20 razones para renunciar a un trabajo sin tener otro preparado

¿Por qué dejaría un trabajo sin tener otro preparado?

Por lo general, se prefiere dejar un trabajo después de encontrar otro, pero esto puede ser poco práctico en algunas circunstancias. Encontrar un nuevo empleo requiere un tiempo del que quizá no dispongas si:

    • Tu trabajo afecta a tu salud o bienestar
    • Necesitas más tiempo libre
    • Te trasladas
    • Tu empresa no está siguiendo las directrices legales o éticas

En estas circunstancias, dejar tu trabajo antes de tener uno nuevo puede ser la mejor opción para ti profesional y personalmente.

Relacionado: Cómo dimitir con elegancia (con consejos)

Qué debes tener en cuenta antes de dejar tu trabajo

Considera tus motivaciones para dejar tu trabajo y si alguna mejora podría animarte a quedarte. Por ejemplo, si crees que un cambio en las funciones o en el horario de trabajo podría llevarte a conservar tu puesto, comenta tus preocupaciones y posibles soluciones con tu jefe. Puede que hagan cambios que te animen a seguir trabajando. Si no hay una solución viable, puede sentirse seguro de que renunciar es la decisión correcta.

Cuando deje su trabajo sin otro empleo, perderá su fuente de ingresos. Disponer de ahorros suficientes para cubrir las facturas mientras está fuera de la fuerza de trabajo puede ayudar a facilitar la transición de su empleo. Reducir o eliminar tus deudas antes de dejar el trabajo reducirá tus gastos mientras no estés trabajando.

Relacionado: 18 Señales de que deberías dejar tu trabajo

¿Es malo dejar un trabajo sin otro?

Dejar el trabajo sin un empleo en perspectiva puede ser un movimiento positivo, siempre y cuando estés preparado personal y financieramente. Además, debes dejar tu trabajo con respeto. Agradecer a su supervisor la oportunidad de trabajar en su organización y avisar con suficiente antelación le ayudará a obtener una referencia positiva que puede ayudarle a conseguir trabajo. También puede ayudarle a obtener un futuro empleo en esa empresa si decide volver.

Los empresarioes suelen entender que las circunstancias de cada uno varían. Si puedes justificar ante los posibles empresarioes por qué renunciaste a tu anterior puesto y te presentas como un candidato trabajador, es poco probable que renunciar a tu trabajo sin otro empleo afecte a tus posibilidades de conseguir un nuevo puesto.

Relacionado: 64 Citas motivadoras para el empleo

20 situaciones en las que renunciar a tu trabajo sin otro empleo es común

Aquí tienes 20 situaciones en las que la gente suele renunciar sin tener un trabajo asegurado.

1. Centrarse en iniciar un nuevo negocio

Aunque a muchas personas les gusta hacer crecer nuevos negocios de forma gradual, otras prefieren centrarse únicamente en sus nuevos emprendimientos. Si cree que su nuevo negocio necesita atención a tiempo completo, o su ambición hace que centrarse en su trabajo diario sea un reto, renunciar para lanzar su propia empresa puede ser una solución eficaz. Los préstamos y subvenciones para pequeñas empresas también pueden ayudarle a poner en marcha su negocio y a complementar los ingresos perdidos por la renuncia a su trabajo.

2. Tomar un año sabático

Aunque algunos empresarioes ofrecen permisos sabáticos, otros no tienen acuerdos de permisos ampliados. Si su empresa no tiene una política de licencia extendida, renunciar puede ser la única manera de tomar un año sabático. Pasar un tiempo prolongado viajando o haciendo voluntariado, por ejemplo, puede ayudarle a sentirse renovado y a ser más productivo cuando esté listo para reincorporarse a la plantilla.

3. Necesidad de un descanso

A veces la gente necesita un tiempo fuera de la plantilla para considerar sus opciones. Si quiere cambiar su vida pero no está seguro de la dirección que debe tomar, dejar su trabajo puede proporcionarle tiempo para evaluar sus opciones.

4. Hacer tiempo para su búsqueda de trabajo

Encontrar un nuevo trabajo requiere una inversión de tiempo considerable. Aunque puede investigar y solicitar nuevos puestos fuera del horario laboral, asistir a las entrevistas requiere tiempo durante la jornada laboral habitual. Si no es posible tomarse tiempo libre durante el horario laboral, puede decidir dejar su trabajo antes de encontrar uno nuevo. Una vez que haya renunciado, tendrá el tiempo que necesita para centrarse en su búsqueda de empleo.

5. Requerir más flexibilidad

Además de las personas que buscan empleo, los padres, los empleados a tiempo parcial con varios trabajos y los estudiantes son otras de las personas que se benefician de la flexibilidad laboral. Si su trabajo no le proporciona la flexibilidad que necesita para salir temprano y recoger a sus hijos de la escuela, hacer turnos en otros negocios o completar los cursos, es posible que tenga que renunciar antes de encontrar una mejor opción de empleo.

6. Proteger su salud mental

Si se siente estresado, quemado o se cuestiona sus habilidades, renunciar antes de encontrar un nuevo trabajo puede ser la decisión más beneficiosa. Estos sentimientos también pueden afectar a su rendimiento en las entrevistas de trabajo. Puede ser prudente preservar su salud mental y dejar su empleo, para luego encontrar otra oportunidad cuando esté preparado.

7. Proteger su salud física

Las enfermedades y los problemas de salud relacionados con la edad pueden hacer que algunos trabajos, como las funciones en la minería, la agricultura y la lucha contra los incendios, sean difíciles con el tiempo. Si sientes que tu trabajo está comprometiendo tu salud física, puede ser el momento de dejarlo. Si existe una relación directa entre su salud y sus tareas laborales, puede tener derecho a una indemnización que le ayude a sobrevivir económicamente mientras busca otro puesto.

8. Proteger sus relaciones

Aunque se sienta psicológica y físicamente capaz de realizar su trabajo, éste puede tener un efecto negativo en sus relaciones. Tal vez su trabajo requiera largas horas en la oficina o tenga mucho trabajo para llevar a casa, lo que le deja poco tiempo para sus relaciones. Si tu vida profesional está superando tu vida personal, renunciar antes de encontrar otro puesto puede ser la mejor manera de preservar tus relaciones.

9. Proteger tu reputación

Si crees que la gente de tu empresa está actuando de forma ilegal o poco ética, o tu jefe te pide que hagas algo con lo que no te sientes cómodo, puede ser la mejor opción renunciar. Renunciar antes de encontrar otro puesto puede ayudarte a preservar tu reputación y evitar acciones legales.

10. Proteger tu propia seguridad

Todo el mundo tiene derecho a sentirse seguro en el trabajo. Las leyes protegen a los empleados del acoso sexual, el acoso físico y la intimidación. Aunque denunciar estos problemas suele ser eficaz, pueden persistir en algunas situaciones. Si te sientes inseguro incluso después de hacer las denuncias, renunciar antes de encontrar un nuevo trabajo puede ser tu mejor opción.

11. Corregir su actitud profesional

Cuando sabe que está solicitando nuevos puestos de trabajo, mantenerse motivado y productivo en su función actual puede ser un reto. Si tu afán por seguir adelante compromete tu rendimiento en el trabajo, puedes optar por dejar simplemente tu trabajo. Dejar el trabajo antes de tiempo, cuando todavía estás bien considerado, aumenta tus posibilidades de conseguir buenas referencias. Puedes aprovechar el tiempo que pases fuera de la plantilla para trabajar tu actitud y ver tu próxima oportunidad de forma más positiva.

12. Estudiar para cambiar de carrera

Mantener el empleo tiene sentido para muchas personas que trabajan en el mismo sector durante toda su carrera, pero las personas que cambian de carrera a veces necesitan cualificaciones adicionales antes de buscar trabajo en un nuevo sector. Algunas personas estudian en línea o a tiempo parcial en horario de trabajo, pero esto requiere un compromiso de tiempo considerable. Tal vez prefiera reducir su carga de trabajo y obtener sus nuevas cualificaciones con mayor rapidez dejando de trabajar para estudiar a tiempo completo.

13. Trasladarse a otra ciudad o país

Típicamente, debería encontrar un trabajo antes de trasladarse, pero esto no siempre es posible. Tal vez tenga que trasladarse en una fecha determinada porque ha vendido su casa, empieza un nuevo contrato de alquiler o su pareja tiene trabajo en otro lugar. Conseguir trabajo también puede ser un reto cuando se está demasiado lejos para acudir a las entrevistas. En estas circunstancias, dejar el trabajo antes de encontrar otro puede ser la solución más práctica.

14. Reducir los desplazamientos

Los desplazamientos largos pueden tener un impacto emocional y físico en los empleados. Algunas personas subestiman el peaje que supondrá el viaje al trabajo cuando aceptan un puesto. Otros se encuentran con que sus desplazamientos se prolongan cuando sus empresas se trasladan. Sea cual sea la circunstancia, un desplazamiento largo puede alargar considerablemente la jornada laboral. Esto hace que encontrar tiempo para buscar trabajo y rejuvenecer sea un reto. Si tu viaje al trabajo es demasiado largo, renunciar antes de encontrar un nuevo empleo puede ser la decisión más práctica.

15. Dejarlo antes de que la empresa cierre

Si parece que el cierre de tu negocio es inevitable, puede tener sentido renunciar antes de que la empresa termine oficialmente. Dejar la empresa antes de tiempo reduce el riesgo de que usted realice un trabajo que la empresa no pueda pagar. Sin embargo, recuerde que las empresas tienen naturalmente altibajos financieros, así que considere posponer la renuncia hasta que esté absolutamente seguro de que el negocio no va a repuntar.

16. Dejar el trabajo antes de ser despedido

La gente suele anticiparse a ser despedida antes de que su supervisor le dé la noticia. Si cree que su trabajo está en peligro, renunciar primero puede ser una buena idea. Cuando renuncie, puede decir a los empresarioes que dejó su anterior puesto por sus propios medios, lo que puede hacerle parecer un candidato más fiable.

17. Dejarlo porque no le pagan de forma fiable

Recibir cheques de pago regulares es una de las principales ventajas de un empleo regular. Si su empresario no le paga con regularidad, puede considerar la posibilidad de abandonar el trabajo para asegurarse de que no pasa el tiempo realizando un trabajo por el que no se le paga. Aunque la irregularidad en el pago puede producirse a veces cuando una empresa tiene problemas de liquidez, también puede ocurrir en empresas financieramente sólidas. En cualquier caso, considere si puede o está dispuesto a trabajar en esas condiciones.

18. Necesidad de una compensación que refleje sus esfuerzos

Sentirse sobrecargado de trabajo y a la vez mal pagado también puede afectar a su rendimiento y a sus sentimientos sobre su función. Si siente que está poniendo más en una empresa de lo que recibe, puede ser el momento de cambiar. Por ejemplo, puede que esté trabajando horas extras sin compensación adicional, o que haya intentado negociar un aumento de sueldo que no ha recibido. En estos casos, renunciar antes de encontrar trabajo puede ser la decisión más beneficiosa a largo plazo, ya que le dará más tiempo para encontrar un puesto por el que se sienta adecuadamente compensado.

19. Sentirse seguro de que alguien le contratará

Si los reclutadores le llaman regularmente con oportunidades de trabajo y usted se siente preparado para dejar su empleo, renunciar antes de recibir una oferta de trabajo formal puede ser un paso positivo. Dejar tu trabajo te da la oportunidad de explorar tus perspectivas. Si las empresas ya muestran interés por tus habilidades y experiencia, puedes sentirte seguro de que no estarás sin trabajo durante demasiado tiempo.

20. Tener otra oportunidad de ganar dinero

Las preocupaciones financieras son una de las principales razones por las que muchas personas no dejan su trabajo sin más antes de encontrar un nuevo empleo. Encontrar otra oportunidad de ganar dinero para mantenerte económicamente mientras buscas trabajo puede darte la confianza para renunciar. Por ejemplo, es posible que tus sobrinos necesiten que les cuides regularmente, o que un amigo necesite que alguien trabaje en su negocio a tiempo parcial durante un periodo de mucho trabajo. Aceptar este tipo de oportunidades puede ayudarte a ganar algo de dinero mientras dejas atrás un trabajo y te anticipas al siguiente.