Cómo y cuándo avisar con una semana de antelación al dimitir

A lo largo de su carrera, se le pueden presentar atractivas alternativas laborales. Es fundamental dejar un trabajo por otro de forma que se preserven los vínculos personales y profesionales. En algunas situaciones, basta con un preaviso de una semana, mientras que en otros puestos se requieren dos semanas de preaviso. Este artículo examina si es aconsejable avisar con una semana de antelación cuando se pasa de un trabajo a otro.

En este artículo, abordamos Cómo y cuándo avisar con una semana de antelación al dimitir.

¿Qué significa dar un preaviso de una semana?

Un empleado que desee dejar su actual ocupación en una semana debe notificar su intención al empresario, normalmente por escrito. En muchas partes de Estados Unidos, un contrato de trabajo a voluntad significa que tanto el empleado como el empresario pueden rescindir el acuerdo en cualquier momento, con o sin causa. Avisar con antelación se considera una cortesía profesional y permite a los empresarios tener tiempo para contratar a nuevos trabajadores o hacer ajustes de personal. El preaviso de dos semanas solía ser la norma, pero la duración correcta del preaviso depende de muchas variables.

Cuándo es aceptable avisar con una semana de antelación

Avisar con una semana de antelación es aceptable para dejar casi todos los puestos, aunque es preferible avisar con dos semanas de antelación, siempre que sea posible. Avisar con antelación es sobre todo una cuestión de costumbre y una forma de mantener relaciones positivas y profesionales con el antiguo empleador. Recuerde que en la mayoría de los estados el empleo es a voluntad, lo que significa que los empleados pueden dejar un puesto en cualquier momento, con algunas excepciones.

La excepción más común es un contrato de trabajo que especifique el tiempo de preaviso que debe darse, así como las sanciones por ignorar este protocolo. Esto puede incluir la pérdida de permisos pagados, incluidos los días de enfermedad, personales o de vacaciones.

Los empleados públicos, como los profesores, pueden perder sus licencias o certificaciones durante un año o más por incumplimiento de contrato. Sin embargo, en ningún caso un empleador puede retener la paga por el trabajo ya realizado, independientemente de las circunstancias en que se haya terminado el empleo.

En las siguientes situaciones, notificar la renuncia con una semana de antelación puede ser la mejor opción.

Enfermedad o emergencia personal o familiar

Las enfermedades o emergencias personales o familiares pueden obligar a dejar un puesto. Avise con tanta antelación como le permitan las circunstancias.

Condiciones de trabajo potencialmente inseguras o incómodas

Trabajar en condiciones inseguras o extremadamente incómodas no es aceptable. Si el empresario se niega a resolver la situación, lo mejor es avisar con una semana de antelación o menos.

Necesidad de comenzar un nuevo puesto inmediatamente

En el mejor de los casos, los empleados pueden negociar su fecha de inicio al comenzar un nuevo puesto. Sin embargo, los empresarios pueden necesitar que alguien empiece inmediatamente. Si este es el caso, negocia para que tu actual empleador disponga de al menos una semana.

Dejar un puesto más fácil de cubrir

Avisar con menos antelación es más aceptable en puestos que son relativamente fáciles de cubrir. Cuando se dejan puestos de trabajo en el sector minorista o en empleos no cualificados, una semana de preaviso suele ser más que suficiente.

Cuándo avisar con más de una semana de antelación

Hay circunstancias en las que los empleados deben avisar con más de una semana de antelación. En la mayoría de los puestos de dirección y en cualquier puesto en el que se quiera dejar un puesto de forma profesional y mantener una red profesional establecida para la carrera, se debe avisar con más de una o dos semanas de antelación. Ten en cuenta el tiempo que podría tardar la empresa que dejas en resolver la dotación de personal y los horarios de trabajo y aproxima tu
notar el período de tiempo en consecuencia.

Funciones directivas

En los puestos directivos o profesionales muy remunerados, es habitual avisar con dos semanas o un mes de antelación. A medida que los puestos requieren más conocimientos, experiencia o formación, encontrar un sustituto es cada vez más difícil. Los avisos más largos dan a los responsables de la contratación más tiempo para encontrar, contratar y procesar a un candidato adecuado.

Contratos de trabajo

Un contrato de trabajo puede dictar el tiempo de preaviso que un empleado debe dar antes de marcharse. Aunque el empresario no puede impedirle dejar el trabajo, puede haber sanciones por no dar el preaviso necesario. En la medida de lo posible, lo mejor es seguir los procedimientos indicados en el contrato o en el manual del empleado para evitar esas posibles sanciones.

Al crear redes profesionales

Otra circunstancia para avisar con más de una semana de antelación es cuando un empleado quiere construir y mantener una red profesional. Algunos empleadores potenciales pueden considerar que marcharse sin avisar con suficiente antelación es poco profesional, lo que perjudica las posibilidades de futuras oportunidades de trabajo. Si mantener una red de contactos es importante, aplazar el tradicional preaviso de dos semanas se refleja positivamente en el empleado y en el empleador. Además, esto pone a los jefes anteriores—y posiblemente a otros compañeros de trabajo—en posición de proporcionar una referencia positiva.

Si sabes que te vas a ir con mucha antelación

A veces, los empleados saben que van a dejar un puesto con mucha antelación. Un motivo común sería el inicio de los estudios universitarios o la proximidad de la jubilación. En estas circunstancias, la mejor práctica es avisar con al menos dos semanas de antelación, siempre que se crea que no afectará a su función actual o a sus relaciones en el trabajo. Si la empresa es comprensiva con la salida de otros empleados, podría hablar de sus planes futuros con un directivo con aún más antelación.

Cómo avisar con una semana de antelación

Si piensa avisar con una semana de antelación antes de dejar un trabajo, determine su último día de empleo y siga estos pasos:

  1. Escribe una carta de dimisión profesional, dirigida a tu supervisor inmediato.
  2. Asegúrate de que la carta indica directamente que te vas y la fecha de tu último día de trabajo.
  3. Céntrate en comunicarlo brevemente, en un tono profesional.
  4. Agradece a tu jefe el tiempo que habéis pasado juntos, la formación o las habilidades que has adquirido.
  5. Entrega la carta a tu supervisor inmediato, en persona o a través del correo electrónico.
  6. Prepárate para hablar de tus planes de despedida con tu supervisor.

Consejos para entregar una semana' de aviso

A la hora de avisar con una semana de antelación antes de dejar a un empleador, los siguientes consejos pueden resultar útiles.

  • Mantén las cartas de dimisión breves, directas y con un tono positivo.
  • Asegúrate de que la carta de dimisión menciona que tienes pensado marcharte y establece tu último día de trabajo.
  • Da una razón para marcharte que se centre en cómo te beneficia marcharte, por ejemplo, una mayor responsabilidad, en lugar de cualquier percepción negativa que tengas de tus compañeros de trabajo o de tu empleador.
  • Habla de tu dimisión con tu supervisor o con recursos humanos antes de notificárselo a nadie en el trabajo.
  • Ofrécete a tomar medidas para que la transición sea lo más suave posible, como dejar notas detalladas para el sustituto o formarlo.
  • Ata los cabos sueltos comprometiéndote a terminar cualquier tarea o proyecto pendiente.
  • Sé amable y agradece a tu jefe el tiempo que habéis pasado juntos, mencionando específicamente cualquier formación útil, proyectos exitosos o cualquier otra cosa que te haya beneficiado profesionalmente.
  • Firme y feche su carta de dimisión.
  • Si es posible, entrega una copia escrita a tu supervisor con una explicación ensayada y profesional.
  • Si las circunstancias le obligan a utilizar un correo electrónico, como por ejemplo si tiene una enfermedad que le impide ir al trabajo, discúlpese por no haber tenido la oportunidad de seguir hablando del asunto.