Cómo encontrar y elegir el socio comercial adecuado

Una sociedad mercantil puede beneficiar a una organización de varias maneras, como un tratamiento fiscal más ventajoso y una división más eficiente de las tareas de gestión dentro de la empresa. Independientemente del tamaño de la empresa y de la naturaleza de los bienes o productos que vende, definir el papel de cada socio comercial es crucial para el bienestar de la organización. Establecer correctamente una sociedad es importante, pero requiere conocimientos sobre el negocio y la legislación vigente en materia de sociedades.

En este artículo, analizamos qué es un socio comercial y cómo puede elegir el adecuado para su negocio.

¿Qué es un socio comercial?

Un socio comercial es un individuo o una organización que participa, en cierta medida, en los negocios de otra entidad comercial. Aunque el término puede tener diferentes significados, normalmente el más frecuente es la descripción de dos o más personas que desempeñan un papel importante en la gestión, la propiedad o la creación de una empresa. También se utiliza para las empresas que colaboran a largo plazo, como la relación entre un proveedor de materias primas y una empresa que convierte esas materias en productos acabados.

Las asociaciones empresariales son similares a las relaciones personales a largo plazo en varios aspectos, por ejemplo:

  • Dos o más personas o empresas reúnen sus fondos con un propósito común
  • Combinan sus recursos, habilidades y conocimientos para un fin común
  • Son igualmente responsables del resultado de sus acciones comunes, que pueden dar lugar a un beneficio o a una pérdida

Una sociedad mercantil debe estar registrada en todos los estados en los que realiza operaciones comerciales, y cada estado tiene tipos ligeramente diferentes de posibles estructuras de sociedad. El tipo adecuado de estructura de sociedad varía en función de los niveles de responsabilidad acordados entre los socios comerciales y el tipo de empresa en cuestión. Dependiendo de estos factores, se pueden formar diferentes tipos de sociedades, como por ejemplo:

  • Socios generales o socios comanditarios. Mientras que los socios colectivos comparten las tareas de gestión y tienen la misma responsabilidad por cualquier deuda pendiente de la empresa, los socios comanditarios sólo invierten en la empresa, lo que significa que no tienen una participación directa en la gestión de la empresa y están libres de cualquier responsabilidad potencial.
  • Socios capitalistas o asalariados. Mientras que los socios capitalistas tienen una participación en la propiedad y, por tanto, reciben una parte de los beneficios de la empresa, los socios asalariados suelen cobrar como empleados.

La mayoría de los socios comerciales son copropietarios de la empresa, por lo que no reciben una nómina como un empleado convencional. En cambio, cada socio recibe una parte de los beneficios o pérdidas anuales de la empresa proporcional a su participación en la misma. Además, algunos socios reciben pagos extra garantizados que son independientes de su participación en la sociedad, que es para ciertos servicios como las tareas de gestión.

Las asociaciones suelen tener que estar registradas en el estado en el que llevan a cabo su actividad, y los términos y requisitos exactos varían de un estado a otro. Todos los socios suelen firmar un acuerdo de asociación en el que se indica claramente la participación de cada uno de ellos en la propiedad, así como cualquier función o responsabilidad que puedan tener en las operaciones diarias de la empresa o en la estructura de gestión. Este acuerdo no tiene que ser registrado en el Estado, ya que es sólo un acuerdo interno entre los socios de la empresa.

Un socio comercial puede ser uno de los fundadores de la empresa o formar una sociedad con los propietarios del negocio en cualquier momento posterior. Los socios entrantes suelen invertir en la empresa, y la cantidad de capital que aporta el nuevo socio suele ser proporcional a su participación en los futuros beneficios o pérdidas anuales. Los impuestos pendientes no los paga la propia empresa, ya que cada socio tributa individualmente en función de su participación en la propiedad y de los ingresos o pérdidas declarados por la empresa.

Relacionado: Habilidades de colaboración: Definición y ejemplos

Cómo encontrar un socio comercial

No hay límite en las formas de encontrar un socio empresarial, pero hay varias maneras en las que los empresarios suelen encontrar uno, por ejemplo:

  • Analizar a los compañeros de trabajo actuales y pasados. La mayoría de los empresarios inician sus negocios después de haber trabajado sobre el terreno. Por lo tanto, hay una gran probabilidad de que hayan encontrado profesionales con habilidades similares o complementarias que serían buenos socios comerciales. La principal ventaja de encontrar un socio comercial de su grupo de compañeros de trabajo anteriores o actuales es que probablemente ya esté familiarizado con sus habilidades y su ética de trabajo.
  • Encontrar a un amigo que esté dispuesto a hacer negocios con usted. Aunque puede afectar a la relación personal, formar una asociación empresarial con un amigo es una de las formas más utilizadas para encontrar un socio comercial. La principal ventaja es que es probable que ya tengas un buen nivel de confianza y comunicación, así como personalidades similares.
  • La creación de redes en línea y en persona. Muchos empresarios encuentran socios comerciales a través de redes de contactos online y offline. Considere la posibilidad de unirse a grupos de contactos locales específicos del sector y comience a buscar posibles socios comerciales. Aunque debería asistir personalmente a un evento de networking del sector y reunirse con posibles socios en persona, también puede investigar en línea los espacios de co-working, los grupos de networking o cualquier otro lugar en línea, donde es probable que descubra profesionales que operan dentro del mismo sector que usted.
  • Formar una asociación empresarial con un miembro de la familia. Emprender un negocio con un familiar es similar a asociarse con un amigo. Aunque esto supone un reto similar al afectar a la relación personal, algunos de los negocios con mayor índice de éxito son empresas familiares. Además del alto nivel de confianza, otra gran ventaja es que los familiares suelen tener una educación, tradiciones y filosofías similares, por lo que es probable que también compartan rasgos de personalidad y una ética de trabajo similar.
  • Asistir a eventos de formación relacionados con el negocio y el sector. Aunque asistir a este tipo de eventos puede enseñarle a gestionar una empresa y mejorar sus habilidades relacionadas con el sector, otra ventaja de estos eventos es la alta probabilidad de conocer a personas con planes e intereses profesionales similares. Asistir a un evento específico del sector te ayudará a conocer a compañeros de profesión que también pueden estar buscando a alguien con quien asociarse en el negocio.

    Relacionado: 10 consejos que le ayudarán a relacionarse como un profesional

Cómo elegir un socio comercial

La elección del socio comercial adecuado suele consistir en encontrar una persona u organización que no sólo esté dispuesta y sea capaz de formar una asociación, sino que además comparta una visión y un enfoque común de los negocios. Por lo tanto, el mayor reto a la hora de elegir un socio comercial adecuado es reunir información importante sobre su trayectoria empresarial, su estilo de gestión y cualquier otro dato relevante.

Estos son algunos consejos que debe tener en cuenta cuando acepte contratar a un socio comercial:

  • Encuentre un socio comercial en el que pueda confiar. En la mayoría de los casos, el componente más importante de cualquier sociedad es el nivel de confianza que tienen los socios entre sí. Por lo tanto, el primer paso para encontrar un socio comercial adecuado es determinar su nivel de confianza. Esto puede implicar la investigación de los negocios anteriores del socio potencial, la comprobación de sus antecedentes o la petición de referencias a socios o clientes anteriores.
  • Aborde de antemano cualquier posible problema. Cualquier problema que pueda surgir en el futuro del negocio y de la sociedad debe ser discutido y analizado antes de llegar a cualquier acuerdo de asociación. Si tu socio potencial no está dispuesto a discutir los peores escenarios potenciales, lo más probable es que no sea el socio adecuado.
  • Comprenda todos los aspectos del acuerdo de asociación. Antes de firmar cualquier documento vinculante, es fundamental comprender correctamente todos los aspectos de la asociación empresarial. Por lo general, es mucho más fácil determinar adecuadamente el nivel de responsabilidad y autoridad de cada socio comercial de antemano, que negociar cuando surja un problema en el futuro.
  • Haga que el cónyuge del posible socio firme el acuerdo. Si las leyes de su estado consideran que todos los activos adquiridos durante un matrimonio son bienes gananciales, hacer que el cónyuge del socio potencial acepte y firme todas las disposiciones de la sociedad puede resultar útil en el futuro. Algunos acontecimientos, como un divorcio, pueden transferir la copropiedad de la empresa al cónyuge separado, por lo que es importante que el acuerdo de asociación siga siendo el mismo en caso de que esto ocurra.

Relacionado: Estilos de gestión: Visión general y ejemplos

Te recomendamos

Investigación cuantitativa y cualitativa: Usos de cada uno

¿Qué es un título de grado en ciencias? (Más trabajos relacionados)

11 Consejos para un enfermero en el turno de noche

Cómo estructurar un argumento eficaz en 5 pasos

15 habilidades telefónicas para comunicarse con los clientes

Los 4 tipos de modelos de previsión con ejemplos