Offshoring vs. Outsourcing: Diferencia y beneficios

Puede aumentar el rendimiento de su empresa y, en consecuencia, su rentabilidad mediante la subcontratación o la deslocalización.

En este artículo, definiremos las diferencias entre la externalización y la deslocalización y los beneficios de cada una.

¿Qué es la externalización y la deslocalización?

Un aspecto de las operaciones de la empresa puede transferirse a una tercera empresa mediante la externalización. El trabajo puede transferirse a través de las fronteras como parte de la externalización o funcionar dentro del mismo país. Además, la externalización puede ser permanente o incluir un contrato de servicios.

La deslocalización puede compartir ciertas similitudes con la subcontratación, pero es diferente en varios aspectos importantes. Una empresa deslocaliza sus operaciones cuando las traslada a otro país para conseguir determinados beneficios, como recortar costes, reducir su carga fiscal o poder enviar productos al mercado con mayor facilidad. A diferencia de la externalización, la decisión de deslocalizar no significa necesariamente que el trabajo sea realizado por un tercero. Aunque eso puede ocurrir, la empresa también puede optar por mantener el control directo de sus operaciones en otro país. Por ejemplo, podría optar por abrir una nueva sede o fábrica en el extranjero.

Relacionado: La subcontratación: Qué es y cómo funciona

Historia de la externalización y deslocalización

El término externalización entró en el mundo de la empresa en la segunda mitad del siglo XX. Las empresas descubrieron que podían contratar a proveedores externos que tenían la capacidad de realizar el trabajo con mayor rapidez y eficacia. Esto les llevó a incrementar la práctica de contratar proveedores externos para completar tareas en las que se necesitaban habilidades especializadas.

A finales del siglo XX, con las mejoras en la tecnología de transporte y en la infraestructura de telecomunicaciones, se hizo más eficiente encargar el trabajo en países donde los salarios eran más bajos. Esta práctica pasó a conocerse como deslocalización.

Ventajas de la externalización

Hay varias ventajas importantes que la externalización puede aportar a una empresa, siempre que el traslado se planifique correctamente y se lleve a cabo con eficacia.

Ahorro de dinero

La decisión de externalizar puede estar motivada por el deseo de su empresa de reducir costes. La externalización permite conseguirlo pagando sólo por el servicio cuando se necesita, en lugar de emplear a trabajadores a tiempo completo. Por ejemplo, su empresa podría tomar la decisión de externalizar los servicios de RRHH porque la organización no es lo suficientemente grande como para necesitar ayuda a tiempo completo. Esto les permite realizar las tareas de recursos humanos necesarias sin el coste de otro empleado a tiempo completo 

La decisión de externalizar también puede suponer un ahorro en otros aspectos, como la posibilidad de reducir la sede principal de la empresa.

Beneficiarse de los especialistas

A veces, un servicio o proceso de fabricación concreto puede ser tan complejo que es mejor que lo realicen especialistas. Es posible que su empresa haya decidido que lleva demasiado tiempo o es demasiado caro formar al personal interno para realizar estas tareas. Este podría ser el caso de ciertas operaciones informáticas o de la fabricación de un producto concreto, como las piezas de automóvil.

En estas situaciones, su empresa podría determinar que lo mejor es subcontratar el trabajo a una empresa especializada. De este modo, puede acceder a profesionales altamente capacitados y expertos, y al mismo tiempo mantener sus costes competitivos.

Mejorar la flexibilidad

La decisión de su empleador de externalizar también puede estar relacionada con la mejora de la flexibilidad de sus operaciones. Un tercero experto centrado en la prestación de un servicio específico, ya sea la contabilidad, la limpieza o los servicios jurídicos, puede ser capaz de ofrecer estos servicios de manera más oportuna que un equipo interno.

Además, un tercero suele estar mejor equipado para hacer frente a cambios repentinos en la demanda, como un descenso o un aumento en el número de productos que una empresa necesita enviar.

Relacionado: Las ventajas de la subcontratación

Ventajas de la deslocalización

Algunos de los beneficios que se obtienen de la deslocalización están relacionados con la eficiencia y los costes laborales, mientras que otros se refieren a las obligaciones fiscales y legales. Durante el proceso de toma de decisiones, su empresa tendrá que determinar si estos beneficios compensan los posibles inconvenientes de la deslocalización. Sólo después de hacerlo, su empresa podrá decidir si la deslocalización tiene sentido desde el punto de vista financiero.

Reducir los costes laborales

Una de las razones más obvias por las que una empresa puede optar por deslocalizar la producción o los servicios es para ahorrar en costes laborales. Al abrir una fábrica en el extranjero, las empresas pueden acceder a la mano de obra a precios considerablemente inferiores a los que tendrían en Estados Unidos.

Reducir la factura fiscal

La deslocalización también puede estar motivada por el deseo de reducir la cantidad de impuestos que paga la empresa. Esto puede justificarse como una forma de liberar más capital para invertir en nuevos productos o modernizar el equipo de fabricación de la empresa.

Esta estrategia puede funcionar porque hay varios lugares en el mundo donde los impuestos de sociedades son bajos o incluso inexistentes para las empresas. Es posible que la empresa tenga que trasladar parte de sus operaciones a ese país o simplemente registrar una empresa allí para aprovechar esas ventajas.

Aumentar la productividad

Su empleador puede argumentar que el ahorro de costes que supone la deslocalización, junto con un mayor nivel de flexibilidad laboral, podría permitir a la empresa operar de forma más productiva. Por ejemplo, la empresa podría establecer unas instalaciones modernas a un coste relativamente bajo gracias a los incentivos a la inversión, en lugar de intentar mejorar una fábrica antigua con un gasto considerable.

Un mayor nivel de productividad, ya sea en términos de producir un 10 por ciento más de producto en un año o responder al doble de consultas de los clientes, hará que la empresa sea más rentable. Esto permite a la empresa ofrecer a los consumidores precios más competitivos en los productos.

Relacionado: Cómo mejorar la productividad de los empleados

Normativa favorable a las empresas

Algunos destinos populares de deslocalización se promocionan como países favorables a las empresas. A menudo es posible completar todo el papeleo y los arreglos necesarios para establecer las operaciones en un día o dos, y los requisitos reglamentarios pueden ser mínimos.

Para algunas operaciones empresariales, esto puede resultar atractivo por la flexibilidad que ofrece o por la seguridad de saber que los activos de la empresa están a salvo.

Riesgos y críticas

La deslocalización es objeto de numerosas críticas. Muchos culpan a la deslocalización de robar puestos de trabajo a potenciales empleados en el país. Dicho esto, la deslocalización reduce esos costes para las empresas, que pueden repercutir ese ahorro en los consumidores. Sin embargo, con la deslocalización existen riesgos de fracaso del proyecto como resultado de una mala comunicación, disturbios políticos o civiles que podrían afectar a la producción o a la entrega, cambios en la política económica de otros gobiernos y una infraestructura deficiente en los países en desarrollo que puede afectar a la calidad.

La subcontratación no está sujeta a la misma cantidad de críticas o riesgos. Por ejemplo, la subcontratación, cuando se realiza dentro del país, no es acusada de robar puestos de trabajo. Los principales riesgos asociados a la subcontratación están relacionados con la falta de familiaridad con el negocio del cliente. El proveedor y el cliente tampoco están alineados con sus objetivos empresariales a largo plazo, lo que puede afectar a la calidad del servicio.

Tendencias del sector

Tanto la externalización como la deslocalización van en aumento, ya que la recesión económica mundial ha obligado a las empresas a considerar alternativas para reducir costes y aumentar la eficiencia. Las empresas siguen aumentando tanto la externalización como la deslocalización de las partes más grandes de sus negocios que no se consideran fundamentales. Otra tendencia es la adquisición de proveedores más pequeños que cuenten con la experiencia necesaria para satisfacer las necesidades de una gran organización.

Relacionado: Guía definitiva de BPO

Consejos para elegir entre deslocalización y externalización

Estos son algunos consejos que le ayudarán a decidir si la deslocalización o la externalización es lo mejor para su empresa.

Identifique el tiempo que necesita el servicio

La ventaja de la subcontratación es que funciona bien para los servicios que sólo necesita durante un corto período de tiempo o sólo en ocasiones. Por ejemplo, si tienes una empresa de marketing pero sólo ocasionalmente tienes peticiones de clientes para la producción de vídeo, éste es un gran ejemplo de algo que se puede externalizar. Puedes atender la petición más rápidamente y evitar el coste de tiempo que supone la contratación interna.

Determina la cantidad de control que necesitas

Si quiere tener un control total sobre las operaciones y el control de calidad, puede considerar la posibilidad de deslocalizar. Por ejemplo, supongamos que su empresa fabrica ambientadores enchufables. Su equipo los confecciona en Estados Unidos, pero usted adquiere las botellas a través de un tercero en el extranjero y no tiene ningún control sobre cómo se fabrican las botellas.

Para controlar el proceso de principio a fin, puede considerar la posibilidad de deslocalizar e invertir en una fábrica en el extranjero donde su equipo pueda realizar un control de calidad basado en los requisitos que usted especifique. La inversión puede ser más importante de entrada, pero a largo plazo puede ahorrarle dinero y darle un control total.

Considere la confidencialidad

Si su empresa maneja información sensible de los clientes o debe cumplir requisitos legales confidenciales, la externalización puede ser difícil o imposible. Es posible que tenga que llevar a cabo una supervisión adicional de los gastos o tomar medidas para evitar infracciones o conductas indebidas por parte de un proveedor externo.

Decida con qué rapidez necesita el servicio

La formación de los empleados es esencial cuando se deslocaliza. Hay que tener en cuenta los retos que plantean las diferencias culturales y de comunicación, así como las diferencias de huso horario que pueden afectar a su capacidad de formación. Debido al tiempo que conlleva la formación de los empleados deslocalizados, es posible que se produzca una desaceleración temporal de la productividad. Sin embargo, a largo plazo, la deslocalización es muy productiva y rentable.