8 Pasos para Despedir a un Empleado con Eficacia

Muchos supervisores o gerentes tienen que despedir a un empleado en algún momento de su carrera. Aunque a menudo esto puede ser un reto, hay varios pasos que puede dar para asegurarse de que el proceso de despido y la transición que le sigue se desarrollen sin problemas.

En este artículo, analizamos las razones por las que puede necesitar despedir a un empleado y los pasos que pueden ayudarle a preparar y llevar a cabo el despido de un empleado de la manera más eficaz posible.

¿Por qué hay que despedir a un empleado?

Más información: Establecer objetivos para mejorar su carrera profesional

Algunos directivos contratan y despiden a empleados con regularidad, mientras que otros rara vez tienen esta responsabilidad. Tanto si ha despedido a un empleado como si no lo ha hecho antes, es importante que conozca las razones por las que puede despedir a un empleado en primer lugar. A continuación se enumeran algunas de las muchas categorías en las que puede encuadrarse el despido de un empleado:

  • Conductas discriminatorias, como el acoso sexual
  • Acoso o creación de un ambiente de trabajo tóxico
  • Violencia física
  • Actividades delictivas
  • Insubordinación
  • Incompetencia, como incapacidad para realizar el trabajo adecuadamente o baja productividad
  • Problemas de asistencia, incluyendo retrasos frecuentes

Es importante ser lo más objetivo posible a la hora de decidir el despido de un empleado. Incluso si el problema le parece obvio, debería pedir una segunda opinión a un representante de Recursos Humanos (RH), a un compañero de la dirección o al supervisor al que usted reporta. Asegúrese de documentar todos los casos de comportamiento que le han llevado a tomar la decisión de despido para asegurarse de que el empleado, el departamento de RR.HH. y otros directivos relevantes de la organización tienen un conocimiento exhaustivo del comportamiento del empleado y de cómo conduce al despido.

Relacionado: Cómo explicar el despido en una solicitud de empleo

Cómo despedir a un empleado

Estos son los pasos que puede dar al despedir a un empleado para garantizar un proceso fluido y profesional:

  1. Haz que el empleado sea consciente de la situación
  2. Permitir que el empleado haga mejoras
  3. Informar a Recursos Humanos del comportamiento del empleado
  4. Determine el entorno más adecuado para informar al empleado de su despido
  5. Prepara lo que vas a decir y las medidas que se tomarán
  6. Reúnase con el empleado para anunciarle su decisión
  7. Guarde la documentación de todo el proceso

1. Hacer que el empleado sea consciente de la situación

Antes de empezar a planificar el proceso de despido de un empleado, hay que asegurarse de que éste sea consciente de que su empleo está en peligro. Esto significa que el empleado es notificado cada vez que se equivoca en su comportamiento. También debe asegurarse de que entiende perfectamente por qué su comportamiento es inaceptable y las medidas que se tomarán si el comportamiento no se corrige, como el despido.

2. Permitir que el empleado mejore

Cuando surjan problemas de comportamiento, dar al empleado la oportunidad de mejorar su conducta y realizar los cambios oportunos puede evitar el despido e incluso mejorar su rendimiento laboral en general. Podría desarrollar un plan de mejora del rendimiento (PIP) con el empleado y hacer un seguimiento de los progresos realizados. Sea claro sobre el progreso que espera ver y para cuándo. Consulte periódicamente al empleado o a su jefe para evaluar los progresos. Guarde documentación sobre el proceso y sobre si se han hecho progresos y cómo.

Relacionado: ¿Qué es un plan de rendimiento? Con Plantilla y Ejemplo

3. Informe a Recursos Humanos del comportamiento del empleado

Debes mantener informado a RRHH de todas las acciones que se lleven a cabo antes de despedir a un empleado, como un plan de mejora y los progresos que haga el empleado, si los hay. Si no hay progresos o ha llegado a la conclusión de que el despido es la mejor opción, también debe trabajar con RRHH para asegurarse de que es una respuesta adecuada a la situación. Mantener a RRHH al día puede garantizar que seas lo más objetivo posible en tu decisión y que se siga el protocolo adecuado durante todo el proceso de despido.

Relacionado: Las 8 áreas funcionales de los recursos humanos

4. Determine el entorno más adecuado para informar al empleado de su despido

El lugar en el que informas al empleado de su despido puede influir en su reacción y en las etapas finales y el periodo de transición. Lo mejor es informar al empleado de su despido en un entorno privado y lo más cómodo posible. Esto permite al empleado hacer preguntas, entender la situación y reaccionar sin que sus compañeros escuchen u observen la reunión. También muestra profesionalidad y respeto por el empleado.

5. Prepara lo que vas a decir y las acciones que se llevarán a cabo

Antes de reunirse con el empleado, tómese el tiempo necesario para determinar lo que va a decir y las acciones que seguirán a la entrega de la noticia. Por ejemplo, considere si el empleado deberá marcharse tan pronto como sea despedido o si puede quedarse hasta el final del día. Es posible que también tenga que consultar con RRHH para determinar si la organización ofrecerá una indemnización por despido. Asegúrese de conocer el plan de acción antes de ir a la reunión de despido para garantizar que el empleado entiende las expectativas durante el proceso de transición.

Relacionado: Guía para la indemnización por despido

6. Reúnase con el empleado para informarle de su decisión

Cuando se reúna con el empleado, comience la conversación informándole de que ha sido despedido y explíquele el motivo del despido. Discuta todos los detalles esenciales, como el salario y el estado de los proyectos actuales. Una vez que termine de hablar, permita que el empleado haga preguntas y exprese sus sentimientos sobre el asunto. Intenta que la conversación sea lo más cordial y profesional posible, y abstente de defender o debatir el despido.

7. Guarde la documentación de todo el proceso

La documentación incluye una notificación de despido por escrito, la indemnización por despido, si procede, y cualquier otra información pertinente al despido. También debe conservar la documentación de las medidas adoptadas antes del cese, como la aplicación y los resultados de ta PIP. Cuanta más documentación conserve, mejor preparado estará a la hora de discutir el despido con el empleado y de garantizar que se ha seguido todo el protocolo necesario y adecuado basado en el manual del empleado y en las leyes laborales pertinentes.