Diseño centrado en el ser humano: Definición y ejemplo

Cuando se diseña un nuevo producto, hay muchos factores que un desarrollador de productos debe tener en cuenta para garantizar que el producto sea un éxito. Una de las cosas más importantes que un desarrollador de productos tiene en cuenta es cómo diseñar el producto de manera que sea impactante para el usuario. Entender el concepto de diseño centrado en el ser humano es importante para cualquier persona del sector del diseño o del desarrollo de productos. En este artículo, hablamos de todo lo que hay que saber sobre la creación del diseño centrado en el ser humano, e incluimos un ejemplo.

¿Qué es el diseño centrado en el ser humano?

El diseño centrado en el ser humano, también llamado comúnmente pensamiento de diseño, es un método utilizado por los desarrolladores de productos para diseñar productos basados en los problemas, necesidades y preferencias del usuario final. El proceso puede utilizarse para diseñar productos tanto físicos como digitales. El diseño centrado en el ser humano es un enfoque de resolución de problemas e innovación que reconoce que los productos tienen más éxito cuando se diseñan específicamente para las personas que los van a utilizar. El objetivo del diseño centrado en el ser humano es identificar las necesidades y preferencias del usuario final y, a continuación, personalizar el diseño del producto para que se ajuste a esas necesidades.

Relacionado: Aprende a ser un diseñador de UX

¿Por qué es importante el diseño centrado en el ser humano?

El diseño centrado en el ser humano es importante porque el uso de este proceso puede ayudarle a desarrollar productos que satisfagan mejor las necesidades de los consumidores. Dado que el diseño centrado en el ser humano se centra en la búsqueda de soluciones creativas a los problemas que experimentan los usuarios al utilizar un producto, el uso de un método de diseño centrado en el ser humano ayuda a los desarrolladores de productos a personalizarlos en función de las necesidades y preferencias de las personas que los utilizan. El resultado es el desarrollo de productos más funcionales que mejoran la experiencia del usuario.

Relacionado: 10 trabajos que requieren habilidades de pensamiento creativo

Fases de la creación del diseño centrado en el ser humano

El proceso de diseño centrado en el ser humano consta de seis fases:

  1. Observación
  2. Ideación
  3. Creación rápida de prototipos
  4. Comentarios de los usuarios
  5. Iteración
  6. Aplicación

1. 2. Observación

La primera fase del diseño centrado en el ser humano consiste en observar al usuario final para conocer a las personas para las que se está diseñando. Durante esta fase, puede observar al usuario final utilizando un producto similar e identificar cómo es su experiencia con el producto y dónde encuentra problemas con el mismo. También puede intentar ponerse en la situación del usuario final e intentar sentir lo que ellos sienten al utilizar el producto. Esto te ayudará a entender mejor dónde se pueden introducir mejoras en el producto para que la experiencia del usuario sea más fácil y agradable.

2. Ideación

El siguiente paso es utilizar la información obtenida mediante la observación de los usuarios en la primera fase para generar ideas para desarrollar o innovar un producto que satisfaga sus necesidades. El objetivo de esta fase es pensar en el mayor número posible de soluciones a los problemas del usuario. Es importante centrarse en las necesidades y preferencias del usuario durante esta fase, ya que le ayudará a encontrar la solución adecuada para él.

3. Prototipado rápido

La siguiente fase del proceso de diseño centrado en el ser humano consiste en crear un prototipo sencillo de su producto que permita a los usuarios probar su solución y aportar sus comentarios. El objetivo de esta fase es crear un prototipo de la forma más rápida y sencilla posible para poder recoger los comentarios de los usuarios que le ayuden a perfeccionar su diseño.

4. Comentarios de los usuarios

La siguiente fase consiste en conseguir que una parte de sus usuarios finales prueben su prototipo y le den su opinión sobre si su solución ayuda a satisfacer sus necesidades y preferencias. Esta es la fase más importante del proceso de diseño centrado en el ser humano, ya que necesitas los comentarios de las personas para las que estás diseñando tu producto, con el fin de determinar si has encontrado la solución adecuada a su problema.

5. Iteración

Durante esta fase, utilizará los comentarios que haya recibido de las pruebas del prototipo para mejorar el diseño de su producto. A medida que se va mejorando el producto, se sigue proporcionando a los usuarios un prototipo actualizado para que lo prueben y reciban sus comentarios. Es posible que tenga que completar este paso varias veces durante el proceso de diseño para llegar a la solución correcta.

6. Implementación

La fase final del proceso de diseño centrado en el ser humano consiste en implementar su solución en el diseño de su producto final. Una vez que haya terminado de finalizar su nuevo producto, estará listo para lanzar el producto al mercado.

Relacionado: 10 Habilidades esenciales de pensamiento crítico (y cómo mejorarlas)

Ejemplo de diseño centrado en el ser humano

Este es un ejemplo de cómo un desarrollador de productos podría utilizar el proceso de diseño centrado en el ser humano para introducir mejoras en un vacío:

El desarrollador del producto comienza observando a las personas mientras pasan la aspiradora y busca las áreas en las que el proceso se vuelve difícil o frustrante. Durante su observación, se dan cuenta de que las personas se frustran más cuando tienen que detener el proceso de aspiración para vaciar el contenedor de la basura y cuando intentan limpiar zonas de difícil acceso con una aspiradora estándar.

A continuación, inician la fase de ideación mediante una lluvia de ideas de soluciones creativas para resolver los problemas que han identificado durante sus observaciones. Podrían resolver el problema que experimentan los usuarios al tener que vaciar el contenedor mientras aspiran, creando un contenedor más grande que pueda contener más polvo y residuos o pueden crear una aspiradora autolimpiante. Podrían resolver el problema que experimentan los usuarios al aspirar zonas de difícil acceso creando una aspiradora de mano o con accesorios de aspiración. El desarrollador del producto decide empezar por crear un prototipo sencillo que tenga un recipiente más grande y accesorios.

A continuación, el desarrollador del producto proporciona su prototipo a una parte de su público objetivo y pide su opinión sobre cómo el contenedor más grande y los accesorios afectan a la experiencia de aspiración del usuario. Durante esta fase, el desarrollador del producto se da cuenta de que los usuarios están satisfechos con el contenedor más grande porque no tienen que dejar de aspirar y vaciar el contenedor hasta que terminan. Sin embargo, los usuarios no creen que los accesorios de la aspiradora les ayuden a llegar a zonas de difícil acceso.

Basándose en los comentarios de los consumidores, los desarrolladores del producto saben que deben mantener el contenedor más grande y rediseñar el prototipo para mejorar los accesorios o probar el modelo de mano. Deciden probar un prototipo que lleva incorporada la aspiradora de mano. Cuando los usuarios prueban este nuevo prototipo, comentan que la función de mano les ayudó a llegar más fácilmente a las zonas de difícil acceso. Los desarrolladores del producto tienen ahora toda la información necesaria para afinar el diseño de su nuevo producto y lanzarlo al mercado con éxito.

Te recomendamos

Centrado en el cliente: Definición y formas de aplicarlo en el lugar de trabajo

Cómo dejar un trabajo en buenos términos

8 Principales certificaciones contables para mejorar tu carrera

9 Principios clave de liderazgo en enfermería a seguir

Sociología vs. Psicología: Diferencias clave

¿Qué es una hipótesis nula? (Definiciones, ejemplos y preguntas frecuentes)