¿Qué es la cultura empresarial? (con ejemplos)

La cultura de una empresa define su identidad en relación con otras empresas. El comportamiento de los empleados en el lugar de trabajo y la percepción pública de la empresa son dos factores clave de la cultura empresarial. Encontrar un lugar de trabajo que se ajuste a tus valores es fundamental si quieres estar contento y ser productivo en el trabajo.

En este artículo, definimos la cultura de la empresa y proporcionamos ejemplos de cultura que podrías encontrar en tu búsqueda de empleo.

¿Qué es la cultura de empresa?

La cultura de una organización es un conjunto de valores y procedimientos fundamentales que ven tanto los empleados como los clientes. Cuando la cultura de una organización está más claramente definida, es más probable que atraiga a los mejores talentos que valoran la coherencia.

¿Por qué es importante una cultura empresarial sólida?

Una cultura empresarial sólida ayuda a que el trabajo resulte emocionante y tenga un propósito, ya que mejora las siguientes áreas:

Compromiso de los empleados

El compromiso de los empleados es la medida en que se sienten motivados y apasionados por el trabajo que realizan. Una cultura empresarial sólida anima a los empleados a sentirse comprometidos con su trabajo al crear una comunidad de personas con ideas afines impulsadas por principios similares. Los empleados que están más comprometidos cuando acuden al trabajo también son más propensos a relacionarse entre sí y a resolver los problemas con eficacia.

Productividad

Los empleados son más productivos cuando se sienten un miembro valioso de su equipo. Una cultura sólida crea un lugar de trabajo diverso e inclusivo en el que los empleados sienten que sus contribuciones son importantes. Esta sensación de valor puede aumentar la productividad, lo que conduce a un rendimiento constante y a mejores resultados en general.

Retención del talento

Los trabajadores que disfrutan de su empresa y su cultura tienen más probabilidades de permanecer en ella a largo plazo. Esto también puede aumentar la reputación externa de una empresa, ya que es conocida por ser un lugar de trabajo en el que los empleados quieren quedarse y crecer.

¿Qué define una buena cultura empresarial?

Cada empresa u organización es única en su enfoque del trabajo y en los valores que la unen como equipo. Una buena cultura empresarial es coherente y auténtica con esos valores específicos. Hay tres atributos comunes que las empresas suelen tener en cuenta a la hora de definir y reforzar la cultura de su empresa:

  • Rendimiento: Se trata de la calidad del trabajo que producen los empleados, más que de las horas que echan. Centrarse en el rendimiento hace hincapié en celebrar el trabajo de los empleados y les anima a reconocer los logros de los demás.
  • Autonomía: La autonomía es la creencia en la independencia y la capacidad de los empleados para trabajar por su cuenta. Esto permite que los empleados se sientan orgullosos de su trabajo y les permite tener éxito.
  • Pasión: La pasión es la motivación intrínseca que los empleados sienten por su trabajo. Los empleados guiados por la pasión pueden sentirse más conectados con su propósito en el trabajo.

Relacionado: Guía de la cultura de la empresa

Componentes de la cultura empresarial

Aunque la cultura de la empresa es única para cada organización individual, hay varios elementos generales que conforman la cultura de cada empresa:

  • Misiones y valores
  • Relación entre la dirección y los empleados
  • Reconocimiento de los empleados
  • Desarrollo profesional
  • Estética y cultura

Misiones y valores

La misión y los valores fundamentales de una empresa son las ideas, creencias y prácticas que guían las operaciones. La misión y los valores de una empresa unen a los empleados a través de un propósito compartido y proporcionan un sentido de comunidad. Algunos ejemplos de valores para una empresa son la integridad, la diversidad y la innovación.

Relación entre el liderazgo y los empleados

Los empleados esperan que la dirección realice sus tareas y entienda su papel en el lugar de trabajo. Parte de la cultura de una empresa consiste en definir adecuadamente la relación que existe entre la dirección de la organización y sus empleados para establecer las expectativas.

Planificar y definir canales de comunicación coherentes también ayuda a los empleados a entender lo que sus jefes esperan de ellos. Tanto si la cultura de una empresa da prioridad a una política transparente de puertas abiertas como si prefiere mantener las jerarquías tradicionales, la forma en la que se desenvuelve la comunicación con los directivos ayudará a establecer el tipo de empresa que es.

Reconocimiento de los logros

La cultura de una empresa debe definir cómo y hasta qué punto la dirección reconocerá los logros de los empleados. Los empleados que se sienten apreciados y valorados son más propensos a seguir realizando un trabajo de calidad. Tanto si se trata de un reconocimiento rápido durante una reunión como de un evento trimestral que premie los hitos, las organizaciones con culturas fuertes y bien definidas suelen asegurarse de que los empleados se sientan valorados y celebrados por su trabajo.

Relacionado: Una guía para el reconocimiento significativo de los empleados

Desarrollo profesional

La inversión de una empresa en el desarrollo profesional de sus empleados puede promover una cultura de éxito y logros. Si una empresa pone un fuerte énfasis en la innovación de sus empleados, por ejemplo, puede ser valioso organizar talleres y promover programas de certificación que avalen estas habilidades.

Estética y ambiente

El aspecto de una empresa suele ser lo primero que percibe un nuevo empleado, y esa imagen puede ayudar a definir el resto de la cultura de la organización.

El código de vestimenta de una empresa, la distribución de la oficina, el programa de ventajas y el calendario social son ejemplos de cómo la estética y el ambiente pueden influir en la cultura de la empresa. Aunque no todas estas cualidades son visuales, ayudan a los empleados a entender cómo trata una empresa a sus empleados y qué pueden esperar de una vida en ese lugar de trabajo.

Ejemplos de cultura de empresa

Estos son algunos ejemplos de culturas empresariales comunes:

Los tradicionalistas

Las empresas tradicionalistas prefieren adherirse a las normas convencionales de jerarquía y etiqueta profesional. Estas organizaciones valoran la normalidad y hacen hincapié en la importancia de los resultados basados en datos.

Las empresas tradicionalistas suelen mantener estructuras de oficina típicas y códigos de vestimenta profesionales e informales. Valoran una clara distinción entre el trabajo y la vida personal, y prefieren establecer expectativas convencionales de productividad.

El colectivo

Las empresas colectivas se centran menos en la jerarquía y más en fomentar la diversidad de pensamiento de todos sus empleados, independientemente de su cargo. Las empresas colectivas fomentan la participación de todos los empleados en todos los aspectos de la empresa y flexibilizan las normas de etiqueta profesional, dando prioridad a la comunicación abierta.

Los colectivos pueden preferir distribuciones de oficinas abiertas que coloquen juntos a individuos de diferentes equipos para integrar todos los aspectos del negocio, y suelen promover reuniones sociales que incluyan a todos los empleados.

Los triunfadores

La empresa triunfadora prioriza las habilidades competitivas y el talento de élite. Estas empresas suelen buscar empleados que estén a la altura de su calidad de trabajo y personas que puedan respaldar su condición de organizaciones innovadoras y orientadas al éxito.

Las empresas basadas en los logros suelen promover el desarrollo profesional y las oportunidades de creación de redes, y pueden contratar a empleados centrados en la innovación en el lugar de trabajo y fuera de él.

Los que dan

Las empresas Giver están orientadas al servicio, unidas por un propósito compartido de desarrollo personal y responsabilidad corporativa. Estas empresas suelen promover el trabajo voluntario y animan a los empleados a dedicarse a causas sociales compartidas. Los Givers se sienten más motivados por el efecto que su trabajo tiene en el mundo que les rodea, y este tipo de empresas utilizan estos valores compartidos para inspirar a sus empleados a conseguir logros.