Equipos autogestionados: Beneficios y consejos para su implantación

En muchas empresas, el método tradicional para formar equipos incluye tener un jefe de equipo que supervisa a los miembros del mismo. Sin embargo, existe una estructura alternativa conocida como equipos autogestionados. Este tipo de equipos puede ofrecer algunas ventajas únicas, como un mayor compromiso de los empleados y una disminución de los costes. En este artículo, hablamos de los equipos autogestionados, incluyendo sus beneficios para las empresas y algunos consejos para implementarlos de forma efectiva.

¿Qué son los equipos autogestionados?

Un equipo autogestionado es un grupo de empleados que funciona en su mayor parte o por completo por su cuenta sin una supervisión constante. Se diferencian de la estructura organizativa tradicional, en la que un directivo delega tareas en los empleados, siendo en última instancia responsable del producto final. En cambio, estos equipos se encargan de la producción de un producto o de la prestación de un servicio con una pequeña supervisión por parte de un directivo. Estos equipos también determinan los plazos, los horarios y los modos de comunicación.

Por ejemplo, una empresa de software puede crear un equipo autogestionado que se encargue de buscar nuevos clientes para un software específico. Este equipo podría determinar a qué público dirigirse, cómo hacerlo y la responsabilidad de cada miembro del equipo. Los miembros del equipo trabajan juntos para lograr el objetivo de atraer nuevos clientes, y cada persona contribuye por igual.

Beneficios de los equipos autogestionados

Los beneficios de utilizar equipos autogestionados dentro de su organización incluyen:

Mayor compromiso de los empleados

Estos tipos de equipos fomentan el compromiso de los miembros del equipo al incluirlos activamente en el proceso de toma de decisiones. Cuando los empleados participan en las decisiones de la empresa, suelen estar más interesados en los resultados de esas decisiones. Además, estos equipos fomentan la participación de todos los miembros del equipo y no sólo de los que están a cargo de la toma de decisiones.

Relacionado: 10 ideas para mejorar el compromiso de los empleados

Menos supervisión

Con los equipos autogestionados, los líderes pueden tener que realizar menos supervisión, lo que puede hacer que estos equipos sean más deseables para los empleados que prefieren trabajar de forma independiente. Por ejemplo, si el fundador de una empresa local de marketing en Internet crea un equipo autogestionado para encargarse de las estrategias de marketing en redes sociales para sus clientes, es posible que el fundador no tenga que participar en las reuniones de marketing con tanta frecuencia. Además, esto puede permitir al fundador centrarse en otras tareas, como la captación de clientes adicionales.

Gastos reducidos

En las grandes organizaciones, los equipos autogestionados pueden ayudar a reducir los costes generales, ya que la empresa puede necesitar contratar menos directivos para supervisar esos equipos. De este modo, la organización puede disponer de fondos adicionales para asignarlos a otros proyectos o recursos.

Tomar mejores decisiones

Al obtener las aportaciones de todo el equipo autogestionado, los empleados pueden tomar mejores decisiones. Cuando los equipos tratan a cada miembro como colaboradores e iguales, todos pueden sentirse cómodos ofreciendo sus aportaciones. Por ejemplo, una persona del equipo puede exponer una preocupación que los demás no tuvieron en cuenta, lo que permite al equipo abordarla antes de tomar su decisión sobre un asunto.

Relacionado: Métodos de toma de decisiones para el lugar de trabajo

Desventajas de los equipos autogestionados

Cuando considere la posibilidad de crear equipos autogestionados para su organización, es útil conocer los inconvenientes para poder planificar soluciones a estos retos. Algunas desventajas de los equipos autogestionados son

Proceso de decisión más largo

Los individuos suelen tomar decisiones más rápidamente que los grupos. Cuando el proceso de toma de decisiones es responsabilidad de un grupo de personas, ese grupo puede tardar más en llegar a un acuerdo. Esto puede hacer que estos equipos sean menos deseables en situaciones en las que se necesitan decisiones rápidas. Para solucionar esto, los equipos autogestionados pueden crear un sistema para tomar decisiones rápidamente, como un sistema de votación.

Falta de auto-motivación de los empleados

Para trabajar con eficacia, los equipos autogestionados necesitan personas que se motiven a sí mismas y trabajen bien con los demás. Sin embargo, puede que no sea posible crear un equipo de este tipo a partir de un grupo de empleados ya existente, dependiendo de las habilidades y preferencias de trabajo de esas personas. Algunas soluciones incluyen la contratación de nuevas personas para el equipo autogestionado o la formación de los empleados existentes para que rindan mejor en un entorno de equipo autogestionado.

Relacionado: 10 pasos para crear un gran equipo

Innovación limitada

Si un equipo autogestionado cuenta con muchas personas de ideas afines o no fomenta las ideas únicas, es posible que el equipo experimente limitaciones con el pensamiento creativo. Por ejemplo, si un equipo crea un producto de éxito, puede seguir produciendo productos similares en el futuro en lugar de diseñar otros nuevos que los consumidores puedan comprar. Para solucionar esto, las empresas pueden añadir voces más diversas a sus equipos o rotar regularmente a los miembros dentro y fuera del equipo autogestionado.

Consejos para poner en marcha un equipo autogestionado

Si quieres implantar este tipo de equipo en tu empresa, considera seguir los siguientes consejos:

Proporcionar liderazgo inicial

Aunque los equipos autogestionados suelen dirigirse a sí mismos, puede ser útil proporcionarles cierto liderazgo inicial. Considere la posibilidad de dar al equipo algunos objetivos y las mejores prácticas recomendadas. A medida que el equipo continúa su trabajo, puede ajustar sus procesos según sus preferencias, y usted puede empezar a minimizar su supervisión directa.

Introducir ejercicios de creación de equipos

Los equipos autogestionados suelen funcionar mejor cuando los miembros del equipo confían y se comunican bien entre sí. Si está creando un nuevo equipo autogestionado, puede ser útil organizar algunos ejercicios de creación de equipo al comienzo del proyecto. Los ejercicios de creación de equipos pueden ayudar a que las personas se conozcan entre sí, lo que puede hacer que los equipos se sientan más cómodos comunicándose en el futuro.

Relacionado: Relacionado: 30 ideas para fomentar el espíritu de equipo en el trabajo

Mejorar los canales de comunicación

Una vez que su equipo autogestionado comience su trabajo, considere la posibilidad de identificar las herramientas que necesitan para comunicarse entre sí. Por ejemplo, si los miembros de su equipo trabajan en el mismo espacio de oficina, podría designar un área dentro de la oficina para que se reúnan. En el caso de los equipos que operan en línea, podría implementar un nuevo software diseñado para la comunicación en equipo.

Revise el rendimiento del equipo con regularidad

Es una buena idea revisar el rendimiento de los equipos a lo largo del tiempo para asegurarse de que cumplen los objetivos del proyecto. Para ayudar a su equipo a mejorar su rendimiento, puede poner en práctica métodos para mejorar la funcionalidad del equipo, como sugerir una forma diferente de operar o comunicarse. Dependiendo del alcance del proyecto, podría revisar los resultados del equipo cada pocas semanas o meses. Si el equipo consigue resultados excelentes de forma constante, puede ofrecer comentarios positivos o incentivos para reforzar su buen rendimiento.

Te recomendamos

Operaciones de TI vs. Infraestructura de TI: ¿Cuál es la diferencia?

Cómo Gestionar el Desempeño de Tareas Fuera de su Descripción de Trabajo

Cómo Calcular la Comisión

Significado de transitario: Funciones, beneficios y etapas clave del trabajo

7 Consejos para salir de la zona de confort

7 Habilidades de los Líderes de Equipo Efectivos