Guía de las curvas S, etapas de crecimiento y puntos de inflexión en los negocios

El crecimiento de las empresas suele seguir una curva específica, llamada curva S, en lugar de una línea recta. Entender las diferentes etapas de esta curva puede permitir a las empresas hacer planes para el futuro, adaptarse a los acontecimientos inesperados y seguir siendo relevantes en su mercado. Aprender sobre la curva en S puede ser muy útil si usted está involucrado en la planificación estratégica de su organización. En este artículo, se analiza lo que es una curva en S para las empresas, las cuatro etapas de una curva en S, las causas comunes de los cambios de una etapa a otra y los consejos para mantener el impulso a lo largo de la curva.

¿Qué es una curva S en los negocios?

Una curva en «s» describe una curva con forma de «s» que comienza cerca de cero, crece gradualmente hasta alcanzar un aumento relativamente repentino y luego se nivela o disminuye. Cuando una empresa comienza, su crecimiento suele seguir este patrón. Cuando la empresa se pone en marcha, sus productos se venden lentamente. A medida que gana clientes y popularidad, puede tener una época de rápido crecimiento. Finalmente, se ralentiza hasta alcanzar una relativa consistencia debido a uno o varios acontecimientos internos o externos. Los productos o tecnologías individuales también siguen este patrón de crecimiento.

Esta curva puede ser útil para entender el patrón de crecimiento de una empresa o el desarrollo de un producto. Reconocer la posición de una empresa en la curva en «s» puede ser útil para los propietarios de pequeñas empresas o para las personas que trabajan en el sector de las ventas y que toman decisiones estratégicas a largo plazo, como por ejemplo cuándo contratar personal o aumentar los esfuerzos de fabricación. Esta curva S tiene la misma forma que las curvas S utilizadas en la gestión de proyectos y en las matemáticas, pero tiene aplicaciones empresariales específicas.

Relacionado: Los gráficos de la curva S en la gestión de proyectos (más consejos)

Etapas de la curva S

La curva en «s» se compone de cuatro etapas que tienen diferentes ritmos de crecimiento. Cada etapa ofrece sus propias oportunidades, por lo que identificar la etapa de crecimiento actual puede ayudar a las empresas a prepararse para la siguiente. Estas son las etapas de la curva s en las empresas:

Crecimiento lento inicial

En la primera etapa, la empresa experimenta un lento crecimiento a medida que va ganando clientes y desarrollando sus productos. En esta etapa, la pendiente de la curva en «s» aumenta suavemente. El lento progreso en esta etapa puede resultar frustrante para los empleados y los inversores, pero esta etapa es fundamental para construir los cimientos de las operaciones, los procedimientos de la empresa y los valores que pueden ayudar a la empresa a escalar a una forma de crecimiento mucho más rápida.

Crecimiento rápido

En la segunda etapa, la empresa experimenta un crecimiento más rápido a medida que los clientes conocen sus productos y ganan cuota de mercado. En esta etapa, la curva s tiene una fuerte pendiente ascendente. Mientras las empresas escalan para satisfacer sus necesidades de personal, fabricación e inmuebles, es importante reconocer que no se trata de un periodo de crecimiento permanente y reconocer los primeros indicadores de cambio.

Crecimiento lento y tardío

En esta etapa, el crecimiento de la empresa se reduce y la curva S vuelve a tener una pendiente más gradual. Los factores internos y externos pueden influir en este cambio, por lo que la observación de una serie de influencias puede ayudar a una empresa a comprender cuándo comienza la fase tardía de crecimiento lento e invertir en medidas para contrarrestarlo, como nuevos productos o cambios en el mercado.

Demanda estacionaria

En esta fase, el crecimiento del negocio o la demanda de productos se mantiene constante o disminuye, por lo que la pendiente de la curva s es cero o negativa. Cuando comienza la fase de demanda estacionaria, las empresas pueden optar por adaptarse innovando con nuevos productos o métodos, remodelando su estructura empresarial o pasando a un nuevo producto.

Relacionado: Relacionado: 4 etapas del crecimiento empresarial: Definiciones y consejos para navegar por cada etapa

¿Qué son los puntos de inflexión de la curva S?

En el caso de las curvas en s de las empresas, el punto de inflexión es el punto a lo largo de la curva en el que los cambios en el entorno o las prácticas de la empresa hacen que la propia curva pase de ser ascendente a descendente o viceversa. Esto significa que el crecimiento de la empresa se ralentiza y puede llegar a detenerse o disminuir. Los cambios internos de una empresa, factores externos como los acontecimientos económicos o una combinación de factores internos y externos pueden provocar un punto de inflexión.

Los puntos de inflexión pueden suponer un reto para una empresa, pero también pueden ser grandes oportunidades de cambio. Una empresa que experimenta un punto de inflexión puede adaptarse ofreciendo nuevos productos, desarrollando nuevas características para sus productos existentes o cambiando sus procesos para ofrecer esos productos a un precio más bajo. Si esta adaptación tiene éxito, la empresa puede comenzar una nueva curva s en la fase inicial de crecimiento lento o rápido.

¿Qué provoca los puntos de inflexión?

Tanto los acontecimientos internos como los externos pueden suponer un punto de inflexión para una empresa, y algunos acontecimientos afectan a industrias o sectores enteros. Estas son algunas de las causas de los puntos de inflexión:

  • Nueva tecnología en el sector: Cuando los competidores de una empresa lanzan una nueva tecnología o producto, esto puede provocar un punto de inflexión para la empresa.

  • Saturación del mercado: Si el producto de una empresa ha tenido mucho éxito en un determinado mercado, la demanda de su producto puede bajar cuando haya llegado a la mayoría de sus posibles clientes.

  • Cambios normativos: Las regulaciones adicionales que afectan a la producción o distribución de una empresa pueden ralentizar su crecimiento y provocar un punto de inflexión negativo, mientras que la reducción de las regulaciones puede provocar un aumento repentino del crecimiento.

  • La financiación cambia: Los cambios financieros, como las nuevas políticas bancarias o las políticas gubernamentales que afectan a las subvenciones, ayudas y préstamos, pueden limitar o permitir el crecimiento de una empresa, lo que supone un punto de inflexión.

  • Catástrofes naturales: Las catástrofes naturales pueden cambiar los recursos e infraestructuras disponibles a largo o corto plazo, lo que a veces supone puntos de inflexión para sectores enteros.

  • Cambios económicos: Las empresas pueden ver limitado o habilitado su crecimiento a medida que la economía atraviesa diferentes etapas.

  • Tendencias: El auge y la caída de las tendencias suelen provocar puntos de inflexión para productos percibidos como lujos o artículos que ganan popularidad viral.

  • La infraestructura: Una nueva infraestructura puede permitir a las empresas distribuir mucho más fácilmente, mientras que los cambios en la infraestructura mantenida públicamente pueden causar costes adicionales temporales o permanentes.

  • Problemas de escala: Algunas empresas pueden tener problemas internos de toma de decisiones cuando empiezan a escalar, ya que los fundadores y la dirección trabajan para contratar, supervisar y mantener a un grupo mayor de empleados.

  • Cambio de valores: Para algunas empresas, los valores pueden ser más difíciles de comunicar o mantener a medida que más personas se incorporan a la organización, y si los valores son una parte importante de la cultura de la empresa o del valor del producto, esto puede provocar un punto de inflexión.

  • Relaciones con los clientes: A medida que las empresas escalan, mantener un alto nivel de atención al cliente y cuidado individual puede ser un reto. Este cambio en las relaciones con los clientes puede modificar el comportamiento de los consumidores, provocando una disminución de la demanda y, finalmente, un punto de inflexión.

  • La innovación es más lenta: Las nuevas empresas o los productos que se basan en una nueva tecnología pueden enfrentarse a retos en su ritmo de innovación a medida que escalan y su proceso de desarrollo cambia. Si la innovación no satisface las necesidades de los clientes o no sigue el ritmo de los competidores, esto puede provocar un punto de inflexión.

Relacionado: Cómo hacer crecer un negocio: Estrategias eficaces para un crecimiento sostenible

Consejos para mantener el impulso en la curva s

He aquí algunos consejos para utilizar el concepto de la curva en s para ayudar a su empresa a mantener el impulso:

Haga planes antes de la etapa de crecimiento estacionario

Cuando un producto o servicio se vende bien, la etapa de crecimiento estacionario puede parecer lejana, pero ninguna empresa puede predecir un punto de inflexión repentino. Una empresa puede prepararse para ello desarrollando planes para innovar e invirtiendo en esa innovación incluso mientras su primer producto o concepto está en la etapa de crecimiento rápido. De este modo, la empresa está preparada para pivotar cuando llegue el periodo de crecimiento estacionario y puede mantener un flujo constante de ingresos cambiando su enfoque a otros productos que están empezando su propia etapa de crecimiento rápido.

Relacionado: Guía definitiva para la planificación estratégica

Considere todas las curvas s

Muchos otros procesos de la empresa siguen el patrón de la curva S, además de los productos individuales. Por ejemplo, los representantes de ventas pueden ver este patrón en su capacidad para comercializar un nuevo producto, o los ingenieros y diseñadores pueden tener una curva en s mientras investigan un nuevo producto, lo desarrollan y luego hacen pequeños refinamientos. Si está determinando dónde se encuentra su empresa dentro de su curva S, pero sus datos no son claros, puede ayudar a considerar cómo estas otras curvas S están interactuando con las tendencias más grandes de ventas y desarrollo.

Mantener un entorno corporativo saludable

Puede prevenir los retos internos manteniendo e invirtiendo en los empleados y sistemas a medida que crece. Por ejemplo, podría formar a los empleados actuales en nuevas habilidades como el liderazgo y las especialidades adyacentes, para que puedan tomar decisiones con confianza y pasar a puestos de supervisión a medida que la empresa crece.

Relacionado: ¿Por qué es importante la formación en liderazgo?

Considerar los factores externos como oportunidades

Los factores externos pueden proporcionar oportunidades para que su empresa crezca de nuevas maneras. Por ejemplo, puede responder a un cambio económico o de financiación introduciéndose en un mercado que se financia de forma diferente, o creando un nuevo producto que los clientes encuentren más esencial.

Te recomendamos

5 Maneras de ser más paciente puede ayudar a su carrera (con consejos y técnicas)

FAQ: ¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE SISTEMAS CONTABLES? ¿Cuáles son las etapas de la contratación? (Más consejos)

Cómo Calcular el Gasto por Impuesto a las Ganancias

Cómo escribir una autoevaluación

¿Está orientada a los detalles o al detalle? (y otros errores gramaticales comunes en los currículos)

14 métricas empresariales esenciales que los directivos suelen controlar