque sienten que su empleador les aprecia. Si trabajan en una empresa con una cultura que aprueban, su satisfacción laboral puede aumentar, lo que probablemente significa que no sentirán la necesidad de encontrar un puesto mejor en el sector. Los empresarios se benefician de ello porque pueden desarrollar a las personas para que se conviertan en empleados duraderos en la empresa, lo que contribuye al éxito del negocio.

Generar más ideas

Una cultura inclusiva ayuda a que los empleados se sientan cómodos expresando sus ideas y opiniones en el lugar de trabajo entre compañeros y directivos. Si te sientes apreciado por lo que eres, es probable que produzcas ideas y estés dispuesto a contribuir durante las reuniones, revisiones y conversaciones con los miembros del equipo sin sentirte preocupado por cómo recibirán los demás lo que tienes que decir.

Atraer a los mejores candidatos

Las empresas que ofrecen una cultura de trabajo inclusiva desarrollan una reputación entre las personas que buscan un nuevo empleo. Los empleados pueden estar más dispuestos a escribir reseñas positivas sobre cómo es trabajar en la empresa y a compartir sus experiencias con las personas que conocen que reúnen los requisitos para los puestos vacantes y que apreciarían formar parte de este tipo de entorno laboral.

A medida que una organización se establece como empleador inclusivo, es más probable que los mejores candidatos se presenten a los puestos, lo que significa que, como empleado actual, podrá trabajar con personas con talento de diversos orígenes.

Aumentar el compromiso de los empleados

Al igual que la inclusión puede ayudar a generar ideas, puede hacer lo mismo con el compromiso de los empleados. Se puede estar comprometido en el trabajo participando en actividades de creación de equipos, contribuyendo a las reuniones, saludando a los compañeros de trabajo por la mañana, haciendo una lluvia de ideas con su equipo y llegando al trabajo y terminándolo a tiempo. Cuanto más inclusivo sea el lugar de trabajo, más probable será que estas formas de compromiso sean naturales para todos.

Relacionado: 8 Consejos de tutoría de empleados para desarrollar su equipo

Reduzca los gastos de contratación

Cuando los empleados son más fieles a su organización por la cultura de trabajo que les proporciona, y por tanto son más leales a la empresa, su empleador puede experimentar una reducción de los gastos de contratación. Atraer, contratar y retener a los candidatos puede ser costoso para cualquier empresa, pero la disminución de la rotación de los empleados puede marcar la diferencia en la frecuencia con la que un empleador necesita contratar para los mismos puestos.

Relacionado: Las 10 mejores habilidades para incluir en un currículum (con ejemplos)

Cómo contribuir a una cultura inclusiva

Debido a los beneficios que la inclusión en el trabajo puede proporcionarle a usted como empleado, puede ser importante para usted hacer lo que pueda para contribuir a su éxito. He aquí algunas medidas que puedes tomar para asegurarte de que sigues siendo inclusivo y fomentas la cultura del lugar de trabajo:

1. Asistir a la formación sobre diversidad e inclusión

Si su empresa ofrece sesiones o talleres de formación sobre diversidad e inclusión, considere la posibilidad de apuntarse a ellos. Tanto si es un empleado de nivel inicial como si tiene más antigüedad, probablemente encontrará formas de promover la cultura inclusiva que ha creado su empresa o se sentirá inspirado por la importancia de dicho programa.

Si su empresa no ofrece este tipo de formación, considere la posibilidad de solicitar algunos programas. También puede explorar la posibilidad de iniciar o participar en un comité que tenga como objetivo celebrar la diversidad y promover la inclusividad en el lugar de trabajo.

2. Escuche a sus colegas y directivos

Un lugar de trabajo inclusivo significa que todos los empleados se sienten bienvenidos y apreciados por su empleador y por aquellos con los que trabajan. Para contribuir a esta cultura, recuerde escuchar activamente a sus colegas y directivos. Tanto si te hablan de un proyecto de colaboración como si simplemente te cuentan lo que han hecho durante el fin de semana, es importante que demuestres que te interesa lo que dicen. Haga preguntas durante la conversación, comprométase con ellos y muestre sinceridad en sus respuestas.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

3. Ayudar a formar y orientar a los nuevos empleados

Aunque empezar un nuevo trabajo es un momento emocionante para muchos, también puede ser abrumador, ya que se aprende más sobre las políticas de la empresa y se tiene que conocer a un nuevo grupo de colegas. Considere la posibilidad de inscribirse como formador o mentor de los nuevos empleados para ayudarles a aliviar la incomodidad que puede suponer empezar en una nueva organización. Puedes actuar como su guía en el lugar de trabajo, dándoles el valor y la capacidad de hacer preguntas y compartir sus preocupaciones, y presentándoles a otras personas con las que trabajarán estrechamente.

Con su dirección, los nuevos contratados pueden sentirse más seguros en su trabajo desde el principio, ayudándoles a apreciar la cultura inclusiva de la que ahora forman parte.

Ofrezca sus ideas para la inclusión

Incluso si su empleador ha desarrollado una cultura inclusiva que está prosperando, considere la posibilidad de compartir sus ideas para mejorarla. Parte de tener este tipo de ambiente de trabajo es que la empresa acoge y fomenta las ideas de los empleados, por lo que su enfoque único para promover la cultura debe recibir toda la atención. Puedes ofrecerte a formar parte de cualquier cambio de política o mejora del programa para ayudar a llevar tus ideas al lugar de trabajo.

Reconozca los puntos fuertes de sus compañeros de trabajo

Cada persona con la que trabajas tiene ciertos talentos y proviene de una formación y un conjunto de experiencias únicas. Es importante reconocer los puntos fuertes de sus colegas. Al prestar atención a sus logros y a cómo han triunfado en el lugar de trabajo, puedes contribuir al sentimiento de inclusividad que ya ha desarrollado tu empresa.

Para reconocer a los compañeros de trabajo por sus puntos fuertes, considere la posibilidad de hacer cosas como pedirles su orientación en un proyecto sobre el que puedan tener una nueva perspectiva, agradecerles sus contribuciones en una reunión de grupo o hablar con su jefe sobre cómo su compañero ha tenido un impacto positivo en su trabajo.