Tipos de equipos de trabajo en el lugar de trabajo

Cuando se trabaja en cualquier empresa, es muy probable que se forme parte de algún tipo de equipo. Incluso es posible que esté en varios equipos con diferentes funciones. La clave para prosperar dentro de cada uno de tus equipos es encontrar formas de colaborar eficazmente con los demás. En este artículo, analizamos los diferentes equipos de trabajo en el lugar de trabajo y ofrecemos consejos para permitir un mejor trabajo en equipo.

8 pasos para construir un equipo exitoso

¿Qué son los equipos de trabajo en el lugar de trabajo?

Los equipos de trabajo en el lugar de trabajo son grupos de personas que trabajan juntas para lograr un objetivo central. Los objetivos de los equipos de trabajo pueden variar bastante. Por ejemplo, usted puede unirse a un equipo por un corto período de tiempo para trabajar hacia un objetivo a corto plazo. También puede estar en el mismo equipo durante toda su vida laboral en una empresa. El objetivo de los equipos de trabajo es trabajar juntos para aportar más valor a la empresa.

Relacionado: Habilidades de colaboración: Definición y ejemplos

¿Por qué son importantes los equipos de trabajo?

Los equipos de trabajo son importantes por las siguientes razones:

  • Sentimiento de pertenencia: Cuando se forma parte de un equipo en el trabajo, se puede tener un mayor sentido de pertenencia. Las personas pueden beneficiarse del apoyo y la orientación que les proporcionan los miembros de su equipo. Los miembros eficaces del equipo se animan mutuamente y ofrecen ayuda cuando su colega la necesita.
  • Capacidad para lograr más: En lugar de intentar terminar todo un proyecto en solitario, los miembros de tu equipo pueden repartirse el trabajo. Si cada persona se centra en lo que hace bien, todos podréis terminar el proyecto más rápido y con más eficacia. La colaboración eficaz puede conducir a un mayor éxito en el trabajo.
  • Mejora de la innovación: Cuando diferentes personas interactúan entre sí, esto puede conducir a una mayor innovación en el lugar de trabajo. Todo el mundo propone sus propias ideas, lo que conduce a una mejor lluvia de ideas.

Relacionado: Habilidades de empleabilidad: Definición y 10 ejemplos

Tipos de equipos de trabajo

Estos son los tres tipos principales de equipos de trabajo:

Autogestión

Un equipo autogestionado se forma cuando los empleados pueden manejar sus propias tareas con poca supervisión. Las personas de este tipo de equipo suelen ser bastante independientes y fiables. En lugar de seguir las indicaciones de su jefe, tienen la capacidad de gestionar sus propios objetivos y plazos. Aunque informan de sus progresos a un gerente o supervisor, en última instancia están a cargo de su propio flujo de trabajo.

Departamento funcional

Los equipos de los departamentos funcionales están formados por empleados del mismo departamento. Estos miembros del equipo interactúan entre sí con regularidad, a menudo a diario. Sus objetivos pueden evolucionar con el tiempo, por lo que son equipos a largo plazo. La única vez que estos equipos cambian es si la empresa realiza algún cambio de reestructuración importante. Son las personas con las que se trabaja más a menudo. Por ejemplo, el departamento de TI es un ejemplo de equipo de departamento funcional. Trabajan juntos para resolver los problemas informáticos de la empresa.

Transfuncional

Los equipos interfuncionales se forman cuando empleados de diferentes departamentos trabajan juntos para alcanzar un objetivo centralizado. Este tipo de equipo suele durar poco tiempo, ya que sus objetivos suelen estar relacionados con el proyecto. Una vez que cumplen ese objetivo, el equipo deja de existir. Por ejemplo, los empleados de ventas y marketing pueden reunirse para trabajar en una campaña específica. Una vez terminada la campaña, ya no trabajarán juntos para alcanzar ese objetivo concreto.

Relacionado: Cómo demostrar en el currículum que se trabaja en equipo

Las cinco etapas de los equipos de trabajo

Estas son las cinco etapas principales de la formación y el funcionamiento de los equipos de trabajo:

Primera etapa: Formación

En esta primera etapa, los miembros del equipo se conocen entre sí y aprenden los parámetros de su proyecto o propósito. Aunque los miembros del equipo pueden tener dificultades para entender sus expectativas, en esta etapa están impulsados y entusiasmados. Todo el mundo está tratando de averiguar lo que tiene que hacer para tener éxito.

Segunda etapa: Definir

Aunque la gente sigue sintiendo su entusiasmo inicial, esta etapa consiste más en que cada persona aprenda cuáles son sus funciones y responsabilidades. El grupo empieza a gravitar hacia un líder central. Esta persona proporciona apoyo y orientación a los miembros de su equipo.

Tercera etapa: Reconocer

Todos reconocen ahora a una persona como líder. La gente empieza a sentirse más cómoda con sus propias funciones y responsabilidades. Las tareas diarias parecen normales y más rutinarias.

Cuarta etapa: Realización de

Ahora que todos saben cómo hacer su trabajo, dirigen todos sus esfuerzos a la tarea que tienen entre manos. A estas alturas, todos comprenden el objetivo principal o la meta del grupo. Trabajan juntos para cumplir esta visión global.

Etapa 5: Finalizar

Cuando el proyecto termina, la gente ya no se siente tan motivada para mantener sus funciones y responsabilidades. Depende del líder que las cosas sigan avanzando. Pueden recuperarse en otro momento para una tarea diferente.

Relacionado: Habilidades de trabajo en equipo: Definición y ejemplos

Cómo facilitar el trabajo en equipo en el lugar de trabajo

Siga estos pasos para mejorar el trabajo en equipo en su lugar de trabajo:

1. Defina un objetivo común

Cuando se trabaja en un equipo en el lugar de trabajo, es importante que usted y los miembros de su equipo tengan un claro entendimiento de sus metas y objetivos. Cuando se reúnan por primera vez, tómense un momento para definir estos objetivos y cómo pueden añadir valor a su empresa. Intente dejar claras las expectativas para que todos sepan en qué deben trabajar.

2. Asigna las funciones correspondientes

Si ocupa un puesto directivo, sea consciente de las tareas que asigna a cada uno de los miembros de su equipo. Evalúa sus puntos fuertes, sus debilidades y sus intereses a la hora de asignar estas funciones. Aunque quiera desafiar a su equipo, también debe asegurarse de que es capaz de realizar el trabajo que le asigna. Considere la posibilidad de asignarles una mezcla de tareas difíciles y más fáciles para que su flujo de trabajo sea manejable.

3. Ofrecer y pedir apoyo

Una forma de permitir un mejor trabajo en equipo es ofrecer a los miembros de tu equipo apoyo y ayuda cuando lo necesiten. Si alguna vez notas que alguien tiene problemas, haz un esfuerzo para ayudar a tu colega a retomar el camino. Siempre que tengas una carga ligera en el trabajo, ofrécete a asumir las tareas más pequeñas de tu colega para que pueda centrarse en su otro trabajo.

También puedes fomentar un mejor trabajo en equipo estando abierto a la ayuda de tus compañeros. En lugar de intentar resolver todo por tu cuenta, pide ayuda a un colega con conocimientos. Es posible que le ofrezcan valiosos consejos que podrá seguir aplicando a su trabajo.

4. Fomenta la comunicación regular

Esfuércese por interactuar y comunicarse regularmente con su equipo. Además de reunirse con fines laborales, es importante conocer a sus colegas a un nivel más personal. Preguntarles cómo les va demuestra que te preocupas y puede ayudarte a crear mejores relaciones. Cuanto mejor os conozcáis los unos a los otros, mejor será vuestra colaboración.

5. 5. Dar y recibir feedback

Cuando notes que un miembro de tu equipo está haciendo algo bien, habla de ello. Hágale saber que se ha dado cuenta de su duro trabajo y que aprecia lo que está haciendo. Además de elevar la moral, puede ayudarles a reconocer sus puntos fuertes.

También puedes mejorar el trabajo en equipo si pides feedback. Considera la posibilidad de pedir a tu jefe que ponga en marcha algún tipo de sistema de revisión por pares. De este modo, podrás conocer la opinión de tus compañeros sobre tu rendimiento. También puedes tener la oportunidad de ofrecer a los miembros de tu equipo comentarios positivos y críticas constructivas.

6. Celebre su éxito

Dedica algo de tiempo a celebrar tus éxitos como equipo, ya sean grandes o pequeños. Reconocer los esfuerzos de cada uno puede hacer que su equipo se sienta con más ganas de asumir más retos. Considera la posibilidad de invitaros a una comida de grupo o a una reunión después del trabajo para celebrar las victorias de los clientes, los proyectos exitosos, los ascensos o cualquier otra cosa de la que tu equipo se sienta orgulloso.

7. Aceptar las diferencias

En lugar de dejar que las diferencias de tu equipo provoquen conflictos o discusiones, utilízalas como una oportunidad para aprender y crecer. Cuando estés en desacuerdo con un compañero, intenta comprender mejor su punto de vista. Puede que incluso descubras que, una vez que se explican, estás de acuerdo con lo que dicen. En lugar de tratar de salirte con la tuya, mira si hay alguna manera de que tu colega pueda llegar a un compromiso.

8. Diviértete

Si tu equipo ha estado trabajando duro, considera la posibilidad de tomar un descanso para divertirse juntos. Tomen unos cafés juntos o dediquen un momento a responder algunas preguntas para romper el hielo. Estos pequeños momentos de diversión pueden ayudar a conocerse mejor y a relajarse un poco. Tomar descansos también puede ayudarte a sentirte renovado y listo para asumir más trabajo como equipo.

Te recomendamos

¿Qué es el valor del cliente? (Y cómo utilizarlo)

Las 24 mejores herramientas gratuitas de software de gestión de proyectos para 2021

Guiones para centros de llamadas: Definición, consejos y ejemplos

Pros y contras de la autocracia

18 tipos de vídeos que pueden mejorar una campaña de marketing

Una guía completa sobre los libros blancos