Cómo superar los retos como enfermera del turno de noche

Los enfermeros suelen tener la opción de trabajar cuando y donde quieran. Mientras que muchas enfermeras trabajan durante el día, algunas optan por trabajar durante la noche. Aunque te enfrentas a muchos retos como enfermera del turno de noche, saber cómo superar estos desafíos puede ayudarte a sacar el máximo partido a este horario de trabajo.

En este artículo, explicamos la importancia de las enfermeras del turno de noche, lo que puedes esperar durante un turno de noche, los retos de este turno y cómo superarlos, y los diversos beneficios que proporciona este horario de trabajo.

15 trabajos nocturnos en los que puedes trabajar desde casa

¿Por qué son importantes las enfermeras del turno de noche?

Las enfermeras del turno de noche tienen una gran importancia, tanto si trabajan en un hospital como en una clínica. Cuando trabajas como enfermera del turno de noche, tratas y cuidas a los pacientes durante sus horas de sueño. Cuando tus pacientes duermen en entornos a los que no están acostumbrados, puede hacer que se sientan incómodos. Como enfermera del turno de noche, puedes ayudarles a sentirse más tranquilos y proporcionarles una sensación de confort.

Qué pueden esperar las enfermeras durante un turno de noche

Saber qué esperar como enfermera del turno de noche puede ayudarte a prepararte mejor para este horario de trabajo. Estas son algunas de las cosas que puedes esperar durante el turno de noche:

  • Responsabilidades similares: Aunque las enfermeras del turno de noche trabajan durante lo que parecería una parte más tranquila del día, suelen tener la misma cantidad de responsabilidades que las del turno de día. Tenga en cuenta que, aunque la cantidad de actividad puede disminuir por departamento, las enfermeras del turno de noche están tan ocupadas como las del turno de día.
  • Tareas menos deseables: Debido a la gran carga de trabajo que tienen los enfermeros del turno de día, pueden acabar dejando las tareas menos deseables para el turno de noche. Por ejemplo, las enfermeras del turno de día pueden dejar a las del turno de noche la responsabilidad de cambiar las sábanas de un paciente.
  • Pacientes que duermen: Dado que la mayoría de las personas duermen por la noche, los enfermeros del turno de noche tienen que atender a pacientes que duermen en entornos a los que no están acostumbrados. Esto puede hacer que se sientan incómodos, ansiosos o malhumorados. A lo largo de su turno, tiene que asegurarse de que sus pacientes descansan lo suficiente para ayudar a su recuperación.
  • Falta de recursos: Cuando trabajas de noche, no tienes acceso a tantos recursos u operaciones como la cafetería o la tienda de regalos del hospital. Aunque esto no tiene por qué obstaculizar su trabajo, puede convertirse en un inconveniente.
  • Menos colegas : Los turnos de noche suelen tener menos enfermeras y personal trabajando en comparación con el turno de día. Por ello, es posible que tengas que ayudar a tus compañeros más a menudo o pedir ayuda a otras enfermeras del turno de noche.

Relacionado: Lo que debes saber sobre los trabajos en el turno de noche

Desafíos para las enfermeras del turno de noche

Trabajar como enfermera en el turno de noche presenta muchos retos. Conocer los obstáculos a los que puede enfrentarse puede ayudarle a diseñar un plan para combatir o minimizar su impacto. Estos son algunos de los retos a los que se enfrentan las enfermeras del turno de noche:

  • Falta de actividad social: Cuando trabajas por la noche, puede hacer que te sientas excluido de muchas actividades sociales que ocurren durante el día. Esto puede hacer que te sientas olvidado y afectar negativamente a tu estado de ánimo.
  • Falta de sueño: Las enfermeras del turno de noche pueden sufrir una privación crónica del sueño. Dado que la mayoría de la gente duerme por la noche, tener que dormir durante las horas de luz hace que sea más difícil conseguir el tan necesario descanso.
  • Prácticas seguras: El cansancio crónico puede afectar a su rendimiento general como enfermero y a su capacidad para garantizar la seguridad. Por ejemplo, es posible que te sientas demasiado cansado para llamar por teléfono a un médico sobre el estado de tu paciente o que cometas un error al administrar la medicación.
  • Gestionar el rendimiento del equipo: Si dirige un equipo de enfermería, trabajar de noche hace más difícil garantizar el buen funcionamiento de su departamento. También puede tener dificultades para garantizar que su equipo se mantenga motivado y alerta mientras crece en su profesión.

Cómo superar los retos

Cuando trabajes como enfermera del turno de noche, es importante que descanses lo suficiente, que hagas ejercicio con regularidad y que comas lo suficiente para sentirte con energía. Utiliza estos pasos para ayudarte a superar los retos a los que puedes enfrentarte como enfermera del turno de noche:

1. Adaptarse a un ciclo de sueño nocturno

Sin un sueño adecuado, otras áreas de su vida pueden empezar a sufrir. Cree una estrategia que le ayude a contrarrestar cualquier riesgo para la salud. Adoptar comportamientos tanto dentro como fuera del lugar de trabajo puede ayudarle a encontrar un nuevo ritmo y asegurarse de que duerme adecuadamente.

Para ayudarte a adaptarte a un ciclo de sueño nocturno, establece una hora para irte a dormir y otra para despertarte. Evita planificar tu horario de sueño en función de tus actividades sociales. Aunque puede perder oportunidades de socializar con sus amigos y familiares, respetar una hora fija para dormir y despertarse puede ayudarle a descansar lo suficiente, a la vez que le mantiene sano y alerta.

2. Encuentre una zona tranquila para dormir

Cuando encuentres tiempo para descansar, asegúrate de que es una zona de descanso tranquila y libre de distracciones. Considera la posibilidad de utilizar ruido blanco para ayudarte a caer en un sueño tranquilo. Además, asegúrate de que la habitación en la que duermes mantiene una temperatura agradable para que puedas conciliar el sueño más fácilmente.

3. Informa a tus amigos y familiares

Informa a tus amigos y familiares sobre tu horario de sueño para evitar interrupciones durante tu tiempo de descanso. Asegúrate de que entienden que es posible que te vean menos en determinados días y que tengan que adaptarse a tu horario de sueño. Si tu familia está de acuerdo con tu cambio de estilo de vida, te resultará más fácil adaptarte a tu turno de noche. Compartir tu horario con tu familia y amigos también facilita la planificación de tiempo para ponerte al día con todos.

4. Planificar las actividades sociales

Aunque trabajar en el turno de noche te dificulta la participación en actividades sociales con tus amigos y familiares, tenlos en cuenta a la hora de planificar la semana que tienes por delante. Reservar tiempo para pasar juntos te da algo que esperar y puede motivarte en el trabajo.

5. Encontrar el horario de trabajo adecuado

Para ayudarte a establecer una sensación de normalidad, considera la posibilidad de trabajar en turnos más largos. Por ejemplo, puedes trabajar tres turnos de 12 horas a la semana. Aunque esto puede cansarte, te permite agrupar tu tiempo libre y te da un periodo más largo para pasar tiempo con tu familia o amigos. Revisa tu horario para encontrar un patrón que se adapte mejor a tus intereses y que te ayude a hacer más llevadero el trabajo en el turno de noche.

6. Haz el ejercicio adecuado

Como enfermera del turno de noche, es importante dar prioridad a tu forma física. Aunque siempre puedes salir a pasear, también puedes apuntarte a un gimnasio o a otra clase de fitness para mantenerte en forma. Hacer un ejercicio adecuado puede ayudarte a dormir mejor, a reducir tu nivel de estrés y a aumentar tu capacidad de concentración. Además, el ejercicio regular puede ayudarte a combatir la fatiga, a ponerte de mejor humor y a mantener un peso saludable.

7. Mantener una dieta saludable

Tanto si estás en el trabajo como en casa, asegúrate de mantener una dieta equilibrada. Prepara comidas y tentempiés que incluyan opciones de alimentos saludables como frutas, verduras y frutos secos. Evita utilizar las máquinas expendedoras del trabajo que contienen artículos con altas cantidades de azúcar y calorías, lo que puede hacerte sentir perezoso en el trabajo. Comer alimentos nutritivos puede ayudarte a mantenerte lleno y con energía y mejorar tu salud en general.

8. Limite el uso de aparatos electrónicos antes de acostarse

El uso de dispositivos electrónicos, como el teléfono móvil o la tableta, antes de acostarse puede dificultar la conciliación del sueño. Por ello, es importante evitar el uso de cualquier aparato electrónico justo antes de acostarse.

9. Cambia tus hábitos de consumo de cafeína

Aunque beber café o té puede ayudarte a mantenerte alerta durante un turno de noche, abusar de las bebidas con cafeína puede tener un efecto negativo en tu cuerpo. Evita beber café o té justo antes de que planees irte a dormir. Esto puede dificultar que te quedes dormido, lo que puede alterar tu horario de sueño y hacer que te quedes dormido cuando deberías estar despierto.

10. Manténgase involucrado

Aunque tengas que ir a trabajar más temprano o quedarte más tarde, asegúrate de seguir participando con el personal de enfermería para no sentirte excluido. Participar en las reuniones de personal, por ejemplo, te da la oportunidad de expresar cualquier preocupación que tengan los empleados del turno de noche y te ayuda a abogar por unas mejores condiciones de trabajo en el turno de noche.

11. Red con otras enfermeras

Tanto si asistes a una conferencia de enfermería como si te unes a una organización profesional, la creación de redes con otras enfermeras del turno de noche te permite compartir ideas y enfoques a la hora de gestionar la rutina del turno de noche. El intercambio de ideas puede ayudarte a aplicar las mejores prácticas durante tu propio turno de noche.

12. Date tiempo para adaptarte

Es probable que te sientas más cansada durante tus primeras semanas en un horario nocturno. Dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte no sólo a tu nuevo horario de trabajo, sino también a tu nuevo horario de sueño. Si no observa una mejora al cabo de unas semanas, consulte con su supervisor para encontrar soluciones, ya sea encontrar nuevas formas de adaptarse al turno de noche o cambiar al turno de día.

13. Saber a quién llamar

Dado que el turno de noche puede traer desafíos inesperados, es importante saber qué hacer durante estas situaciones. Asegúrese de conocer los procedimientos adecuados y a quién llamar cuando surjan problemas. Por ejemplo, saber a quién llamar cuando tienes un paciente difícil o cuando te falta personal puede ayudarte a remediar la situación más fácilmente. Asegúrese de saber no sólo cómo acceder a su sistema de asistencia, sino también cuándo hacerlo.

14. Comunicar durante las transiciones de turno

Dado que sus pacientes pueden ser menos interactivos y sociales por la noche, tómese el tiempo para obtener un informe completo de las enfermeras del turno de día. Haga preguntas que le ayuden a estar al tanto de los cuidados y el tratamiento de su paciente, le ayuden a notar cualquier pequeño cambio en su plan de tratamiento y le ayuden a identificar cualquier problema o discrepancia antes de que sea demasiado tarde.

15. Manténgase positivo

Cuando trabajar en el turno de noche te parezca abrumador, céntrate en los aspectos positivos del trabajo. Por ejemplo, trabajar de noche suele ofrecer un ritmo más lento y te ayuda y te permite entablar una estrecha amistad con el resto del equipo de enfermería del turno de noche. Centrarse en los aspectos positivos puede ayudarte a conseguir una mayor satisfacción laboral.

Relacionado: 15 consejos para que las enfermeras sobrevivan al turno de noche

Beneficios de trabajar en el turno de noche como enfermero

Trabajar como enfermera en el turno de noche conlleva varios beneficios tanto para su vida personal como profesional. Estas son algunas de las ventajas de trabajar en el turno de noche como enfermera:

  • Mayor compensación: A menudo, las enfermeras cobran más cuando trabajan en el turno de noche. Tener el ingreso extra hace que sea más fácil pagar sus deudas y otros gastos.
  • Gestión mínima: Dado que el equipo directivo suele trabajar durante el día, no tienes que preocuparte de encontrarte con ninguno de tus superiores durante el turno de noche. Esto te da un poco más de libertad durante tu turno.
  • Un turno más relajado: Aunque las enfermeras del turno de noche tienen la misma cantidad de responsabilidades que las del turno de día, las del turno de día tienen que hacer malabarismos con las reuniones, trabajar junto a los médicos que hacen sus rondas y atender a las visitas que vienen a ver a los pacientes. Trabajar en el turno de noche te permite evitar estas interrupciones y te ayuda a tener una jornada laboral libre de estrés en general.