Cómo responder a una evaluación negativa del desempeño (con ejemplos)

Recibir una revisión de rendimiento negativa e inesperada puede ser un reto. Puede dar lugar a preguntas o temas que desee abordar con su supervisor. En este artículo, analizamos qué es una revisión del rendimiento, por qué es importante responder a una revisión negativa, cómo hacerlo y damos un ejemplo de respuesta a una revisión negativa.

¿Qué es una evaluación del rendimiento?

La evaluación del rendimiento, también llamada valoración del rendimiento o evaluación, es la valoración formal que hace un director o supervisor del rendimiento laboral de un empleado. Suele presentarse en un informe escrito, en el que se identifican los puntos fuertes y débiles del puesto, se ofrecen comentarios para mejorar y se establecen objetivos para el desempeño futuro. Los supervisores pueden llevar a cabo revisiones del rendimiento en momentos frecuentes o infrecuentes a lo largo del año.

Relacionado: Cómo pedir a tu jefe una evaluación del rendimiento

¿Por qué es importante responder a una evaluación de rendimiento negativa?

Responder a una revisión negativa del rendimiento puede ser beneficioso para tu producción laboral y tu relación con tu supervisor. Tener una discusión sobre la revisión puede disminuir las situaciones potencialmente incómodas con su jefe al permitir que ambas personas entiendan el punto de vista del otro. Una discusión más larga sobre la revisión también puede darte la oportunidad de desarrollarte más en tu puesto y encontrar soluciones que te beneficien a ti y a tu equipo.

Relacionado: 10 consejos para dar lo mejor de ti en las evaluaciones de rendimiento

Cómo responder a una revisión de rendimiento negativa

Utilice estos pasos para aprender a responder a una revisión de rendimiento negativa:

1. Organizar una reunión

Los directivos pueden entregar sus revisiones de rendimiento a través de plataformas de software, correos electrónicos, informes escritos o en reuniones individuales. Si recibes tu revisión en una situación distinta a una reunión, considera la posibilidad de ponerte en contacto con tu supervisor para concertar una reunión y discutir la información. Si recibes la evaluación del rendimiento en persona, considera la posibilidad de pedir que se reprograme la reunión actual o de concertar otra para discutir el contenido. Esto puede darte tiempo para procesar tus emociones en privado y parecer más profesional durante la conversación. También puedes planificar una respuesta y volver con una actitud abierta a encontrar soluciones y aceptar el cambio.

2. Lea su reseña

Si has recibido una evaluación por escrito, léela detenidamente y varias veces. Permítete procesar la información y considerar el contenido con detenimiento y honestidad. Intente comprender los comentarios de su supervisor. Si te sientes incómodo con la revisión, pregúntate si es porque crees que la crítica es injusta o si es porque estás emocionado por los resultados.

3. Reúna su información

Antes de la reunión, reúne toda la información que puedas sobre tu propio rendimiento laboral y las políticas de la empresa. Algunas tácticas de preparación pueden ser

Políticas de investigación

Utiliza el manual de la empresa y otras fuentes, como un contacto en recursos humanos, para saber más sobre el sistema de evaluación del rendimiento de la empresa. Averigüe si existe una guía o un conjunto de normas que los directivos siguen para realizar sus revisiones. Por ejemplo, algunas políticas pueden establecer que un directivo debe enumerar al menos dos áreas de mejora necesarias en la evaluación del rendimiento de un empleado. Entender el proceso puede ayudarle a descubrir si su revisión fue realmente negativa o es algo habitual en el sistema.

Considere una autoevaluación

Considera la posibilidad de realizar una autoevaluación para ver cómo se ajusta a tu revisión de rendimiento. Vuelve a ver muestras de tu trabajo, como proyectos, documentos, programas u otros materiales, y evalúalas de forma objetiva, por ejemplo, utilizando una escala de valoración o una lista de comprobación. Busca las coincidencias entre las dos revisiones para entender en qué áreas puedes mejorar.

Relacionado: Autoevaluación del desempeño Ejemplos

Documentación de suministro

Si encuentra diferencias entre su autoevaluación y su evaluación de rendimiento, reúna pruebas que respalden sus afirmaciones. Puedes incluir datos, correspondencia positiva con clientes o consumidores, notas de compañeros de trabajo u otras pruebas tangibles de tus logros. Esto puede proporcionar información adicional a tu jefe, de la que no era consciente cuando realizó tu revisión del rendimiento.

Escriba sus preguntas

Haz una lista de las preguntas que quieres hacer durante la reunión para que no olvides los temas importantes a tratar. Anote los comentarios que no entienda. Considere la posibilidad de pedir ejemplos más concretos de respuestas generales o vagas. Intente formular sus preguntas para demostrar que intenta comprender la perspectiva de su jefe sobre la situación.

4. Escuche

Durante la reunión, escuche los comentarios de su jefe sin interrumpirlos. Déjales hablar hasta que te pregunten si tienes preguntas. Intenta entender lo que te dicen antes de pensar en una respuesta. Tras su explicación inicial, puedes mantener una conversación sobre tus preocupaciones y la información que te han presentado.

5. Tome notas

Tome notas durante la reunión mientras su jefe habla para poder consultarlas en el futuro. Anota ejemplos concretos de situaciones a las que puedas prestar atención en el lugar de trabajo. Recoger toda la información posible puede ayudarte a buscar áreas de mejora o a reconocer situaciones potencialmente difíciles.

6. Centrarse en las soluciones

Si usted y su supervisor identifican áreas mutuas de mejora, discuta cómo puede implementar el cambio. Incluso puede optar por acudir a la reunión con una lista de posibles soluciones para discutir. Haga hincapié en que quiere trabajar con su jefe para mejorar. Esto puede ser especialmente importante si inicialmente no eras consciente de un problema de rendimiento. Considera mencionar que quieres mejorar y permanecer en la empresa.

7. Pedir sugerencias

Pida sugerencias sobre oportunidades para aprender nuevas habilidades y mejorar su rendimiento. Algunos consejos pueden incluir la lectura de determinados libros o artículos, la asistencia a sesiones de formación, el seguimiento de otros empleados o tareas similares. Hacer esto no sólo puede ayudarle a descubrir vías de mejora que no había considerado, sino que también muestra un compromiso con su trabajo y su equipo.

8. Organícese

Decida un sistema que le ayude a hacer un seguimiento de su crecimiento y progreso mientras trabaja para mejorar. Considere la posibilidad de crear un plan de rendimiento con la aportación de su gerente para ayudar a establecer y alcanzar hitos y volver a sus niveles máximos de rendimiento.

9. Controle sus emociones

Considere la posibilidad de prestar atención a su tono y al contenido que aporta y presenta en su reunión. Intenta ser acogedor con la nueva información y centrarte únicamente en la mejora, en lugar de en las situaciones pasadas o en los agravios entre tú y tu supervisor. Practique hablar con voz tranquila y uniforme y espere a mostrar cualquier emoción desagradable hasta después de la reunión.

10. Envíe un correo electrónico de seguimiento

Después de la reunión, considere la posibilidad de enviar un correo electrónico de seguimiento en el que reitere algunos de los puntos clave que ha escuchado. Esto puede ayudar a tu jefe a ver por escrito cómo has interpretado la revisión y la conversación. Puede permitirle aclarar las cosas si hubo un error de comunicación. Considera la posibilidad de incluir cualquier pregunta adicional que se te haya ocurrido después de la reunión.

11. Aclarar las expectativas

Mientras trabajas para mejorar tu rendimiento, mantente en contacto con tu jefe. Consulta con él antes de empezar un proyecto o de completar una tarea poco clara. Si no estás seguro de las expectativas de un determinado programa, pídeles que te lo aclaren. Esto demuestra que estás comprometido con la mejora y que quieres alcanzar el nivel que te han marcado.

12. Pida más comentarios

Considere la posibilidad de pedir a su jefe que le proporcione comentarios más frecuentes durante su proceso de reevaluación. Esto puede incluir reuniones adicionales entre las revisiones de rendimiento o notas sobre comportamientos específicos del proyecto. Esto puede ayudarle a entender en qué aspectos las expectativas y la realidad no están sincronizadas y a realizar cambios lo antes posible.

13. Tómese su tiempo para crecer

El proceso de reevaluación y crecimiento puede llevar tiempo. Es posible que necesites algunas semanas o meses para hacer mejoras. Hable con su jefe para discutir un calendario para sus objetivos a corto y largo plazo.

14. Hablar con recursos humanos

Después de la reunión y la discusión, si sigue estando muy en desacuerdo con la evaluación de su rendimiento por parte de su jefe, considere la posibilidad de discutir la situación con su departamento de recursos humanos. Concierte una reunión con un representante de RRHH y lleve su documentación, sus notas y una copia de su evaluación. Puede que te sugieran una solución alternativa, como una reunión mediada con tu supervisor u otras opciones que puedas tener en relación con tus reclamaciones.

Relacionado: Ejemplos de evaluación del rendimiento en el trabajo

Ejemplo de respuesta a una evaluación de rendimiento negativa

Utilice este ejemplo para ver un escenario ficticio de cómo puede responder un empleado a una evaluación de rendimiento negativa:

Angélica trabaja en una empresa de software de tamaño medio. Lleva tres años formando parte de su equipo de control de calidad. Hace seis meses, el jefe de Angélica obtuvo un ascenso y ella recibió un nuevo supervisor. El último día del trimestre, recibió una notificación de que su evaluación de rendimiento estaba disponible en su portal de empleados en línea. Después de leer que no estaba cumpliendo sus objetivos de producción y que le faltaban habilidades de colaboración, Angélica estaba enfadada y triste.

Esperó un día antes de enviar a su supervisor un correo electrónico y programar una hora para reunirse. Luego releyó su evaluación tres veces más para entender lo que su nuevo supervisor estaba viendo. Se dio cuenta de que la evaluación no decía que le faltaran habilidades de colaboración, sino que prefería trabajar sola en un entorno de equipo. Angélica sabía que a veces prefería quedarse en su cubo y trabajar durante las reuniones de almuerzo de los viernes del equipo porque le gustaba salir temprano esos días.

Angélica investigó las políticas de revisión del rendimiento de la empresa y descubrió que todos los nuevos directores deben proporcionar al menos un área de mejora para ayudar a sus empleados a establecer objetivos más diversos. A continuación, realizó una autoevaluación y descubrió que probablemente podría esforzarse más por socializar en la oficina, pero que sus objetivos de producción seguían estando por encima de la media. A continuación, recopiló informes de datos sobre sus estadísticas e imprimió copias de los correos electrónicos de agradecimiento de los clientes en relación con la rapidez con la que había trabajado en determinados proyectos. También redactó preguntas para preguntar sobre casos concretos en los que podría colaborar mejor con sus compañeros de equipo.

En la reunión, Angélica escuchó los comentarios de su supervisor y tomó notas. Ambos reconocen que, aunque Angélica prefiere trabajar sola o en silencio, podría beneficiarse de pasar más tiempo con sus compañeros. Deciden que Angélica asistirá a los almuerzos de los viernes dos veces al mes durante tres meses y verán si mejora su relación con sus compañeros.

A continuación, Angélica pide a su jefe que le facilite los casos concretos en los que no ha alcanzado sus objetivos de producción y con qué margen. Las cifras que le proporcionó su jefe difieren de las que ella sacó de sus propios registros. Juntos, descubrieron que el nuevo supervisor no tenía autorización para acceder a los registros del antiguo supervisor de los trimestres anteriores, lo que hacía pensar que los índices de producción de Angélica habían disminuido considerablemente en medio año. Su supervisor aceptó anotar el error en su revisión para que no se reflejara negativamente en sus posibilidades de ascenso.

Tras la reunión, Angélica envió a su supervisor un correo electrónico para resumir lo que habían hablado y poner por escrito su plan de mejora. Su jefe le dio las gracias por organizar la reunión y la animó a seguir mejorando.

Te recomendamos

9 Consejos de atención al cliente para mejorar sus habilidades

15 tipos de auditorías

8 Pasos Para Desarrollar la Autonomía en su Negocio

Preguntas frecuentes: Cómo pedir una excedencia entre dos trabajos

Cómo renunciar a un trabajo por teléfono: Consejos y una plantilla

Cómo crear un plan de comunicación eficaz (con pasos y definición)