Entender el lenguaje corporal y el lugar de trabajo

Las habilidades de comunicación efectiva en el trabajo implican algo más que hablar o escribir bien. Comprender las señales no verbales que los seres humanos utilizan para transmitir sentimientos y pensamientos es igual de importante. Interpretar el lenguaje corporal con precisión requiere ser observador, empático y consciente de sí mismo. En este artículo, definimos el lenguaje corporal, discutimos cómo se puede utilizar y ofrecemos algunos ejemplos del impacto que puede tener en el lugar de trabajo.

¿Qué es el lenguaje corporal?

El término lenguaje corporal se refiere a todos los métodos no verbales de comunicación. Los no verbales son los mensajes que las personas envían sin utilizar palabras. El lenguaje corporal incluye expresiones faciales, gestos, posturas y otras señales basadas en el movimiento. El lenguaje corporal suele combinarse con los mensajes verbales para comunicar con claridad y eficacia. En muchas situaciones, el lenguaje corporal es uno de los elementos más importantes de la comunicación. Algunos tipos específicos de lenguaje corporal son:

  • Expresiones faciales como sonreír, fruncir el ceño o poner los ojos en blanco
  • Gestos con las manos, como saludar con la mano, hacer señas para que alguien se acerque o contar con los dedos
  • Posturas como desplomarse, sentarse erguido o inclinarse hacia otro lado
  • Otros tipos de señales como encogerse de hombros, aplaudir o dar la mano a alguien

El lenguaje corporal en el lugar de trabajo

El lenguaje corporal puede comunicar diversos mensajes en el lugar de trabajo. El lenguaje corporal se utiliza tanto en la comunicación privada como en la pública. Cada vez que mantienes una conversación con un compañero de trabajo, te presentas en una reunión o te presentas a un cliente, es casi seguro que estás utilizando algún tipo de lenguaje corporal.

El lenguaje corporal puede comunicar varios mensajes importantes durante la jornada laboral. Lo más importante es que el lenguaje corporal transmite el nivel de interés o concentración de alguien. Si alguien mantiene el contacto visual con usted, asiente con la cabeza cuando habla o se inclina hacia usted mientras habla, es probable que tenga toda su atención. Si alguien se echa hacia atrás en su silla, mira constantemente hacia otro lado o mueve los dedos, es posible que esté aburrido o distraído. Observar e interpretar estos mensajes es beneficioso si necesitas calibrar cómo responde una persona o un equipo a tus ideas o sugerencias.

Entender el lenguaje corporal en el lugar de trabajo puede afectar a la productividad y las relaciones de todo el equipo. Si puede interpretar el lenguaje corporal con precisión, aumentará sus habilidades como comunicador profesional. Mientras trabaja para mejorar su comprensión del lenguaje corporal en el lugar de trabajo, es importante tener en cuenta algunos datos clave sobre el lenguaje corporal.

En primer lugar, el contexto es una parte crucial de la interpretación del lenguaje corporal. Ciertas acciones pueden significar cosas muy diferentes según la persona y la situación. Los brazos cruzados pueden ser un signo de frustración o incomodidad. Sin embargo, para algunos, también pueden mostrar confianza o una actitud informal. Cuanto más familiarizado esté con sus jefes, compañeros de trabajo o clientes, más fácilmente leerá su peculiar lenguaje corporal.

Una de las ventajas de entender el lenguaje corporal en el lugar de trabajo es su capacidad para interpretar los mensajes que no se comunican en voz alta. Los mensajes no verbales pueden reforzar o contradecir las palabras que alguien dice. Un compañero de trabajo puede decir «Estoy totalmente de acuerdo contigo» mientras mueve sutilmente la cabeza. Un cliente puede decir «Realmente no me interesa» mientras se inclina hacia delante en su silla. Estos mensajes contradictorios son a veces intrascendentes, pero también tienen la capacidad de darle una valiosa visión de lo que otra persona está pensando.

Utilizar bien el lenguaje corporal

Hay varias formas de utilizar el lenguaje corporal en beneficio propio en el lugar de trabajo. Tu lenguaje corporal puede influir en la forma en que los demás te responden. También puede influir en la forma en que te perciben y en tus intenciones. Ser muy consciente de tu propio lenguaje corporal puede influir en tu productividad y reputación en tu lugar de trabajo. El lenguaje corporal tiene el potencial de mejorar la honestidad, la resolución de conflictos y la relación de trabajo de un equipo. Si se esfuerza por dominar la lectura y la interpretación del lenguaje corporal, puede hacerse más valioso para su empleador y sus compañeros de trabajo.

Cómo entender el lenguaje corporal

Hay varios pasos que puedes dar para mejorar tu interpretación y uso del lenguaje corporal. Estos pasos incluyen:

Ser observador

El primer paso para entender el lenguaje corporal es notarlo. Mejorar su capacidad de observación puede ser una tarea más fácil de lo que cree. Lo más probable es que ya esté interpretando el lenguaje corporal todos los días sin darse cuenta. Piense en el empleado más amable que encuentre en su lugar de trabajo. ¿Sonríe cuando se cruza con él en el pasillo? ¿Mantienen el contacto visual y asienten con la cabeza cuando les hablas? Su lenguaje corporal probablemente contribuye a que los percibas como amistosos.

Mejorar tus habilidades de observación del lenguaje corporal implicará aumentar tu atención plena (mindfulness). La atención plena, en lo que respecta al lenguaje corporal, significa hacer un esfuerzo concentrado para prestar atención a otras personas y a sus acciones. Si te centras en familiarizarte con el comportamiento habitual de los demás, tendrás más posibilidades de interpretar correctamente su comunicación no verbal. Dar un salto o sacudir la pierna por debajo de la mesa suele ser un signo de nerviosismo o malestar. Sin embargo, si observa que su jefe siempre parece agitar la pierna cuando está excitado o interesado, podrá interpretar ese lenguaje corporal con precisión.

Ser empático

Este paso está relacionado con lo que hemos dicho antes de considerar el lenguaje corporal en su contexto adecuado. Una de las mejores formas de entender el lenguaje corporal de otra persona es intentar comprender su perspectiva. Si tiene en cuenta la personalidad de alguien o los detalles específicos de su situación, podrá hacerse una idea más clara de lo que su lenguaje corporal puede estar comunicando. Por ejemplo, si saludas a un compañero de trabajo y éste evita el contacto visual, aprieta los labios y cruza los brazos, podrías pensar que está enfadado o frustrado contigo. Sin embargo, si estás dispuesto a empatizar con él, te darás cuenta de que está muy estresado debido a una fecha límite. Si tienes en cuenta sus circunstancias, podrás comprender mejor su lenguaje corporal y lo que comunica.

Sea consciente de sí mismo

El tercer paso para mejorar tus habilidades de comunicación con el lenguaje corporal es ser más consciente de tus propios mensajes no verbales. Puedes ser un experto en leer el lenguaje corporal de otras personas, pero si no eres consciente del tuyo propio, puede que no estés comunicando todo tu potencial. Ser consciente de tu lenguaje corporal implica notar cómo interactúas físicamente con los demás, controlar tus expresiones faciales y ser intencional con tus gestos. Al practicar su comunicación no verbal, puede cultivar en sí mismo la capacidad de mostrar interés, compromiso y profesionalidad utilizando el lenguaje corporal.

El lenguaje corporal es un elemento importante de la comunicación en el trabajo. Si mejora su capacidad para leer, comprender e interpretar el lenguaje corporal, aumentará su competencia comunicativa. Utilizando esta guía y otros recursos, puede mejorar su uso de la comunicación no verbal, que puede afectar a su influencia y productividad en el lugar de trabajo. El dominio del lenguaje corporal puede ser un activo importante en su camino para convertirse en un comunicador eficaz y valioso.

Te recomendamos

Ejemplos de Activos Personales y Empresariales

11 Consejos para trasladarse al extranjero por motivos de trabajo

Asociación vs. Alianza: Diferencias y similitudes

26 Estrategias de memorización

Vestirse con ropa formal de negocios

Cómo lidiar con un gerente enojado