Despido vs. Renuncia: Definiciones y diferencias

Cuando solicitas un nuevo trabajo, el entrevistador puede preguntarte por qué dejaste tu anterior puesto. Si bien es cierto que puede marcharse voluntariamente a través de una dimisión, su empleador también puede decidir rescindir su empleo. Entender la diferencia entre la dimisión y el despido puede ayudarte a explicar mejor tu separación de la empresa anterior y el motivo por el que buscas un nuevo empleo a los responsables de la contratación.

En este artículo, definimos el despido y la dimisión, enumeramos sus diferencias y explicamos sus efectos tras la contratación.

¿Qué es el despido?

La terminación del empleo se refiere a la salida de un empleado' de su trabajo a manos del empleador. Aunque el cese se suele denominar despido, los empleados también pueden ser despedidos. A continuación, se analizan estos dos tipos de despido de empleados:

  • Despedida: Cuando tu empleador te despide, suele hacerlo por tu bajo rendimiento laboral o por la violación de una o varias políticas de la empresa. Dado que es el empleador quien lo inicia, puede pedirte que te vayas inmediatamente o en una fecha posterior, como a final de mes o una vez que termines un proyecto para la empresa.
  • Despido: Un despido se refiere a la terminación temporal o permanente de un empleo que normalmente no tiene nada que ver con su rendimiento en el trabajo. Por ejemplo, puede ser despedido si la empresa experimenta una falta de financiación y necesita reducir su tamaño o si planean reestructurar la empresa por completo. Los empresarios pueden despedir a un solo empleado o a un grupo de empleados.

Además de estos dos tipos principales de despido, hay otros términos relacionados que debe conocer:

  • Despido: Aunque un permiso no es exactamente un despido, es importante mencionarlo, ya que puede conducir a un despido. Un permiso se refiere a una licencia temporal no remunerada del trabajo. Esencialmente, se espera que el empleado pueda volver a su trabajo. Aunque tiene la posibilidad de volver al trabajo, su empleador también puede decidir poner fin a su empleo al final del período de permiso.
  • Despido improcedente: Aunque los empresarios tienen derecho a despedir a cualquiera de sus empleados, también pueden abusar de este poder. El despido improcedente se refiere a que su empleador pone fin a su empleo por razones ilegales. También puede significar que han violado una o más políticas de la empresa al despedirle. Algunos ejemplos de despido improcedente son la discriminación por raza, la discriminación por edad y las represalias por denuncia de irregularidades.

Relacionado: Despido vs. Despido: ¿Cuál es la diferencia?

¿Qué es la renuncia?

A menudo denominada renuncia, la dimisión se refiere al acto de poner fin a su propio empleo. Al presentar su dimisión, proporciona a su empleador una notificación oficial en la que indica que pone fin a su contrato o relación con la empresa. Por lo general, tiene que avisar a su empleador con al menos dos semanas de antelación antes de su último día de trabajo.

Los empleados suelen dimitir si encuentran un nuevo empleo o por motivos personales. Tenga en cuenta que si avisa de su dimisión con la debida antelación, puede seguir recibiendo su remuneración habitual hasta el último día de trabajo.

Aunque la dimisión es voluntaria, en algunos casos, un empleado puede enfrentarse a una dimisión forzada. En este tipo de dimisión, el empresario da a su empleado un ultimátum— dimitir o ser despedido.

Relacionado: Cómo renunciar a tu trabajo en 10 pasos

Despido frente a dimisión

Aunque tanto el despido como la dimisión suponen la salida de la empresa, ambos términos tienen muchas diferencias. A continuación, te mostramos algunas de las principales diferencias entre ambos:

Inicio de la separación

La principal diferencia entre la dimisión y el cese radica en quién ha iniciado el cese de la relación laboral. Con una dimisión, usted decide poner fin a su empleo; mientras que, por el contrario, con un cese, su empleador toma la decisión de poner fin a su empleo.

Periodo de preaviso

Las leyes estatales y el contrato de trabajo dictan el tiempo que hay que dar para la dimisión o el despido. Por ejemplo, algunos estados le permiten a usted o a su empleador poner fin a su empleo sin previo aviso.

A menudo, el despido por mal desempeño del trabajo o por mala conducta conduce a la terminación inmediata. En algunos casos, el empresario puede avisar al empleado con antelación. En cambio, los empleados que dimiten suelen avisar a sus empleadores con dos semanas de antelación, aunque varía según la situación.

Indemnización

Cuando renuncias, tu empleador normalmente sólo te paga por el trabajo que haces hasta el final de tu último día en el trabajo. Si le despiden, su empleador puede tener que pagarle la indemnización o el finiquito, que se refiere a la compensación por la pérdida del empleo. La cuantía de la indemnización por despido que recibe depende de su empresa y, a menudo, del motivo de su despido. Puede utilizar su indemnización para pagar sus gastos mientras busca un nuevo empleo. Los empleados no reciben indemnización por despido si renuncian.

Relacionado: Cómo explicar el despido en una solicitud de empleo

Efectos post-empleo

La dimisión o el despido pueden dar lugar a diferentes escenarios. Normalmente, los efectos post-empleo en los que se incurre por un despido son más graves, sin embargo, depende de la situación. A continuación, se describen algunos de los efectos post-empleo que pueden producirse al dimitir o ser despedido:

Planificación del futuro

Cuando tu empleador te despide, es posible que no tengas tanto tiempo para preparar tus próximos pasos. Esto significa que no tendrás tiempo de crear un plan para tu próximo empleo hasta después de que te hayan despedido.

Sin embargo, cuando renuncias, tienes tiempo para planificar tu transición laboral. Esto significa que tienes tiempo para asegurarte las finanzas que necesitas mientras buscas un nuevo trabajo. También puede buscar empleo antes de su último día de trabajo, ya que tiene una fecha de finalización en mente. Por lo tanto, los empleados que dimiten suelen tener una ventaja económica sobre los empleados despedidos.

Efectos emocionales

Cuando su empleador le despide, puede sentirse rechazado o no deseado por la empresa a la que ha dedicado su tiempo y esfuerzo. Sin embargo, cuando dimite, usted tiene el control de la decisión de marcharse. Esto significa que probablemente no albergará sentimientos de resentimiento hacia su empleador, ya que lo ha decidido en sus propios términos. Además, los empleados que dimiten tienden a mantener las relaciones con sus compañeros y jefes, mientras que los empleados despedidos no lo hacen.

Relacionado: Cómo seguir adelante después de ser despedido

Elegibilidad para el desempleo

Para cobrar el paro, normalmente tiene que haberse separado de su empresa sin tener culpa alguna. Por ejemplo, si su empresa le despide, sigue teniendo derecho a las prestaciones de desempleo. Sin embargo, tienes más posibilidades de cobrar el paro si te han despedido que si te han despedido. Si argumenta que su despido fue injusto o no guarda relación con su rendimiento en el trabajo, puede seguir cobrando el paro. Si dimite, suele perder la posibilidad de cobrar el paro.

Empleo futuro

Los empleados despedidos suelen tener más dificultades para encontrar su próxima perspectiva laboral. Para conseguir un nuevo trabajo, tienes que centrarte en los aspectos positivos de tu despido y tratar de evitar las típicas críticas que surgen al ser despedido. Por ejemplo, si un jefe de contratación sabe que has sido despedido, puede preguntarse por qué debería contratarte si tu último empleador decidió dejarte marchar. Si es sincero, puede ayudar a crear una comunicación respetuosa y abierta con su posible empleador. Cuando renuncias, es más fácil presentar la situación de forma positiva a tus posibles empleadores, ya que fuiste tú quien decidió poner fin a tu empleo.

Referencias de empleo

Normalmente, los empleados que renuncian y terminan en buenos términos con un empleador tienen más posibilidades de recibir una referencia positiva de ese antiguo empleador. Por otro lado, cuando un individuo ha sido despedido, su antiguo empleador podría proporcionar observaciones menos satisfactorias debido a las circunstancias.