Consejos para utilizar el efecto Pigmalión en el liderazgo

El rendimiento de las personas mejora en un entorno de apoyo, y suelen tener dificultades si se les percibe como personas de bajo rendimiento, independientemente de que la reputación sea cierta o no. Esto se conoce como el efecto Pigmalión.

En este artículo, exploramos qué es el efecto Pigmalión y cómo puede utilizarlo para motivar a sus empleados.

¿Qué es el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalión se refiere a la idea de que la forma en que se trata a alguien afecta a su comportamiento. Puede explicar cómo el entorno educativo o profesional de alguien puede afectar a su éxito, a su capacidad para conseguir los resultados que desea. Si alguien espera que una persona rinda bien en su trabajo, es más probable que lo haga. A la inversa, si alguien prevé que una persona va a fracasar, es más probable que lo haga, cumpliendo las expectativas que los demás tienen de ella.

Relacionado: Cómo convertirse en un líder de equipo con éxito

Cómo utilizar el efecto Pigmalión

Entender el efecto Pigmalión y cómo se relaciona con el rendimiento de los empleados puede prepararle para ser un líder más fuerte que pueda motivar con éxito a su equipo. Este concepto puede utilizarse para identificar los factores que influyen en el rendimiento de un empleado, tanto positivos como negativos. Los siguientes consejos pueden ayudarle a promover el éxito en el lugar de trabajo:

  1. Tenga en cuenta sus percepciones.
  2. Identificar las cualidades positivas.
  3. Presentar a sus empleados tareas desafiantes.
  4. Utilizar un lenguaje seguro.
  5. Permita que se discuta y se exprese.
  6. Proporcionar comentarios detallados.
  7. Promover reuniones positivas.

1. Tenga en cuenta sus percepciones

Comprenda lo que afecta a sus expectativas y esfuércese por tratar a todos los empleados y compañeros de trabajo por igual. Si trabaja en un equipo formado por diferentes habilidades, cualidades y rasgos de personalidad, puede apreciar lo que cada individuo aporta para mejorar la productividad y hacer que el trabajo sea agradable. En lugar de identificar los puntos débiles, céntrate en los puntos fuertes y en las oportunidades de crecimiento de los individuos. Esta estrategia puede animar a los demás a rendir al máximo porque usted cree que pueden hacerlo;

2. Identificar las cualidades positivas

Busque rasgos positivos y puntos fuertes notables en sus empleados. Busque las áreas en las que tienen más talento y mayor potencial. Hable de estos puntos fuertes con sus empleados y hágales saber de lo que cree que son capaces. Déles unas expectativas altas que les animen a superar lo que han conseguido en el pasado.

3. Presente a sus empleados tareas desafiantes

Los empleados muestran un mayor crecimiento cuando se les capacita para alcanzar objetivos ambiciosos. Asigne a sus empleados tareas que supongan un reto para sus capacidades y anímelos a conseguir más de lo que han conseguido en el pasado. Haga hincapié en el hecho de que usted sabe que están equipados para manejar estos trabajos con habilidad. Un individuo que puede superar los retos es probable que sea un colaborador más fuerte en las tareas de grupo.

4. Utilice un lenguaje seguro

Deje claro a sus empleados que cree que están excepcionalmente cualificados para llevar a cabo la tarea que les pide. Elogie a sus empleados por su rendimiento, e identifique los puntos fuertes que han demostrado. Los que creen que están entre los más talentosos de la empresa tienen más probabilidades de sentirse seguros y, en consecuencia, de mostrar habilidades ejemplares.

5. Permitir la discusión y la autoexpresión

En los primeros estudios sobre el efecto Pigmalión, los que tuvieron más oportunidades de expresar sus pensamientos durante las discusiones vieron un mayor crecimiento personal. Estas oportunidades pueden presentarse en forma de una política de puertas abiertas, de un tiempo reservado durante las reuniones generales o incluso de reuniones específicas sólo para los comentarios de los empleados. Ofrezca a sus trabajadores la misma oportunidad de debatir sobre el crecimiento de su equipo o de su empresa, y de tener un impacto en su organización.

6. Proporcionar información detallada

Utilice la retroalimentación constructiva para las áreas en las que los empleados tienen dificultades, y ofrezca consejos prácticos sobre cómo pueden mejorar. Si un empleado tiene problemas con una determinada tarea, anímelo a seguir trabajando en ella y asegúrele que sabe que es capaz de llevarla a cabo. También puede proporcionarle comentarios más específicos sobre cómo completar correctamente la tarea para que sea una oportunidad de aprendizaje.

Si lleva a cabo revisiones de los empleados o la formación, los comentarios detallados y constructivos pueden guiar a los empleados en la identificación de áreas de mejora y la creación de estrategias para el crecimiento profesional.

7. Promover reuniones positivas

El efecto Pigmalión puede tener el mayor impacto cuando es utilizado por todos los miembros de la organización. Los líderes están en una posición única para influir en una cultura de trabajo que celebre públicamente los éxitos y los puntos fuertes de cada miembro del equipo.

Invite a sus empleados a felicitar a sus compañeros de equipo cuando destaquen. También puede dedicar tiempo durante las reuniones periódicas o las salidas del equipo de la empresa para que la gente comparta los logros del lugar de trabajo de los que se sienten orgullosos. Esta estrategia puede mejorar la confianza de sus empleados y aumentar su rendimiento.