Guía definitiva para la enseñanza recíproca

Los profesores pueden emplear la enseñanza recíproca para ayudar a los alumnos a aprender a leer con mayor eficacia. Los alumnos aprenden a evaluar y cuestionar el contenido que se les da a través de la enseñanza recíproca. Mientras que la enseñanza convencional en el aula es distinta, la enseñanza recíproca proporciona a los alumnos las habilidades necesarias para evaluar y cuestionar el material. Para emplear con éxito la enseñanza recíproca, los profesores deben comprender los diferentes papeles asignados y cómo facilitarlos a los alumnos.

En este artículo, analizamos qué es la enseñanza recíproca, los beneficios de su uso y cómo supervisar una lección de enseñanza recíproca.

¿Qué es la enseñanza recíproca?

La enseñanza recíproca es un método de enseñanza en el que los alumnos desempeñan un papel más activo. El profesor explica primero cómo evaluar un material de lectura y luego lo demuestra. Después de que los alumnos se sientan cómodos, se da a cada uno el control de un aspecto y dirige las discusiones de esa fase. Este método permite a los niños aprender haciendo.

Relacionado: ¿Qué es una filosofía de enseñanza? Definición y ejemplos

Beneficios de la enseñanza recíproca

La enseñanza recíproca puede ser un método muy eficaz para instruir a los alumnos y desarrollar sus habilidades de comprensión lectora. Algunas de las principales ventajas de la enseñanza recíproca son

Aumenta el compromiso

Utilizar la enseñanza recíproca en el aula hace que los alumnos participen activamente en la lección. Esto puede ayudar a que los estudiantes presten más atención a la lección y les ayude a comprender el material. La participación activa a lo largo de la lección de enseñanza recíproca también puede ser una forma eficaz de mantener a los alumnos centrados en la lección que se está impartiendo y minimizar la posibilidad de distracciones.

Utiliza el pensamiento crítico

Dado que los estudiantes en posición de enseñanza recíproca asumen un papel similar al de la enseñanza durante la lección, les permite comprometerse con el material de una manera nueva. Al tratar de explicar su sección de manera que otros estudiantes la entiendan, el alumno utiliza su capacidad de pensamiento crítico para evaluar el tema y ponerlo en palabras que sus compañeros puedan seguir. Al animar a los alumnos a reflexionar más intensamente sobre el material tratado, puedes ayudarles a desarrollar su capacidad de análisis y pensamiento crítico.

Los alumnos aprenden a hacer preguntas

Aprender a hacer preguntas de sondeo es una habilidad importante que deben desarrollar los estudiantes. Durante una lección de enseñanza recíproca, los alumnos no sólo aprenden a hacer preguntas desafiantes, sino también a reflexionar sobre ellas para llegar a una respuesta significativa. Se trata de habilidades útiles que pueden aplicarse a muchas asignaturas y facetas de su vida.

Ayuda a desarrollar las habilidades de comunicación

Al permitir que los alumnos dirijan los debates dentro del grupo, la enseñanza recíproca les ayuda a desarrollar sus capacidades de comunicación. Además de sentirse más cómodos hablando en público, los alumnos aprenden a elegir sus palabras con cuidado para asegurarse de que los demás puedan entenderlas. Esto les proporciona una valiosa experiencia de primera mano que les ayuda a perfeccionar sus habilidades comunicativas y les prepara para el éxito.

Relacionado: Los mejores métodos para enseñar habilidades de comunicación excelentes

Cómo utilizar las estrategias de enseñanza recíproca

Las lecciones de enseñanza recíproca pueden ser una valiosa adición a un plan de estudios. Para integrar la enseñanza recíproca en sus planes de estudio de forma eficaz, siga estos pasos:

1. Demuestre las técnicas

Es importante que los alumnos entiendan lo que esperas de ellos en una lección de enseñanza recíproca. La mejor manera de explicar cómo dirigir una discusión de enseñanza recíproca es servir de ejemplo. Cuando reúna a un grupo para una lección de lectura, enseñe usted mismo la primera sección del escrito.

A medida que avanza por las distintas fases del proceso de enseñanza recíproca, explique qué sección está cubriendo, qué implica y por qué se la está mostrando. De este modo, los alumnos podrán seguir un ejemplo para las secciones posteriores de los materiales de lectura. Cuando a un alumno le toque dirigir una sección, podrá remitirse a su ejemplo si no está seguro de cómo proceder, lo que le permitirá completar mejor su tarea. Esto también puede proporcionar mejores resultados tanto para el estudiante que dirige como para los demás miembros del grupo.

Relacionado: Cómo Responder a «¿Cuál Es Su Filosofía de Enseñanza?»

2. Dividir a los alumnos en grupos

Dado que la enseñanza recíproca se centra en el compromiso directo y la transferencia de responsabilidades a los alumnos, funciona mejor en grupos más pequeños, de modo que haya menos alumnos a la vez que no estén dirigiendo activamente. Por ejemplo, dividir una clase de 24 personas en grupos de cuatro puede permitir que cada estudiante tenga un papel a lo largo de la lección. No hay una forma definitiva de dividir a los alumnos en grupos, ya que puede haber ocasiones en las que los grupos tengan una distribución desigual debido al tamaño de la clase.

3. Asignar roles

Durante el proceso de enseñanza recíproca, hay cuatro fases: resumen, preguntas, aclaración y predicción. Durante una lección de enseñanza recíproca, un alumno dirige cada una de estas fases. Una forma sencilla de saber quién se encarga de cada fase es repartir una ficha con el nombre de la fase al alumno responsable de la misma. Los alumnos pueden pasarse estas tarjetas a medida que las fases cambian durante los pasos posteriores, de modo que todos conozcan su responsabilidad.

4. Lea una sección del material

Durante una clase de lectura recíproca, considere la posibilidad de separar los fragmentos más grandes de la lectura en secciones más pequeñas. Esto permite a los alumnos discutir el material a medida que lo leen y garantiza que todos lo entiendan a medida que avanzan en la pieza más grande. Intente leer o hacer que un alumno lea en voz alta las secciones acordadas, o haga que los alumnos lean para sí mismos y se detengan cuando completen la sección.

La longitud de la sección que lees puede variar en función de la complejidad del trabajo. Mientras que un escrito más fácil puede permitirte leer una o dos páginas a la vez, una lectura más desafiante puede ser más comprensible si te tomas un descanso después de uno o dos párrafos para asegurarte de que los alumnos te siguen.

5. Comprometerse con los roles

Una vez terminada la sección de lectura, permita que los estudiantes responsables de cada elemento del proceso tomen su turno para dirigir los debates. Los cuatro papeles son:

  • Resumen: Durante la fase de resumen, un alumno resume la sección que el grupo acaba de leer. Este estudiante identifica los temas importantes y lo que cree que los estudiantes pueden obtener de la sección.

  • Preguntas: El siguiente alumno aporta las preguntas que le plantea la sección que ha leído. Esto incluye todo lo que no entendieron y las preguntas que creen que la sección planteó.

  • Aclaración: En la aclaración, un estudiante responde a las preguntas sobre la sección. Esto proporciona claridad adicional a los estudiantes que tuvieron dificultades con la sección y permite a los estudiantes desarrollar su pensamiento crítico respondiendo a las preguntas.

  • Predicción: Después de responder a las preguntas de los alumnos sobre la acción anterior, el alumno responsable de la última regla hace una predicción sobre lo que cree que tratará la lectura a continuación. Se trata de una conjetura informada basada en la lectura anterior y en los temas que ha tratado.

6. Pase los papeles

Cada papel dentro del proceso de enseñanza recíproca tiene una función diferente. Para maximizar el beneficio de la enseñanza recíproca, instruya a los estudiantes para que pasen sus papeles al estudiante de al lado después de cada sección. De este modo, cada estudiante del grupo tiene la oportunidad de dirigir cada sección del debate. Pasar los papeles puede ayudar a todos los estudiantes del grupo a recibir el máximo beneficio del ejercicio de enseñanza.

Consejos para la enseñanza recíproca

La enseñanza recíproca puede ser un componente eficaz de un programa educativo. Si usted' está utilizando la enseñanza recíproca en el aula, estos consejos pueden ayudarle a maximizar el beneficio que proporciona a los estudiantes:

Abra los papeles

La asignación de roles es una parte importante del proceso de enseñanza recíproca. Garantiza que todos los alumnos tengan la oportunidad de trabajar las habilidades únicas que la enseñanza recíproca ayuda a desarrollar. Si observas que los alumnos tienen dificultades con el papel que se les ha asignado, permite que otros alumnos ofrezcan su ayuda, ya que esto también puede beneficiar a todo el grupo.

Para el alumno al que le toca el turno, el hecho de recibir ayuda cuando se encuentra atascado puede evitarle la frustración o la vergüenza de no poder encontrar las palabras adecuadas. Para los demás alumnos de la clase, esto aumenta el compromiso y les permite practicar sus habilidades además de cuando les toca una función específica.

Ofrezca ayuda en todo momento

Otra opción para los estudiantes que tienen problemas es ofrecerles ayuda en todo momento. Esto puede ser beneficioso porque te permite ofrecer una guía o una pista hacia la dirección correcta sin terminar completamente el papel del estudiante. Esto les permite ver lo que usted identificó para que puedan llegar a la respuesta correcta, y puedan aplicar esos mismos conceptos la próxima vez que les toque a ellos.

Relacionado: Cómo incorporar las habilidades docentes en un currículum

Elige material accesible pero que suponga un reto

La elección de muestras de escritura aplicables para una tarea de enseñanza recíproca es uno de los factores más importantes para que tenga éxito. Es importante elegir materiales que estén dentro de las capacidades de los alumnos, pero que al mismo tiempo les obliguen a comprometerse al máximo para llegar a las conclusiones correctas. Este equilibrio permite que los alumnos se pongan a prueba y desarrollen sus habilidades, al tiempo que se evita que se vean abrumados por un material que está fuera de su alcance.

Utilizar actividades paralelas y grupos pequeños

Dado que la enseñanza recíproca funciona mejor en grupos pequeños, es probable que tengas muchos grupos trabajando en un proyecto al mismo tiempo. Una vez que los alumnos estén más familiarizados con la enseñanza recíproca, cada grupo puede trabajar de forma independiente en la tarea, mientras usted se desplaza por la sala y ofrece ayuda y responde a las preguntas que sean necesarias.

Sin embargo, cuando se introduce la clase por primera vez en la enseñanza recíproca, es beneficioso tener preparada una segunda tarea que los alumnos puedan completar individualmente o en grupos sin ayuda. Esto le permite trabajar directamente con cada grupo de uno en uno, mientras los demás alumnos permanecen ocupados con su propio trabajo.