Trabajo en curso: Definición y cómo utilizarlo

Hay varias etapas por las que pasa el inventario a lo largo del proceso de producción. A menudo, sobre todo en los proyectos que llevan un tiempo considerable, hay una etapa intermedia antes de que el producto esté terminado y se considere un bien acabado. Esta etapa del ciclo de vida del inventario se denomina trabajos en curso y requiere una consideración contable especial durante un período de información.

En este artículo, explicaremos qué es el trabajo en curso, cómo lo calculan los contables, las diferencias entre el trabajo en curso y las demás etapas del inventario y ofreceremos un ejemplo detallado que explica las etapas por las que pasa el inventario.

¿Qué es el trabajo autónomo?

El término trabajo en curso, o WIP, se refiere a los bienes en la gestión de la cadena de suministro que están sólo parcialmente terminados y todavía están a la espera de ser completados. La frase engloba los gastos generales, la mano de obra y las materias primas que intervienen en cada etapa de la producción. El trabajo en curso es un componente que figura como activo en el balance de una organización y que muestra el flujo de costes entre cada área de fabricación. Los costes que figuran aquí se transfieren finalmente a los productos acabados antes de pasar a la cuenta de coste de las ventas en el balance.

Siempre que el inventario haya provocado trabajo humano pero aún no se haya completado y transferido a bienes finales, se considera un trabajo en curso. Las empresas cuantifican el trabajo en curso de forma diferente y utilizando diversos métodos contables. Por ejemplo, algunas empresas basan sus gastos generales en las horas-máquina, mientras que otras los basan en las horas-hombre. Por lo tanto, los inversores tienen que averiguar cómo una organización está midiendo sus cuentas de inventario.

Un sistema de inventario de trabajo en curso, también denominado sistema de cálculo del coste de los trabajos, suele ser empleado por las empresas que producen artículos de gran tamaño. Suelen anotar el coste acumulado de las materias primas en el libro de contabilidad de los trabajos. Sin embargo, este sistema también es frecuente en el sector de la construcción cuando un contrato requiere una facturación por porcentaje de ejecución. En otras palabras, la empresa constructora envía facturas a lo largo de las diferentes etapas del proyecto.

Aunque el término incluye todos los aspectos y etapas intermedias del proceso de producción, excluye el coste de las materias primas que aún no se han utilizado en la producción, así como el valor del producto acabado mientras se mantiene en el inventario. Dado que la estimación del porcentaje de terminación de un activo de inventario es difícil y requiere mucho tiempo, la mayoría de las organizaciones intentan eliminar la mayor cantidad posible de existencias de trabajo en curso antes de su período de presentación de informes. Esto se debe a que, sin el trabajo en curso, la mayoría de los activos de inventario se clasifican como materias primas o productos terminados, que son mucho más fáciles de calcular.

Minimizar la cantidad de unidades de trabajo en curso que están en producción en un momento dado es ciertamente beneficioso a efectos contables, pero en realidad hay varias otras razones para que las empresas reduzcan este tipo de inventario, por ejemplo:

  • La minimización de las unidades de trabajo en curso permite reducir el desorden en el área de producción. Esto disminuye las posibilidades de acumular productos defectuosos, además de mantener bajo el coste del inventario.
  • Muy pocos prestamistas permiten que las empresas utilicen los trabajos en curso como garantía del préstamo. Esto se debe a que, en caso de impago del prestatario, les resultaría difícil vender las existencias parcialmente terminadas.

Relacionado: Plan de mejora continua en el puesto de trabajo: Definición, técnicas y ejemplos

¿Cómo utilizan los contables el trabajo en curso?

Hay tres tipos principales de inventario: materias primas, trabajos en curso y productos terminados. El trabajo en curso puede ser reportado como una partida separada en el balance de una empresa, pero la cantidad suele ser lo suficientemente pequeña como para incorporarla en una sola partida para todo el inventario. Las empresas y los contables intentan mantener las existencias de trabajos en curso en un nivel relativamente bajo a medida que se acerca el período de presentación de informes, debido a la dificultad de asignar costes precisos a las partidas de trabajos en curso. Las organizaciones abordan esta cuestión de varias maneras, por ejemplo

  • Antes de cerrar los libros, las empresas terminan todo su inventario de trabajo en curso y lo transfieren a productos terminados.
  • Se asigna un porcentaje medio de finalización estándar a todos los elementos del trabajo en curso. La teoría es que los resultados serán aproximados cuando se promedien entre muchas unidades. Sin embargo, el resultado puede ser poco fiable e inexacto debido a las variaciones en los niveles de deterioro, reelaboración y desechos.

Hay varios métodos que los contables utilizan para cuantificar el número de unidades que todavía son un trabajo en curso en la planta de producción. Lo más habitual es que los contables utilicen el porcentaje de los gastos generales, la mano de obra y los costes de las materias primas para determinar el número de unidades que todavía son un trabajo en curso. Dado que la producción requiere materiales antes de necesitar mano de obra, el coste de las materias primas suele ser el primer coste en el que se incurre. Sin embargo, aunque es relativamente poco fiable, es posible calcular la cantidad estimada de trabajo en curso mediante este cálculo:

WIP inicial + coste de fabricación – coste de los productos fabricados = trabajo en curso resultante

Relacionado: Aprende a ser contable

Trabajo en curso vs. trabajo en proceso

Los términos «trabajo en curso» y «trabajo en curso» suelen utilizarse indistintamente. Aunque ambos se refieren a los bienes que sólo están parcialmente en el proceso de fabricación, hay ligeras diferencias en el tipo de bienes parcialmente terminados a los que se refiere cada frase. El inventario de trabajo en proceso, también conocido como bienes en proceso, puede referirse a productos que pueden ser completados y transferidos a bienes terminados en un corto período de tiempo. Este término se utiliza con frecuencia en la fabricación.

Por otro lado, el trabajo en curso puede referirse a veces a productos inacabados que tardarán mucho tiempo en completarse y transferirse a productos acabados. Este término se utiliza a menudo en proyectos de construcción o de consultoría. A pesar de sus pequeñas diferencias, ambos tipos de inventario incluyen los gastos generales, la materia prima y los costes de mano de obra cuando se registran en el balance.

¿En qué se diferencia el trabajo en curso de otras etapas?

Hay tres grandes tipos de inventario y etapas del proceso de fabricación:

  • Materias primas: Las materias primas son los suministros necesarios para la producción. Estos materiales varían en función del proyecto y de los productos que se fabrican.
  • Trabajo en curso: Como ya hemos dicho, el trabajo en curso se refiere a las materias primas que todavía están en proceso de desarrollo o fabricación del producto final.
  • Productos terminados: Los productos terminados han alcanzado la fase final del inventario y están listos para ser vendidos al cliente. Este término se refiere a los productos que han completado el proceso de fabricación.

La diferencia entre estos tipos de inventario se basa en las diferentes etapas de realización del producto. Sin embargo, se trata de términos relativos que variarán en función de la empresa, el proyecto y el producto. Por ejemplo, la madera contrachapada puede ser un producto acabado para una empresa, pero materia prima para otra. Debido a estas diferencias, estos términos se basan en el ciclo de vida de la terminación de un inventario' en relación con el inventario total.

Relacionado: Métodos de toma de decisiones en el trabajo

Ejemplo de trabajo en curso

Para dar un ejemplo de trabajo en curso, sigamos el proceso de producción de una empresa que fabrica peines:

  1. En primer lugar, se trasladan las materias primas necesarias a la producción. En este caso, la materia prima es el plástico.
  2. A continuación, el funcionamiento del equipo de moldeo genera costes de mano de obra.
  3. En este punto, los peines se consideran bienes parcialmente terminados y todos los costes hasta ese momento se contabilizarán en la línea de trabajos en curso del balance de la empresa.
  4. Una vez terminados los peines, los costes se trasladan a productos terminados.
  5. Por último, una vez vendidos los peines, los costes incurridos se transferirán del inventario al coste de los bienes vendidos, también conocido como COGS, en el balance.

Te recomendamos

¿Cuáles son los requisitos de la certificación CEH? (y posibles puestos de trabajo)

Cómo utilizar un mapa de contenidos para crear materiales de marketing eficaces

Cómo clasificar los gastos de las pequeñas empresas

¿Qué es el cálculo de la RPD? (Y cómo calcularlo tú mismo)

Arquitectura de Servicios: Definición y ejemplos

5 Consejos Para Pensar Estratégicamente En El Trabajo